Sigamos en contacto

Nota

Sin residentes no hay hospital: cómo se gestó un triunfo histórico

Publicada

el

Luego que la Legislatura diera marcha atrás y por unanimidad suspendiera el proyecto que precarizaba las condiciones laborales de trabajadores de la salud, residentes y concurrentes volvieron a las guardias, pero fueron recibidos por las autoridades médicas con aprietes y una persecución que incluye listas negras. “Quieren disciplinarnos y que estemos con la cabeza gacha, como era antes de toda esta lucha”, advierten a lavaca. Sin embargo, subrayan que ya no hay vuelta atrás. Cronología de una lucha que ya es histórica.

Por Alejandro Volkind

1. Un lucha histórica

En las mismas baldosas de la Legislatura donde hace ocho días el aire se llenó de gas pimienta, el jueves se respiró lucha y felicidad. Tras una semana de paro, residentes y concurrentes lograron que el jefe de Gobierno porteño, reelecto con el 55% de los votos, tenga que dar marcha atrás con una ley que los precarizaba aún más.

Los mismos 34 diputados que el 28 de noviembre no detuvieron la sesión para frenar la represión, levantaron la mano para suspender la medida que habían votado e incorporar a les trabajadores residentes y concurrentes en la discusión de una nueva ley.

¿Qué pasó entre una sesión y otra? Una explosión”, intenta explicar Carla, residente del Hospital Tornú. “Fue una semana que se transformó en un curso acelerado de política: organizar asambleas, mandar miles de mensajes de watsap, discutir la importancia del paro, entender cómo juegan los sindicatos y pensar las estrategias a seguir con el gobierno”.

A continuación, elementos para entender cómo se tejió un triunfo histórico que obligó a dar marcha atrás al gobierno porteño y que ya cruzó la General Paz.

2. 144 horas en guardia

En la puerta de la Legislatura, Angie se arremanga el guardapolvo y muestra el moretón. La marca violeta en el brazo derecho tiene una semana y le sirve de referencia: ahí comenzó todo, con los golpes de la policía y los 34 legisladores del oficialismo decidiendo que el trabajo que hace todas las mañanas como psicóloga concurrente en el Hospital Moyano no merece remuneración, ni obra social, ni ART.

Ese jueves Angie volvió a su casa masticando bronca pero con una certeza: había que luchar. Si adentro de la Legislatura había ganado la rosca y el aparato, afuera se vivió una democracia más profunda y directa. Tras la represión, en asamblea, les trabajadores habían decidido convocar a un paro por tiempo indeterminado, convencidos que sin residentes y concurrentes, no hay hospital.

En la frase, se comprobaría más tarde, no había metáfora ni exageración: el viernes 29, los 34 hospitales y centros de salud de la Ciudad solo quedaron cubiertos por personal de planta. “Las guardias quedaron vacías y se puso a la vista que no había nadie laburando”, comenta Marina, médica clínica del Cesac 36 de Floresta. “Eso es lo que fue histórico”. La centralidad de los residentes en el sistema de salud quedó tan de manifiesto que la propia Asociación de Médicos Municipales, cercana al jefe de Gobierno, tuvo que manifestarse y llamar al paro.

Para Julián, sociólogo y residente del Hospital Tornú, la clave fue la profundidad que tuvo el movimiento. “Logramos constituir asambleas en cada hospital y llegar a servicios que son los nervios de cada edificio, como cirugía o clínica médica”. Comenzaron a destrabar la fragmentación que existe en los hospitales entre residentes, trabajadores de planta y enfermeros. De a poco, empezó a surgir un espíritu: si ganaban los residentes y concurrentes se habilitaba el terreno para conseguir el conjunto de reclamos de la Salud Pública.

3. Militar las redes

El fin de semana los encontró de paro y con las redes sociales como terreno a conquistar. “Invitamos a hacer viral el hashtag #NoAlaLeyDeResidentesyConcurrentes contando sus experiencias como residente/concurrente para que se den a conocer nuestras condiciones laborales”, planteaba la escueta invitación.

La respuesta fue masiva:

  • “Los R1 teníamos tanto trabajo que los primeros meses no bajábamos a almorzar. Nos daban guardia ´castigo´ (3era o 4ta en la semana) Como era la única mujer me mandaban a lavar los platos. ´De ahí vengo´, les decía con altura. Pero me iba a llorar”.
  • “La ultima de mi hospital esta semana un concurrente hizo el traslado de un preso solo!…recordemos q el concurrente no tiene art!!! Se supone q la actividad es supervisada! Ni la ley vieja cumplian!!!”
  • “Era concurrente, con régimen de residencia. Me pinché con una aguja previamente usada en un paciente retro positivo. Como no tenía ART tuve que pagar de mi bolsillo el tratamiento preventivo para VIH”.

La presión mediática tuvo efecto. El lunes, cuarto día de paro, mientras el hashtag #SinResidentesNoHayHospital fue trending topic en las redes, la ministra de Salud e ideóloga del proyecto Ana María Bou Pérez, tuvo que salir a reconocer en los medios que la ley “no había sido muy trabajada con los residentes” y se vio obligada a convocarlos.

El movimiento se fue extendiendo y quebrando complicidades sindicales, vínculos jerárquicos dentro de los hospitales y hasta lealtades políticas. “Cuando entramos al Ministerio”, cuenta Julián, “los empleados nos aplaudieron y hasta el subsecretario nos manifestó cierta simpatía”.

La ministra estaba cercada en su propia oficina. Sin embargo, mostró los dientes: la ley no se toca, dijo, y los prepoteó desde el bolsillo. Mientras se hacía la reunión, residentes y concurrentes recibieron un memo del ministerio de Hacienda que avisaba que se les estaban descontando los días de paro. “En la reunión con Bou Pérez sentimos que nos tomaron el pelo”, sintetiza Federico, médico residente del Hospital Gutierrez.

Les trabajadores respondieron a la provocación con nueve letras: “Veto o Paro”. La nueva consigna apuntaba directo a Horacio Rodríguez Larreta, y en sus oficinas decidieron instalarse.

4. Treinta y cuatro sillas blancas

En la moderna sede del gobierno porteño todo luce como en una revista de diseño: grandes espacios, mucho vidrio y detalles de madera y hormigón. El miércoles 4, en este rincón de Parque Patricios donde el silencio es salud, los bombos y redoblantes sonaron con fuerza. Cientos de residentes y concurrentes instalaron una carpa y a la par que ofrecían cursos de RCP y primeros auxilios a los transeúntes, buscaban entregarle un petitorio con 100 mil firmas para derogar la ley al jefe de Gobierno.

Durante horas, los redoblantes siguieron exigiendo la reunión y a cada hora el acampe se hacía más numeroso. Finalmente, y viendo que hasta los propios empleados del edificio comulgaban con les trabajadores de la salud, los candados se abrieron. Mientras les 34 delegades de los hospitales entraban al edificio, cientos de residentes colgados en las rejas musicalizaban la escena. “Unidad de los trabajadores y al que no le gusta, se jode”.

La reunión fue difícil, cuenta Marina, residente y delegada del Cesac 36. “Primero pidieron que entráramos tres representantes, después diez y como nunca accedieron a que lo viéramos a Rodríguez Larreta, les dijimos: ´Si es con ustedes, pasa uno por hospital´».

Los funcionarios, encabezados por el secretario general Fernando Straface, acomodaron 34 sillas blancas en ronda y se dispusieron a escuchar. “Adentro nos pusimos muy firmes. Queríamos la suspensión, sí o sí, y no nos íbamos a ir sin nada por escrito”, cuenta Belén, delegada del Hospital Santojanni. Tras 90 minutos, salieron con el acta donde el gobierno se comprometía a dejar sin efecto la ley 2828 y “constituir una mesa de trabajo que contemple la participación de residentes y concurrentes a los fines de elaborar una nueva Ley”.

Al día siguiente todo fue un trámite. El primer proyecto que trató la Legislatura fue el que dejaba sin efecto la ley aprobada siete días atrás por la mayoría oficialista y, esta vez, fue votado por unanimidad.

Afuera, estalló el festejo.

5. Nadie va a volver igual a su hospital

Luego del enorme triunfo, residentes y concurrentes volvieron en la mañana del viernes a las guardias y fueron recibidos por las autoridades médicas con aprietes y una persecución que incluye listas negras. Quieren disciplinarnos y que estemos con la cabeza gacha, como era antes de toda esta lucha”, advierte Julián, quien comenta que en su Hospital, el Tornú, se vivieron situaciones muy violentas en las unidades de clínica médica.

Sin embargo, para Belén, en la última semana se activó algo que no se desarma rápidamente. “De esta lucha salimos con la disposición de no volver a aceptar condiciones de súper explotación laboral y con nuestros vínculos y nuestra organización fortalecida para seguir cuestionándolo todo”.

Angie coincide: “Nadie va a volver igual a su hospital”, asegura, y sus palabras parecen escucharse más allá de la General Paz. Durante este viernes, residentes y concurrentes de Provincia de Buenos Aires comenzaron un paro.

Salud.

lavacaTV

Las cosas que hay que hacer para trabajar – Capítulo 3

Publicada

el

La nueva serie documental de lavaca: el mundo de la autogestión en Argentina a través de ocho capítulos sobre experiencias recientes de diferentes cooperativas que lograron recuperar empresas vaciadas o quebradas por las patronales. Con dirección de Patricio Escobar, autor de La crisis causó 2 nuevas muertes. Ya disponibles los capítulos 1, 2 y 3.

Capítulo 3

Desde su eclosión en 2001, que sigue replicándose, las fábricas recuperadas tienen un marco jurídico precario. El proyecto de ley de Recuperación de Unidades Productivas es un mecanismo que los trabajadores presentaron por segunda vez en el Congreso, luego de que perdiera estado parlamentario en 2020. Las palabras de diputados y diputadas que expresan discursivamente la importancia de la ley. Una de ellas es Victoria Tolosa Paz, actual ministra de Desarrollo Social. Sin embargo, al día de la fecha, la ley no fue sancionada. Otro diputado, Leonardo Grosso, y la teoría de la “ceguera epistémica”.

Capítulo 2

Aceitera La Matanza fue la primera fábrica recuperada visitada por un presidente argentino durante su mandato. Alberto Fernández reconoció que siempre vio a las cooperativas como parte de la “economía informal” sin comprender que involucra otros modos de producción: “Ahora soy yo uno de los que tiene que convencer al resto de la Argentina de que la economía popular existe, y que hay que darle las herramientas para que siga creciendo”, dijo ante 2.000 trabajadoras y trabajadores. Sin embargo, durante la pandemia, la asistencia del Estado no fue la misma que para las empresas privadas. ¿Qué dice sobre esto? ¿Y qué le responden quienes trabajan?

Capítulo 1

Dos mil personas que integran empresas recuperadas de toda la Argentina se reúnen en un acto histórico en la Aceitera La Matanza. ¿Qué buscan? Impulsar el proyecto de Ley de Recuperación de Unidades Productivas que facilite que cooperativas de trabajo pongan en marcha empresas quebradas o vaciadas por las patronales. El movimiento lleva 20 años sin ley, pero ha recuperado no sólo trabajo sino también dignidad y vida, con 400 fábricas en el país que dan trabajo en total a más de 14 mil obreras y obreros. Su lema: Ocupar, resistir y producir

Las cosas que hay que hacer para trabajar Dirección: Patricio Escobar.
Producción integral de Cooperativa de Trabajo Lavaca: Claudia Acuña, Sergio Ciancaglini, Anabella Arrascaeta, Lina Etchesuri, Sebastian Smok, María del Carmen Varela, Franco Ciancagini, Lucas Pedulla.
Fotografía: Lina Etchesuri y Sebastian Smok. Cámara: Patricio Escobar, Guillermo Guevara, Sebastian Smok.
Música: Guido Donato y Tomás Lobov.
Edición: Damián Finvarb.

Seguir leyendo

Nota

Histórico: el martes comenzará el nuevo juicio por el femicidio de Lucía Pérez

Publicada

el

El próximo martes 7 de febrero comienza el nuevo juicio por el femicidio de Lucía Pérez, asesinada en Mar del Plata en octubre de 2016. Tenía 16 años. Fue el caso que impulsó el primer Paro de Mujeres del país y que motivó un juicio escandaloso en 2018 cuyo fallo fue anulado por la Cámara de Casación de la provincia de Buenos Aires, que ordenó que el proceso se realice nuevamente. Uno de los argumentos de la anulación: “No olvidemos que en esta instancia no se está juzgando a la víctima (como pareciera estar ocurriendo) sino a los eventuales victimarios”.

En aquel juicio se condenó a los acusados por “tenencia de estupefacientes con fines de comercialización agravado por ser en perjuicio de menores de edad y en inmediaciones de un establecimiento educativo”, y no por el crimen. Casación ratificó esa condena, pero ordenó que ahora se realice nuevamente el juicio por femicidio. Detalles sobre la jornada preparatoria del juicio.  

Esta nueva e histórica realización de un juicio por femicidio comenzará a las 9 de la mañana del martes 7 de febrero en el Tribunal en lo Criminal N° 2 de Mar del Plata, en Almirante Brown 2046. Los jueces a cargo del nuevo Tribunal son Roberto Falcone, Gustavo Fissore y Alexis Semaz. El fiscal del caso es Leonardo Arévalo. 

Los acusados son Matías Farías (28 años) y Juan Pablo Offidani (47 años), quienes el 8 de octubre de 2016 llevaron a Lucía a la sala de salud de Playa Serena: llegó muerta. Farías será defendido por la abogada oficial María Laura Solari; Offidani, por el abogado particular César Sivo. Se estima que las audiencias se extenderán hasta el 1º de marzo.

Imagen de los tres acusados durante el juicio de 2018, que ahora se realizará nuevamente. Maciel (de anteojos) falleció luego de ser absuelto. Offidani y Farías fueron condenados a 8 años por narcotraficar droga cerca de las escuelas, pero no por el femicidio. Fotos: Romina Elvira para lavaca

¿Por qué un nuevo juicio?

Farías y Offidani fueron apresados el 9 de octubre de 2016, un día después del femicidio. El tercer detenido fue Alejandro Maciel, 61 años, acusado de encubrimiento agravado por ayudar al lavado del cuerpo muerto.

En 2018 fueron juzgados ante el Tribunal Oral en lo Criminal N°1 de Mar del Plata.  Farías y Offidani fueron condenados a ocho años de prisión y a pagar una multa de 135 mil pesos por el delito de “tenencia de estupefacientes con fines de comercialización agravado por ser en perjuicio de menores de edad y en inmediaciones de un establecimiento educativo”. Desde entonces están detenidos. El tercer acusado, Maciel, fue sobreseído, y murió tiempo después de cáncer.  

Pero ninguno de los tres fue condenado por el femicidio. Como si Lucía y su muerte no hubieran existido.

Aquel juicio que tuvo un desarrollo vergonzoso, con jueces que parecían más empeñados en cuestionar a la niña asesinada que en juzgar a los autores del crimen. A eso se agregó el tono machista, misógino, indiferente hacia la víctima y la familia, y totalmente consistente con una mirada que históricamente ha relegado a las víctimas de femicidios y de actos de violencia contra las mujeres.

Por esa sentencia la familia de Lucía exigió dos cosas, que se lograron:

  1. El fallo por el juicio de 2018 se apeló y en agosto del 2020 la Sala IV de la Cámara de Casación de la Provincia de Buenos Aires resolvió anularlo. Confirmó la condena por la venta de drogas, pero ordenó que se haga este nuevo juicio por el femicidio.  
  • Además, en marzo se concretará un juicio político (jury) a los jueces del Tribunal: Pablo Viñas y Facundo Gómez Urso por “negligencia, incumplimiento del cargo y parcialidad manifiesta”. El tercer juez,Aldo Carnevale, quedará impune porque consiguió la jubilación anticipada del gobierno de María Eugenia Vidal para evitar el enjuiciamiento. El jury será llevado adelante por el parlamento bonaerense

Al anular el fallo del juicio de 2018 la Cámara de Casación bonaerense instaló un precedente histórico para que el Poder Judicial deje de ser parte del sistema que consagra la impunidad y la estigmatización de las mujeres.

Los jueces del fallo anulado. Aldo Carnevale (que logró a tiempo su jubilación por parte del gobierno de María Eugenia Vidal), Pablo Viñas y Facundo Gómez Urso. La Cámara de Casación anuló el fallo estigmatizante y vergonzoso que firmaron sobre el caso de Lucía Pérez, y en marzo Viñas y Gómez Urso serán sometidos a juicio político. Fotos: Romina Elvira para lavaca

¿A quién se juzga?

Uno de los fundamentos de esa anulación plantea: “No olvidemos que en esta instancia no se está juzgando a la víctima (como pareciera estar ocurriendo) sino a los eventuales victimarios”.

Además el Tribunal señala que el Estado se comprometió a prevenir y erradicar la violencia machista, y que “estas normas imponen a quienes tienen la tarea a su cargo, tener en consideración el contexto en el que ocurren los hechos, realizar un análisis de los mismos, determinar el encuadre jurídico apropiado, y valorar la prueba con perspectiva de género”.

En ese sentido pareció inexplicable que el Tribunal de Mar del Plata que juzgó en primera instancia el femicidio se haya enfocado en “indagar en la personalidad, actitudes y comportamientos anteriores de la víctima, su forma de relacionarse con los hombres, su vida social, su carácter, y en distinguir la conducta de los imputados, y a partir de allí, considerar si Lucía había consentido el acceso carnal”.

Describe la Cámara de Casación a ese foco estigmatizante puesto sobre la víctima como “un despropósito”.

Marta Montero y Guillermo Pérez: los padres de Lucía. Fotos: Romina Elvira para lavaca

La audiencia preparatoria

Durante la mañana de este jueves se desarrolló la audiencia preparatoria del juicio. Los padres de Lucía (Marta Montero y Guillermo Pérez) pidieron que el proceso sea transmitido por Youtube. Además solicitaron que el Tribunal no esté vallado, dado que el pedido de justicia será acompañado desde la calle por organizaciones sociales, sindicales y otras familias de víctimas de femicidios. Desde la Ciudad de Buenos Aires y La Plata está previsto que salgan grupos para acompañar el inicio de un proceso histórico.

Las defensas de los acusados se mostraron contrarias a ambos pedidos, que los jueces deberán resolver. Por su parte, los imputados pidieron no estar presentes en la sala.  

En este nuevo proceso no hay una nueva instrucción, por lo que no hay nuevas pruebas ni nuevos testigos (que serán alrededor de 50). La primera jornada, el martes 7 de febrero, se iniciará con la declaración de la familia de Lucía. Durante la primera semana que será corta (el viernes 10 no habrá audiencia) se espera que declaren alrededor de 20 personas. Lo que está en juego es la posibilidad de ver en la práctica si finalmente habrá justicia.

Seguir leyendo

lavacaTV

Las cosas que hay que hacer para trabajar – Capítulo 2

Publicada

el

La nueva serie documental de lavaca: el mundo de la autogestión en Argentina a través de ocho capítulos sobre experiencias recientes de diferentes cooperativas que lograron recuperar empresas vaciadas o quebradas por las patronales. Con dirección de Patricio Escobar, autor de La crisis causó 2 nuevas muertes. Ya disponibles los capítulos 1 y 2

Capítulo 2

Aceitera La Matanza fue la primera fábrica recuperada visitada por un presidente argentino durante su mandato. Alberto Fernández reconoció que siempre vio a las cooperativas como parte de la “economía informal” sin comprender que involucra otros modos de producción: “Ahora soy yo uno de los que tiene que convencer al resto de la Argentina de que la economía popular existe, y que hay que darle las herramientas para que siga creciendo”, dijo ante 2.000 trabajadoras y trabajadores. Sin embargo, durante la pandemia, la asistencia del Estado no fue la misma que para las empresas privadas. ¿Qué dice sobre esto? ¿Y qué le responden quienes trabajan?

Capítulo 1

Dos mil personas que integran empresas recuperadas de toda la Argentina se reúnen en un acto histórico en la Aceitera La Matanza. ¿Qué buscan? Impulsar el proyecto de Ley de Recuperación de Unidades Productivas que facilite que cooperativas de trabajo pongan en marcha empresas quebradas o vaciadas por las patronales. El movimiento lleva 20 años sin ley, pero ha recuperado no sólo trabajo sino también dignidad y vida, con 400 fábricas en el país que dan trabajo en total a más de 14 mil obreras y obreros. Su lema: Ocupar, resistir y producir

Las cosas que hay que hacer para trabajar Dirección: Patricio Escobar.
Producción integral de Cooperativa de Trabajo Lavaca: Claudia Acuña, Sergio Ciancaglini, Anabella Arrascaeta, Lina Etchesuri, Sebastian Smok, María del Carmen Varela, Franco Ciancagini, Lucas Pedulla.
Fotografía: Lina Etchesuri y Sebastian Smok. Cámara: Patricio Escobar, Guillermo Guevara, Sebastian Smok.
Música: Guido Donato y Tomás Lobov.
Edición: Damián Finvarb.

Seguir leyendo

LA ÚLTIMA MU. Crecer, crear, cooperar

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo más leido

Anticopyright lavaca. Todas nuestras notas pueden ser reproducidas libremente. Agradecemos la mención de la fuente.