Sigamos en contacto

Mu153

El Cuerpo político: Símbolos vacíos

Publicada

el

Por La Pichi

La primera vez que escuché hablar de «tokernismo» entendí de qué se hablaba, aunque nunca había oído ese término; es de esas cosas que uno las oye y dice “claaaaaro”, que siempre las supo aunque no las haya verbalizado.

¿Y qué es entonces el Tokenismo? El termino deriva de la palabra “Token” y su traducción al habla hispana es «símbolo».

Basicamente es la inclusión simbólica, esa inclusión que se genera a partir de la idea de se está incluyendo pero que es solo una pantalla, es una pequeña concesión a grupos minoritarios que evita que las marcas y empresas sean acusadas de prejuicios y discriminación. Es vivir adentro de una campaña de United Colors of Benetton, poner un grupo de personas diversas pero con una escases de talles y críticas tales como usurpación a tierras Mapuches en la Patagonia Argentina o el uso en sus prenda de lana australiana, la lana que agota los recursos naturales del suelo del país.

¿Y de qué modo el tokenismo me compete a mi como mujer gorda y marrón?  Creo que con esa descripción de quien se cae ya de madura la respuesta, pero para que no que de ni una duda, aclaro: ¡EN TODO!

Es muy irritante ver cómo en fechas específicas las empresas  se encargan de publicitar sus productos con gordes para hacerse los diversos, mientras sus tablas de talles no se expanden si no que amatambran gente con sus pocas prendas elastizadas; ver cómo se suman mujeres trans y afro a campañas gráficas o publicidades mientras  en sus oficinas las mujeres no ocupan puestos laborales de poder y menos aún hay entre el personal contratado mujeres trans o afro.

Se tiñen de multicolor las publicidades el mes de noviembre y hablan de orgullo, pero los publicistas que llevan a cabo su contenido son “chabones” que ponen en duda el lenguaje inclusivo.

¿Qué quiero decir con esto?

Que la inclusión es de adentro para afuera.

Que que afinar el ojo de lo que consumimos y ver de qué modo esas marcas elijen comunicar a diario, por fuera de las fechas “especiales”.

Ahí donde se ve la inclusión; el resto, es gilada.

Mu153

Un lugar en el mundo. Alpa Corral, Córdoba, después de los incendios

Publicada

el

En un pueblo serrano, reserva de bosque nativo, conviven las lógicas, estrategias y responsabilidades que grafican qué enciende y quién apaga los fuegos. Las particularidades y las sospechas. La organización y el rebrote. Lo que se pierde y lo que se revela cuando las llamas rodean.

(más…)
Seguir leyendo

Mu153

Chubut contra la megaminería: la rebelión del NO

Publicada

el

La situación de Chubut empeora minuto a minuto con la decisión del gobierno provincial y la presión nacional por aprobar la minería a cielo abierto pese al rechaza y la falta de licencia social. Es uno de los conflictos sociales más impactantes de la época. Ante una nueva avanzada de la minería en una provincia rica pero fundida por la clase política, las comunidades se movilizan planteando que no hay licencia social para las falsas soluciones que promueven las corporaciones, el gobierno provincial y el nacional. Todos los ”Sí” de Chubut: democracia genuina, agua, trabajo digno, naturaleza, bienes comunes, salud, defensa de la vida y de otros modos de producción.

(más…)
Seguir leyendo

Mu153

Tulliworld: abusos y percepciones

Publicada

el

Por Nancy Aruzza

“El discapacitado se abusa” es una afirmación que suelo hacer. A partir del momento en que empecé a formar parte ostensiblemente de la legión tullida, empecé a observar con detenimiento el comportamiento de otres tullides. Antes, sospecho que les ignoraba como buena bípeda normal que era.

La persona tullida suele estar convencida de que nadie ha sufrido tanto como ella; entonces, con esa convicción, se maneja con cierta impunidad en algunas situaciones. Claramente, el entorno  familiar, primero, y el social después aceptan con indulgencia el abuso pensando, en muchas ocasiones, “qué le voy a decir si mirá cómo está…”

Ejemplo clásico: si estoy en una fila aguardando a ser atendida habrá siempre alguien que intentará obligarme a pasar primero. Ante mi negativa, generalmente se dirá con vehemencia: “¡Pero es tu derecho!”. Y yo responderé: “Es mi derecho pero no es mi obligación”, con una sonrisa forzada.

Por supuesto ha habido quienes me han querido ceder el lugar con sincera amabilidad y han aceptado tranquilamente mi agradecimiento y mi negativa.

Pero siempre está el representante del ejército de la buena conciencia (en mi experiencia, siempre varones cis de más de 40 años) que no conciben la posibilidad de que me rehúse.

El factor sorpresa también actúa, claro. Quizá la mayor parte de les tullides aceptan con gusto suprimir la espera aunque tengan la misma posibilidad que el resto de aguardar pacientemente. Y ahí es cuando se activa eso de “estoy tullide y sólo por eso merezco pleistesía” por un lado y el ya mentado “qué le voy a decir si mirá cómo está…”, por el otro.

Ambas actitudes me colman de hartazgo. Ciertas estrategias de manipulación no son sólo propias de les tullides, claro, pero cada quien haga su lista como tarea.

Atravesar situaciones complejas, incluso dolorosas y traumáticas, no necesariamente nos convierten en humanes maravilloses, mejores que aquelles que no han atravesado lo mismo.

Intentar sacar ventaja jugando con la lastimosa percepción que puede existir sobre nosotres sólo logrará que esa percepción se perpetúe.

Seguir leyendo

La última Mu: Clima de cambio

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo más leido

Anticopyright lavaca. Todas nuestras notas pueden ser reproducidas libremente. Agradecemos la mención de la fuente.

0:00
0:00