Sigamos en contacto

#NiUnaMás

Día de la injusticia: la inacción de la Suprema Corte bonaerense permitió que los femicidas de Lucía Pérez puedan quedar libres

Publicada

el

El silencio de la Suprema Corte de Justicia bonaerense sobre la realización de un nuevo juicio por el femicidio de Lucía Pérez favoreció las condiciones para que Juan Pablo Offidani, uno de los acusados por el crimen, pidiera el beneficio de la prisión domiciliaria que, de concretarse, se cumpliría a 40 cuadras de la casa de la familia de la joven de 16 años. La decisión ahora está a cargo del juez Juan Sebastián Galarreta, magistrado sobre el que pesa un pedido de juicio político desde 2016 por conceder la libertad condicional a un hombre condenado por abuso sexual que luego violó a otra chica en Mar del Plata. Marta Montero, mamá de Lucía, en diálogo con lavaca: “Lo que estamos viendo es la perversión de la justicia”. La Campaña Nacional Somos Lucía movilizará mañana hasta los Tribunales de Mar del Plata. Qué está en juego.

La inacción de la Suprema Corte de Justicia de la provincia de Buenos Aires, que no se pronunció sobre la realización o no de un nuevo juicio por el femicidio de Lucía Pérez, permitió que los femicidas puedan quedar libres.

Es que sin fecha de un nuevo proceso uno de ellos, Juan Pablo Offidani, pidió la prisión domiciliaria que ahora está siendo evaluada por el juez de ejecución penal marplatense, Juan Sebastián Galarreta, magistrado que ha recibido pedido de juicio político en 2016, por conceder la libertad condicional a un hombre condenado por abuso sexual que luego violó a otra chica en Playa Los Lobos, en Mar del Plata.

En caso de darle el beneficio, Offidani iría a un centro de recuperación que está a cuarenta cuadras de la casa de la familia Lucía Pérez. “Para cualquier cosa que vaya al centro paso por ahí”, grafica Marta Montero, su mamá, en diálogo con lavaca, quien también se pregunta qué garantías hay de que se quede ahí y no se fugue.

“Esta gente es perversa. Son favores que se deben. Lo que estamos viendo es la perversión de la justicia. Piden solo la libertad de Offidani porque les interesa el pez gordo. Es una cuestión de poder”, analiza Marta mientras planean junto a la Campaña Nacional Somos Lucía una marcha para mañana a los tribunales de la ciudad costera.

Después de eso la familia de Lucía va a viajar a La Plata, donde está la Corte Suprema Bonaerense que se mantiene en silencio garantizando las condiciones para la impunidad. “No nos vamos a ir de ahí hasta que se resuelva”.

La trama

Matías Farías y Juan Pablo Offidani están detenidos desde que en el juicio oral fueron condenados a ocho años de prisión y una multa de 135 mil pesos por el delito de “tenencia de estupefacientes con fines de comercialización agravado por ser en perjuicio de menores de edad y en inmediaciones de un establecimiento educativo”.

En ese juicio los jueces Pablo Viñas, Facundo Gómez Urso y Aldo Carnevale del Tribunal Oral en lo Criminal N°1 de Mar del Plata, no condenaron ni a Farias ni a Offidani por el femicidio y abuso de Lucía. Tampoco condenaron a Alejandro Maciel –que murió el año pasado de cáncer- por encubrimiento.

Así el femicidio de Lucía Pérez, que en ese momento era una niña de 16 años, quedó impune con argumentos absolutamente misóginos.

La familia apeló. Y en agosto del año pasado la Sala IV de la Cámara de Casación de la Provincia de Buenos Aires resolvió anular el fallo. Pidió que se haga un nuevo juicio por el femicidio y confirmó la condena por la venta de drogas. Aunque el texto decía “proceder a la realización de un nuevo juicio con la premura que el caso amerita” todavía no hay nueva fecha.

Los acusados presentaron una queja ante la Corte Suprema bonaerense por el fallo de Casación. “Ellos presentan una queja donde dicen que no se los puede juzgar por el mismo delito dos veces. Pero acá el femicidio de Lucía no se juzgó: acá lo único que se juzgo es la venta de drogas”, explicó Marta a lavaca luego de enterarse de la presentación.

La Corte Suprema Bonaerense todavía no se pronunció aun cuando los 80 días hábiles que tenían para hacerlo vencieron el último 29 de abril.

No se pronunció aunque la familia presentó un escrito pidiendo que lo haga.

No se pronunció aunque el Ministerio de la Mujer, Políticas de Género y Diversidad Sexual de la Provincia de Buenos Aires presentó el mismo 29 de abril otro escrito pidiendo también el pronunciamiento.

No se pronunció aunque la Comisión Bicameral de Normas de Procedimiento para el Enjuiciamiento de Magistrados y Funcionarios, confirmó el juicio político por mal desempeño a los jueces marplatenses que garantizaron la impunidad.

No se pronunció en ninguna de las dos posibilidades que tiene: ratificar la anulación del juicio -en ese caso los acusados podrían apelar y que pase a la Corte Suprema de Nación- o ratificar el fallo misógino y que sea la familia quien apele.

“Es una maraña judicial tan grande que hacen lo que quieren, pero todos juntos: la Corte bonaerense, los jueces de Mar del Plata, todos ¿Porque no resuelven? Esto es urgente”, se pregunta Guillermo Pérez, papá de Lucía.

El silenció de la Corte Suprema Bonaerense favoreció las condiciones para que la causa quede atrapada en el limbo de la burocracia judicial. Juan Pablo Offidani, al no tener nueva fecha de juicio por el asesinato de Lucía, pidió el beneficio de la prisión domiciliaria por la condena de tenencia de droga con intención de venta, y quien debe resolver ahora es el juez de ejecución Juan Sebastián Galarreta, del Juzgado de Ejecución Penal N°2 de Mar del Plata.

Así la Corte Suprema Bonaerense deja todo para que por la grieta de la burocracia procesal se escapen los femicidas.

#NiUnaMás

Terminó el no-juicio por el femicidio de Cecilia Basaldúa: el proceso reveló la complicidad policial y de la fiscalía

Publicada

el

¿Qué es la Justicia? La familia de Cecilia Basaldúa – joven asesinada en Capilla del Monte- debió soportar hasta ayer un juicio en el que se acusaba una persona, sin pruebas, señalada únicamente por la policía y el fiscal Sergio Cuello, que en el alegato dijo esto: “Señores del Jurado, me encantaría tener otras pruebas pero no las tengo. Pero lo que hay no es nada nuevo, en otros casos fue suficiente para llegar a una condena”. Finalmente, el jurado absolvió al joven y su madre y la de Cecilia Basaldúa terminaron abrazadas. Lo que reveló el proceso judicial fue que a metros de donde fue hallado el cuerpo, una familia denunció haber encontrado una habitación llena de sangre: eso nunca se investigó. Ahora la familia motoriza un nuevo proceso en el que se investigue esa prueba y las responsabilidades de quienes hospedaban a Cecilia, y también las de la policía y la fiscalía que buscaron armar este no-juicio. La movilización social, clave para desarmar la in-justicia.

Por Bernardina Rosini desde Cruz del Eje.

La gramática de la justicia explotó. Ésta es la noticia.

Cuando a poco más de las 18:30hs del viernes 1 de julio se anunció la absolución de Lucas Bustos, único imputado por el femicidio de Cecilia Basaldúa, la decisión fue celebrada por la familia de la víctima.

Tras la lectura del veredicto la madre de Cecilia vio a la mamá del acusado en el pasillo de Tribunales, y le dio un fuerte abrazo.

Si el imaginario de Justicia – por lo menos el que sobrevive raquíticamente entre quienes se mantienen vírgenes de estas experiencias infernales- es un juez o jurado imparcial dirimiendo entre dos partes en conflicto, eso ya no existe. Como ver estrellas en la noche que hace tiempo no están. Otros tiempos, y otras distancias.

Veamos esto de cerca.

El proceso judicial que se inició el 2 de mayo ya tenía otro encuadre: no había conflicto entre las partes, los padres de Cecilia jamás consideraron a Lucas como posible femicida. Sabían que el joven poblador rural de 24 años había sufrido aprietes por parte de la policía local para forzar una confesión. La consistencia de la investigación que debía sostener no sólo la imputación de Lucas como autor material sino también la necesidad de que permaneciera dos años presos a la espera del juicio, no contaba con la mínima carga probatoria. La supuesta confesión se basaba únicamente en el testimonio de cuatro policías que dicen haber escuchado dicha confesión. Eso declaró, por ejemplo, el oficial Ariel Zárate, quien participó de manera virtual de la audiencia por encontrarse detenido por otra causa, por “robo, lesiones leves calificadas y privación ilegítima de la libertad” a una joven de 21 años.

Nada más. No había testigos que incriminaran a Lucas en la escena del crimen, ni rastros genéticos. Tampoco en el cuerpo de Cecilia. No había pruebas siquiera de que Lucas y Cecilia se hubieran conocido. En las audiencias casi no se lo mencionaba, a él, a Lucas, a quien se supone que todo debiera señalar. Pero sí se mencionaba a otras personas: a la última persona que con certeza se sabe vio con vida a Cecilia, a Mario Mainardi. A quien nunca se investigó a pesar de que el luminol, sustancia que revela la presencia de rastros de sangre, diera positivo en 11 puntos de su casa. Por mencionar solo una de las líneas de investigación que claramente se presentaban y fueron descartadas, a pesar del pedido insistente de la familia de la víctima.

Las audiencias entraron en pausa en el mes de junio cuando la abogada de la familia Basaldúa, Daniela Pavón, presentó al Tribunal una denuncia realizada a pocos días de la desaparición de Cecilia en abril del 2020. Una familia se acercó a la policía de Capilla del Monte tras haber encontrado en una casa de su propiedad una habitación manchada de sangre.  Radicaron la denuncia, la policía se acercó y tomó muestras, pero la fiscalía no dio curso a la investigación y los análisis sobre las muestras extraídas nunca se realizaron. Casa ubicada a sólo 600 metros de donde se halló finalmente el  cuerpo de Cecilia. Quedó  tambaleante la definición del lugar del crimen.

Y así, repetidamente en las audiencias del juicio se exhibía la desprolijidad, el incumplimiento de los procesos y la deficiencia de la fiscal Paula Kelm. Y de una investigación llevada no judicialmente sino por efectivos policiales locales.

Tan trastocados estaban los roles y responsabilidades que en el alegato final, el fiscal Sergio Cuello expresó: “Señores del Jurado, me encantaría tener otras pruebas pero no las tengo. Pero lo que hay no es nada nuevo, en otros casos fue suficiente para llegar a una condena”. Seguidamente, repitió su solicitud de condena a cadena perpetua. Fue el abogado Gerardo Battiston, querellante por parte de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación que debió recordarle al fiscal que su deber no era forzar una condena sino exhibir una sucesión de hechos probados que constituyan el crimen juzgado. “No hay certezas sobre el lugar del hecho, se omitieron testimonios claves, se ha dejado de valorar pruebas determinantes. ¿Van a condenar a un joven con un fiscal que manifiesta el deseo de tener más pruebas contra él?»

Para el cierre, Susana, la madre de Cecilia, pidió decir unas palabras. Se paró en el medio de la sala, micrófono en mano dijo desilusión. Dijo que todo era un mamarracho. Giró hacia el fiscal y le dijo que rompió una promesa, el compromiso de ir hacia la verdad. Y le apuntó: “Voy a pedir juicio político para vos”.

Afuera del edificio, bombos, cantos, bailes y golpes sobre las ventanas. “Ahora, ahora, resulta indispensable, justicia por Cecilia, el Estado es responsable”.

Anunciaron el veredicto dos horas más tarde: “El Tribunal, integrado por jurados populares y jueces técnicos por unanimidad resuelve absolver a Lucas Adrián Bustos”. Y ordenó que se remitan las actuaciones para una nueva investigación y recomendó al Sr. Fiscal General de la provincia de Córdoba la designación de una nueva fiscalía de instrucción.

De este modo se celebró alegremente la absolución del acusado por el femicidio de Cecilia, se reconoció su inocencia y se logró abrir la puerta para una nueva investigación. Después de este estallido, puede que nazca algo nuevo.

Tal vez, luz.

Seguir leyendo

#NiUnaMás

Infancias y femicidios

Publicada

el

A días del 3 de junio, presentamos un nuevo informe especial del Observatorio Lucia Pérez: infancias y femicidios.

Eythan, tenía 2 años; Pamela, 12. Soledad, de 3 años, fue asesinada en Los Menucos, Rio Negro; Camilia, de 17, en Rosario, Santa Fe; Lucía, de 16 años, en Mar del Plata, provincia de Buenos Aires.

No son cifras, insistimos en nombrarlas. Es por eso que esta investigación en proceso, da cuenta de cada nombre y edad, entre otros datos, de las niñas, niños y niñes asesinados en femicidios.

Lo que vemos, duele:
-Son 605 las infancias asesinadas, 30 estaban además embarazadas.
-253 tenían menos de 10 años.  
-En 47 casos los femicidas se suicidaron
-Solamente en lo que va de este año, son 14 las infancias asesinadas.

La Ley 26.061 establece que el primer derecho de las infancias es la protección de sus vidas.

¿Quién debe protegerla? La web oficial del Estado Argentino responde: «Todos los organismos del Estado que tienen como prioridad protegerlos y auxiliarlos en cualquier situación y deben hacerlo con preferencia al resto de la sociedad».

¿Cuáles son los órganos de la administración pública encargados de la protección de infancias y adolescencias? «La secretaría Nacional de Niñez, Infancia y Familia; el Consejo Federal de Niñez, Infancia y Familia y la Defensora de los derechos de niñas, niños y adolescentes».

Este informe especial representa entonces la falta de políticas públicas que prevengan la violencia y garanticen el derecho básico y fundamental de cada niño, niña y niñe: la vida.  

Entrá a conocer toda la información del padrón de Infancias y femicidios desde aquí.

Seguir leyendo

#NiUnaMás

#NiUnaMas: 1927 femicidios desde el 3J de 2015

Publicada

el

Informe del Observatorio Lucía Pérez

Desde el 3 de junio de 2015 registramos en nuestro observatorio 1927 femicidios y travesticidios. En lo que va del año son 138 los femicidios y travesticidios.

Desde el 3 de junio de 2015, hubo una marcha por día exigiendo que paren de matarnos. En lo que va del año son 159 las marchas y movilizaciones contra la violencia patriarcal.

No son cifras, es lo que el Estado no hace aún estando obligado. Y es la exigencia que llevamos a la calle en cada grito de #NiUnaMás.

El próximo viernes 3J nos encontramos en Plaza de Mayo, desde las 12hs, para realizar junto a las familias de victimas de femicidios un memorial a nuestras hermanas caídas en Femicidios. Vamos a intervenir artísticamente las fotos de cada victima de femicidio. Sumá tus marcadores, pinceles, brillos, telas. A la cultura de la violencia le respondemos con abrazos y belleza.

www.observatorioluciaperez.org
Seguir leyendo

La última Mu: Tenete fe

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo más leido

Anticopyright lavaca. Todas nuestras notas pueden ser reproducidas libremente. Agradecemos la mención de la fuente.

0:00
0:00