Sigamos en contacto

Mu140

Bienvenida Greta

Publicada

el

Está viajando hacia el Cono Sur y llegará a la Argentina, donde la imaginan en un gran acto con movimientos sociales. Ideas y síntomas de una época.  SERGIO CIANCAGLINI
La niña capricorniana nacida el 3 de enero de 2003 clavó una mirada acusadora en el auditorio de representantes mundiales:
“Hemos venido para hacerles saber que el cambio está llegando, les guste o no. El poder real pertenece al pueblo”.
Ocurrió durante la Cumbre Climática (COP 24) realizada en Polonia, uno de los tantos pasos vertiginosos que dio Greta Thunberg, convertida en personaje global político y mediático que despierta altas dosis de sorpresa, admiración y amor, junto a brotes de odio con efecto invernadero.
Su viaje más reciente la traerá a Argentina. Comenzó con su llegada a Nueva York en septiembre, para participar en la Asamblea de la ONU, en el velero de Pierre Casiraghi (el hijo de Carolina de Mónaco): una forma de combatir la huella de carbono que generan los aviones. Por eso todos sus periplos en Europa son en ómnibus o en tren, obligación con la que contagió a sus padres.
De Nueva York viajó a Canadá donde participó en la gigantesca marcha contra la crisis climática que reunió a 500.000 personas. Y está por comenzar la recorrida hacia el sur, de unos 9.000 o 10.000 kilómetros por lo menos, combinando trenes, ómnibus o lo que vaya surgiendo: el objetivo es estar en Santiago de Chile el 3 de diciembre, cuando comenzará la COP 25.
Antes o después, aseguran en Jóvenes por el Clima, Greta estará en Argentina donde la imaginan como invitada central a un encuentro con movimientos sociales. Habrá que ver qué otros recalentamientos promoverá en el clima político y mediático esa adolescente de trenzas que se ha propuesto cambiar el mundo.

Foto: Instagram Greta Thunberg

Síndrome de Tronos

Este año Greta escribió: “Hoy los niños y adolescentes estamos luchando por nosotros mismos, pero muchos de nuestros padres están ocupados discutiendo si tenemos buenas notas, una nueva dieta o el final de Juego de Tronos, mientras el planeta se quema”.
La carta convocaba a la huelga global por el clima que en septiembre reunió marchas de unas 6 millones de personas en cientos de ciudades del mundo.
La perplejidad de Greta frente al mundo adulto quedó expresada en una charla TED que brindó en Estocolmo: “Creo que de muchas maneras los autistas somos normales, y el resto de la gente es extraña, especialmente cuando se trata de la crisis de sostenibilidad”. Idea similar a la del gran colifato Hugo López cuando se pregunta si en Argentina hay más locura del lado de adentro o del lado de afuera de las paredes del hospital Borda.
Greta contó que fue diagnosticada con el Síndrome de Asperberg (parte del espectro autista), Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC) y mutismo selectivo, “que significa que solo hablo cuando lo creo necesario. Ahora es uno de esos momentos”. Agregó: “Para quienes estamos en el espectro casi todas las cosas son blancas o negras, no somos buenas mintiendo, y no nos interesa el juego social que al resto parece que les encanta”.
Sobre Asperberg explica la psicoterapeuta Susana García: “No hablo de trastorno o síndrome sino de una condición, porque no me gusta mirar desde la psicopatología sino desde la diversidad. Así se entiende que son personas que se expresan de forma muy directa, que se focalizan con intensidad en lo que despierta su interés. Son muy selectivos en sus amistades y relaciones. Cuando conectan desde el lugar de afecto son intensos, leales, sinceros, y siempre muy sensibles. No se vinculan desde la ironía, el sarcasmo, ni los dobles sentidos. Son personas muy directas, muy sencillas, muchas veces con una inteligencia muy desarrollada. Por eso Greta tiene tanta fuerza e intensidad en lo que dice, y por eso es tan empática con eso que focaliza. Se nota que se siente conectada, dolorida, oprimida, enojada, y que a la vez puede ver las cosas de una manera lúcida, simple y directa, y con mucha capacidad de acción”.
En épocas de dispersión, fake news, publicidad y formateos cerebrales, Greta ha dicho que siente que su condición es un superpoder, o un don: “Sin mi síndrome no sería posible hacer esto. Yo pienso mucho, siempre, y no puedo dejar pasar las cosas que me importan y están grabadas en mi cabeza”.

Odiadores activos

Greta usa la palabra “haters” (odiadores) para hablar de los ataques masivos que sufre en las redes. Colgaron una muñeca que la simbolizaba en Italia, pero además en las redes se agrede a su familia y se sospecha siempre sobre quién está detrás. Greta fue directa: “No hay nadie detrás de mí”. Otra reflexión twittera: “Los ‘haters’ están más activos que nunca: critican mi aspecto, mi ropa, mi comportamiento y mis diferencias. Se les ocurren toda clase de mentiras y teorías conspirativas. Parece que cruzarán todas las líneas posibles para evitar hablar sobre el clima y la crisis ecológica”. Greta está interpelando al negocio petrolero y financiero global, a políticos “moderados”, y a otros como Trump y los Bolsonaro.
En la última marcha porteña Juan Martín Della Villa, del gremio campesino UTT y estudiante de filosofía, razonaba: “Ella representa el ‘otro’ o la ‘otra’ del sistema. Es una nena que dice las cosas como son. Hay muchos que bancan a los indígenas, a los pobres y a los trabajadores, y no a ella. Pero Greta es ‘otra’, como esos actores. Además habla en serio de las generaciones futuras, que para el sistema no existen. Nos obliga a pensar en un nuevo tipo de ética, de responsabilidad con el futuro y con las futuras generaciones a las que les festejamos todo, pero la Amazonia no se la dejamos”.
Una incógnita: en qué medida una niña de 16 años (como le pasaría a cualquiera) sobrellevará semejante nivel de exposición global. Otra: si la movilización que genera puede quedar demasiado subordinada a su figura. El tiempo, que Greta y millones de jóvenes dicen que ya no alcanza, será el que aclare esos enigmas.
Mientras viaja rumbo al sur, a la COP 25 y a Argentina, tal vez sea bueno refrescar algunas de sus frases en la anterior Cumbre:

  • “Solo hablan de seguir hacia adelante con las mismas malas ideas que nos metieron en este desastre. Ustedes no son lo suficientemente maduros para decir las cosas como son”.
  • “Nuestra civilización está siendo sacrificada para que unos pocos tengan la oportunidad de seguir ganando grandes cantidades de dinero”.
  • “Si las soluciones dentro del sistema son tan imposibles de encontrar, quizás deberíamos cambiar el propio sistema”.

Mu140

Planeta sub 20: Bruno Rodríguez y los Jóvenes por el Clima

Publicada

el

El argentino que habló en la ONU sobre el “comportamiento criminal” de las corporaciones contaminantes y reivindicó las acciones en la calle junto a trabajadores y comunidades marginadas. Jóvenes por el Clima nació en febrero enlazando justicia climática, derechos humanos y justicia social. Bruno y su charla con Greta Thunberg (ambos diagnosticados de Asperberg);  el encuentro bizarro, y los desafíos para una generación que se propone cambiarlo todo.    SERGIO CIANCAGLINI (más…)

Seguir leyendo

Mu140

El clima extractivo: la mirada de los pueblos originarios

Publicada

el

Diaguitas, qom, warpe y mapuche cuentan desde los territorios cómo ven la discusión sobe el cambio climático y alertan que no hay ninguna medida concreta que los favorezca frente a gobiernos y multinacionales que incumplen leyes. Son ellos quienes defienden los recursos desde hace años y ponen el cuerpo para evitar el saqueo. Por qué nadie los oye y cuáles son sus propuestas ante la crisis ecológica.  DARÍO ARANDA (más…)

Seguir leyendo

Mu140

MU en Rawson: El ojo de la tormenta

Publicada

el

La muerte de Jorgelina y María Cristina. El incendio de la Legislatura y la Casa de Gobierno. Ocupaciones en escuelas, hospitales y obras sociales. Acampes frente a organismos públicos. Más de 10 semanas de conflicto. Una deuda millonaria. Una matriz extractiva. La amenaza de la megaminería. Y la voz de les jóvenes. Qué nos grita Chubut hoy.   LUCAS PEDULLA (más…)

Seguir leyendo

LA ÚLTIMA MU: MARICI WEW

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo más leido

Anticopyright lavaca. Todas nuestras notas pueden ser reproducidas libremente. Agradecemos la mención de la fuente.