Sigamos en contacto

lavacaTV

Mavi Díaz en Es La Política: “Las músicas merecemos ser escuchadas”

Publicada

el

La artista, integrante de la célebre Viudas e Hijas de Rock Enroll y ahora creadora de Las Folkies fue la invitada de una nueva edición de Es La Política, el programa producido por lavaca y Canal Abierto. Desde sus inicios en la música en la escena ochentosa del Parakultural en la vuelta a la democracia, pasando por Charly García hasta su actual militancia por la Ley de Cupo: “Cuando hablamos de la Ley no solo pedimos para que la cultura entera no se prive de la voz y de la obra de la mujer en la música, sino también hablamos de una ley laboral”. Leé parte de la entrevista y mirá el programa completo acá.
-Roque Enroll fue una celebridad que sacudió al mundo, pero dicen que falleció dejando recuerdos imborrables. Y dejó también a sus herederas: mujeres, cuando no se hablaba de feminismo tanto como ahora. Las Viudas e Hijas de Rock Enroll nacieron como un grupo musical femenino cuando volvía la democracia al país. Democracia y feminismo empezaban a recorrer un largo camino. Y Mavi Diaz, nuestra invitada de hoy, también. Argentinísima, pero nacida en Bruselas, había empezado su carrera acompañando a su papá, el célebre Víctor Hugo Diaz, que hizo de la armónica un instrumento sublime. Y acompañando a su mamá, Victoria Cura. Mavi había nacido en una cuna maravillosa, hecha de folklore , trabajo y talento. Después de sus Viudas e Hijas, Mavi pasó por Los Twist y ha actuado con Fito Paez, Charly García, Soda Stereo, Andrés Calamaro y Joaquín Sabina. Su actual criatura es Mavi Diaz & Las Folkies, conjunto que se escapa de la música y las etiquetas y le agrega el presente duro y puro. Pero nos queda una duda, Mavi: ¿el arte es político?
-Siempre. Creo que ahora está como mucho más a flor de piel y uno lo elige y lo vaticina y lo anuncia y se mete hasta el fondo, pero creo que nosotras, y vuelvo un poco a las Viudas como la éenesis de yo haciendo canciones y poniendome en lugar como persona, había una elección de ser políticamente incorrecta, y que las canciones cada uno interpretara lo que quisiera. Porque la palabra politica, vamos a decir en los años 80 y pocos, era prohibida en el vocabulario de los argentinos, y cada uno hacía política desde donde podía. Recordemos la cancion de Charly, Los Dinosaurios, en época de gobierno militar, donde la forma era el sacarmasmo, la analogía o la metáfora. A veces con más hincapié de lo que tiene que ver con el rol del artista, inconcientemente también está haciendo política.
-Decías que estaba prohibida la palabra política. ¿Qué pasaba con el feminismo?
-Un poco lo mismo. Podemos hablar de Justo, de las maestras rurales, desde todas las heroinas de la historia que queremos, pensando en las que agarraban el arma y salían a luchar. Como movimiento, así tan enorme, era absolutamente impensado. Siempre tuvimos referentes feministas. Y siempre decimos: que para nuestros hijos e hijas podamos tener otras leyes que regulen no solo la salud pública sino la elección personal de que cada una haga con su cuerpo. Es inevitable hablar del movimiento feminista mundial, y que está cambiando muchas cosas y sobre todo el rol de la mujer
-¿Qué era más hostil para una mujer? ¿El rock o el humor?
-Cuando empezamos los discos eran muy livianos, la prensa fue bastante dura con nosotras. “Y bueno, por ser mujer está bastante bien”, me decían. En la cara. Y por eso estamos militando una ley de cupo porque hay muchas caretas que siguen arraigadas. Y están cayendo muñecos a lo loco. Por suerte, se suicidan solos.
¿Cómo es la lucha por la Ley de Cupo?
-Ya van a hacer 9 meses que integro el consejo directivo de la Gestión de Intérpretes, que fue una enorme oportunidad para mí de entender el derecho, que es el salario de la cultura. Cuando hablamos de la Ley de Cupo no solo pedimos para que la cultura entera no se prive de la voz de la mujer, de la obra en la música, sino también hablamos de una ley laboral, y siempre se mezclan las cosas. Porque sabiendo que hay artistas convocantes en todo el país de una enorme calidad, que no se las contrate o se las llame porque “la mujer no vende tickets”, de alguna manera es privarles el trabajo. Y así como defendemos el derecho, porque la música no crece en los árboles, y todos estos derechos que gracias a nuestros ancestros, los de las orquestas, que tuvieron la bonomía de armar una asociación para defender a los trabajadores, pensamos lo mismo con la Ley de Cupo: las músicas merecen ser escuchadas. Y además tiene mucho y muy interesante para decir y aportar a la cultura. Tenemos media sanción del Senado y estamos en un año complicado, electoral, pero tenemos la esperanza de que se convoque. Es una ley que no le hace mal a nadie. Nuestra mesa es multipartidaria. Nadie puede estar en contra.
-¿Qué es la politica?
-Cada acción, cada decisión que tomás. Es cómo hacés la compra, qué comprás, a qué colegio mandás a tus hijos. La política es cada decisión que uno toma, desde el entramado social, la familia, la casa hasta la decisión importante que uno toma como poner el voto en una urna. Hay que quitarle el significado de que la política es partidaria: es cómo uno toma y maneja su libertad, cómo emplea el poder en cada acto de la vida. Y cada acto es político. Cuando uno se comunica en una charla de mesa, uno ya está haciendo política: está impregnada en todas las acciones de nuestra vida.

lavacaTV

Mozart no binarie: estreno del videoclip de Ópera Queer

Publicada

el

Ferni y Luchi, el dúo de gemelas que componen Ópera Queer, están de estreno: un videoclip filmado en MU Trinchera Boutique en plena pandemia, con la dirección de Ramiro Santia. La obra audiovisual es una creación colectiva, y esta mixtura de saberes, experiencias y entusiasmo concibió “Papaguenes”, título derivado de “Papageno y Papagena”, perteneciente a la ópera “La flauta mágica” del célebre compositor Wolfgang Amadeus Mozart, estrenada en 1791 en Viena. “Queremos rendir culto a la cultura no binaria”, dicen las hermanas. El video se puede ver completo y en exclusiva, en esta entrevista.

Dirección y Montaje: Ramiro Santia.

Ferni y Luchi De Gyldenfeldt cantan en alemán y cada tanto se cuela alguna frase en castellano. Primero aparecen en jeans, remera y zapatillas y luego sus vestuarios adquieren otra categoría, engalanadas con brillos y glamour, sus voces resplandecen tanto como sus atuendos.

El dúo de gemelas que componen Ópera Queer están de estreno: un videoclip filmado en MU Trinchera Boutique en plena pandemia, con la dirección de Ramiro Santia, que podrá verse y disfrutarse a partir de hoy en el canal de YouTube de lavaca. La obra audivisual es una creación colectiva, una fusión de la potencia artistica de Ferni y Luchi con la idea y organización de Cooperativa Lavaca, más valiosos aportes técnicos, estéticos y anímicos. Esta mixtura de saberes, experiencias y entusiasmo concibió “Papaguenes”, título derivado de “Papageno y Papagena”, perteneciente a la ópera “La flauta mágica” del célebre compositor Wolfgang Amadeus Mozart, estrenada en 1791 en Viena.

Filmado en una sola jornada de casi diez horas, “Papaguenes” se llevó a cabo en un sábado de noviembre, con casi nula circulación de personas y vehículos por el barrio de Congreso. ¿Por qué eligieron “Papageno y Papagena”? Explica Ferni: “Como Ópera Queer pensamos qué queriamos registrar en nuestro primer videoclip. Buscamos que nos quedase cómodo a nivel vocal y también en la popularidad del tema. Pensamos en otros dúos, pero dijimos hagamos a Mozart, e hicimos este dúo que es tan divertido y que mucha gente conoce”. Papageno es un hombre-pájaro que ansía encontrar a su Papagena y entre idas y vueltas de la historia, todo indica que no se topará con el amor que tanto busca.

Luchi: “El dúo Papageno y Papagena es sumamente teatral, originalmente está al final de ´La flauta mágica´. Conviven dos historias de amor paralelas, la del príncipe Tamino, que quiere rescatar a Pamina y la de Papageno, que quiere buscar a Papagena. La historia del príncipe y la princesa termina y parece que se cierra el telón pero lo último que pone Mozart es el dúo Papageno y Papagena, que siempre genera furor. Con Papaguenes, nos apropiamos del relato y nos daba la posibilidad de juego”.

Como Ópera Queer, en sus presentaciones Ferni y Luchi desacartonan ese género musical que puede parecer detenido en el tiempo. Con humor, picardía y el aporte genuino de la diversidad en la puesta, el vestuario y sus registros vocales, revitalizan y traen al presente las temáticas de hace siglos.

Aporta Ferni: “La ópera siempre va a tener algo que decir, en un sentido profundo. Nosotras no nos contentamos únicamente con decir que cantamos lírico y lo acercamos a la gente: este arte y esta disciplina en particular funciona como un canal, como una cinta comunicadora, para poder expresar, visibilizar y comentarle a las personas sobre realidades diversas que acontecen hoy en dia, y no solamente a las realidades propias del argumento que una está cantando. Lo hacés dialogar con las problematicas actuales, que no son las mismas que hace 400 años. Cuando se sigue reproduciendo siempre lo mismo, deja de tener sentido y la gente deja de ir a la ópera. Nos ha pasado que hay personas que nos dicen que con Ópera Queer les volvio a gustar la ópera. Para nosotras es el mejor elogio”.

Foto: Lucía Apogliessi.

El juego y la Historia

Luchi propone otra mirada sobre este género musical, despojada de lo inmóvil a través del tiempo, para darle vuelo y movimiento: “El mercado no entiende que la ópera tal como la siguen representando es un museo y no puede ser la única manera posible, porque se apropian desde ese lugar de representación, de subjetivización; siguen generando esta retórica sin pregunta de la normalidad, la heterosexualidad, del femicidio, o de los crímenes pasionales de amor, sin cuestionar nada de esto, sin cuestionar el poder, los abusos del poder, queda en el lugar de lo anecdótico. Desde la ópera hay un lugar para poder apropiarnos y para que esta música tan rica, tan maravillosa, pueda seguir siendo escuchada, sentida, repensada”.

Las gemelas De Gyldenfeldt reflexionan también acerca del legado histórico y afirman que la ópera nos da la posibilidad de aprender del pasado: “Tenemos que poder pensar en la historia. Vivimos en un mundo acelerado, yo estoy triste porque ahora podemos adelantar los audios del WhatsApp, porque lo vamos a hacer, estamos en un mundo que nos invita todo el tiempo a estar acelerades, tenemos que aprender de la historia”, sugiere Luchi.

Anuncian, haciendo uso del gerundio: “Nosotras vamos mutando”. También lo hace el show que vienen ofreciendo juntas. En este video, Ferni canta con vestido por primera vez, uno verde loro a puro brillo y tacones que compró en Once especialmente para la ocasión. Coinciden en el componente lúdico de la propuesta del video: “Jugamos con la deconstrucción de los estereotipos y del binarismo. Al final del video somos dos hermanas jugando. Queremos rendir culto a la cultura no binaria, al arte queer, es una propuesta que va mucho mas allá de nosotras. Tiene que ver en cómo la ópera se ha ido presentando a lo largo de la historia: en la Roma papal se castraba a los hombres para que no cantaran las mujeres y en un momento dos hermanas maricas se draggearon y cantaron ´Papageno Papagena´”.

Con muchas ganas de imaginar y filmar más videoclips, un documental que las cuente a ellas y sus derroteros artísticos, Ferni y Luchi van siendo lo que quieren ser.

Se despiden, con sus voces espléndidas y sonrisas tan grandes como el tamaño de sus sueños.

Ficha Papaguenes

Opera Queer: Ferni y Luchi De Gyldenfeldt

Piano: Jazmin Tiscornia

Dirección de Fotografía y Cámara: Ivanna Alegre

Asistencia General: Lucas Gerber Palacio

Producción: Kyra Umansky y Lucia Apogliessi

Vestuario: Silvana Piacentini

Maquillaje: Debra Torquato

Sonido: Nicolas Litmaer

Dirección y Montaje: Ramiro Santia

Seguir leyendo

#NiUnaMás

El arte del Orgullo: un ritual colectivo a puro canto y baile, para recordar a lxs que no están y abrazar a lxs que vienen

Publicada

el

Anikke abrió el escenario de la jornada del Orgullo organizada por travestis, trans, desobedientes y autoconvocades. Fotos: Lina Etchesuri

En el Día del Orgullo y sobre la plaza Congreso, un ritual colectivo se propuso recordar los travestidicios y transfemicidios para abrazar a una generación de jóvenes que no encajan en el cis-tema. Arte y abrazos desde la calle, para rendir homenaje, hacer memoria y celebrar, con una pregunta que es bandera: ¿Dónde está Tehuel?

Es una tarde en la que el frío no da tregua. Abrigos, guantes y gorros son las prendas en común de un numeroso grupo de personas que se van acercando a la Plaza de los Dos Congresos, con una motivación: hoy es el día del Orgullo LGBTIQ+. Y este 28 de junio tiene un sabor especial, no solo porque la convocatoria es distinta.

Hace nada más que cuatro días, se sancionó la Ley de Cupo Laboral Travesti Trans y es tiempo, también, de festejar estas conquistas. El movimiento de Autoconvocades se propuso ocupar la plaza “liberades de etiquetas, unides por el dolor y el deseo de una vida sin violencia”, con la consigna de “Bailemos con nuestrxs muertxs”, para “rendir homenaje, hacer memoria y celebrar”.

Hacer comunidad

El camión de la cooperativa de reciclado Bella Flor, de José León Suarez –el mismo que en diciembre del año pasado trasladó a Susy Shock y sus canciones por distintos puntos de la ciudad- se ubica sobre la avenida Rivadavia, esta vez frente al Cine Gaumont. La tapa de la revista MU de mayo en tamaño gigante, con el rostro sonriente de Tehuel y la pregunta ¿Dónde está? ocupa la parte de atrás del vehículo devenido en escenario. Sigue la decoración con una bandera violeta con la frase “Cumbia, copeteo y rabia. Bailamos con nuestrxs muertxs” y, a los costados, una nueva versión de la bandera trans en fucsia y negro, diseñada por Alejandro Ros, diseñador gráfico de las mejores tapas de los discos del rock local. Dos micrófonos aguardaban que arranque el show.

¿Por qué estamos hoy? “Para recuperar esta fecha, que se fue modificando con el tema del clima y que desde el travesticidio de Diana, la muerte de Lohana y esa sensación de orfandad, venimos diciendo que necesitábamos recuperarla», cuenta la cantante, poeta y escritora Susy Shock a lavaca. ¿Por qué decimos basta? “Porque estamos hartas de que esta sociedad no cambie, porque seguimos buscando a Tehuel. Más allá de un día de festejo, es un día de reclamo, de reivindicarnos, inclusive esta incomodidad del clima para encontrarnos, porque todo es en contra, insistir en esta fecha es insistir en el reclamo. Hay un cartel enorme que dice ¿Dónde está Tehuel?, en un día en el que nos paramos frente a los travesticidios, a los transfemicidios, a los transhomicidios, honramos a nuestros muertos y muertas y nos celebramos desde lo gozoso, también. Por eso hay arte”. La activista, psicóloga social y escritora Marlene Wayar agrega: «Venimos a celebrar que nuestras ancestras hayan estado vivas y nos hayan dejado un país mejor y a celebrar que que estamos vives y a darnos el espacio de nuevos ritos que tienen que ver con  la alegría de estar vives, juntes, y saber que tenemos que  hacer comunidad”.

De Flor a Lulú

También hoy hay un motivo más para celabrar: es la primera vez que Luana –la primera niña trans en recibir el DNI con su nombre elegido- participa de una convocatoria pública, al aire libre. Su madre, Gabriela Mansilla, presidenta de la Asociación Infancias Libres, dice a este medio: “vinimos a acompañar a Susy, a Marlene, a Autoconvocades, en esta movida, con conciencia, además de festejo. Esta es la primera vez que Lulú participa de una movilización y para mí es una instancia de reflexión, de todo lo que nos falta también, y que las niñeces puedan ver toda la trayectoria de su comunidad. Las niñeces trans no exisiten porque sí; existen y se desprenden de la lucha colectiva de su comunidad. Y aquí estamos, apoyando a la comunidad”.

Pese al frío, cada vez más gente se une al evento callejero.  Susy, Marlene, la actriz y cantante Sofía Dieguez y la actriz y conductora Flor de la V posan para las fotos. “Es una fecha que hay que celebrar –dice Flor de la V- sobre todo después de lo que pasó el jueves en el Senado. Hoy el orgullo transformó la desigualdad en un derecho, por eso estoy acá celebrando porque antes eran años de resistencia, de lucha y de protesta, hoy es una genuina celebración”.

El arte del orgullo

El show arrancó con Anikke , quien le puso ritmo al encuentro y los cuerpos comenzaron a entrar en movimiento. La agrupación Kouyen Tambor trajo la cadencia de los tambores chico, piano y repique, propios del candombe del Uruguay y fue el momento en que la enorme títere con el rostro de Lohana Berkins –confeccionada por el actor Giancarlo Scrocco- se alzó para moverse al compás de la música y multiplicar la alegría de los muchos pares de pies inquietos que ocupaban la plaza. Luego siguieron las canciones cumbieras de Gilda en la voz de Sofía Dieguez y la guitarra de Nito Carelli. Al bajar del escenario, le preguntamos a Sofía ¿por qué estás hoy acá?: “Por nuestra identidad, por nuestres compañeres que ya no están, por les que estamos, para que no siga pasando esto que nos desaparezcan y a nadie pareciera importarle. Acá estamos hermanades, para mostrar que estamos firmes y juntes”. Sofía reconoce entre la gente, se alegra y saluda al actor, docente, director y referente del teatro independiente Mosquito Sancineto. “Estamos por el orgullo de ser quienes somos, y lo digo en plural porque así considero a nuestro colectivo. Somos individualidades, con su propio mundo, formas, cuerpos, deseos y sentires, pero somos un gran cuerpo, con un gran corazón, que está manifestándose, por nosotres mismes y además por el amor, para que la sociedad sane”, ansía Mosquito.

El show continúa con Tomi Llancafil y Valen Bonetto, quienes, entre otros temas, cantaron una canción de cuna del cancionero “Nuestrans canciones: Brotecitos” y se la dedicaron a Tehuel “donde quiera que esté, ojalá algún día pueda escuchar esta canción”. El dúo Ópera Queer se sumó y les cuatro cantaron otro de los temas del cancionero: “Ya vienen las maricas cantando la tonada, ya vienen las mariposas derribando las miradas, diaguita, también trava y no me van a derribar sus insultos, sus maltratos, me van a respetar”.

Para les Tehuel

Al finalizar el espectáculo musical, Susy y Marlene suben al escenario para despedirse y agradecer. Susy: “Gracias por entender que hay otro camino, está bien retirarse de la violencia que dicen que es la única que podemos ejecutar y no es verdad. Ustedes con la mirada y los abrazos nos confirman que es así, hay otro camino, más colectivo, más redondito, sin tanta burocracia, que encima somos capaces de burocratizarnos para marcar  la diferencia y esa no es la idea. La idea es poder brillar con la propia aventura y bancarnos eso, sino ¿para qué somos disidentes?, si vamos a repetir el fracaso paki. La idea es bancarnos la amorosidad, también, de la diferencia. Yo no opino todo igual que le que está al lado, pero me lo banco porque somos parte de un territorio en lucha y hay un enemigo que no discrimina la coma de diferencia que hay entre vos, y vos y nosotras. Seamos astutes, son tiempos duros, también de celebraciones muy profundas que tienen que ver con todo ese camino recorrido. Que no nos falte memoria nunca y también proyectémonos a otra cosa nueva, amorosa, contundentemente amorosa que por eso no es flojita, ni ahí es flojita. No entienden que construimos otra cosa desde este abrazo.  Gracias por sumarse a esta ronda, que pensamos que íbamos a ser cinco piojas locas y mirá cuantas somos. No hay que llenar demasiado porque tenemos que insistir en esta micropolitica de saber que te conozco y te reconozco y sé de dónde venís y sé a dónde vas y nos vamos a volver a encontrar y a reconocer. Esa es la política, la de reconocernos, si no, no sirve, si no, somos datos que le llenan el bolsillo a otros, ajenos a nuestra lucha. Cuando dice hubo una plaza llena. No, ¿Sabés quién estuvo? Estuvo fulana, fulano  y fulane y nos encontramos porque hace un año que no nos vemos y ese es el verdadero éxito. Ese siempre va a ser el verdadero éxito: que nos reconozcamos”.

Marlene al micrófono, con Violeta Alegre y Susy Shock. Fotos: Lina Etchesuri

Marlene: “Aplausos para ustedes que se van a atrever a lo que llaman fracaso. El éxito de ser popular es barato, solo tenés que ser Tinelli y te hacés millonarie. No es lo que intentamos; estamos empujándoles a que hagan carne lo que vienen sintiendo, esa disconformidad, y queremos una comunidad para abrazarnos, porque después aplaudimos un montón de cosas y terminamos humillándonos con los de siempre, sosteniendo esa heterosexualidad barata, pedorra, mala onda, que nos viene lastimando. Les agradecemos a ustedes, al coraje de venir a bailar, a festejar. Una tiene muchas cosas en la cabeza. A mí se me junta la alegría de que esté presente Infancias Libres acá y la alegría de ser espectadora de tanta cosa bella que pasa en el escenario. Construyamos otras relaciones, basta de humillarnos, bastante trabajamos todos los días para que se hagan millonaries les otres. Trabajemos para nosotres, comprémonos entre nosotres, besémonos entre nosotres. Y disfrutemos. ¡Que siga la música!”.

Y tras las potentes palabras finales de Quimey Ramos, que arenga al público a no conformarse y a rebelarse, «porque de los disturbios venimos», la música sigue sonando. La activista trans y docente Violeta Alegre es la encargada de que les presentes continúen en movimiento.

Y de pronto, se arma una pista improvisada de baile en plena plaza, en la que varies mostraron sus conocimientos de vogue, un estilo de danza inspirada en las glamorosas poses que aparecían fotografiadas en la revista “Vogue”. Nacido en los 80, en Harlem, barrio marginado de Nueva York, es un movimiento cultural que persiste y resiste en comunidad.

La noche cae sobre la plaza, la música termina.

Siguen los abrazos y las risas debajo de los barbijos, la danza en tribu, tampoco para el reclamo por Tehuel.

Sobra la alegría de festejar juntes lo conquistado y seguir logrando todo lo que falta.

Por todo esto -como describió Susy- este día del Orgullo sí que fue un verdadero éxito.

Fotos: Lina Etchesuri

Seguir leyendo

lavacaTV

Hack&Pop, último capítulo: una serie documental de lavaca

Publicada

el

Además de una dimensión política, la identidad hacker tiene una dimensión lúdica: un juego que crea nuevas redes, nuevos afectos y nuevas relaciones, que fueron desarmadas para ser armadas nuevamente bajo una concepción más libre y comunitaria. Compartimos el último capítulo de Hack&Pop, una nueva producción audiovisual de lavaca.

Hack&Pop | Capítulo 5

Otra noción de hacker es aquella que la define como una persona que busca entender cómo funcionan las cosas. Y, para entenderlo, desarma aquellos dispositivos para armarlos otra vez bajo una lógica completamente distinta. Además de una dimensión política, hay una dimensión lúdica: un juego que crea nuevas redes, nuevos afectos y nuevas relaciones, que fueron desarmadas para ser armadas bajo una concepción más libre y comunitaria. Es pensar lo hacker en la vida cotidiana. Es convertirse en hacker.

¿Cómo podemos entonces jugar a crear un nuevo mundo?

Una producción audiovisual de lavaca.dream.press

Dirección: Bruno Ciancaglini, Martina Perosa

Producción general: Florencia Raquel García

Investigación periodística: Lucas Pedulla, María del Carmen Varela

Cámara y sonido: Ramiro Dominguez Rubio, Martina Perosa

Edición: Manoel Hayne, Bruno Ciancaglini

Diseño Gráfico: Sebastián Damen

Prensa: Anabella Arrascaeta

Archivo: Dominio Digital (1999)

Gracias a: R’lyeh Hacklab, Fernando Sanz, Saico, Sara, Rodrigo Iglesias y HackanCuba.

Seguir leyendo

La última MU: El poder a la imaginación

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo más leido

Anticopyright lavaca. Todas nuestras notas pueden ser reproducidas libremente. Agradecemos la mención de la fuente.

0:00
0:00