Sigamos en contacto

Actualidad

Ley Ómnibus: Camarazo contra la represión 

Publicada

el

Frente al Congreso se organizó un “Camarazo” como reclamo contra la violencia policial que vienen sufriendo no solo manifestantes, sino especialmente quienes realizan la cobertura periodística de lo que sucede. Las características del nuevo gas que utilizan las fuerzas de seguridad, detalles de lo que ha venido ocurriendo y lo que significa un nuevo atentado a la libertad de expresión.

Texto: Francisco Pandolfi

El fondo es el mismo: el Congreso de la Nación Argentina. 

Pero esta vez, una multitud de reporteras y reporteros gráficos no están con cascos que recubren sus cabezas; ni con antiparras o anteojos para soldar que les protejan sus ojos; ni pañuelos ni barbijos que resguarden sus bocas; ni máscaras de gas que atajen un químico tan desconocido como asfixiante. 

En el Camarazo convocado este mediodía desde la Asociación de Reporteros Gráficos de la República Argentina (ARGra), la Federación Argentina de Trabajadores de Prensa (FATPREN) y el Sindicato de Prensa de Buenos Aires (SiPreBa), las caras están descubiertas, las cámaras están alzadas y el grito es al unísono: basta de represión a las y los trabajadores de prensa. Basta de balas de goma, basta de gases. 

Y advierten: “Nuestros ojos miran”. 

“No estamos en guerra”

“Este protocolo no es para una ciudad como Buenos Aires, no estamos en guerra, no es Palestina, no es Ucrania ni Rusia. Como reporteros gráficos no debemos estar vestidos como soldados con chalecos, cascos de kevlar y máscaras de gases. Tampoco creo que las marchas deban tener esa vista de los reporteros gráficos, preparados para un enfrentamiento; estamos sentando un precedente de que ahora sí pueden disparar a mansalva porque estamos protegidos. Pareciera que quieren implantar lo mismo que sucedió en Chile, donde tiraron de todo y con todo”, define el fotógrafo Juan Pablo Barrientos.  

Entre las coberturas del miércoles, jueves y viernes por las manifestaciones contra la Ley Ómnibus que impulsa el Ejecutivo, hubo alrededor de 60 heridos, y más de la mitad fueron trabajadores de prensa, a manos de las distintas fuerzas federales que desplegó la ministra de Seguridad Patricia Bullrich en la plaza del Congreso –Gendarmería, Prefectura, Policía Federal, Guardia de Infantería Aeroportuaria y Policía de seguridad Aeroportuaria–.

“No quieren que la sociedad se entere”

Susi Maresca, reportera gráfica y fotógrafa documentalista, recibió tres balazos de goma. Repudia: “Estamos acá para denunciar todas las violaciones a los derechos humanos. Estamos siendo objetivo de la violencia estatal y policial, porque no quieren que mostremos lo que vemos, que la sociedad se entere de lo que está pasando y de qué modo quieren aprobar esta ley, en detrimento de nuestros derechos humanos y naturales”.

Ley Ómnibus: Camarazo contra la represión 

Susi Maresca, una de las fotógrafas reprimidas.

Rodrigo Ruiz integra la revista Cítrica y es otro de los fotógrafos que fue reprimido con balas de goma. “De un momento a otro, sobre esta misma plaza donde estamos ahora parados, recibí tres disparos de la Policía Motorizada Federal, que me dejaron bastante shockeado. Fue la primera vez que me sucedió en todos estos años de laburo”. 

Ley Ómnibus: Camarazo contra la represión 

La represión a la prensa, en una foto.

El después, no fue menos traumático: “El caudal de sangre que corría sobre mi pierna era considerable. En una posta sanitaria me limpiaron la herida y un compañero me llevó al hospital Ramos Mejía, donde la guardia estaba sin atención administrativa y solo había un médico. Fui al hospital público de Wilde donde me hicieron unos Rayos X y se demostró que tenía alojado un perdigón. Cuando pedí que me lo sacaran, respondieron:
’Tu vida no está en riesgo y para retirarla necesitamos la orden de un juez’. Al día siguiente fui a la Procuraduría contra la Violencia Institucional a realizar la denuncia y me remitieron al cuerpo médico forense en el cual consta la sugerencia del fiscal de retirar el objeto.
Sin embargo, ahí tampoco me extrajeron la bala porque en ese lugar no había ‘herramientas para tratar a gente’, así que la bala me la terminó sacando una persona conocida”. 

Ley Ómnibus: Camarazo contra la represión 

Rodrigo Ruiz, reportero gráfico que sufrió tres balazos de goma.

Libertad de expresión

En el Camarazo, hay una canción que se repite en loop: “Unidad de los trabajadores, y al que no le gusta, se jode, se jode”. También se canta contra Patricia Bullrich, responsable política de la acción policial: “Este Camarazo tiene una razón muy puntual, que es el atentado a la libertad de prensa por parte de las Fuerzas de Seguridad que atacaron indiscriminadamente a un montón de colegas de diferentes formas, no solo con balazos de goma, sino también con gases lacrimógenos. Hay que visibilizar este avance ilegal”, expresa Gabriela Salomone, docente de ARGRA. Completa: “Hay una campaña de amedrentamiento y miedo. Nadie está buscando violencia, ni enfrentamiento, simplemente queremos registrar lo que está ocurriendo. Somos fotógrafas y fotógrafos trabajando, nada más”.

Analiza Mariana Nedelcu, fotógrafa freelance: “No podemos documentar con libertad, hay claramente un ataque dirigido hacia la prensa”.

¿Qué es lo que más te sorprendió de estos días de represión? 

–Varias cuestiones. Por un lado, esta especie de ensañamiento con nosotros; el hecho de no dejarnos mostrar lo que está pasando; por otro lado, el uso de este gas que no sé ni cómo llamarlo. Es muy fuerte y ha anulado a varios compañeros y compañeras, ya que te impide ver correctamente. Sin ir más lejos, en una de las jornadas de la semana pasada ligué gases sin haber estado de frente, sino de rebote. Durante toda la jornada no vi bien, hice fotos sin saber si estaba enfocando o no. Además de la vista, quema la piel, arde y dura muchísimas horas, algo que antes no era así. Realmente no te permite trabajar. Lo otro que me llamó la atención es la presencia ridícula, absurda y desmedida de la cantidad de Fuerzas de Seguridad alrededor del Congreso. No tiene explicación más que un show que están haciendo, en el que nos encierran con unas coreografías que antes no se veían.

Hablaste de ensañamiento. ¿La prensa fue un flanco a apuntar directamente? 

–Sí, porque si bien han reprimido a todo el mundo, no solo a los trabajadores de prensa, es un dato objetivo que hay un número muy grande que fue agredido y reprimido; los datos lo demuestran, hay un ataque directo que tiene que ver con no dejarnos documentar, que es lo que debemos hacer y vamos a seguir haciendo.

Actualidad

Triunfo en Jujuy: liberan a los presos por tuitear

Publicada

el

El juez dictaminó este lunes la liberación de Nahuel Morandini y Roque Villegas, detenidos desde el 5 de enero por tuitear sobre el ex gobernador de Jujuy Gerardo Morales. Sin embargo, una arquitecta también es perseguida en la causa, debido a un comentario en WhatsApp. Los porqués de la liberación y el cambio de opinión del fiscal y el alivio de los familiares, que no bajan la guardia: “La lucha continúa porque esta causa escandalosa, que nunca debió haber existido, sigue en pie y queremos lograr el sobreseimiento”.

Texto: Francisco Pandolfi

“Mi hijo estará libre, libre”, comparte del otro lado del teléfono, en el campo, con poquísima señal, pero con muchísima emoción, Norma, la mamá de Nahuel Morandini (en la foto junto a su hijo, nuera y nietas).

“Sufrimos horrores estos días. Tengo alegría y también una sensación rara, porque esto no terminó todavía; pero sé que esta noche mi hijo va a dormir en su casa, en su cama y va a poder abrazar a sus hijas”, relata a lavaca con una alegría que percibe de solo escucharla. 

Nahuel, junto con Roque Villegas, desde el 5 de enero pasado están presos en la Unidad Penal N°1 del barrio Gorriti, en San Salvador de Jujuy, porque un día antes (obsérvese la celeridad del Poder Judicial cuando así lo quiere) la esposa de Gerardo Morales, Tulia Snopek, hizo una denuncia por daños psicológicos a su hija de dos años.

Triunfo en Jujuy: liberan a los presos por tuitear

Roque Villegas, el otro detenido que podrá finalmente ser liberado. La causa pretende ahora incluir a una arquitecta, acusada por un comentario en un grupo privado de WhatsApp.

Roque, trabajador independiente, había compartido un flyer. Nahuel, docente universitario, había escrito este tweet: “Hace ya varios años que en Jujuy se hace el carnaval de los tekis (una estafa en la que caen los turistas). Pero este año no se hace. Y todo parece que es porque uno de los tekis le enseña a tocar la quena a la mujer del ex gobernador. Imposible aburrirse en kukuy”. Un día después de la denuncia, ambos fueron citados a una audiencia y los detuvieron acusándolos de delitos de daños y “supresión y suposición del estado civil y de la identidad civil”. Además, les dictaron prisión preventiva por 60 días.

El sentido de la libertad

En la calle, en los medios de comunicación y en los tribunales, la actividad fue permanente para buscar la libertad, pronto a consumarse tras 52 días en prisión. 

Esta mañana se realizó una audiencia a pedido del fiscal Walter Rondón y el juez Salvador Ortiz confirmó el cese de la prisión preventiva y la libertad. La querella de Tulia Snopek, al igual que el Poder Ejecutivo provincial, se opusieron a la decisión judicial. 

Triunfo en Jujuy: liberan a los presos por tuitear

Conferencia de prensa de organismos de derechos humanos en Jujuy, por la libertad de Morandini y Villegas, detenidos durante casi dos meses.

“Después de muchos reclamos y de presentaciones internacionales, logramos que cese la prisión preventiva, pese a que se opuso toda la querella; el juez entendió que no había motivos para que siguieran detenidos y ordenó su libertad que debe suceder en el día de hoy”, cuenta Lucía, la pareja de Nahuel y artífice central en la pelea que dieron familiares y amigos. Agrega, desde la puerta del penal: “Esto es un alivio, pero la lucha continúa porque esta causa escandalosa sigue en pie, sigue el proceso, y queremos lograr el sobreseimiento; esta causa nunca debió haber existido”.

A su lado está Norma Vega, hermana de Roque Villegas. Sostiene un cartel que exige: “Libertad inmediata”. Le dice a lavaca: “Estoy contenta por su libertad y por volver a vivir con sus hijos y con mi mamá”. No es de hablar demasiado, Norma, pero sí hablan sus ojos, emocionados y cansados por estos casi dos meses. “Hubiese sido bueno que sea antes la liberación, ya que casi se llegó a los 60 días de la prisión preventiva. Ahora estamos esperando verlos; están haciendo el tramiterío de papeles y en el transcurso de la tarde van a salir. Estoy feliz, voy a tener a mi hermano libre”. 

El bozal legal

Adrián Iconomovich es abogado de la familia Villegas. Su voz, ahora sí, suena calma: “Más que nada estamos aliviados”. Profundiza sobre la buena noticia: “El fiscal pidió la liberación en base a los argumentos que ya habíamos planteado en su momento, que no había peligro de fuga ni entorpecimiento en la investigación; lo hemos repetido hasta el cansancio. El fiscal dice ahora que ya no hay elementos para seguir produciendo pruebas; es el mismo fiscal que solicitó la prisión preventiva el que solicita la liberación…”. ¿Por qué el cambio? “Porque hubo mucha presión mediática”.

En cuanto a la audiencia de hoy, subraya: “Pedí una aclaratoria porque se determina que ninguno de los dos asistidos se puede acercar al domicilio; he pedido que se aclare cuál es la dirección, porque ni siquiera la conocemos y podemos quedar en una emboscada procesal; sin saber, ellos pueden estar cerca de la casa y así revocarse la libertad otorgada”.

El “domicilio” al que hace mención el abogado es el de Gerardo Morales. No puede pronunciar su nombre ni apellido porque tanto a los letrados defensores, como a los acusados y sus familiares y amigos, el Poder Judicial jujeño les impuso un bozal legal, que les prohíbe nombrar públicamente a Morales, su esposa y su hija. 

Otra persona perseguida

¿Cuáles son los pasos a seguir? “La causa sigue y ahora están investigando a una arquitecta; la semana que viene tenemos el control de acusación y al cierre de eso se eleva la causa a juicio; nosotros nos vamos a oponer a eso, tenemos muchos planteos para realizar al respecto”.

La arquitecta se llama Lucía González y sobre ella existe una orden de detención. ¿El motivo? En un grupo privado de Whatsapp habló sobre la supuesta infidelidad de la mujer de Morales. La decisión la dictaminó Pablo Pullen Llermanos, el mismo juez que encarceló a Nahuel y a Roque. Lucía es amiga de la pareja de Nahuel y madrina de una de sus hijas.

Al respecto, Norma, la mamá de Nahuel, reflexiona: “Estos casi dos meses les hicieron la vida imposible; los tuvieron en celdas de castigo, sin baño, comiendo con las manos a oscuras, desnudos. Solamente por el capricho de este personaje que ahora está persiguiendo a otra persona por bromear en un grupo de WhatsApp. Se meten con la privacidad de las personas. Le hace mucho daño a esta provincia, que siempre ha sido tranquila, vivíamos en paz, con gente sencilla, solidaria. Pero a partir de los últimos años tenemos miedo a su persecución”.

Culmina: “Hoy estoy feliz, porque hace 52 días que vivo angustiada, no le deseo a nadie pasar por esta situación. A la persona que hizo la denuncia le escribí una carta implorándole, rogándole como madre que ella también es, pero no le interesó; siguió con el capricho de hacernos daño y pedir una condena de 8 años. Sí, de 8 años por escribir un tuit. Lo único que espero, además de abrazar a mi hijo en libertad, es que esta gente deje de hacernos mal y que Jujuy pueda tener una justicia real, fundamental para la vida en democracia”.

Seguir leyendo

Actualidad

Precarizados y al borde del despido: así se apaga el fuego en Chubut

Publicada

el

Mientras el incendio que se inició en el Parque Nacional Los Alerces en Chubut ya quemó cerca de 8 mil hectáreas y las autoridades afirman que el fuego por el momento está detenido, cientos de brigadistas y de otras áreas de los Parques Nacionales trabajan sin contrato laboral. La posibilidad de quedarse sin empleo por un decreto de Milei y el incumplimiento de Cabandié que lo podría haber evitado. La falta de respuestas de este gobierno que vacía al Estado y la pregunta sobre quién se beneficia con las llamas. Ganar al truco como forma de conservar el puesto, en un pasado donde la precarización era incluso mayor.

Desde Esquel. Texto: Francisco Pandolfi /Fotos: Nicolás Palacios

El 25 de enero a las 22.30 dos focos comenzaron el incendio en el Parque Nacional Los Alerces, que arrasó con alrededor de 8 mil hectáreas. Es la quinta vez en los últimos años (2008, 2015, 2016, 2023 y 2024) que se quema el mismo Parque; en total, cerca de 20 mil hectáreas

“El Parque está todo quemado”, dice Estela, personal técnico de Los Alerces, a cargo del área de pobladores. Está sentada en una de las miles de sombritas de esta inmensidad que cautiva a los ojos por tanta belleza, y que los hace trizas cuando lo que se ve es fuego y cenizas. En su sector laboral hay una sola persona: ella, únicamente, es el nexo con las 39 poblaciones y 57 familias que habitan el Parque Nacional.

Estela, en medio del fuego, está sin contrato.

Y no es la excepción, sino la regla.

“En total, en el Parque Nacional los Alerces somos 112 trabajadoras y trabajadores. Nada más que 112 personas para cubrir un área de más de 250 mil hectáreas, así que tenemos falencias por todos lados. Por lo menos, necesitaríamos más de la mitad, como para empezar”. 

Precarizados y al borde del despido: así se apaga el fuego en Chubut

Estela trabaja en Los Alerces hace 13 años / Foto: Nicolás Palacios para lavaca

“Estamos en el aire”

No es el único problema la falta de personal. “35 brigadistas y 16 técnicos y administrativos estamos sin contrato. Yo hace 13 años que trabajo acá, tengo compañeros que están hace 20 y nunca nos pusieron en planta permanente. Siempre tuve contratos anuales, pero nuestra situación cambió tras el decreto firmado por el presidente Javier Milei”. A fines de diciembre, dio de baja los contratos del Estado firmados en 2023 y exhorta a que sólo podrán renovarse hasta 90 días. “El DNU dice hasta marzo, pero no firmamos nada, ni por tres meses. No tenemos ninguna comunicación oficial, nada que avale de manera formal que seguimos trabajando”.

Desde la asunción del nuevo gobierno, la Administración de Parques Nacionales (APN) está acéfala. Hasta el momento, no hay nadie que conduzca el organismo. En cuanto al Parque Nacional Los Alerces en particular, vive una situación parecida, ya que como no hay nadie nombrado oficialmente, el guardaparque Danilo Hernández Otaño es el intendente interino. “Es una locura la situación, la mitad del parque se quedaría sin empleados. Estamos en el aire y sin autoridades”, cuenta Estela.

Hernán Mondino conforma la Brigada de Incendios, Comunicaciones y Emergencia (ICE) del Parque Nacional Los Alerces. Acaba de bajar del helicóptero luego de otro día larguísimo combatiendo al fuego. Es delegado de sus compañeros, que como él, tampoco tienen contrato. “No sólo los de este Parque; los más de 600 brigadistas a nivel nacional estamos en la misma situación de precariedad laboral; así subimos a apagar el incendio”.

“Nosotros firmamos un contrato anual a la salida de la gestión anterior, el decreto 84 de Milei dio de baja esos contratos y puso un periodo de revisión hasta marzo, pero no firmamos nada. No nos echaron y nos siguen pagando… de ahí andamos agarrados por ahora”. ¿Qué significa estar sin contrato, en relación a si se lastiman por ejemplo? “No sabemos. Por tema de seguros y ART nos dijeron que sigue todo vigente, pero es un gris”.

Hernán, delegado que se puso al hombro el reclamo / Foto: Nicolás Palacios para lavaca

Sin respuestas

Tanto el Servicio Nacional de Manejo del Fuego, como la Autoridad de Parques Nacionales, dependen de la secretaría de Deportes, Turismo y Ambiente, desde hace días a cargo de Daniel Scioli. La cartera está bajo la órbita del Ministerio del Interior, comandado por Guillermo Francos. “Pedimos una reunión con Francos por la apertura de paritarias y no hubo ninguna respuesta para establecer con claridad la situación en la que estamos ahora. Te van llevando a definir situaciones más extremas. La temporada pasada hicimos seis, siete paros y sabemos bien que cuando se apague el fuego, olvidate: menos bola nos van a dar”.

La incertidumbre laboral es uno entre varios reclamos que encabezan las y los brigadistas, que en asamblea decidirán en las próximas horas los pasos a seguir. “Que aparezcan todos los recursos cuando hay incendios y antes no, debe ayudar a reflexionar un montón de cuestiones. En el sistema de incendios forestales el brigadista es el principal elemento, pero somos los principales precarizados. Es necesario un proyecto con los trabajadores adentro, con plenos derechos. Hoy no es que sobra nada, pero pedís un pantalón y te dan el pantalón; pedís borcegos y te dan borcegos… son cuestiones elementales que deben brindarse antes, ¿por qué esperar a que haya un incendio para que te den la ropa adecuada? En cuanto a infraestructura estamos mal, tenemos un baño para treinta personas”.

Todo tiempo pasado fue peor

Hernán tiene 39 años y repasa los derechos conquistados, así como de dónde se partió hasta llegar a la actualidad. “La visibilidad que tuvimos en los últimos años transformó lo que era el rol del brigadista, che pibe del guardaparque. Si había que ordenar la seccional, ahí iba el brigadista, lo mismo para cortar el pasto. Al protestar porque hoy los contratos son anuales, debemos recordar que hasta hace cuatro años eran trimestrales. Y no sólo eso, años atrás los hacían jugar al truco por el contrato”

¿Cómo que los hacían jugar al truco?

–Sí, la precariedad era total; el que ganaba se quedaba contratado, el que perdía, afuera.

Recuerda Estela: “Eso pasaba hace diez años atrás, o menos; los contratos eran por temporada; hubo muchísimo trabajo de ATE y de los trabajadores para revertir eso”.

Suma Hernán: “En la última gestión de Cabandié pasaron a ser contratos anuales. Sin embargo, la pelea de fondo es el pase a planta. En un discurso, Cabandié dijo que nos iba a pasar a planta, pero nunca lo hizo. Recién al final de la gestión se abrió el reconocimiento del Estado a la necesidad de pasar a planta a 450 brigadistas de todo el país, cuando a nivel nacional somos 600. Todo quedó en la nada y ahora con este gobierno…”.

Completa Estela: “El trabajador estatal va a la par de la política pública, y por eso los recortes de Milei; si no hay política pública, ¿para qué nos quiere?”. Reflexiona: “Más allá de lo que fue el gobierno de Alberto, no puedo creer que no hayamos pasado a planta todos los trabajadores del Estado en un gobierno que cree en el Estado. Dejaron una parte muy importante descuidada, al laburante, al efector de la política pública. Nos subieron el sueldo, nos mejoraron de categoría y eso fue muy importante, pero no alcanza. Nos dejaron en banda los gobiernos anteriores, no identificaron nuestra importancia”.

Estela tiene 47 años, un hijo y una hija, cuyos nombres lleva tatuados en la piel. Vela por ambos. “Todos los trabajadores que no estamos en planta permanente tenemos otra changa, un plan B por la incertidumbre de quedarnos sin laburo. Y ahora más que nunca. Soy costurera y me puse a trabajar más por si me quedo sin empleo”.

Precarizados y al borde del despido: así se apaga el fuego en Chubut

Una cuadrilla de brigadistas recién aterrizados / Foto: Nicolás Palacios para lavaca

Una pepa de oro

Según comunicaron desde el Parque Nacional Los Alerces, el fuego se encuentra “detenido en fase de control”, que significa que el frente de avance se detuvo “a raíz de los trabajos realizados o por efectos meteorológicos”. E informan que “284 personas están asignadas al terreno para el combate con herramientas manuales y fajas cortafuegos; con el apoyo de maquinaria vial y autobombas para evitar nuevos focos secundarios”. Sigue habiendo algunos prendidos, aunque están contenidos. Permanentemente se realiza una guardia de cenizas para evitar la multiplicación de nuevos fuegos.

Datos oficiales confirman que el 95 % de los incendios son causados por actividad humana. Este incendio, para todas las fuentes entrevistadas en esta cobertura, fue intencional, pero no hay ninguna prueba que demuestre quién fue ni por qué. “No hay dudas de que fue intencional por el lugar donde fue, que no es accesible para cualquier persona y porque se prendieron dos focos juntos –opina Hernán–. La cuestión está en saber cuál es la motivación y para eso es importante analizar el historial de los incendios en Alerces, que ya fueron varios; de hecho, en esa misma zona donde empezó, el año pasado apagamos un par de focos”. 

Añade Estela: “Fue intencional porque el área que se prendió no es de uso público, son áreas de pobladores; quien lo hizo debió conocer muy bien la zona. Todos los incendios anteriores tuvieron características similares: sabían que habría viento y que los días siguientes haría mucho calor, las condiciones perfectas para que el fuego se propague”.

Hernán profundiza sobre otro elemento: “A la intencionalidad se suma el cambio climático, la sequía, la disponibilidad de combustible; antes los incendios eran más controlables, hoy explotan por la desertificación del suelo. La palabra para definir este incendio es que el fuego se escurre, vos le hacés la faja, le hacés de todo y el fuego se escurre igual… el campo está seco, tocás al pasto y hace ‘crack’, entonces se prende al toque”.

¿Quién gana con este fuego?

–Hernán: Pienso, le busco la vuelta y no la encuentro; porque el tema inmobiliario en Parques no tiene sentido, ya que no se puede vender la tierra, es área protegida. En cuanto a negocios, por lo menos con las leyes actuales, hoy no podés hacer nada.

–Estela: No lo sé. Si vos me decís que los incendios empezaron en la era de Milei, y… te diría que la provincia podría tener sus intereses, porque el DNU habla de la posibilidad de la descentralización de organismos nacionales a las provincias, y Chubut siempre tuvo interés de crear un parque provincial. Los Alerces es una pepa de oro para todo el mundo, todos se lo pelean. Sin embargo, esto no empezó con Milei: este parque está todo quemado y no puede seguir quemándose.

¿Las flotas de aviones y helicópteros son estatales? 

–Hernán: No. Hasta mediados de enero no estaban disponibles los aéreos; son empresas contratadas, tercerizadas. Ahí entra la discusión plenamente política, por qué no los tenés vos como Estado, por qué no te armás de una flota hidrante que tenga capacidad de respuesta propia.

Las jornadas arrancan a las 7 y terminar cerca de las 18 / Foto: Nicolás Palacios para lavaca

Una hijaputez

El ex vicepresidente del Parques Nacionales (2015-2019), Emiliano Ezcurra, declaró en la Revista Gente que “muchas veces la forma de protestar contra el gobierno o una política de gobierno contraria a los parques nacionales o a la reducción de presupuesto para brigadistas puede generar que algunos individuos tomen venganza prendiendo fuego el bosque. Los contratos de brigadistas se renovaron solo hasta fines de marzo, entonces en protesta contra esa precariedad laboral es muy probable que haya pasado esto”.

Le responde el delegado de los brigadistas: “Quieren tener una respuesta rápida a una situación de mierda de la que en realidad no saben nada; buscan pegarle al que le sirve discursivamente, es parte del debate bajo de la política. Lo que debemos pensar es si estamos como sistema de incendio a la altura, si están los recursos disponibles y si hay políticas de incendio”. Luego de la respuesta racional, le deja paso al sentir: “Me da mucha bronca lo que dijo, porque es un montón de entrega; te duele la rodilla y tenés que patear igual; te duele algo, e igual tenés que cargar las herramientas. Este tipo simplifica lo que hacemos, diciendo que ves un humito, mandás el dron y después te tirás encima y listo, como si fuera soplar y hacer botella”.

Foto: Nicolás Palacios para lavaca

Contesta Estela, directo al ex funcionario: “Los trabajadores de Parques no prendemos fuego, lo apagamos. Después que se fije la Justicia quién lo prende. Fue una hijaputez lo de esta persona, más con la situación laboral en la que estamos”. La Justicia no tiene novedades sobre la causa de este incendio. Ni tampoco sobre los fuegos anteriores. “Como se asume que son intencionales y algún día se van a cortar, no se invierte en la prevención, en la conservación. Hay que encontrar a quien los prende, pero nunca los agarran… O sea, ninguno es ninguno, en todos los incendios anteriores estamos como en este, no se supo ni se sabe nada”.

Cuidar la naturaleza y a quien trabaja

En el Parque Nacional Los Alerces hay flora y fauna autóctona, hay lagos y ríos, hay montañas y poblaciones.

Y también hay laburantes precarizados, sin contrato y conectados con su hábitat.

Como Estela, que hace unos años se mudó al Parque Nacional Los Alerces: “Después del incendio habrá que esperar que crezcan los árboles; sabemos que se llenará de plantas exóticas, no nativas, y eso es grave; todo es grave, irrecuperable. Nadie que viva hoy va a volver a ver el bosque como fue. Ver al Parque quemado es lo más triste del mundo”.

Como Hernán, que nació en la localidad bonaerense de Berazategui y que eligió la Patagonia hace trece años: “Vine acá por los bosques, por los lagos, por la tranquilidad, por la paz; todo eso está en la naturaleza, hay que entender que somos parte, que hay que cuidarla. Y que otro norte, también, debe ser cuidar al que labura”.

Precarizados y al borde del despido: así se apaga el fuego en Chubut

Por estas horas, en asamblea decidirán los pasos a seguir / Foto: Nicolás Palacios para lavaca

Seguir leyendo

Actualidad

Un mes en prisión por tuitear

Publicada

el

Desde el 5 de enero, Nahuel Morandini y Roque Villegas están privados de su libertad en la Unidad Penal Nº1 del barrio Gorriti, de San Salvador de Jujuy. Les dictaron “prisión preventiva” durante 60 días, adjudicándole figuras utilizadas para delitos de lesa humanidad. El rol de la Justicia, las irregularidades de la causa y las denuncias a organismos internacionales. Los sentires de la familia de Nahuel y una carta de puño y letra escrita por Roque desde el penal.

Texto: Francisco Pandolfi

Marcelo Nahuel Morandini, docente, papá de dos hijas. Humberto Roque Villegas, emprendedor independiente, papá de cuatro hijos. Desde el 5 de enero están presos. 

Presos por tuitear. 

A fines de diciembre, igual que otras cientos de personas, publicaron en sus redes sociales ironías contra el ex gobernador de Jujuy, Gerardo Morales. Roque subió un flyer. Nahuel escribió un tweet: “Hace ya varios años que en Jujuy se hace el carnaval de los tekis (una estafa en la que caen los turistas). Pero este año no se hace. Y todo parece que es porque uno de los tekis le enseña a tocar la quena a la mujer del ex gobernador. Imposible aburrirse en kukuy”.

Una de terror

El devenir pareciera extraído de una película de ficción. 

El guión, en Jujuy, hace tiempo que es predecible.

El 4 de enero, la esposa de Gerardo Morales, Tulia Snopek, realizó una denuncia por daños psicológicos a su hija de dos años. Sólo un día después, Nahuel y Roque fueron citados a una audiencia y los detuvieron –según denuncian sus familias– “en procedimientos irregulares realizados por policías de civil, en vehículos sin patente y en la vía pública”. 

Desde el 5 de enero están privados de su libertad en la Unidad Penal Nº1 del barrio Gorriti, de San Salvador de Jujuy.

Les dictaron prisión preventiva por 60 días.

Los acusaron por delitos de daños y de “supresión y suposición del estado civil y de la identidad civil”, calificación usada habitualmente en casos de apropiación de bebés y en delitos de lesa humanidad.

Así se lo llevaban detenido a Nahuel Morandini.

Uno de los abogados de la familia Villegas, Adrián Iconomovich, le cuenta a lavaca las múltiples irregularidades en estos 35 días de encarcelamiento: “Desde el punto de vista jurídico ha sido desproporcionado el castigo. ¿Una detención de 60 días en una investigación que durará cuatro meses? En la primera instancia, el fiscal dijo que había más de 2 mil personas que habían sido investigadas por lo mismo, sin que pasara nada. Podría ser gracioso, sino fuera que dos personas están soportando toda esta furia. La imputación de lesiones leves con supresión de identidad de una menor lo determinó la Fiscalía sin haber hecho ningún tipo de examen psicológico. Y a los veinte días de estar detenidos, se hizo una ampliación de la imputación y de la lesión leve pasó a una lesión agravada, ahora sí sostenido por un informe psicológico realizado por el Ministerio Público Fiscal. Sin embargo, en ningún momento se nos notificó a las defensas, a los fines de poner un perito de parte para controlar la prueba. Dentro del proceso, el control probatorio es elemental; si no hay igualdad, difícilmente haya un proceso equilibrado”. 

Feudalismo siglo XXI

Hay más denuncias: “Vamos a solicitar un nuevo cese de detención, porque para sostener a alguien preso hay dos elementos puntuales dentro del Código de Procedimiento: por un lado, el peligro de fuga, que no existe en este caso; por el otro, el entorpecimiento en la investigación, que tampoco lo hay. La desproporcionalidad que se ha dado en la causa no la he visto nunca. Otra cosa: en nuestro código ya no existen los secretos de sumario, pero tanto el juez Roberto Assef como el fiscal Walter Rondón estipularon el secreto de sumario dentro del expediente y nadie puede saber lo que está pasando; o sea, otro absurdo sin igual que ratifica que esto no es una cuestión jurídica, sino política y que en Jujuy el feudalismo está vivo”.

Ironiza: “Celebro por supuesto la celeridad, porque al día siguiente de hacer la denuncia ya hubo detenciones, ‘con pruebas’ y todo. El problema es que la investigación es escalofriante. Y otro problema es que esa celeridad no se da en el resto de los casos; hay situaciones mucho más aberrantes como homicidios, violaciones, funcionarios entrometidos en situaciones confusas y no se investiga. Evidentemente la Justicia funciona para algunos y para otros no”. 

La Justicia le exhortó un bozal jurídico a los detenidos, sus familiares y abogados, en el que se les imposibilita hacer referencias públicas sobre Morales, su esposa y su hija. 

Adrián Iconomovich, que junto a su hermano Santiago llevan adelante la defensa de Roque Villegas, marca una diferencia sustancial en relación a su defendido: “Él tiene un pequeño emprendimiento de impresiones en remeras, calcomanías y toda la mantención de sus hijos recae en él. Desde que está preso, su familia se encuentra despojada de lo básico, de hecho no pudieron pagar los servicios y están pasando hambre; pero claro, esos menores no importan…”.

Desde prisión, Roque escribió una carta a la que accedió lavaca. Algunos extractos:

“La detención no tiene fundamento, pero sí nombre y apellido, un apellido que sigue manejando la política y la provincia a su manera; es lamentable y vergonzoso que pese a un cambio de gobierno, todo sigue siendo lo mismo de antes. Es difícil esta situación, pero estamos en jujuylandia, donde mickey no es un ratón sino un gato. Es una vergüenza ver a funcionarios jujeños que defienden los intereses de su patrón y no representando al pueblo jujeño (…)” .

“Toda esta detención pasa por no callarnos y expresar nuestros pensamientos, por no arrodillarnos a sus banderas (…).  Desde nuestro lugar de detención no vamos a bajar los brazos, tenemos presente la persecución que nos hicieron y nos hacen. Hoy nos tocó a nosotros y mañana pueden ser ustedes, pero sea el jujeño o jujeña que sea, debemos estar presentes para terminar con este autoritarismo y esta democracia (…). Solo la lucha es la garantía de seguir expresando nuestros pensamientos”.

Un mes en prisión por tuitear

Roque Villegas, trabajador independiente, detenido por tuitear.

Lo injusto de la Justicia

Nahuel Morandini es ingeniero ambiental y docente universitario de Ecología. No hay un día en que su familia se tome descanso para exigir su liberación. “Tanto el fiscal de la causa como el fiscal general (Sergio Lello Sánchez), manifestaron que ya estaban todos los elementos de la investigación, por lo tanto entendemos que deberían liberarlos; si se supone que su prisión preventiva tiene que ver con una supuesta obstaculización de la investigación, ya no hay motivos para mantenerlos detenidos”, explica Lucía, su pareja.

Agrega: “Estamos en una situación de mucha desigualdad, es tremendo, con todos los poderes contra nosotros, que somos dos familias sin un peso, ni poder ni una organización detrás. Ellos están buscando instalar con todo el peso que Nahuel y Roque hicieron un delito gravísimo contra una niña, contra una mujer, cuando eso no ha sido probado y de ninguna manera fue la intención. No hay nada de justo en esta Justicia, por eso es muy importante encontrar eco en organismos de derechos humanos para apoyarnos en su experiencia y seguir resistiendo”.

Un mes en prisión por tuitear

Nahuel Morandini, junto a su pareja y sus hijas.

La libertad (condicional) avanza

El caso de los presos por tuitear ya traspasó las fronteras nacionales, mediante varias denuncias de organismos que reclamaron a la Corte Interamericana de Derechos Humanos como a la Organización de las Naciones Unidas. A esto, se suma que esta semana viajó a Jujuy una delegación de DDHH para presentarse en la causa como Amicus Curiae (un tercero, persona física o jurídica, interviene ante un tribunal). En la conferencia de prensa que se llevó a cabo el martes pasado para presentar el Amicus y repudiar las detenciones, Antonio Rosello, secretario adjunto de la Federación Nacional de Docentes Universitarios (Conadu Histórica), expresó: “El primero que tuitea agraviando todos los días es el Presidente de la Nación; la libertad de expresión debería ser igual para todos. Lo que pasa con los detenidos nos lleva a una conclusión importante: todos estamos en libertad condicional si por este tipo de expresiones cualquier persona mañana puede ser detenida. Esto es inadmisible. ¿Cómo defenderse frente a un delito que no existe? Es imposible.

Un mes en prisión por tuitear

Conferencia de prensa de múltiples organismos de DDHH exigiendo la liberación.

Valeria tiene 27 años y es Ingeniera en Recursos Naturales y Medio Ambiente. En 2017, en el cuarto año de la carrera, lo tuvo como profesor a Nahuel, docente de la Universidad Nacional de Salta, de la Facultad Regional de Orán. Fue un antes y un después para ella. “Nahuel Morandini fue y es mí guía en varios proyectos, entre ellos mi tesina para adquirir el título. Es muy comprometido con su trabajo me brindó sus conocimientos y su tiempo para que me recibiera a la mayor brevedad posible, y me impulsó a inscribirme a las becas CONICET. Estaba finalizando su doctorado, algo por lo que trabajó muy duro, y con esta situación su proyecto se ve afectado. Me da mucha tristeza que esté lejos de su familia; una persona tan buena como él no merece lo que le está pasando”.

No podría analizarse este caso como aislado, en un contexto social y político que atravesó a Jujuy todo el año pasado. En el marco de la aprobación de la reforma constitucional a espaldas del pueblo, en la provincia por entonces gobernada por Gerardo Morales se implantó una plan de persecución que incluyó, por ejemplo, a fuerzas policiales que reprimieron en motos y camionetas sin patentes; que usaron camionetas de empresas privadas para levantar gente; que dispararon a la cabeza; que persiguieron a periodistas y fotógrafos; que allanaron viviendas sin orden judicial; que detuvieron ilegalmente, entre muchos etcéteras. 

“Mi hijo está preso por un señor emperador”

“Yo estuve 50 años viviendo en Jujuy, adoraba la provincia, pero en este momento no tengo ganas de volver porque nos puede pasar cualquier cosa; intervienen los teléfonos, te persiguen con autos sin patentes. Ya no son los falcon, pero generan miedo igual”. Quien dice lo que dice lo hace desde el departamento de Rivadavia, en el chaco salteño, considerada como una de las localidades más calurosas del mundo. Desde allí, habla Norma, la mamá de Nahuel Morandini. Está en el campo, se le va y le vuelve la señal del celular, rodeada de cabras, ovejas, chanchos y vacas. Los 70 años y el tener un hijo detenido, no le imposibilitan mostrar una voz llena de jovialidad, como si cada una de sus palabras cargara encima una porción enorme de vida. “45 grados es lo normal en esta zona y la sensación térmica a veces es mucha más; el calor es impresionante. Nahuel aprendió a caminar acá y fue aquí donde entendió el sufrimiento de la gente. Hay muchos problemas con la tierra y con el agua, que casi no hay. Es terrible la vida y la gente vive así, años y años sufriendo el avasallamiento”, describe, sin perder la entereza en el decir.

Un mes en prisión por tuitear

Nahuel junto a su abuela, Segunda Méndez.

Cuando habla de su hijo, lo hace con una dulzura que rompe cerrojos, rejas y paredones. “Yo me siento orgullosa porque es una buena persona, sencillo, humilde, con valores que no cualquiera tiene, que no mira para el costado sino que se preocupa por el prójimo. Junto a su pareja siempre están en las luchas por los más débiles. Con ellos aprendí, a mi edad, muchas cosas que antes no veía por vivir en una burbuja”.

Mantiene la calma en su voz, incluso cuando se refiere a la detención de su hijo: “En cuanto a este caso, medio Jujuy había tuiteado sobre el tema, y se han dicho cosas peores; además, mi hijo en ningún momento nombra a ninguna menor, algo sobre lo que se lo imputa. Es inocente, no ha cometido ningún delito. La denuncia refiere a que se dañó la imagen de una beba, cuando no es así, ni siquiera se la nombró, en cambio mis nietas tienen 8 y 4 años y sufren por no tener al papá a su lado, pero de estas criaturas nadie habla…”. Cierra: “Solo espero que esto termine ya, pero sé que a esta gente no les importa; no hay jueces independientes, porque a la Justicia en Jujuy la maneja una sola persona. Mi hijo está preso por el capricho de un señor, que se siente emperador”.

Un mes en prisión por tuitear
Un mes en prisión por tuitear
Un mes en prisión por tuitear

La carta de Roque Villegas escrita desde el penal.

Seguir leyendo

LA NUEVA MU. El facho

La nueva Mu
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo más leido