Sigamos en contacto

Actualidad

Sembrar terror: 17 personas liberadas, 16 encarceladas y nada de precisión

Publicada

el

Con poquito aportás muchísimo ¡Sumate!

La cacería desatada por las fuerzas de seguridad durante las protestas por el tratamiento de la Ley Bases dejó un saldo de 35 personas detenidas y más de 200 heridas. Todas las personas detenidas fueron indagadas a lo largo de la jornada de ayer por la jueza María Servini, que luego corrió vistas al fiscal Carlos Stornelli, encargado de acusarlas de graves delitos penales, que comienzan a desmoronarse. Solo dos fueron imputadas porque quisieron robar los cables del móvil de Cadena 3: fueron acusadas por robo en grado de tentativa y excarceladas. Otras 11 fueron derivadas a los penales de Marcos Paz y de Ezeiza.  “La decisión del traslado fue unilateral del servicio penitenciario por ‘reordenamiento interno’, nos informaron –dice la abogada María del Carmen Verdú-. No fue una decisión del juzgado. De hecho, el juzgado se enteró porque se lo dijimos las defensas”. A la noche, 17 fueron liberadas y otras 16 continuaban presas, a la espera de la apelación.

Ramona Tolaba vive en Ciudadela, tiene 54 años y, según informa su monotributo, se gana la vida limpiando edificios y casas. David Sica tiene 33 años y sufre una vida en situación de calle. Roberto María de la Cruz Gómez tiene 44 años y en el momento de su detención –miércoles, 18.11 PM-  le dijo a la cámara de lavaca “soy bien peronista y vengo a defender la patria”.

Camila Juárez Oliva tiene dos hijos y está cursando el último año de la carrera de Sociología en la Universidad de San Martín, donde también cursa Nicolás Mayorga, estudiante de Ciencias Políticas seleccionado para integrar el equipo de investigación del Observatorio Sudamericano de Defensa y Fuerzas Armadas; es además padre de un hijo y empleado administrativo del canal televisivo Telefé. La tercera estudiante de la UNSAM detenida es Saya Jazmin Lyardet. Otra estudiante: Lucia Belén Puglia, cursa la carrera de Letras en la Universidad de Hurlingham. Otro: Gabriel Horacio Famulari, estudia Kinesiología en el Universidad Arturo Jauretche.

Hay docentes también: Juan Ignacio Spinetto, profesor de sexto y quinto año en la EMEM y  delegado del gremio Ademy; y María de la Paz Cerrutti, profesora de Historia, a quien en un video se la escucha decir su nombre completo y DNI mientras se acerca al cordón policial. En ese instante irrumpe la orden marcial de un jefe policial: “Presa”. Un enjambre de policías cae sobre ella.

https://twitter.com/andreadatri/status/1801646925189374300?t=Asu7SFUT_SusvzP5Ybssuw&s=08

Estas son algunas de las 16 personas a las que la jueza María Servini les denegó la excarcelación, en tanto a otras 17 les otorgó la libertad. María del Carmen Verdú, abogada de Correpi, lo resume así: “No se entiende por qué seguirán detenidas: dicen que es ‘por la gravedad de los hechos cometidos’ pero en ningún momento los describen”. La imputación que se les describió en la indagatoria, según Verdú: “fue completamente vaga y genérica, súper amplia, en la cual en ningún momento se dice ‘tal persona, a tal hora y en tal lugar, hizo tal cosa’. Hablan de un tacho quemado, una vidriera rota, piedras arrojadas, pero no precisan nada. Y toda indagatoria, bajo pena de nulidad, tiene que describir el hecho con precisión”.

Sembrar terror: 17 personas liberadas, 16 encarceladas y nada de precisión

 “Mi opinión es que hicieron algo salomónico para descomprimir”, interpreta el abogado Daniel Vázquez. En su caso aplica literalmente: a una de sus defendidas –Sofía Ottogalli– la liberaron y a otra –Patricia Arredondo– le  denegaron la excarcelación. “Ahora tenemos 24 horas de corrido para apelar.” El plazo vence hoy a las 20. Luego, la jueza Servini tendrá diez días para determinar si los procesa o no.

Sembrar terror: 17 personas liberadas, 16 encarceladas y nada de precisión

En Tribunales, en tanto, la explicación era la siguiente: liberaron a quienes no tenían nada y dejaron encarcelados a quienes los partes policiales les adjudicaban algo. Llegó así a la prensa una planilla donde supuestamente se resume lo señalado en esos partes.

“Fotógrafo”

“Salta valla”

“Tira piedra”

“Patea policía”

“Ayuda foto”

 “Bici”.

Sembrar terror: 17 personas liberadas, 16 encarceladas y nada de precisión

El más delicado es el término que acompaña a uno de los detenidos: “Granada”. Al buscar precisiones se informa “es una granada de gases”.

¿Idéntica a la que usó la policía?

No hay respuesta, todavía.

Claudia Leaños, la abogada de Sasha Iyardet –una de las tres estudiantes de la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM)– informa: “La detuvieron yéndose de la movilización, de manera pacífica, alrededor de las 18.30. Fue una emboscada, estaban tirando balazos de goma en Avenida de Mayo y 9 de Julio. A ella y otras chicas las suben en un camión celular y las tuvieron dando vueltas toda la noche. No las bajaron en la comisaría. Recién a la mañana del jueves las llevan a la Comisaría 15 y las ponen en un pasillo, con las esposas. Así estuvieron todo el tiempo. El debido proceso implica que una persona tiene que tener condiciones dignas de detención, un lugar donde sentarse, poder tomar agua”.

Sembrar terror: 17 personas liberadas, 16 encarceladas y nada de precisión

Matías Aufieri es abogado del Ceprodh (Centro de Profesionales por los Derechos Humanos) y representa a Martín Di Roco, Mateo La Torre y Germán Moyano: los tres fueron liberados. Dice a lavaca: “Los agarraron a todos al voleo cuando desconcentraban por Bernardo de Irigoyen y Moreno. Ahí la policía pasó barriendo. De repente se vieron rodeados de motos y los agarraron, junto con otra gente. Di Roco es trabajador de Madigraf, La Torre estudiante de Derecho de la UBA, Moyano es carpintero”, detalla.

Sembrar terror: 17 personas liberadas, 16 encarceladas y nada de precisión

Durante toda la jornada las familias de los detenidos esperaron en la puerta de los tribunales de Comodoro Py tener noticias concretas. Una de ellas es Yésica. Tiene 40 años y un hijo con Matías Ramírez, 40 años, vendedor de choripán. “Vivimos en San Fernando, él vende en la calle siempre que hay manifestación”, dice. Yésica no sabe ni el nombre del defensor oficial que lo está representando, sólo que lo trasladaron al penal de Ezeiza: “Llamé a la Defensoría, pero tampoco me supieron decir por qué lo llevaron ahí”. Solo supo que lo tuvieron cuatro horas de pie y esposado en la calle y otras cuatro horas en el camión celular. Nunca la dejaron hacerle llegar agua ni frazadas.

Matías no fue el único vendedor ambulante detenido: también lo fue toda la familia Ocampo: Ramón, 64 años; Belén 28 años y Mia, de 18. Ayer fueron los primeros liberados.

A todos el fiscal Stornelli los había acusado de terroristas.

Sembrar terror: 17 personas liberadas, 16 encarceladas y nada de precisión

Actualidad

Un mes después de la represión por la Ley Bases: dos nuevos liberados, y dos que siguen en prisión

Publicada

el

Con poquito aportás muchísimo ¡Sumate!

Plaza de Mayo congregó este viernes un acto al que asistieron dos flamantes liberados: uno en situación de calle que iba rumbo a una iglesia, y otro que perdió la casa. Las reflexiones y sentimientos, el acto, la carta de puño y letra y el comunicado de las personas ex detenidas. El “ejercicio represivo irracional” según parte del poder judicial, y la red de la libertad, cuando quedan aún dos personas presas. Por Lucas Pedulla.  

Hace un día que Cristian Valiente –verdulero, 41 años– y David Sica –desempleado  en situación de calle, 33 años– recuperaron su libertad. Estuvieron presos casi un mes sin pruebas tras la cacería de la Ley Bases pero hoy vinieron a Plaza de Mayo porque todavía quedan dos personas que siguen en el penal de Ezeiza por protestar: Daniela Calarco Arredondo y Roberto de la Cruz Gómez. Vinieron porque saben el valor de ese tejido que se organizó en este afuera este mes, y la solidaridad que propició sus liberaciones.

Un mes después de la represión por la Ley Bases: dos nuevos liberados, y dos que siguen en prisión

Fotos: Juan Valeiro / lavaca.org

San Expedito y la policía

David vino invitado por Cristian. El 12 de junio, día de la represión, estaba intentando cruzar Callao y Mitre cuando lo paró un vallado policial. Hacía cuatro meses que estaba viviendo en la calle porque lo habían desalojado de su vivienda y ese día no se había enterado de la marcha porque le habían robado el celular. Sólo quería cruzar el vallado para caminar por Mitre hasta la iglesia de San Expedito y buscar algo de ropa y comida. La policía no lo dejó y discutió con una oficial: “Me escribieron (en el acta) que le pegué un cabezazo en el casco, que la escupí y que la patee: no la patee, no la escupí y no la cabecee”, dice a lavaca. “A lo sumo hubo un leve empujón, porque ella me maltrató y me agredió”.

Por querer ir a una iglesia, un mes de cárcel.

¿Qué espera ahora?: “Que renuncie Milei”, dice sin dudar.

Un mes después de la represión por la Ley Bases: dos nuevos liberados, y dos que siguen en prisión

El Estado presente. Fotos: Juan Valeiro/lavaca.org.

Perder la casa

Cristian, este mes, perdió su casa. Vivía en una pieza de un hotel céntrico donde trabajaba y fue a juicio porque no estaba registrado y la justicia le dio la razón (derecho que la Ley Bases borró ese miércoles en su capítulo de reforma laboral). Hasta que le pagaran su deuda, debía vivir allí. Pero lo desalojaron. El día de la protesta había ido a manifestarse: “Si estoy en contra de las políticas, voy. Es mi derecho”, dice, y se ríe cuando le recuerdo que lo acusaban de tener una granada pero, en verdad, era un gas que la policía usa para reprimir. Cuenta: “Me quedé en la Plaza del Congreso cuando ya habían desalojado todo. En el piso encuentro ese aerosol, que decía ‘Ministerio de Seguridad’ y tenía fecha de vencimiento en 2022. Mirá con qué está reprimiendo a la gente, pensé. Quería mostrarlo a la televisión y a los medios. Pero ni bien salgo viene la motorizada, me balean con goma la espalda y las piernas, y me rompen una costilla. Cuando me detienen gritan ‘granada, granada’, cae una brigada de explosivos, cortan la cuadra y me tiran dos horas a una esquina llena de orín sin saber quién me iba a llevar”.

Fotos: Juan Valeiro /lavaca.org

La red de la libertad

Lo llevaron a la Comisaría 4º, pensó que saldría rápido (“sólo fui a manifestarme, es mi derecho constitucional”), pero un comisario los hizo dormir esposados al aire libre: “Después nos mandaron a Comodoro Py esposados como vacas, y nos decían que nos acusaban que éramos terroristas y queríamos torcer la democracia. 17 horas en un camión esposados, sin darnos nada. Nos bajan, nos llevan a un cuartito y nos decían: ‘Zurdos de mierda, por qué no van a trabajar, esto ya se les acabó’. En ese cuartito, señores de traje y corbata dicen que nos niegan la excarcelación. Ahí dos monos del Servicio Penitenciario nos meten las cabezas en las rodillas, nos suben a un camión, nos escoltan cinco motos y yo, que cuatro horas antes estaba en mi casa, ahora estaba llegando a un penal de máxima seguridad. Les decía que era simple y chequearan las cámaras porque no había hecho nada”. 

Un mes después de la represión por la Ley Bases: dos nuevos liberados, y dos que siguen en prisión

David Sica y Cristian Valiente, los dos liberados. Quedan aún en prisión Daniela Calarco Arredondo y Roberto De la Cruz Gómez. Fotos: Juan Valeiro/lavaca.org.

Destaca la red que se armó en el afuera y les permitió estar hoy en libertad, pero también valora y subraya la solidaridad de los presos comunes. ¿Cómo se sale un mes después de la prisión? Responde Cristian: “Me cambió. No pertenezco a ningún partido político, pero ahora quiero poner el cuerpo. Siempre fui un laburante, desde los 14 años. Tuvimos muchas leyes que ganamos con los años, pero ahora los tiempos son otros, y hay que tomar cartas en el asunto. A ellos les conviene sacarte el laburo, que salgas a robar y mandarte a la cárcel para tenerte dormido y sedado. No quieren que crezcan los que laburamos, sino los amigos de los poderosos, mientras pretenden que nos banquemos las migajas”.

De fondo, la Plaza de Mayo se va llenando y Cristian se emociona: “Nos tenemos que dar cuenta de que tenemos que unirnos y dejar las diferencias de lado, porque los de arriba solo quieren dividirnos. El pueblo unido puede ser feliz sin esperar nada de ellos”.

Fotos: Juan Valeiro /lavaca.org

El búmeran de Adorni

La organización del festival, motorizada por la Coordinadora por la Libertad de Lxs Presxs de la Ley Bases, es un éxito. Hubo una preocupación en el inicio cuando la policía de la Ciudad y la Federal no dejaban ingresar el camión-escenario: la Ciudad echaba la culpa a Nación y viceversa. El reclamo se viralizó con el correr de los minutos y, a las 15, el camión ya estaba en la plaza. Un primer triunfo que, con el correr de las horas, coronaría la jornada.

El festival también llegaba con un runrún de mensajes reenviados con los dichos del vocero presidencial Manuel Adorni, que amenazó planteando que no hagan el festival en la calle porque, si no, “van a ir presos ellos también, aparte de los que ya están presos, les van a ir a hacer compañía a la prisión”. Además, la banda Sudor Marika, una de las convocantes, había divulgado amenazas que les llegaban por mail y redes sociales, luego de que el propio Adorni viralizara la participación del grupo en el festival. Un extraño búmeran comunicacional que no mermó la participación, sino que la aumentó. 

Fotos: Juan Valeiro /lavaca.org

En el plano judicial, la liberación de Cristian y David (que siguen procesados por atentado a la autoridad simple y agravado, respectivamente) llegó el jueves tras un nuevo fallo de la Sala II de la Cámara Federal de Apelaciones, que confirmó, con los votos de los jueces Martín Irurzun y Eduardo Farah, los procesamientos con prisión preventiva de Daniela Calarco Arredondo y Roberto de la Cruz Gómez. A Daniela le imputan el incendio y daño agravado de las bicicletas del Gobierno de la Ciudad. A Roberto, atentado a la autoridad agravada y daño agravado. Además, el fallo le hace constar que tiene antecedentes. Un dato es que los jueces, sin embargo, desestimaron el delito de intimidación pública. 

Un mes después de la represión por la Ley Bases: dos nuevos liberados, y dos que siguen en prisión

Fotos: Juan Valeiro /lavaca.org

El “ejercicio represivo irracional”

El tercer juez es Roberto Boico, cuyo voto a favor de las excarcelaciones quedó en disidencia, pero realizó una interesante lectura de la protesta social como derecho constitucional: “La violencia como conducto del ejercicio de la protesta excede lo jurídicamente tolerable, como también lo excede el ejercicio represivo irracional de parte de las autoridades públicas. Ambos extremos empalidecen la calidad democrática. Es indudable que resulta difícil precisar límites jurídicos estandarizados de las prácticas sociales de protesta, pero lo claro es que el ‘manifestante’, a secas y en contexto pacífico, no puede categorizarse como un ‘enemigo’, ni tampoco, livianamente, con calificativos e imputaciones adjudicables a quienes procuran desestabilizar el sistema democrático. Que los puede haber, ¡pues claro!, pero la estigmatización anticipada del colectivo que protesta, sin distinciones ni pruebas contundentes, no se corresponde con una actuación enlazada a los cánones de derechos humanos que nuestra Constitución reconoce y protege”.

Un mes después de la represión por la Ley Bases: dos nuevos liberados, y dos que siguen en prisión

Fotos: Juan Valeiro /lavaca.org

Un párrafo que apunta contra la acusación del fiscal federal Carlos Stornelli, cuya denuncia quedó desarticulada casi por completo, aunque siga insistiendo con siete encarcelaciones.

Ahora, la decisión queda en manos de la Cámara de Casación Federal.

Puño y letra

A la Plaza ingresa una enorme columna del Frente Piquetero. En el escenario, además de denunciar los allanamientos a organizaciones sociales y las detenciones de 10 compañeras en Neuquén, militantes del Movimiento Teresa Rodríguez-Votemos Luchar leen una carta que Daniela, su compañera, escribió desde la cárcel, a puño y letra. 

Lavaca la transcribió íntegra para que, también, ayude a su difusión:

“Compas:

Debido a mi falta de talento literario, caeré seguro en todos los lugares comunes a lo largo de estas líneas. Pido disculpas adelantadas por eso.

No tengo más que palabras de agradecimiento hacia ustedes. Estoy al tanto del laburo enorme que están haciendo para conseguir la libertad de quienes aún siguen detenides. 

Ya hace un mes que estamos en esta situación. Quienes decidimos entregar nuestras vidas a dar pelea en pos de un mundo sin explotación, sabemos que estas injusticias son las armas que usará el capitalismo para doblegarnos. Pero lo peor que puede pasarnos no es perder la libertad física; sino que nos dejemos arrebatar la libertad de pensar, de sentir y de soñar (y mucho cuidado!! porque eso pueden conseguirlo mientras paseamos distraídamente por Parque Lezama, sin enterarnos que ya dejamos de ser libres). Es por esto que necesitamos entender el tamaño del enemigo. Dejar de lado mezquindades e individualismos y abonar cada une, desde nuestro lugar, la mayor unidad a la clase trabajadora. Este mes de encierro no ha conseguido hacerme dudar ni un solo momento de que el camino ES Y SEGUIRÁ SIENDO LA LUCHA Y LA ORGANIZACIÓN.

Somos hijes de un pueblo que sobradamente sabe de ganar y defender sus derechos con lucha. Somos hijes y nietes de la plaza, y si las madres y las abuelas siguen en ella; lo mínimo que tenemos que hacer es honrar su lucha luchando!!

Fotos: Juan Valeiro /lavaca.org

No quiero extenderme mucho más para no aburrirles. Solo volver a agradecer a todes, a cada organismo de DDHH, orgas políticas y sociales, mis abogades no sólo por la labor técnica (sino y sobre todo), por el acompañamiento humano, particularmente a mi familia y compás de organización por la incondicionalidad y el amor. Gracias a mi cuna que es mi amado movimiento piquetero.

Somos más y mejores quienes entendemos que un mundo más justo, sin explotadores ni explotades es tan posible como necesario, y debemos pelear para lograrlo. Porque como ya nos enseñó alguien infinitamente más sabio que yo: ES MEJOR MORIR DE PIE QUE VIVIR ARRODILLADES!!!

-BASTA DE CRIMINALIZAR LA PROTESTA SOCiAL

– Ni UN AJUSTE MÁS, Ni UN DERECHO MENOS

– HASTA EL SOCIALISMO SIEMPRE… VENCEREMOS

Dani”.

Los aplausos son masivos. Algunes ex detenides lloran, la emoción es mucha. Por el escenario pasan las bandas y les artistes que se acercaron para masificar el reclamo: Flopa Lestani, Paula Maffia, Saga.hfk, Sudor Marika, La piba berreta, Julio y Agosto (banda de Santiago Adano, uno de los exdetenidos) y La perra que los parió. Por abajo se ven diputados, diputadas y referentes del Frente de Izquierda y de Unión por la Patria: un arco que va desde Miryam Bregman y Celeste Fierro a Sergio Palazzo y Juan Marino. 

Antes del cierre, quienes se suben al escenario son les ex detenides a leer el comunicado que consensuaron. También es emocionante porque cristalizan el trabajo que vienen sosteniendo hace un mes, cuando sus vidas cambiaron para siempre y cuyas familias armaron esta red que permitió sus liberaciones, que ahora buscan continuar y sostener por las dos personas que faltan. También compartimos el comunicado completo: 

Un mes después de la represión por la Ley Bases: dos nuevos liberados, y dos que siguen en prisión

Fotos: Juan Valeiro /lavaca.org

“Queremos agradecerles a cada uno de los que hoy se acercó al festival, a un mes de las detenciones del día de la movilización contra la ley bases. Para quienes no saben, somos un grupo de los 33 detenides que hoy nos encontramos en libertad, pero aún faltan Daniela Calarco y Roberto Gómez. Ayer a la noche liberaron a David y Cristian porque el armado judicial del fiscal Stornelli se cae a pedazos. El día 12, fuimos detenides ilegalmente por un operativo represivo llevado a cabo por Javier Milei, Patricia Bullrich, y Jorge Macri. Decidimos movilizarnos ese día porque lo que se votaba era una ley vergonzosa de ajuste y entrega, una ley que va contra los derechos de la inmensa mayoría del pueblo argentino. Reivindicamos el derecho a manifestarnos contra todas las políticas que afectan directamente a la vida de todo el pueblo trabajador. 

Con un operativo policial descomunal de todas las fuerzas de seguridad federales y de la Policía de la Ciudad, el gobierno fue decidido a reprimir y acusar a los manifestantes de terroristas que quieren hacer un golpe de estado. Nuestras detenciones fueron arbitrarias y violentas, la mayoría nos estábamos retirando cuando salieron a cazarnos, en muchos casos entre golpes, patadas, palazos y balas de goma. 

Fuimos detenides por la Policía de la Ciudad, que nos llevó a comisarías y alcaidías hasta el viernes 13 que nuestra causa pasó a la justicia federal, y por la Policía Federal, por lo que fuimos ingresados al sistema penitenciario desde el primer momento, cuando la justicia penal tiene un pedido de cupo con una lista de espera de más de 4500 personas para su ingreso. 

A algunas de nosotras nos hicieron pasar 17 horas adentro de un camión celular, esposadas, sin poder ver a un abogado, a un médico ni poder hacer una llamada telefónica. Cuando fuimos a la comisaría 15 de Chacarita nos dejaron tiradas en un pasillo, esposadas, sin agua, con amenazas constantes de la policía y donde tuvimos que dormir en el piso con frazadas que nos mandaron nuestros familiares. En Comodoro Py nos desnudaron una por una en un cuarto a puertas abiertas. Otros fuimos llevados a cárceles federales de máxima seguridad (Devoto, Ezeiza y Marcos Paz), donde agentes del Servicio Penitenciario Federal nos recibieron con pasamontañas y nos rociaron con gas pimienta en la cara. Nos verdugueaban e interrogaban en todo momento. Convivimos con el frío, ratas y cables pelados de electricidad donde había zonas con agua, corriendo riesgo de quedar electrocutados. Hostigaban a nuestros familiares que querían visitarnos y ponían trabas para el ingreso de comida y ropa. Somos víctimas de la violencia institucional habilitada por los discursos de odio de aquellos que ejercen el poder. Lo repetimos para que no se olvide que todavía Roberto y Daniela siguen presos por ejercer el derecho a la protesta. EXIGIMOS SU INMEDIATA LIBERTAD. 

También queremos agradecer a todes les que se fueron movilizando por las diferentes alcaldías y comisarias, a quienes estuvieron en Comodoro Py el viernes 14, cuando excarcelaron a 17, y a los que estuvieron el martes 18 en la concentración en esta misma plaza, la Plaza de nuestras Madres y Abuelas, que posibilitó la liberación de 11 más. Ese día se dictaron 28 faltas de mérito por ausencia de pruebas e irregularidades en el procedimiento. Escuchar sus gritos, cánticos y bombos nos llenaron el corazón ahí adentro donde la cosa se volvia desesperante al ver nuestros derechos pisoteados. Esas concentraciones y esa Plaza de Mayo repleta el martes 18, son producto de la más amplia unidad de que quienes defendemos los derechos humanos y las libertades democráticas, de la más amplia unidad del arco político, sindical, de organizaciones sociales, estudiantiles, asambleas barriales y de personas autoconvocadas que se acercaron. Esa unidad que seguimos necesitando hasta que salgan en libertad Roberto y Daniela y se cierren todas las causas. 

A todos y a cada uno de ustedes les debemos, nada más que la conquista de nuestra libertad, pero tenemos que pedirles algo más. Que nos sigan acompañando hasta que liberen a Daniela y Roberto, que se rechacen las apelaciones que hizo la Fiscalía a la falta de mérito dictada sobre siete compañeres y sobre todo hasta que se cierren las causas.

Durante el último mes vivimos una persecución desmesurada por parte del Estado, no solo durante nuestras detenciones, donde pasamos por penales de máxima seguridad sin siquiera estar procesades. Sino también afuera, siendo hostigados en las redes sociales, estigmatizados por el gobierno y la prensa oficial, incluso ayer el vocero presidencial Manuel Adorni publicó un tweet en contra de sudormarika por tocar acá, habilitando discursos de odio y amenazas. Nuestra solidaridad con Sudormarika. Hoy, el mismo Adorni en la conferencia de prensa nos amenaza con mandarnos a la cárcel. QUE SEPA QUE NO LES VAN A ALCANZAR LOS PENALES PARA LLEVAR A ESTA MULTITUD QUE DEFIENDE LA DEMOCRACIA.

Lo que nos pasó es una muestra del avance represivo de este gobierno, porque las detenciones siguen. En las últimas semanas en distintas movilizaciones fueron detenidos dos trabajadores del INTI, tres personas en Tucumán, allanamientos y detenciones a organizaciones sociales, o la policía en las puertas de los sitios de memoria decidiendo quién entra o no a sus puestos de trabajo de manera intimidante. Porque esta misma gestión que nos reprime avanza sobre nuestros derechos desmantelando la Secretaría de Derechos Humanos y sus políticas públicas. Despidiendo trabajadores y trabajadoras del Estado que son quienes garantizan derechos. Detrás de un supuesto ahorro presupuestario están queriendo avanzar sobre políticas y consensos alcanzados por nuestra sociedad en los últimos 40 años. 

Tenemos claro cuál es el rumbo que nos quieren imponer. Juegan con nuestros miedos, con nuestras vidas y el mensaje intimidante que quieren dejar es que, si protestas, podes terminar en un penal. No es contra nosotros, es contra todes. Porque entendemos que la protesta es un derecho y buscamos vivir en libertad y democracia. 

Siempre sentimos la solidaridad de ustedes, de nuestras familias, que pasaron de ser desconocidas a hermanarse en la lucha y de las personas privadas de libertad que siempre supieron la injusticia que se estaba cometiendo. Mientras tanto en el SERPAJ se alcanzaba una unidad de distintos sectores de todo el arco político, organismos de DDHH, sindicatos, organizaciones sociales y asambleas: así nace la Coordinadora por la Libertad de los Presxs de la ley Bases. A quienes también agradecemos. 

Por último, sigamos tejiendo redes, forjando la más amplia unidad necesaria para no permitir que pasen por encima de nuestros derechos. Porque somos un país de vanguardia reconocido a nivel mundial en materia de DD.HH. Hace más de 40 años gritamos NUNCA MÁS y NUNCA MÁS ES CON MEMORIA Y SIN PRESOS POLÍTICOS. 

Protestar es un derecho, no un delito! 

Libertad a Roberto Gómez y Daniela Calarco y todos los presos políticos! 

Cierre de todas las causas! 

Basta de despidos y persecuciones!”.

Un mes después de la represión por la Ley Bases: dos nuevos liberados, y dos que siguen en prisión

Fotos: Juan Valeiro /lavaca.org

Seguir leyendo

Actualidad

Pacto de mayo, y el día de la dependencia

Publicada

el

Con poquito aportás muchísimo ¡Sumate!

Se firmó el llamado Pacto de Mayo en los primeros minutos del 9 de Julio en Tucumán y más tarde, en Buenos Aires, se hizo un desfile militar en el que Javier Milei y Victoria Villarruel saludaron desde un tanque. El símbolo fue acompañado además por una pancarta entre el público: “Los carapintadas tenían razón”. El contenido del pacto, lo que decía la gente en Tucumán, la amenaza sobre el medio ambiente y los movimientos asamblearios. Desde los pueblos originarios consideraron el discurso de Milei como una “amenaza de muerte”.

El Pacto de Mayo se firmó en los primeros minutos del 9 de julio en Tucumán, para evitar que el partido de Argentina se comiera la noticia, o por razones tal vez astrológicas. En la Casa de Tucumán, el pacto de 10 puntos resultó contradictorio con cualquier idea de la Independencia, mientras las cámaras de la transmisión oficial se afanaban en mostrar los rostros del vocero Adorni y de las ministras Petovello y Bullrich. En realidad fuera del Presidente y de los presidentes del Senado y Diputados (Abad y Menem), la figura a la que se le quiso dar mayor relevancia fue a la de Karina Milei, quien sucedió a los tres anteriores en el orden de importancia en las menciones del protocolo oficial. De allí nacen las hipótesis sobre consultas astrológicas para definir los horarios y coordenadas de determinados eventos oficiales, combinadas con las preferencias mediáticas de Santiago Caputo (convertido más en un hiperministro que en un asesor) para evitar que el partido de la Selección licuara este evento. Otro personajes relevante fue el gobernador tucumano Osvaldo Jaldo, uno de los primeros en saltar del peronismo al mileísmo con la facilidad que resulta habitual en estos casos. En la propia Casa de Tucumán, el ministro Luis “Toto” Caputo se sacó y publicó en X una selfie sonriente junto a Federico Sturzzenegger, otra performance destinada a cambiar el humor de los “mercados” frente al gobierno.

Pacto de mayo, y el día de la dependencia

Imágenes del 9 de Julio en San Miguel de Tucumán. Fotos: Juan Valeiro.

Javier Milei centralizó una performance que reunió a 18 gobernadores –una suerte de reseteo de su relación con “la casta”– en medio de fanfarrias militares. El acto fue sorprendente por lo acartonado y artificial. Luego leyó un discurso ante los invitados convocados a aplaudir. El pacto como tal puede ser y será debatido, pero hay dos puntos que van en línea con lo que el gobierno viene intentando tanto a través del RIGI (Régimen de Incentivo para Grandes Inversiones) como del DNU y la Ley Bases: la entrega de los recursos naturales (o bienes comunes) como hipotética forma de atraer corporaciones con dólares, y una apertura indiscriminada de la economía. La combinación de ambas cosas, como lo muestra la historia, jamás logró el efecto de supuesto enriquecimiento y progreso, sino lo contrario.

Los dos puntos mencionados son el 7º y el º10º.

7) “El compromiso de las provincias argentinas de avanzar en la explotación de los recursos naturales del país”.

10) “La apertura al comercio internacional, de manera que la Argentina vuelva a ser protagonista del mercado global”.

Milei se ocupó por atacar especialmente a las asambleas ambientales: “El compromiso que firmamos aquí, para el que vamos a necesitar la voluntad de las provincias, llama a explotar los recursos naturales que Dios nos ha dado. El bendijo a nuestra tierra con una riqueza enorme y nos dio la posibilidad de que en cada rincón de la Patria los argentinos puedan crear riqueza y desarrollar sus vidas de manera digna, pero los políticos han escuchado más la demanda de las minorías ruidosas y organizaciones ambientalistas financiadas por millonarios extranjeros que las necesidades de prosperar que tienen los argentinos”.    

Como en otros rubros, la falsedad o mentira es el eje de tal discurso. Las dos experiencias electorales a través de consultas populares frente a los proyectos mineros (en Chubut y Neuquén) arrojaron más de 80 % de rechazo a la minería a cielo abierto, sin contar puebladas como el Mendozazo de 2020 y el Chubutazo de 2021 por las mismas razones. No se trató de minorías ruidosas, y si los entonces gobernantes dejaron de impulsar los proyectos extractivos fue argumentando la paz social. Otro detalle con respecto a la oración del señor Milei es que en esos rincones de la patria no se “crea” riqueza, ni lo hacen “los argentinos”: la riqueza se extrae, y quienes lo realizan son corporaciones multinacionales que viven esperando este tipo de apoyos oficiales para incrementar sus actividades y ganancias a costa de las comunidades y de la economía del país.

En San Miguel de Tucumán las jornadas previas al pacto se vivieron como un gran maquillaje. Se pintaron la ruta de salida del aeropuerto, el puente del río Salí, se intentó sacar del mismo río la basura más visible, se pintó la fachada de la Casa de Tucumán.

Pacto de mayo, y el día de la dependencia

La danza de las escobas. Foto: Juan Valeiro.

Un vendedor de escarapelas, que apoya a Milei, comenta sobre esto: “Hay una mugre bestial. Acá en el centro no tanto, pero tirate para las orillas: no podés ni caminar. Ahora, en una semana hicieron lo que no hicieron en toda la vida. Pero después, sigue lo mismo”. El vendedor planteó lo habitual sobre su apoyo a Milei: “No hay que perder la esperanza”.  

Mientras tanto, las asambleas chubutenses rechazaban el Pacto de Mayo bajo un argumento: “Vienen por todo”. Viviana Moreno desde Esquel fue breve: “Hoy fue el día de la dependencia”. La apertura de la economía y del país a las grandes potencias, las corporaciones, y la posibilidad del ingreso y egreso masivo de capitales que solo pueden provenir del narcotráfico y el lavado de dinero representan el fundamento de esa noción de “dependencia”.

Jorge Nawel, de la Confederación Mapuche de Neuquén sumó en diálogo con lavaca una advertencia a la gravedad de la situación: “Vivimos en un país cuyo gobierno está absolutamente sometido a una deuda externa absolutamente injusta. Y se acaba de aprobar una que establece el RIGI, el régimen de incentivo para grande inversiones. Agregado a las palabras del presidente hoy en Tucumán, es todo una amenaza de muerte para el conjunto de todas las vidas de esta región”.

“Vaca Muerta no solo es una fuente de recursos naturales. Es también el hábitat de las comunidades mapuche, de la población campesina y criancera criolla. Con la lógica extractivista criminal de de este gobierno, realmente nos preparamos para una de las peores invasiones que va a ocurrir”.

Agregó Jorge Nawel: “Eso nos obliga a extremar las acciones, la capacidad, la creatividad, para organizarnos frente a semejante embestida que acaba de anunciar el Presidente”.

Y las asambleas del Curru Leufu (Río Negro) emitieron una llamada rechazando el RIGI y estas políticas en la provincia. Las razones:  

  • “Porque amplia y profundiza un modelo impuesto en la década de 1990”.
  • “Porque incentiva y da licencia por 30 años a proyectos que profundizan el saqueo, contaminan el agua y el aire, agota los bienes comunes de la naturaleza, asfixia las economías regionales y genera redes de corrupción a su alrededor”.
  • “Porque establece una dictadura minera donde toda ley que limite el cumplimiento de este régimen será declarada nula de nulidad absoluta”.
  • “Porque son proyectos donde los ganadores son las grandes corporaciones mundiales y los perdedores todos y todas los y las habitantes de la Argentina”.
  • “Porque se basan en engaños y promesas incumplidas de trabajo, salud y prosperidad”.
  • “Porque exacerba la matriz extractivista: saqueo y exportación de commodities”.
  • “Porque si el régimen aprobado en la década del 90 era una súper oferta para las corporaciones, el RIGI es directamente un regalo”.
  • “Llamamos al gobierno de Río Negro a no avanzar en ningún proyecto extractivista: Calcatreu, Amarillo Grande, Oleoducto Vaca Muerta Sur, Puerto petrolero en nuestro Golfo San Matías. No a Mekorot en Río Negro”.
  • “Por la defensa de los Bienes comunes de la naturaleza. Por la defensa de los territorios que habitamos. Por una forma de producción que permita el buen vivir de todos y todas. El agua vale más que el oro, el petróleo, el litio”.

Fabiana Vega, justamente desde Rio Negro, comentó a lavaca: “Si hablamos de que se suspenden todas las otras leyes, incluida la Constitución Nacional por 30 años, nos están  diciendo que es un golpe de Estado encubierto por los próximos 30 años. El panorama es nefasto”.

“¿Qué pensamos hacer? Plantarnos, informar y que reaccione la gente. Porque el poder está en la gente. Los que estamos saliendo ahora somos los mismos que hemos salido siempre, siempre, porque sabemos que lo que está en juego son nuestros proyectos de vida y las posibilidades de nuestros hijos y las generaciones que vienen”.

En Tucumán, antes del pacto, el gobernador Jaldo organizó un show en la Plaza Independencia con la participación de artistas locales, Panam, el Chaqueño Palavecino y Gladys la Bomba Tucumana. Ese fue el momento de mayor concentración de público pese al frio. A las 21.30 se terminó el espectáculo y la gran mayoría desconcentró y se fue a su casa. A nadie pareció interesarle acercarse al acto presidencial. Rosa Isabel Hoyos, docente de primaria: “Vengo a festejar la previa a la declaración de la independencia; lo que más me gusta es cantar el himno a las 12. A eso vengo, siempre”. Ninguna referencia ni percepción sobre la gravedad de lo que se firmaría. Su preocupación: “Lo raro es que siempre había pocotiempo entre que se termina el show y se cante el himno, pero ahora se va a cantar a medianoche. Me sorprende”.

Pacto de mayo, y el día de la dependencia

¿Le interesa el tema de la firma del Pacto? “La verdad que no. No sé qué negocios hay… No veo ni tele, no veo política porque creo que estamos ajenos a toda la movida esa. Sí amo a mi país y creo que sí merecemos tener esperanza de progresar a pesar de que el gobierno tucumano no es del palo de Milei. Me parece fantástico que se pongan de acuerdo”. ¿La gente vino por el pacto o por el show musical? “Vienen por el show. Mucha gene viene porque es patriota, pero la mayoría viene por el show”.

Diego y Gabriel son jóvenes libertarios que buscan afiliaciones “así le mandamos diputados a Milei el año que viene”. Gabriel: “La gente entiende el cambio. Yo hablo con Uber, con la gente que tiene kioskos, y están totalmente esperanzados”. Diego. Si le dejan de poner palos en la rueda, yo creo que en un año empezamos el camino de mejoría. Con fe y esperanza la libertad avanza, como dice Scioli”.

Pacto de mayo, y el día de la dependencia

Tucumán en modo Bullrich.

Más temprano hubo un intento de acto contra la presencia de Milei, “Ite al pingo Milei”. Se iba a realizar en la Plaza San Martín, a unas 12 cuadras de la Casa Histórica, desde las 20.30 hs. Sin embargo, cerca de las 18.30 los presentes (integrantes de Patria Grande) fueron reprimidos por la policía y se llevaron detenidas a 5 personas. Al final de la noche aparentemente fueron liberadas, pero una quedó hospitalizado por los golpes de la policía. Fue la versión tucumana del “protocolo” de Patricia Bullrich.

La jornada del 9 continuó tras el regreso de Milei a Buenos Aires, con el Te Deum en la Catedral. Allí estuvo junto a Victoria Villarruel. El arzobispo Jorge García Cuerva planteó: “A muchos les falta el termómetro social de saber lo que viven los argentinos de a pie”.

Agregó: “Algo no está bien cuando tenemos dirigentes ricos y un pueblo trabajador muy pobre”. Planteó la necesidad de ser audaces: “jugarnos la vida por los que sufren, comprometernos con los más pobres y excluidos, viviendo la libertad de la mano del amor al prójimo, independizados de todo prejuicio y rechazo del otro por pensar distinto, independizados del odio que nos enferma y carcome desde las entrañas, independizados de la corrupción, del ventajismo, de los privilegios de algunos a costa de la indigencia de muchos”.

Luego sucedió el desfile militar. Victoria Villarruel, que no había viajado a la firma del Pacto de Mayo por una supuesta enfermedad, se curó velozmente y estuvo sonriente en el desfile en el que llamó la antención (o no) la pancarta en la que se leía “Los carapintadas tenían razón”. Hubo tanques, aviones, Milei y Villarruel sonrieron a bordo del tanque jugando a que miraban a quién disparar y saludando a las cámaras.

Pacto de mayo, y el día de la dependencia
Seguir leyendo

#NiUnaMás

El fin de la cultura del acoso

Publicada

el

Con poquito aportás muchísimo ¡Sumate!

La agrupación Periodistas Argentinas presentó el informe “La cultura del acoso: punto y aparte” en el que reconstruyeron el testimonio de 19 mujeres –colegas, alumnas, vecinas– que sufrieron acoso por parte de Pedro Brieger. Los testimonios, que abarcan un período de 30 años, fueron presentados en el Senado de la Nación. “Ustedes necesitan saber, nosotras necesitamos hablar” se planteó a lo largo de la lectura colectiva del informe. “Brieger era nuestro profesor, nuestro compañero de trabajo, nuestro jefe de cátedra, nuestro vecino, nuestro colega, nuestro acosador” dijeron: “Su prestigio profesional logró enmascarar su perversión”.

Publicamos aquí los 19 testimonios reunidos por Periodistas Argentinas, y el informe completo que propone una legislación que castigue específicamente este tipo de conductas abusivas, sumada a campañas de prevención y erradicación del acoso en medios de comunicación públicos y privados y en universidades públicas y privadas en las que se denunciaron estas conductas. “Consideramos imprescindible también que Pedro Brieger pida disculpas públicas a las afectadas”, agregó el trabajo de Periodistas Argentinas.

Una voz colectiva irrumpió en el Senado de la Nación para poner punto y aparte a la cultura del acoso. Un freno. Un hasta acá que marque el comienzo de otra forma de transitar la profesión periodística. 

Periodistas Argentinas presentó el informe “La cultura del acoso: punto y aparte” en el que reconstruyeron, con escucha, paciencia, lágrimas y organización, el testimonio de 19 mujeres –colegas, alumnas, vecinas– que sufrieron acoso por parte de Pedro Brieger. La periodista Nancy Pazos abrió la presentación diciendo: “Esto que nos llama a estar hoy acá es un gran pedido de reflexión para todos”. Es que los relatos que se relevaron y hoy se presentaron transcurrieron a lo largo de 30 años. “Brieger era nuestro profesor, nuestro compañero de trabajo, nuestro jefe de cátedra, nuestro vecino, nuestro colega, nuestro acosador”, sintetizó la periodista Agustina Kämpfer que en el año 2010 expresó públicamente en un programa de televisión que el periodista Pedro Brieger, flamante ganador del premio Martín Fierro, era “un acosador”. En ese momento nadie la escuchó. 

El fin de la cultura del acoso

Nancy Pazos y Agustina Kämpfer, de Periodistas Argentinas. Y un mensaje: “game over”. Fotos: Juan Valeiro/lavaca.org

Kämpfer describió que quienes sufrieron el acoso tuvieron que “abandonar tesis, mudarnos, renunciar, dejamos de ir a conferencias, coberturas; todo con el único fin de no volver a verlo. Él viajó por el mundo, recibió premios, condujo programas, vivió donde quiso por el tiempo que quiso. Su prestigio profesional logró enmascarar su perversión”. Por eso pidió a una sala llena: “Ustedes necesitan saber, nosotras necesitamos hablar” y dio paso a la lectura de algunos de los 19 testimonios. 

Los relatos fueron leídos por distintas periodistas. Cada uno de ellos fue hilvanando historias en donde Brieger se masturbaba, tocaba a colegas, las abordaba en ascensores, en habitaciones, en salas de control de televisión. Relatos en donde él hablaba unilateralmente de sexo, o donde hacía exhibicionismo explícito. En la mayoría de las situaciones él estaba en posición dominante, en donde había una asimetría de poder que, además de humillar, buscaba despojar de algo a la víctima. El informe revela la compleja dimensión del acoso y a su vez desnuda las responsabilidades institucionales de medios públicos y privados, instituciones académicas públicas y privadas y todos y cada uno de los contextos y personas que silenciaron y naturalizaron estas violencias que son imposibles de soportar. 

Aunque en este caso hay un nombre y apellido, la colectiva de periodistas que nuclea profesionales de todo el país, resaltó que lo que reconstruyeron también “se puede ver reflejado en un montón de otras historias”. Es que luego de cada uno de esos encuentros, pudieron trazar lo común: ir de lo biográfico a lo sistémico, y descubrir el mecanismo de la máquina abusadora.

La describieron así: 

  • Se activa por sorpresa, busca producir asco y humillación, enmudece y coloca a la afectada en una situación de degradación y culpa. ¿Qué hice yo para merecer esto?
  • El mecanismo incluye que luego, al contarlo a otros, –aquellos que son los responsables de poner límites o pueden ayudar a construirlos– no se dimensiona el daño, se naturaliza esa conducta, y no se hace pública, lo cual permitiría a otras prevenirse y al responsable de esa conducta, limitarse.
  • Al sexualizar por asalto y en la primera oportunidad, desde el vamos, las relaciones laborales y académicas se produce un despojo de la dignidad de esos vínculos, deshonrando su condición previa, que no es moral sino ética: quien enseña, cuida; quien tiene prestigio profesional, oficia de mentor y guía, protege.
El fin de la cultura del acoso
  • Uno de los tantos abrazos, con la periodista Claudia Acuña. Fotos: Juan Valeiro/lavaca.org
  • La reiteración deja en claro el estímulo que provoca la impunidad. ¿Qué construye esa impunidad? El silencio y la inacción cómplice, pero sobre todo la combinación de esos factores con algo que lo potencia: el prestigio que construyen los premios, oportunidades y espacios de visibilidad pública que acumula la conducta abusadora.

“Las afectadas cargan entonces con la responsabilidad de “denunciar” ante una institución ajena al ámbito donde se produce el daño: “la Justicia”. El desafío, entonces, es cómo hacer justicia para estos casos”, expresó Nancy Pazos. En Argentina existen leyes para penalizar el acoso callejero, pero no para aquellos acosos que se producen en el ámbito laboral y académico: esa es la gran deuda que el informe de Periodistas Argentinas propone saldar y por eso sugirió que se legisle específicamente este tipo de conductas abusivas. 

Entre quienes escuchaban había personas que pueden llevar adelante el debate en los poderes del Estado: la Ministra de las Mujeres Género y Diversidad, Estela Díaz;  las diputadas nacionales Mónica Macha y Paula Penacca; la diputada del Parlasur Victoria Donda. Luego llegó el senador nacional Martín Lousteau. También Larisa Kejval, Directora de la carrera de Comunicación de la UBA; Leonor Cruz, Secretaria de Géneros y Diversidad de CTA Autónoma; Yamile Socolovsky, Secretaria de género de CTA T; y Ana Paoletti, Secretaria General Adjunta de SIPREBA. 

El fin de la cultura del acoso

Larisa Kejval, directora de la carrera de Comunicación de la UBA, y las diputadas Mónica Macha y Paula Penacca. Fotos: Juan Valeiro/lavaca.org

Luego Periodistas Argentinas hizo un pedido concreto de reparación que se sintetizó así: 

  • En aquellos medios de comunicación públicos y privados donde se produjeron estos hechos: espacios para campañas de prevención y erradicación del acoso.
  • En aquellas universidades públicas y privadas donde las afectadas tuvieron que soportar estas conductas: jornadas y campañas dedicadas a la prevención del acoso.
  • En todos estos ámbitos: procedimientos claros y ampliamente informados para canalizar denuncias, a cargo de personas capacitadas para garantizar la no re victimización y la confidencialidad que requieren estos casos.
  • Consideramos imprescindible también que Pedro Brieger pida disculpas públicas a las afectadas. Nuestro objetivo y nuestro compromiso es organizarnos y abrazarnos hasta lograrlo.

“Salir de lo biográfico, ir a lo sistémico es lo que cambia el mundo. Nos tenemos que organizar y nos tenemos que abrazar, y lo vamos a cambiar. Este es un momento para escucharse”, dijo sobre el final la periodista de MU Claudia Acuña. “La justicia no sabe qué hacer con esto, nosotras si, por eso pedimos cosas razonables”. 

El aplauso del final fue enorme: una forma de abrazo. Quizás la frase que sintetiza fue la que tenía escrita en su saco Nancy Pazos: game over. 

El fin de la cultura del acoso

Nancy Pazos, y la emoción tras la lectura colectiva del Informe. Fotos: Juan Valeiro/lavaca.org

Los testimonios

Testimonio 1

Año 1995

Escenario: Universidad de Belgrano

Afectada: Empleada Administrativa

Situación: “Brieger llamó a la Universidad de Belgrano, preguntando por una de las autoridades de la Facultad. Y como no estaba, le dijo a la secretaria: ‘Estoy en casa, en short, ojotas, en un sillón muy cómodo y con mi (…) muy duro’. Y luego le dijo una serie de groserías. La secretaria le cortó la llamada, pero Brieger volvió a llamar varias veces durante ese mismo día, así que ella habló con el decano y el director de la carrera, quienes intervinieron, convocaron a Brieger y le dijeron que tenía que renunciar a su cargo docente. Según personas cercanas a la secretaria, ella vivió con miedo por mucho tiempo, al punto que cambió el recorrido cotidiano para llegar a la universidad”.

El fin de la cultura del acoso

La ministra de la Mujer y Diversidad de la provincia de Buenos Aires, Estela Díaz, junto a Leonor Cruz, Secretaria de Géneros y Diversidad de CTA Autónoma y Yamile Socolovsky, Secretaria de género de CTA T. Fotos: Juan Valeiro/lavaca.org

Testimonio 2

Año 1996

Escenario: Edificio donde vivía Brieger

Afectada: Vecina

Situación: “Vivíamos en el mismo edificio, en Belgrano. Yo en la planta baja, él, unos pisos más arriba. Cada vez que nos cruzábamos él me miraba libidinosamente. Un día subí por el ascensor hasta la terraza para colgar la ropa. Él justo había entrado al edificio y subió conmigo. Enseguida me expresó que cada vez que me veía salir con mi bicicleta, le calentaba mi culo subiéndose al asiento. Luego, se abrió la bragueta del pantalón y sacó su pene. No supe qué hacer. Volví a mi casa asustada y helada, dejé el canasto y subí a la casa de unos vecinos a contarles lo que me había pasado. Ellos le tocaron la puerta, pero él no respondió. Mis vecinos me sugirieron que hiciera la denuncia. Cuando salí camino a la comisaría, me crucé con un policía de la calle y le pedí ayuda: `Es la palabra tuya contra la de él: ni te molestes, me dijo. Mirar para todos los costados cada vez que tenía que entrar o salir del edificio me estaba volviendo loca. Pedí dinero prestado porque no tenía un mango (criaba sola a dos criaturas) y apenas pude, me mudé.”

Testimonio 3

Año 1996

Escenario: Conferencia

Afectada: Alumna

Situación: “Tenía 21 años, era alumna de tercer año en TEA, había cursado Política Internacional con él y había trabajado en la investigación de uno de sus libros, sin percibir remuneración. En agosto o septiembre de ese año me invitó a una conferencia del escritor español Juan Goytisolo en la Fundación Los Cedros, muy cerca de la facultad, por lo cual a la salida de TEA fuimos caminando hasta el lugar. Durante el trayecto, hizo comentarios sobre la ropa que llevaba puesta, me preguntó si tenía novio, etc. Mientras esperábamos el inicio del evento sentados, de la nada, me susurró: `cómo te bajaría la bombachita y te pegaría en la cola´. Me quedé absolutamente paralizada, muda, sin saber qué hacer. Transcurrió toda la conferencia y no me moví. Luego hubo un cóctel, en el que me alejé de él todo lo posible, hasta que me dijo `¿nos vamos?´. Le dije que no, que me iba a quedar. Esperé un rato y salí mirando para todos lados, aterrada de que estuviera en la calle, o escondido en algún lado. Siguió llamando a mi casa (era la época de los teléfonos fijos), yo intentaba no atender, pero una vez lo hice y me preguntó por qué no le hablaba más. Recuerdo haberle dicho `vos sabés bien por qué´ y que se hiciera el desentendido. No me acuerdo si en ese llamado o en otro, me invitó a una reunión una noche en su casa, con gente que no estaba en pareja. Obviamente me negué. Fue mi última comunicación con él. Decidí no dedicarme a la política internacional, algo que me apasionaba, para nunca volver a verlo”.

El fin de la cultura del acoso

Fotos: Juan Valeiro/lavaca.org.

Testimonio 4

Año 2001

Escenario: Maestría de la Universidad Nacional de La Plata

Afectada: Alumna

Situación: “Soy licenciada en Economía, pero siempre me interesó Medio Oriente. Por ello, a fines de los años noventa averigüé en qué maestría podía inscribirme. Mi novio (hoy padre de dos de mis hijos) estaba cursando, justamente, la materia de Medio Oriente, en la facultad de Sociales de la UBA. Así llegué a él. Conversé con él y decidí empezar la maestría de Relaciones Internacionales en la UNLP, donde era docente. Yo volvía de La Plata a CABA en micro. Un sábado, compartimos el viaje. Nos sentamos juntos. De la nada, se me tiró encima para besarme. Me quedé helada. Lloré. Lo único que me acuerdo es haberle dicho `vos conocés a mi novio´. No me acuerdo cómo siguió el viaje, ni cómo llegué a mi casa. Nunca más volví a la maestría. Perdí tiempo, plata y, lo más importante, mi sueño de estudiar lo que me apasionaba”. 

Testimonio 5

Año: 2001

Escenario: Reunión de propuesta laboral

Afectada: Ex alumna

Situación: “Había sido mi profesor, lo elegí para que me entregara el diploma. Era un vínculo de mentoría. Nos juntamos por una propuesta laboral en un café en Barrio Norte. Nunca mencionó el trabajo. En un momento, fuera de contexto, me pregunta “¿vos en la cama también sos tan culposa?”. Me sentí muy incómoda, me quedé inmóvil y en silencio, mayormente mirando el piso. Por una hora me habló de cómo se masturbaba recordando cómo me sentaba yo en clase y con la ropa que yo llevaba en la entrega de diplomas. Me contó que él tenía una forma de vivir el sexo diferente porque había vivido en un kibutz, relató una situación iniciática en una carpa en la que había descubierto que gozaba con mirar a otros tener sexo y masturbarse. Todo esto era un monólogo sin pausas.

En un momento me preguntó:

-¿Qué te gustaría más, tocarte para que te mire o que me toque para que me mires?

-¡Quizás no me interesa nada nada de todo lo que estás diciendo!

-¿Y entonces por qué decís “quizás”?

Esa respuesta me terminó de enojar, porque me di cuenta que además me estaba intentando manipular. Lo saludé y me fui. Corrí. En mi casa escribí todo lo que había pasado. Todavía lo tengo. Unos días después le envié un correo electrónico, le dije que no me hablara nunca más, le hablé de su abuso de autoridad, de la diferencia de edad, de que la propuesta laboral se había transformado en someterme a su monólogo sexual. Que su exhibicionismo me había causado parálisis y asco. No respondió por escrito, pero intentó comunicarse conmigo insistentemente por varias semanas. Nunca volvimos a hablar”.

Testimonio 6

Año 2001

Escenario: TEA

Afectada: Alumna

Situación: “Estaba cursando periodismo en TEA cuando lo tuve de profesor de Política Internacional. En cada clase, se paraba delante de mí y me acosaba con las miradas: eran sistemáticas, repetidas y explícitas durante toda la clase: pasaba por mi entrepierna, luego mis pechos y luego mis ojos; y volvía a bajar para empezar su recorrido otra vez. Yo me preocupaba por estar todo el tiempo con las rodillas muy juntas, cuidando cómo me vestía los días que iba a cursar con él. Mis compañeros comenzaron a pensar que teníamos un vínculo íntimo, porque él transmitía eso: se me acercaba para hablarme al oído y decirme cosas inapropiadas, asquerosas, por lo bajo, pero delante de todos. La pasé muy mal y tenía con él dos de las tres clases semanales”.

Testimonio 7

Año 2003

Afectada: Periodista

Situación: “Fue mi profesor en TEA a principio de los 2000 y, luego, el primer periodista que me dio trabajo. En los años siguientes, ya él un referente muy conocido y respetado, me abrió puertas que me ayudaron a comenzar mi carrera como periodista especializada en temas internacionales. Trabajando juntos, cuando estábamos solos, solía hacer comentarios sexuales que nada tenían que ver con la conversación. Yo siempre trataba de cambiar de tema, pero él seguía. La vez más grosera fue una noche en la que lo alcancé a su casa en mi auto, y me preguntó insistentemente sobre mis gustos sexuales. Tenía veinte pocos y él me duplicaba la edad. Me congelé, no supe qué decir, me aterrada que la situación escalara. No recuerdo bien cómo salí de ese momento, pero sí que a partir de ahí intenté no volver a quedarme a solas con él, y de a poco fui abandonando esa relación profesional. Por décadas, me dio vergüenza reconocerlo, tanto ante los demás, como ante mí misma”. 

Testimonio 8

Año 2005

Escenario: TV Pública

Afectada: Periodista

Situación: “Era redactora del noticiero nocturno y de Visión 7 Internacional. Tenía con él una relación amable, hasta que un día, estando sola en control, él entró y se colocó detrás de la silla en la que estaba sentada. Estaba trabajando, cuando siento que me agarra el cuello y luego mete la mano por adentro de mi pullover y comienza a tocarme. Sentí asco y humillación. Me levanté inmediatamente, fui a la redacción y se lo conté a mis compañeros, que como respuesta se rieron”.

Testimonio 9

Año 2005

Escenario: Cobertura internacional

Afectada: Periodista

Situación: “Tenía 25 años y trabajaba en la TV Pública. Desde allí, me enviaron a Mar del Plata a cubrir la Cumbre del ALCA para darle asistencia periodística a él. Al inicio del viaje, en el colectivo, hablaba de lo contento que estaba de trabajar conmigo. Empezó a tocarme los muslos cada vez que podía, el cuello y la espalda, en la parte de la cintura. También tenía la costumbre de hablarme cerca, muy cerca, hasta que le sintiera su aliento. Yo me alejaba, pero él se acercaba de nuevo. Desde el primer día se inventó que nos debíamos una cena y desde el comienzo del trabajo no paraba de decir de lo lindo que iba a ser cenar juntos. En ese momento usábamos handies, y por esa vía me decía cosas fuera de lugar y me insistía con cenar. También me pidió que fuera a su cuarto. No recuerdo qué excusas le puse para no ir. Me di cuenta de que no iba a parar. Recuerdo la sensación de preguntarme ¿por qué hace esto? En un momento me animé a decirle: Basta. Ni se inmutó. Yo era como su presa. Por un lado, estaba cumpliendo mi sueño de ser periodista, y por el otro, estaba viviendo una pesadilla. Era tan insoportable que decidí pedir ayuda. Era medianoche y él seguía diciéndome cosas por handy. Lo puse en altavoz y le pedí a mi productora jefa que lo escuchara. Ella no lo podía creer. Le dije que, por favor, por más que al otro día teníamos notas importantes, me dejara irme de la cobertura, porque él no iba a parar. Ella habló con mi jefa directora. No recuerdo qué excusa le dimos, ni siquiera tengo claro por qué no dijimos la verdad. Me pagué yo misma el viaje de regreso y me fui. Tiempo después, cuando me lo cruzaba en el canal, lo evadía. Y él se hacía que no me conocía. Tuve miedo, vergüenza; quería olvidarlo, aunque nunca pude”.

Testimonio 10

Año 2006

Escenario: Trámite de ingreso al doctorado de Ciencias Sociales, UBA

Afectada: Alumna

Situación: “Me presenté al Doctorado de Ciencias Sociales con beca Conicet. Al haberme especializado en Medio Oriente, le pedí que me dirigiera. Como soy de Rosario, la mayor parte de la comunicación fue por mail, y en términos cordiales. Pactamos un encuentro en Buenos Aires para que él firmara los papeles del doctorado. No me acuerdo en qué bar, pero cuando llegué, comenzó a preguntarme cuáles eran mis fantasías sexuales. Ante mi negativa a hablar del tema, comenzó a decirme que quería tener relaciones sexuales en un avión, y que le gustaba que la gente lo mirara. Me relató un encuentro en un hotel alojamiento con una mujer, que los vio alguien de limpieza y que eso los excitó más. Yo estaba helada y transpiraba del terror. Salí del bar y me subí a un taxi llorando. No entré al doctorado, no le escribí nunca más”.

Testimonio 11

Año 2006

Escenario: Radio Nacional

Afectada: Periodista

Situación: “Tenía 33 años y estaba a cargo de la revista de una asociación civil, como secretaria de redacción. Lo contacté para entrevistarlo. El encuentro fue en Radio Nacional. Al principio todo fue cordial. Entramos a una sala muy pequeña, en la que sólo cabía una mesa y una silla en cada extremo. Le hice mi lista de preguntas, y al final le consulté si quería agregar algo que yo no le hubiera preguntado. Inmediatamente, hizo una alusión a mi cuerpo. Me descoloqué, simulé no haber escuchado, y volví a preguntarle “¿querés agregar algo que no te haya preguntado?”. Y volvió a decirme lo mismo. Di por terminada la entrevista, volví a mi trabajo y se lo conté a mis compañeros, que me dijeron que no exagerara, que sólo había sido un piropo”.

Testimonio 12

Año 2007

Escenario: Palacio San Martín, cancillería argentina

Afectada: Estudiante y miembro de la comunidad islámica

Situación: “Tenía 25 años y hacía dos años me había recibido de licenciada en Ciencias Políticas en la UBA. Vengo de una familia de musulmanes originarios de Siria. Para ese año yo colaboraba con una fundación turca, a la cual llegué a dirigir unos años después. En ese entonces se desarrollaban cenas en Cancillería, a las que acudían referentes del mundo islámico en Argentina. Una de esas noches yo conduje el evento, y por eso estaba sentada en la mesa principal. A mí lado se sentó él. Intercambiamos palabras, le hablé de mis intereses académicos, y de la nada, se acercó a mi oído y me dijo: `son tan lindas las musulmanas de acá… ¡como vos!´Me pareció un comentario desubicado de su parte. Mi madre estaba sentada a mi lado. Al final de la noche me dio su mail y me dijo que le escribiera, a propósito de mi investigación académica. Así lo hice. La respuesta fue mucho peor al comentario de la cena. Me preguntaba cómo era el sexo de las musulmanas. Me contaba sus preferencias sexuales y me invitaba a encontrarme con él. Nunca le contesté el mail. Siempre quedó rondando en mi cabeza qué había hecho yo para que se desubicara de esa forma… me sentía estúpida y culpable”.

Testimonio 13

Año 2008

Escenario: Conferencia de política internacional

Afectada: Periodista

Situación: “Trabajo como corresponsal en Medio Oriente y Asia desde hace años, cubriendo las noticias desde el lugar de los hechos. Como directora de un curso a corresponsales, lo invité a dar una charla. Luego de la conferencia fuimos a almorzar. Inmediatamente comenzó a preguntarme si me masturbaba, a decirme que no me veía bien, que estaba seguro de que mi novio no me satisfacía, y a contarme sus inclinaciones sexuales. Le dije que no me interesaba hablar de nada de eso, pero él no se detuvo. Luego de ese episodio, comenzó a enviarme mensajea. `¿Hiciste los deberes?´, me preguntaba. Se refería a lo que me había dicho en ese almuerzo: si me había masturbado frente al espejo. Yo sufrí un abuso en mi infancia, y esa situación me quebró de manera tal que siento aún en el cuerpo, en los huesos, el dolor de la humillación que me provocó no haber podido frenarlo con más determinación”.

Testimonio 14

Año 2008

Escenario: Cobertura internacional

Afectada: Periodista

Situación: “Llegué a Túnez junto a uno de mis jefes de Télam para cubrir el viaje de la entonces presidenta Cristina Kirchner. Ahí conocí a Brieger, que era parte de la delegación. Tomamos un té con galletitas en el hall del hotel y charlamos de temas profesionales. Al día siguiente, me dijo que no podía asistir al encuentro con la mandataria, me pidió que le compartiera el audio y me dio su número de habitación. Subí, con la computadora en la mano, a dejarle el audio como favor de colega. Al llegar a su habitación, veo que tenía la puerta entreabierta. Me lo encuentro desnudo, recostado sobre el respaldo de la cama, tapándose con una sábana, masturbándose mientras me hablaba. No recuerdo cuanto tiempo me quedé ahí ni lo que me dijo. Me fui y nunca más le volví a hablar. En ese momento no le dije nada a mi jefe, no era un contexto cómodo para hablar algo así. El 99% de la delegación eran hombres. Seguí trabajando como mecanismo de defensa. Lo bloqueé. Lo negué. Pasó el tiempo y él aparecía en todos lados. Yo veía que ganaba premios y que cada vez tenía más visibilidad y más poder. Me daba miedo dar la cara y exponerme”.

El fin de la cultura del acoso

El encuentro de Periodistas Argentinas en MU, antes de la presentación del informe. Fotos: Juan Valeiro/lavaca.org

Testimonio 15

Año 2010

Escenario: Radio AM 750

Afectada: Alumna y periodista

Situación: “Tenía 25 años, daba mis primeros pasos en el periodismo. Él era bastante más grande que yo y un referente en temas internacionales. Cuando me presenté, le dije que quería dedicarme de lleno a lo internacional, que me gustaría que me contemplara si encaraba una búsqueda laboral. Me dijo que no tenía nada concreto para ofrecerme, pero que podía ayudarlo con las noticias sobre Siria, algo que comencé a hacer sin percibir un salario. Este trabajo no remunerado se mantuvo unos meses y a la par cursé su materia de Sociología de Medio Oriente (UBA). Un día fui a hacerle una entrevista para un portal digital en el que trabajaba. Me citó en el centro cultural Caras y Caretas, donde hacía su programa de radio, en la AM750. Fuimos al hall y mientras lo entrevistaba se masturbó ahí mismo, delante mío, mientras yo le pedía por favor que no lo hiciera. Había gente cerca, pero no le importaba nada. Me llevó años entender que no había tenido la culpa”.

Testimonio 16

Año 2010

Escenario: TV Pública

Afectada: Periodista

Situación: “Lo contacté para entrevistarlo. Me sorprendió su inmediata respuesta a mi correo, ya que era un sábado a la noche. Mucho más me sorprendió el tono de ese correo: me llamaba “ovejita” (la revista se llamaba Oveja Negra), me preguntaba qué estaba haciendo un sábado a la noche y me pidió que le mandara fotos. Comenté esto en la reunión de sumario con el equipo de redacción de la revista. Me ofrecieron no hacer la entrevista, o ir acompañada por un de ellos. Sentí que ambas propuestas vulneraban mi capacidad de afrontar situaciones difíciles. Pedí que me acompañe el fotógrafo de la publicación, quien estaba al tanto de todo.

La entrevista se hizo en la TV Pública, donde él era columnista internacional del noticiero de la noche. Al comienzo, todo fue normal, hasta que llegamos al camarín. Me hizo entrar y le cerró la puerta en la cara al fotógrafo. Se sacó los pantalones y quedó en calzoncillos, camisa y corbata. Eran unos calzoncillos grandes, de esos que tienen abierto adelante, que abrió aún más para mostrarme su pene. Me quedé helada, pegada contra la puerta, agarrando el picaporte. No pude reaccionar. Cuando salimos del edificio, le conté a mi compañero fotógrafo lo que había pasado, y me dijo “Qué zarpado”.

Testimonio 17

Año 2011

Escenario: Facultad de Ciencias Sociales, UBA

Afectada: Ayudante de cátedra y alumna

Situación: “Lo conocí siendo su alumna en la cátedra de Sociología de Medio Oriente, que él dictaba en la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA. Más tarde, fui ayudante de cátedra en esa misma materia. Al tiempo, también comencé a hacer algunos trabajos free lance para él. Sufrí dos situaciones claras que me incomodaron y que recién ahora, en 2024, puedo identificar como acoso sexual. La primera, fue un día en que me lo encontré en el pasillo de la Facultad poco antes de que empezara su teórico: recuerdo que nos pusimos a charlar, en principio de forma cordial, y de golpe se me acercó a la cara y me hizo un comentario sobre mi cuerpo. Me quedé inmóvil y “salí” de la situación abruptamente, ante la llegada de una de mis compañeras. La segunda situación fue por mensaje de texto, y más explícita: teníamos una cena de la cátedra y me mandó un mensaje preguntándome si después de la cena me quería `fugar con él´. Nunca le contesté; tampoco fui a esa cena. Finalmente, acordamos el pago de lo que me debía y ese fue el fin de mi trato con él. Al tiempo renuncié a la cátedra”.

Testimonio 18

Año 2012

Escenario: Entrevista

Afectada: Periodista

Situación: “Estaba haciendo un programa especial por las elecciones en Venezuela para el canal Hispantv, lo invité a participar, ya que él se encontraba en Caracas. Apenas lo recibí en el hotel en el que se realizaba la transmisión, me miró de arriba a abajo, fijó su mirada particular e insistentemente en mis pechos, me abrazó, me acarició la espalda de forma inapropiada y, acercándose, me habló con voz libidinosa. Continuó la entrevista sin apartar su mirada en la misma parte de mi cuerpo”.

Testimonio 19

Año 2019

Escenario: Radio 10

Afectada: Periodista

Situación: “Conseguí trabajar en el programa de radio donde él estaba. Era la columnista de género. No cobraba, pero recién empezaba mi carrera y me parecía importante tener esa experiencia. Comencé a recibir sus comentarios desubicados y traté de soportarlos, pero eran constantes. Hasta que comenzó a enviarme mensajes a mi celular. Y yo, que supuestamente tenía que darles herramientas a las oyentes sobre estos temas, no sabía cómo responderle sin poner en riesgo mi trabajo. Decidí renunciar. Para explicar por qué me iba, le mostré las capturas de pantalla al productor”.

El fin de la cultura del acoso

Fotos: Juan Valeiro/lavaca.org

El fin de la cultura del acoso

Fotos: Juan Valeiro/lavaca.org

Seguir leyendo

LA NUEVA MU. No podrán

La nueva Mu
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo más leido