Sigamos en contacto

Mu126

Avanzar es crear: 8A y después

Publicada

el

La marea verde, la calle, las cartas y el futuro. Las nuevas ideas frente a la vieja política. Aciertos y errores para comprender por qué y cómo llegamos hasta acá, y cómo seguimos. Por Claudia Acuña.

No es fácil asimilar el hecho de que 38 senadores hayan decidido preservar la clandestinidad del aborto mientras millones de personas exigíamos en la calle que dejen de condenar a las mujeres a la muerte, la cárcel y el silencio.
No es fácil, como nada lo ha sido en es – te largo, profundo e ineludible proceso que nos llevó a este ring que representa el Parlamento y en el que acabamos de per – der una batalla que lejos está de terminar, pero ya creció y está suficientemente ma – dura como para poder ahora analizar en voz alta qué falló y así, aprender del error, mejorar la puntería y volver a la carga con más precisión.

Antes de la ley, Las Criadas intervinieron en el Parque de la Memoria.
Foto: Lina Etchesuri

  • Que la Campaña Nacional haya planteado que el espacio formal para hacer esta reflexión colectiva sea el Encuentro Nacional de las Mujeres –en octubre y en Trelew-habla de cómo se llegóhasta acá, pero también de cómo esa organización se ha transformado -por la fuerza de las nuevas generaciones en una referencia ineludible y en un
    símbolo, como el pañuelo. Los símbolos, como las brújulas, orientan, no controlan. Es importante en esta etapa
    distinguir claramente la diferencia.
  • En este –el octavo round de la ley en el Parlamento- irrumpió un factor inesperado: las Cartas (de actrices, estudiantes, científicas, sindicalistas, músicas, y tantas otras) que sirvieron para visibilizar y organizar sectores que
    hasta ese entonces no se habían sumado activamente. En sincronía con el debate en Diputados, un sinfín de nuevas voces pudieron expresarse en el plenario de comisiones de esa cámara. Fueron voces que tuvieron otra forma de decir lo mismo, pero que interpretaron mucho mejor qué significa ese podio: un escenario. Así, en cada presentación, fueron capaces de arrebatar lo que a esos representantes más les importa: las tapas, los títulos, el asiento en la mesa de Mirtha Legrand o en el living con helechos del programa político del canal de cable. Los aplausos. Ninguna de esas voces se volvieron a escuchar durante el debate en el Senado. ¿Por qué? Indagar esa respuesta quizá nos aporte algo sobre qué tenemos que aprender para que la energía social no sea otra vez capturada, con fundida y derrotada.
  • Lejos de detenerse o esperar a octubre y a Trelew, las gotas que forman la marea verde siguen agitándose. Dos ejemplos: 300 personas firmaron en Rosario y en un solo día la solicitud de apostasía de la Iglesia Católica. Es decir, se auto excomulgaron para lograr así que el Estado argentino –que le paga por cada fiel- destine menos recursos para sostenerla. Otra: periodistas y artistas se auto convocaron a una acción frente al Congreso que implicó colgar perchas de las rejas del Palacio, símbolo del aborto clandestino más cruento y cruel. Así las cosas, parecería que lo que tenemos que pensar colectivamente ahora es cómo la actividad social auto organizada expresa más que un fin –la ley-, un objetivo: que el tema no salga de la agenda pública. Y lo hace de una forma muy particular: dispersando el poder.

Días después del rechazo a la ley, Las Criadas llevaron al congreso perchas y perejil.
Foto: Nacho Yuchark


¿Qué significa esta forma de construcción social y qué podemos aportar para sintonizarla?
Estos son sólo ejemplos de lo mucho que tendremos que analizar críticamente para crear formas más difíciles de capturar, más precisas en cuánto al sentido –no perder el horizonte del qué, para qué, y a quién están dirigidas nuestras acciones y fundamentalmente, comprender que no se puede alcanzar un cambio semejante sin cambiar en forma proporcional las formas de hacer juntxs ese cambio. Algunas hipótesis sobre ese cómo:
• Sin egos, sin protagonismos, sin kioscos, sin orgas y sin jerarquías que establezcan quién “sabe” y quién no, quién “puede” y quién no y, sobre todo, quién está arriba y quién abajo. La fluidez de un movimiento se la da su capacidad de convertir en nada todo aquello que es vital para su enemigo.

Foto: Nacho Yuchark


• El Palacio Legislativo sabe que su sobrevivencia depende de mantener esas categorías del saber y del poder de manera que sean incuestionables. Cuestionarlas, entonces, en el mismo acto en el que se exige a la institución cuestionada que consagre una ley, es difícil, complicado, intricando y, sobre todo, desconcertante. ¿Cómo lograrlo? La performance es una opción: hacer como que.
• El Senado no es la sociedad. Lo dejaron en claro 38 senadores. Apreciemos ese dato que tan pornográficamente ellos nos han revelado. Dirigirse, entonces, al Parlamento como si fuera la sociedad es una confusión profunda y política. Es una confusión que merece ser el eje del debate. Repito: el Parlamento no es la sociedad. Ese es el eje a reflexionar ahora colectivamente.
Sabemos que para muchas generaciones, personas, movimientos y redes ésta es la charla que se viene. Y sabemos también que para muchas otras, será otra. No estamos estableciendo aquí una jerarquía –cuál es mejor, más acertada o más ver dadera- sino un interés: nos interesa conversar sobre cómo seguimos fortaleciendo el tejido social y poniendo las organizaciones al servicio de personas y causas, y no al revés. La propuesta para nosotras, nosotros, nosotres, es cada vez más fuerte y clara: avanzar es crear.
Hasta que sea ley.

Mu126

La Iglesia y el Estado: viaje a Salta, por la ruta del aborto

Publicada

el

Es la provincia con mayor tasa de abortos pero todos sus representantes en el Congreso votaron en contra de la ley. Artistas, jóvenes y obispos se metieron en el debate. Pasado, presente y futuro de una de las provincias con mayor influencia católica. Por Franco Ciancaglini
(más…)

Seguir leyendo

Mu126

Colón 2.0: cinco siglos de extractivismo y pobreza

Publicada

el

La fuga de materias primas parece ser la única salida económica de gobiernos de izquierda a derecha. Cómo pensar el extractivismo, la dependencia y la matriz de la pobreza. Salidas y pueblos que resisten. Por Darío Aranda
(más…)

Seguir leyendo

Mu126

La deuda ecológica

Publicada

el

Deuda externa, recursos naturales y humanos, “objetivos estratégicos” y disputas de las potencias. Lo ecológico y la pregunta:  ¿por dónde se sale del laberinto? Lo que dicen las comunidades sobre el presente. Por Sergio Ciancaglini
(más…)

Seguir leyendo

LA ÚLTIMA MU. Crecer, crear, cooperar

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo más leido

Anticopyright lavaca. Todas nuestras notas pueden ser reproducidas libremente. Agradecemos la mención de la fuente.