Sigamos en contacto

Mu136

De la olla a la plaza: Lo que viene de lavaca editora

Publicada

el

Compartimos la introducción y el primer capítulo de Economía pospatriarcal: neoliberalismo y después, de la especialista en economía feminista decolonial Natalia Quiroga Díaz.

Hacia una economía post

La economía hegemónica se distancia de manera radical –y cada vez más– de las necesidades de quienes habitamos este territorio. En ese contexto surge la economía pospatriarcal.
El feminismo que hoy desborda las calles piensa la sociedad en su conjunto con una mirada más amplia que la siempre institucional “agenda para las mujeres”. Las reflexiones de este libro no surgen de un solitario proceso introspectivo. Por el contrario, emergen de la calidez del debate entre marchas, paros, plantones, vigilias, círculos y reuniones.
En este material se privilegia un análisis cuyo punto de partida son las prácticas y teorías sobre lo económico, surgidas en América Latina. Los feminismos latinoamericanos se entreveran, así, con las luchas por la reproducción de la vida comprometiéndose en la defensa de las prácticas económicas que se construyen desde la economía comunitaria, popular, social y solidaria en la región.
Este texto analiza, pero también denuncia, una política macroeconómica que se construye en “guerra contra las mujeres”, a una reorganización del territorio que declara la “guerra a la población empobrecida”, a una política de lo cotidiano que declara la “guerra a los procesos organizativos” y que configura, así, una economía para la muerte.
La urgencia de una masculinidad pospatriarcal, que incomode la reiteración de una sociedad del despojo que soborna a los varones con el privilegio de la rapiña sobre el cuerpo femenino, es una de las reflexiones aquí propuestas.
La economía pospatriarcal está sucediendo, está aquí entre nosotres, nos habita en el hoy, en la diversidad de prácticas que nos muestran una economía capaz de entrelazar la macroeconomía con las demandas vitales en lo cotidiano.
En este texto proponemos una economía que se cocina en las ollas populares. Desde allí, nos devuelve el control sobre el valor social que nuestros cuerpos producen, que se traduce en una macroeconomía a favor del trabajo y un freno a la financierización y a la fuga de capitales.
El feminismo se subleva ante la tecnocracia, el despojo y la especulación para mostrar que el neoliberalismo resulta posible mediante la producción de muerte. Este necro proyecto puede ser desalojado por una economía que se arraigue a la vidade forma radical.
Esta economía será pospatriarcal o no será.

Un poco de memoria

Para enmarcar la economía feminista vayamos más allá de su campo disciplinar, para hilar esta perspectiva con las luchas que han dado las mujeres contra el capitalismo y el patriarcado en las décadas del 60 y del 70, vinculando las opresiones que históricamente han sufrido con el modo de producción hegemónico.
Estas luchas situaron el concepto de reproducción como un elemento central para entender el entrecruzamiento entre patriarcado y capitalismo. Este análisis les permitió mostrar la centralidad del trabajo doméstico en el sostenimiento hegemónico de los distintos modos de producción.
El movimiento feminista politiza esa reproducción al desnaturalizar la “producción” de seres humanos y todos los trabajos que permiten la adquisición de prácticas, conocimientos y sentires para ser parte de la sociedad. El feminismo pudo mostrar que la capacidad de cuidar no tiene nada natural y que más bien está condicionada por las formas de dominación y de organización patriarcal de la sociedad. En el momento que estamos viviendo de intensa lucha feminista queda claro que no solo parimos seres humanos: parimos formas de vivir colectivamente.
Por tanto, nos interesa remarcar el linaje de las mujeres que, en la década del 70, se involucran en las luchas por sociedades más justas con una crítica contundente al capitalismo y al patriarcado, partiendo del marxismo pero pensando más allá de él. En esta genealogía, Silvia Federici plantea que cuando hablamos de economía feminista estamos enunciando una crítica a la lógica de acumulación capitalista. La economía feminista critica esa racionalidad fundada en la explotación de los seres humanos, la mercantilización de la naturaleza y la captura de todas las formas sociales de producción de valor. El capitalismo actual se convierte en el fundamentalismo neoliberal que conocemos y que compromete la vida y el tiempo de las mujeres. De ahí que tengamos que desplegar cada día mayor inteligencia, energía, esfuerzo y hacer más cosas para resolver las necesidades más elementales. Cada día, tenemos que trabajar más para vivir cada vez peor.
Pensar esta genealogía de la economía feminista en América Latina nos lleva a reconocer la centralidad de las luchas por el territorio, en lo rural y lo urbano, las luchas por la soberanía sobre el propio cuerpo y contra la colonialidad, la defensa de los proyectos de vida comunitarios. Por ello, la economía feminista en la región adquiere un sentido emancipatorio y nos permite pensar una economía pospatriarcal.
La perspectiva pospatriarcal de la economía feminista denuncia esas lógicas que les permiten a las elites y mafias controlar los territorios y los cuerpos para someterlos a las formas del poder patriarcal garantizando, así, la obediencia que exige la apropiación permanente de la riqueza producida.
La sociología, la teología y la antropología feminista, entre otros campos, se iniciaron en la década del 60; la economía feminista como campo disciplinar surge recién en los 90. Aunque perspectivas feministas de la economía hubo tempranamente, la diferencia con las demás ciencias sociales es de casi treinta años, evidenciando, así, la resistencia disciplinar en la incorporación de una mirada no androcéntrica.
El campo se inaugura con el cuestionamiento a la centralidad del mercado en la economía, al mostrar la importancia de la reproducción humana entendida como la diversidad de energías que se despliegan para que un ser humano tenga vida y sea parte de la sociedad: todos esos esfuerzos que hacen posible la vida en sociedad han sido tratados como ajenos al sistema económico. Las más diversas corrientes económicas han pasado por alto, o analizado de manera errónea o parcial, la esfera doméstica y sus relaciones con el sistema económico. En particular el neoliberalismo invisibiliza los circuitos que sostienen la vida.
La construcción del mito de la escasez por parte del neoliberalismo será ampliamente discutida en este texto, junto con el ocultamiento de la crisis que se avecina en materia de cuidados y las alternativas analíticas que, desde la economía feminista emancipatoria y la economía popular, social y solidaria, se están gestando para consolidar una economía que cuide de la vida.

Mu136

Operación masacre: La vida y la seguridad tras los crímenes de San Miguel del Monte

Publicada

el

¿De qué hablamos cuándo hablamos de seguridad? ¿Qué significa cuidarse? ¿Cómo desarticularon los vecinos una trama policial y política de impunidad? De San Miguel del Monte a la experiencia del Control Popular de la policía, pasando por las Madres de la Marcha Nacional contra el Gatillo Fácil, una crónica urgente cargada con dos palabras: Nunca Más. LUCAS PEDULLA (más…)

Seguir leyendo

Mu136

Campo popular: Tras el 1º Foro Agrario

Publicada

el

Propuestas para la clase política en año electoral. La Unión de Trabajadores de la Tierra fue motor del 1º Foro Agrario realizado en el país, y tres de las mujeres que la integran explican qué se debatió para poner en práctica nuevos estilos de producción, de relaciones sociales, y de alimentación. Una subida de línea para repensar el país. SERGIO CIANCAGLINI (más…)

Seguir leyendo

Mu136

Mac sano: El Bar Saludable en Medicina

Publicada

el

En 2017 los estudiantes de la carrera de Nutrición abrieron un bar saludable en un patio abandonado de la Facultad de Medicina (UBA), donde actualmente preparan 500 raciones diarias de comida de verdad a un precio solidario. Una experiencia autogestiva que abre el debate sobre la cultura de los ultraprocesados y la industria alimentaria. AGOSTINA PARISÍ (más…)

Seguir leyendo

La última Mu: La voz originaria

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo más leido

Anticopyright lavaca. Todas nuestras notas pueden ser reproducidas libremente. Agradecemos la mención de la fuente.

0:00
0:00