Sigamos en contacto

Mu112

Goles son camiones

Publicada

el

Fútbol sindicalismo y política: Club Social y Deportivo Camioneros. Nació como un proyecto de recreación para los 200 mil trabajadores del sindicato. Hoy juega torneos de fútbol AFA y tiene 3200 deportistas que no pagan cuota social. Sus instalaciones están en un complejo de 25 hectáreas que supera al de un equipo de Primera División. Cómo es el club que se prepara para dar pelea. Por Lucas Pedulla

Hace por lo menos veinte minutos que Giuliano Medina realiza un circuito de pesas, abdominales, flexiones, sentadillas, piernas y más pesas que cansa sólo de verlo. Tiene 17 años, es el jugador de inferiores más joven que conforma el plantel de primera del Club Atlético Social y Deportivo Camioneros y el 17 de mayo cumplió un sueño que prefiere decirlo él mismo:

-Fui al banco de suplentes contra Independiente por Copa Argentina.

¿Cómo se veía el partido desde ahí?

-Re bien. Fue un sueño, olvidate.

Giuliano es de Tristán Suárez, localidad del municipio bonaerense de Ezeiza. El preparador físico Damián Aquino lo describe como un zurdo habilidoso: “Una joya”. Mientras, en otra de las canchas entrena Nicolás Caro, 19 años, arquero, uno de los jugadores que hizo la pretemporada de cara al partido consagratorio contra el Rojo de Avellaneda: “Hay que ser muy profesional. Entrenamos 3 o 4 horas por las mañanas, pero después estamos todo el día afuera: ahí es cuando nos tenemos que cuidar de las comidas, de salir”. A metros lo tiene a Gonzalo Ibarra, 19 años, marcador central. Sabe que va a llegar su oportunidad: “Si no estás preparado de la cabeza, es difícil”.

Todos saben donde están y ese es su sueño y lo dicen:

-Debutar en Camioneros.

Más que un club

El Club Camioneros surgió como un proyecto del sindicato para brindar un espacio de recreación para sus trabajadoras y trabajadores. El trayecto que tuvo como hito el partido contra Independiente por la Copa Argentina (forzando, pese a la eliminación, una definición por penales luego del empate 0 a 0) comenzó con torneos internos organizados por la Mutual del gremio. De 12 equipos pasaron a 150. Ese crecimiento sembró la idea de armar un seleccionado y participar de alguna liga regional. Llegaron a la Liga Lujanense, que brinda cuatro plazas para ingresar al Torneo Argentino C, y salieron campeones en 2008, 2011, 2012 y 2013, año del ascenso al Argentino B. Desde entonces Camioneros diputa la punta del campeonato para subir al Argentino A, que le daría la posibilidad de luchar por entrar al Nacional B y, de ahí, trepar al sueño de Primera División.

El club nació el 26 de agosto de 2009. Su presidente es Pablo Moyano, secretario general adjunto del sindicato, hijo de Hugo, secretario general del gremio, presidente honorario del club y actual de Independiente. “Nacimos grandes”, dice Héctor Vaca, delegado y representante legal en la Liga Lujanense.

El crecimiento de Camioneros va en sintonía con el poder del sindicato que, a su vez, se consolidó gracias a un sistema productivo que hace del transporte terrestre uno de sus ejes. Así como el club sumó deportes -fútbol femenino, atletismo, boxeo, automovilismo, rugby-, el despliegue camionero se sintetiza en esta frase de Pablo Moyano: “Cuando asumimos el gremio en el 87, Camioneros tenía una sede antigua, un camping chiquito y un hotel. Hoy tenemos 14 sanatorios propios, más de 20 hoteles y  50 campings recreativos”. Así se explican los recursos que hacen que el club pueda contar con unos 3200 deportistas en 25 hectáreas ubicadas en Esteban Echeverría.

Son dos predios inmensos que sobrepasan incluso los de un club de Primera. “Acá nadie paga cuota social”, informa Vaca, y apunta que el financiamiento proviene del sindicato y de sponsors.

Dice Moyano: “No tenemos techo”.

Historias de potrero

Facundo Pogonza, 17 años, es de Lomas de Zamora, quedó libre de Los Andes, juega de 5 y le encanta ver a Iniesta y Mascherano. ¿Alguien de acá? “Ponzio y Gago”. Está abrazado a Gabriel Melián, 18 años, de Monte Grande, lateral derecho, que elige: “Miro a Marcelo y a Dani Alves, y de Argentina me gustan Mercado y Otamendi”. Ambos juegan en quinta. Se levantan entre a las 6:30 y desayunan en el club porque si pierden uno de sus colectivos la espera puede durar una hora y media: “Es un sacrificio”. Están terminando la escuela: “El club te lo exige sí o sí”. El fútbol se convierte en salida laboral, en posibilidad profesional.

¿Por qué apostar a esto?

Facundo: Vengo de una familia humilde, económicamente a veces estamos mal y quiero llegar a primera para poder ayudar a mi familia. El día de mañana quisiera que mis viejos no laburen más y, si Dios quiere, lograr algo.

Gabriel: Yo tengo seis hermanos. Soy el mayor. Mi mamá ahora está con su pareja: ella hace manualidades y él trabaja de limpieza en un country. Me encantaría poder ayudarla porque hace un re esfuerzo. Que tenga todos los gustos, todas las cosas que le gustaría en su cocina.

¿Esa realidad es general en el club?

Gabriel: Sí, no hay gente que venga de una familia con plata.  Conocí a muchos que han dejado el fútbol por los padres, por el trabajo, por salir a buscar algo para ayudar a sus hijos.

Facundo: Vivo en un barrio bajo, siempre hay problemas. Se agarran a tiros a la mañana o a la noche. Y el barrio te lleva a muchas cosas. Yo llevo 14 años jugando al fútbol y gracias a Dios nunca me metí en nada. Me ofrecieron, pero no. Prefiero hacer una carrera que andar drogado en la esquina o caer preso por cualquier cosa. Por eso estoy tan agradecido al club: me dio de comer muchas veces.

Mundo camionero

Carlos Amodeo es el ayudante de campo de Guillermo Calleri (DT del equipo de primera, papá de Jonathan, exdelantero de Boca) y coordinador de juveniles. Su ficha: salió de Vélez (compartió cancha con Carlos Bianchi y el Beto Alonso), jugó en Morón, Argentinos Juniors, Oriente Petrolero, Huracán, Lanús, Platense, Español, Unión y su último equipo fue Grupo Universitario de Tandil. Llegó a Camioneros en 2015 y es una de las voces que mejor puede reflejar el crecimiento del club: “Hasta que armamos todas las categorías, pibe que veíamos por la calle lo metíamos. Hoy cada vez más chicos vienen en las temporadas de prueba: por semana entran cerca de 500”.

El DT del equipo de la Liga Lujanense es Marcelo Velásquez, con pasado de marcador central en el ascenso: salió de Laferrere y transitó por Barracas Central, Huracán de Tres Arroyos, Santamarina de Tandil, Deportivo Madryn, J.J. Urquiza y Sacachispas. Luego, por problemas económicos decidió dar un paso al costado y a los 31 años entró a trabajar en la empresa de recolección de residuos Martin y Martin, en La Matanza: “Era el que corría atrás del camión”. Hoy es técnico: “Jugaba en los torneos internos del sindicato. Después del entrenamiento muchos se iban a trabajar a la noche. Otros terminaban a la mañana, se tomaban un descanso y venían a la tarde. En mi caso salíamos a la 1 de la mañana y terminábamos a las 6, a veces a las 10 u 11”.

¿Qué ves en los chicos que se acercan a jugar?

Hay un mundo camionero donde los chicos tienen distintos problemas: padres separados, el papá que golpea a la madre. Hay de todo, como pasa en la sociedad: está jodido y lo que buscamos es que acá tengan una contención, tanto en lo deportivo como en lo humano. No somos solo profesores que te dan una pelotita y dicen “andá a entrenar”. Te lo digo yo que pasé por muchos clubes y sólo buscan resultados. Acá no: también buscamos una parte humana.

Hacerse cargo

Pablo Moyano, presidente de Camioneros, habla con MU sentado en el buffet del predio de Camino de Cintura mientras toma un agua mineral. Se ríe cuando recuerda los comentarios que cuestionaban de dónde habían salido los 8 mil hinchas que fueron al partido contra Independiente: “Cada vez que jugamos acá hay 3 mil compañeros. Somos muchos, y hay además una función social que cumple el club. Pero en los noticieros ¿qué ves? ‘Moyano bloquea una ruta, Moyano bloquea una empresa’. No se ve esta cuestión: de los 3200 chicos, yo creo que el 60 por ciento lo hemos sacado de la calle o de andá saber de qué situación, con todo lo que está pasado. Y si esa función social la llevaran adelante todos los gremios, ¿sabés la cantidad de chicos que sacarías? Nosotros tratamos de lograr esos objetivos, más allá de una copa que ganemos. La cuestión son los chicos que entran con una sonrisa y su propio bolsito”.

Moyano habla -también- desde algunos cargos con peso:

Secretario general adjunto de Camioneros.

Presidente de la Mutual del sindicato.

Secretario gremial de la CGT.

Presidente de la Sección de Transporte por Carretera de América Latina y el Caribe de la Federación Internacional del Trabajo.

Vocal del club Independiente, en el que es presidente Hugo.

En los medios su presencia en varios clubes es leída, textualmente, como “un atajo para acumular poder”. 

Esa es una estigmatización, la típica imagen negativa. Los gremialistas nunca gobernamos el país, fueron los políticos y los empresarios. Hay cada vez más villas, pobreza, inseguridad, despidos. ¿Quién los generó? Y no creo que Hugo Moyano sea tan malo: lo eligieron en Independiente, y también los trabajadores de Camioneros con los mejores sueldos del país. 

Usted en Camioneros, Hugo y usted en Independiente, su hermano Facundo en Alvarado de Mar del Plata, Chiqui Tapia en Barracas y la AFA. ¿Qué pasa entre la política y el fútbol, o entre fútbol y sindicatos?

Dicen: “Se quedan con todo, la CGT, la AFA”. Pero es todo laburo. Somos personas normales. La gente cree que me bajo de una camioneta con 20 tipos enfierrados. Hay periodistas que hace 30 años están en la tele, pero claro: ellos son puros y castos. A nosotros nos votan los afiliados. La gente ya no es tonta, no la llevás de la nariz: ve los hechos y la realidad.

¿Y usted cómo ve a la gente?

Es preocupante. Todavía estamos esperando la lluvia de inversiones. Solo hubo lluvia de suspensiones, techos a las paritarias, pobreza, falta de trabajo. El Presidente nos dice que somos la mafia pero todavía no se sabe qué pasó con los Panama Papers, la guita que se le encontró a la vicepresidenta Michetti en su casa, las coimas a Arribas por el caso Odebretcht, el escándalo del Correo. Y lo social va a traer mucho conflicto.

¿Cuál es el rol de la CGT?

Nuestro sector es el que más protesta contra el gobierno. Y eso va a crecer, por la situación. Fui uno de los que más impulsó el paro general, que tardó mucho. Queremos profundizar las medidas, pero hay otros sectores de la CGT que quieren darle tiempo al gobierno. Hacen reuniones para la foto. Yo lo que dije siempre es que no puede haber marchas de miles de compañeros despedidos, y nosotros mirándolas por televisión”.

#NiUnaMás

Femicidio es genocidio

Publicada

el

Cómo fue la acción de la Fuerza Artística de Choque Comunicativo (FACC) frente a los tres poderes del Estado: Casa Rosada, Tribunales y Congreso Nacional. La dimensión de los femicidios y el texto poético que leyeron.
(más…)

Seguir leyendo

Mu112

Desobediencia de vida

Publicada

el

Hijas del 2×1. Cinco hijas y un hijo de represores de la última dictadura militar hablan por primera vez juntos y cuentan sus experiencias. Crearon un grupo que bautizaron Historias desobedientes y ya marcharon juntas este 3 de junio. Cómo hicieron para romper el pacto de silencio. Qué reacciones tuvieron. Y qué significa hoy decir Nunca Más. Por Claudia Acuña
(más…)

Seguir leyendo

Mu112

La primavera del campo

Publicada

el

Los nuevos productores. En Bolívar, Amadeo Riva aplica un modelo agroecológico en casi todo su campo. En solo dos años redujo un tercio el uso de glifosato: espera eliminarlo y dejar de cultivar transgénicos. No usa fertilizantes, sino asociaciones de cultivos. Bajó costos, mejoró su ganancia, ganó tranquilidad y recuperó el entusiasmo. Historia de una transformación mental y productiva hacia las cosechas del futuro. Por Sergio Ciancaglini
(más…)

Seguir leyendo

La última Mu: Tenete fe

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo más leido

Anticopyright lavaca. Todas nuestras notas pueden ser reproducidas libremente. Agradecemos la mención de la fuente.

0:00
0:00