Sigamos en contacto

Mu49

Elecciones de vida

Publicada

el

Loncopué quiere votar «No a la minería». A 300 kilómetros de la capital de Neuquén, los vecinos se organizaron para resistir el desembarco de un proyecto minero chino. Comenzó con una maestra, un cura y un abogado y terminó reuniendo en asamblea a políticos oficialistas y opositores, estancieros y sindicalistas.

La comunidad mapuche puso el horizonte de esta lucha, y las dos Madres de Plaza de Mayo de la provincia el cuerpo en cada acción callejera. Se movilizaron, hicieron piquetes informativos, fueron criminalizados, sobornados y manipulados con información trucha puesta en boca de “especialistas”. Hasta que lograron imponer un referéndum para que la comunidad decida si quiere o no minería en la región. La consulta estaba prevista para este el 23 de octubre, junto a la nacional, pero sobre la hora, la justicia electoral lo impidió. Por ahora, el modelo extractivo no se somete a votación. Ni se rinden los vecinos hasta que así sea.
El ser humano continuó evolucionando
mediante actos de desobediencia.
Su desarrollo espiritual sólo fue posible
porque hubo personas que se atrevieron a
decir no: desobediencia a las autoridades que trataban de amordazar los pensamientos
nuevos y a la autoridad de opiniones según las cuales el cambio no tenía sentido. En este punto de la historia, la capacidad de dudar, de criticar y de desobedecer puede ser todo lo que media entre la posibilidad de un futuro para la humanidad y el fin de la civilización”.
Erich Fromm
n el salón del gimnasio municipal de Loncopué, Neuquén, hay una asamblea inédita. Una maestra de chicos discapacitados, un ex intendente del PJ destituido, dos mujeres mapuche, una gremialista docente, dos concejales kirchneristas electos, un sacerdote, un delegado de ATE, tres amas de casa, un periodista de una FM y empleado municipal, un afiliado radical, integrantes de dos asambleas de la región, dos estudiantes, y un hombre muy formal y de pelo corto, que sonríe por la sorpresa de sus interlocutores cada vez que dice que se considera anarquista.
Cuando supongo que ya nada podrá sorprenderme, suena un celular para avisar que también se suma al rechazo a la minera el futuro presidente del Concejo Deliberante de Loncopué, que integra el Movimiento Popular Neuquino, sostén político provincial del proyecto minero. De sobrepique, uno de los futuros concejales del Frente para la Victoria plantea: “Estar contra la mina va más allá de la camiseta política. Tenemos que estar todos juntos porque esto es una pelea por la vida”, declaración textual que no lo rankea, que se sepa, para secretario de Minería de la Nación.
Recursos y récords
Acabo de asistir al nacimiento de la Mesa del Sí, que en Loncopué reúne a las personas que buscan aprobar por referéndum una ordenanza que prohíba la minería a cielo abierto en la región. La Mesa, primero, intentó que se apruebe a través del mecanismo de Iniciativa Popular. Para lograrlo, sobre 3.600 empadronados necesitaban 540 adhesiones (el 15%). Sumaron 630. Pero como el Concejo Deliberante rechazó la ordenanza, les quedó la instancia del referéndum, que es obligatoria. Será la primera vez que funcione este mecanismo creado en Neuquén hace 53 años.
La Mesa propone que se vote “Sí” a la ordenanza que le dice No a la minería. El intendente le puso fecha: 23 de octubre, con las elecciones nacionales. Pero sobre la hora, la justicia electoral postergó el referéndum y rechazó la apelación presentada por la comunidad mapuche y los vecinos autoconvocados.
Jihuan, doña Zhong y Pedro
Cómo han hecho para frenar, a pesar de todo, el proyecto minero?
Recursos utilizados:
Internet, celulares, seriedad, ingenio.
Todo el arsenal jurídico imaginable, y creatividad sobre cómo aplicarlo, cómo defenderse de jueces y funcionarios, y cómo contraatacarlos.
Movilizaciones y asambleas autoconvocadas, sin partidismo.
Comunicación permanente con y entre los vecinos.
Achicamiento (acaso cultural) de las distancias y desconfianzas entre mapuche y huincas no mineros.
Cortes de ruta informativos que reunieron del mismo lado a indígenas de las comunidades, vecinos de Loncopué, y hasta a algunos estancieros.
El rechazo sistemático al proyecto minero, junto a todas las dosis de convicción, astucia, decisión e incertidumbre que cada lector pueda imaginar.
Primero lograron frenar a la canadiense Golden Peaks y, más recientemente, a la china Metallurgic Construction Corporation (MCC) que se presenta en la provincia como “Emprendimientos Mineros S.A.”. Este último sello se creó unos meses antes del arreglo con la provincia de Neuquén para quedarse con una mina de cobre en la zona del cerro Tres Puntas y, según los escritos judiciales, figura a nombre de “Sr. Jihuan Wo, ciudadano chino, casado con doña Zhong Xuejun”.
Comparaciones odiosas pero descriptivas. Según Viviana Vaca, maestra de la escuela especial para chicos discapacitados, integrante de la Pastoral Aborigen y una de las fundadoras de la Asamblea de Vecinos Autoconvocados de Loncopué (AVAL): “Si los canadienses eran el kiosko de Pocho, la empresa china es un hipermercado Jumbo”. Sin embargo, el capital declarado de Emprendimientos Mineros es de 12.000 pesos: los funcionarios neuquinos deberían incluir al Sr. Jihuan y a doña Zhong en algún plan social, ya que con ese capital no pueden pagar ni los pasajes de ida y vuelta a China.
Cristian Hendrickse, abogado: “Lo novedoso es que por primera vez desde la conquista del desierto una comunidad mapuche se planta frente al gobierno y a las empresas. Hasta ahora, cuando los mapuche decían ‘no’, era un ‘ni’ para negociar mejor, pero siempre negociar. Esto que pasó en la comunidad Mellao Morales es histórico”.
Pedro Beroiza, el lonko (cacique) de la comunidad, mientras tomamos un mate inolvidable cebado con agua de vertiente en el paraje Cajón del Manzano, habla sin discursear: “Lo que nos pasa es que no queremos repetir lo mismo de siempre”.
La consecuencia de esa sencilla (y compleja) decisión comunitaria es también inédita: por primera vez ganaron los mapuche.
De Google a Dios
Loncopué tiene casi 7.000 habitantes, a 310 kilómetros de Neuquén, precordillera con cerros nevados cruzada por ríos, por arroyos, por negocios explosivos, ácidos y sulfúricos.
Entre 2007 y 2008 ocurrieron los primeros movimientos extravagantes en la zona. Camionetas inesperadas, estallidos en los cerros, luces en la noche (más preocupantes y reales que la infantil “luz mala”).
En la Parroquia de Loncopué, José María D’Orfeo (ordenado sacerdote por el obispo Jaime de Nevares) relata: “Yo ando siempre por las comunidades recorriendo, vi las camionetas, los movimientos, y nadie sabía nada. Justo caía el aniversario del pueblo en octubre de 2008, y yo tenía que hablar”.
José María indagó primero en su conciencia, luego en Google, y finalmente se dirigió a Dios, textualmente, ante el gobernador, el intendente & afines: “Ponemos en tus manos nuestro sufrimiento, la angustia que nos provocan estos intentos de explotaciones mineras a cielo abierto, que están prohibidas en los países más desarrollados del mundo y que hoy las empresas extranjeras vienen a explotar en países como los nuestros donde la legislación les permite hacer lo que quieran, contaminar nuestras tierras y nuestros ríos a ningún costo, llevándose la riqueza de nuestros suelos a sus países. Estamos sufriendo también el flagelo de la droga…” y así siguió, pero en el palco los huincas estaban más blancos que nunca.
Cuenta Viviana: “No sabés la cara que tenían los funcionarios, porque encima el gobernador venía a anunciar el proyecto minero, pero terminó hablando de los pajaritos, de la primavera, de cualquier cosa”.
La ley es anarquista
Al final del acto se acercó al cura el abogado Cristian Hendrickse, que venía con trayectoria propia. “Soy de Buenos Aires, pero en 2001 mataron a mi sobrinita en medio de un tiroteo y me fui buscando un lugar más tranquilo. Llegué a Epuyén y al tiempo empezó todo lo de la minería a cielo abierto”.
¿Por qué se paró contra las mineras? “Conocí a una chica cuya tía trabajaba en la minera de Esquel. Me dijo que me podían contratar como abogado para defender a la empresa de las demandas. Le pregunté: ‘¿Entonces contamina?’, y me hizo un gesto obvio. Le contesté: ‘Voy a trabajar, pero del otro lado de mostrador’. Hice un posgrado de Derecho Ambiental y así seguí desde entonces”.
Cristian había redactado la ordenanza impulsada por iniciativa popular de los vecinos, que prohibió la minería en Epuyén, Lago Puelo, El Hoyo (Chubut) y El Bolsón (Río Negro). Y de ahí pasó a colaborar con Esquel y el movimiento asambleario que llevó al plebiscito de 2003, en el que el 84% de los votantes rechazó al proyecto minero El Desquite, de la minera Meridian Gold.
En ese permanente link entre cuestiones ambientales y de derechos humanos, el doctor Hendrickse talló también en causas por asesinatos, tormentos, desalojos y abusos que casi forman parte del paisaje de vida y muerte mapuche.
Aunque no parecen sustancias posibles de mezclar, Cristian es hombre de Derecho y se siente cercano al anarquismo. “El anarquismo no es la caricatura del que pone bombas. Es el pensamiento libertario, que está en contra de la concentración del poder”. Menciona a figuras como el norteamericano Henry Thoreau (escritor y huésped de las cárceles por oponerse a la esclavitud y a la guerra con México), León Tolstoi, las ideas y acciones de desobediencia del Mahatma Gandhi y de Martin Luther King. “Lo que pasa es que aquí lo revolucionario es hacer cumplir la ley, ni siquiera modificarla. Respetar la Constitución y los tratados internacionales, porque la verdad es que la ley que vale siempre es la del que gobierna, que hace lo que quiere”. Otro detalle: “La iniciativa popular y el referéndum demuestran que el gran legislador es el pueblo. Delegar el poder es una irresponsabilidad”.
¿Qué es lo que busca un libertario? “Uno quiere más democracia directa, participación en las decisiones, y ser personas libres. Fijate que en todos estos casos es siempre la sociedad civil la que interviene a través de asambleas y otras formas de organización, porque los funcionarios políticos sistemáticamente juegan a favor de las mineras. Es un tema tan importante que no se lo puede dejar en manos de los políticos, cuando lo que queremos es poder vivir tranquila y libremente con nuestras familias”.
El cura José María recuerda su primer contacto con este libertario y señala hacia arriba: “Cuando se acercó contando su experiencia en Epuyén y Esquel pensé: nos cayó del cielo”.
Esquí acuático en la mina
Al cura, el abogado, la maestra… Así empezó a armarse la Asamblea de Vecinos Autoconvocados de Loncopué (AVAL). La secuencia fue:
1) Presentaron un recurso de amparo contra la canadiense Golden Peaks, que no había hecho ni un estudio de impacto ambiental. La empresa fue a la parroquia. “Presentaron un papelucho, que era más que nada un proyecto de propaganda. Encima aclaraban que todos los residuos tóxicos los llevaban en camiones a Córdoba, así que admitían que había contaminación. Al final se fueron, abandonaron la zona. – narra Viviana- Pensamos: ¡páaaaaa, los hicimos ir!”
2) Norberto Guerrero, dueño y periodista de la FM Arco Iris y director de Tránsito de la Municipalidad apareció un día en la Asamblea diciendo: “¿Qué saben de los chinos?” Norberto había visto en la oficina del intendente Walter Fonseca (del Movimiento Popular Neuquino, MPN) al señor Jaime Brown, mexicano y representante en la zona de la empresa china MCC, junto a funcionarios chinos. “Cuando llegaban, el intendente mandaba a comprar facturas, y los hacía trabajar en su despacho y usar los teléfonos. Hasta daban órdenes al personal del municipio”.
Walter Cola Fonseca (el apodo le quedó porque su mamá le pegaba con una cola de vaca) reunió a toda la plana mayor de la Municipalidad para hablar con Brown. “Así se sacan todas las dudas por esas pavadas que andan diciendo por Internet”. Norberto: “Yo sabía que todo eso que dicen, que dan trabajo, es mentira: no ocupan a casi nadie del pueblo porque toda la gente la traen de afuera”. Norberto preguntó, en cambio, sobre el consumo de agua. “El geólogo Mario Chabert, enviado por la empresa, explicó que no habría ningún problema y que incluso en uno de los grandes pozos cavados y rellenados con el agua sobrante funcionaría un lago artificial donde podríamos hacer esquí acuático. Pregunté si me estaban tomando el pelo. Me respondieron: ´¿a vos te mandó el cura?´. Entonces fui a ver al cura”.
El señor Chabert tuvo otra intervención famosa en el Instituto de Formación Docente, donde dijo: “No se van a morir los peces ni los indios”, frase que haría las delicias del INADI. El rector de la sede de Zapala de la Universidad del Comahue, Juan Caro, agregó otro dato tranquilizador en una entrevista radial, al referirse a las minas de Catamarca: “Los gorriones toman agua con cianuro. Si los afectara, no habría más gorriones. No es tan malo el león como lo pintan”, aseguró.
La campaña pro minera del intendente, el mexicano, los chinos, los geólogos y rectores, surtió efecto: además de AVAL se formó también AVACAM, la Asamblea de los Vecinos Autoconvocados de Campana Mahuida y se sumó la Asociación de Fomento Rural (AFR) de Huecú Co.
Brutos e ignorantes
En simultáneo con esta historia, también en 2008, ocurría otra saga, en los asombrosos parajes de la comunidad mapuche Mellao Morales (donde hasta el más asfaltócrata empieza a intuir de qué tratan esos misterios sobre armonía, naturaleza y vida. Los que no quieran aventurarse, pueden al menos volver a ver Avatar, pensada en clave mapuche).
Dato previo: “Las autoridades de la comunidad, que está organizada como asociación civil, cambian cada cuatro años” describe Viviana Vaca. “La inan lonko (segunda lonko) se había dejado embaucar con promesas de trabajo para el marido. Pero justo en esa época hubo cambio de autoridades. Se presentó Pedro en la asamblea, dijo lo suyo y arrasó con los votos”.
Pedro Beroiza transmite sencillez, calma e inteligencia, lo que ocurre también con Berta Jara, 23 años, secretaria de la comunidad. Otra palabra para definir el estilo de estos mapuche es elegancia (extinguida en los sectores sociales que más hablan de ella, creyendo que la cultura ancestral es un asunto de indumentaria).
Sostiene Pedro: “Nunca imaginé estar en este rol de cacique. La realidad es muy difícil. Pero llegó el momento de que la propia comunidad diga lo que siente y lo que piensa”.
Estamos en casa de otro Beroiza, Manuel. Carmen ceba el mate y trae tortas fritas antológicas hechas con grasa de sus propios animales, con una hospitalidad que fluye como la vertiente.
Pedro y sus conceptos:
“Una cosa que no me gusta es que te vengan a imponer algo, como siempre han hecho. Pasó con la minería. Tuve la suerte de poder ganar en la asamblea de la comunidad y salir a pelear por eso”.
“Estamos mal vistos. Según dicen, siempre los indios fueron brutos. Llegó el momento de decir que no es que seamos brutos: conocemos otras cosas de la realidad y sabemos qué es ser ignorante y qué no. Por ahí muchos blancos no conocen la situación de la comunidad, como nosotros no conocemos las leyes blancas. Entonces, ambas partes somos ignorantes”.
“Ha llegado el momento de decir que también existimos. El fiscal de Estado Raúl Gaitán desconoció nuestra existencia como pueblo originario, que en realidad es anterior a la existencia de la provincia y de la Nación”.
El fiscal Gaitán no debe ser confundido con su hermano Facundo, secretario de Estado neuquino que ganó fama al filmar sus encuentros sexuales en su propio despacho. El fiscal no tuvo en cuenta esos textos tan aburridos en los que la propia provincia de Neuquén reconoció a esta comunidad como originaria (y al no hacerlo, deja librado el territorio a las mineras). Pese a todo, en noviembre se festejarán 100 años del reconocimiento estatal a la comunidad Mellao Morales: “Celebraremos por una comunidad fantasma”, dice Pedro.
Reflexión: “Hay un problema cuando el interés económico sobrepasa la sabiduría de la persona. Lo que está pasando en el mundo con el tema natural es en gran parte culpa del hombre. Cuanto más perjudicado esté el medio ambiente, más jodidos vamos a estar nosotros”.
¿Los mapuche han sido ajenos? Pedro no oculta nada: “Aquí en la comunidad no se rechazaba a la mina, porque a algunos les gustaba la ambición, la plata y el bien propio. Cuando llegaban las empresas iban a buscar al lonko primero. Lo llevaban, lo paseaban por todos lados. Llenaron su casa de aparatos, pero todo era para los que arreglaban con la minera, no para la comunidad. Por eso ser elegido es una responsabilidad. Ser lonko no es favorecerte vos mismo. Llegó el momento de no repetir lo que hicieron otros. No me gustó que algunos saquen provecho, y no me va a gustar tampoco”.
Obsérvese la cantidad de veces que Pedro repite palabras como “llegó el momento” o “no repetir”.
99,16% a 0,84 %
El gobierno neuquino, sensible al mensaje de rechazo que le llegaba de la sociedad, intentó acelerar las cosas para favorecer a las mineras (misterios sobre a quién representa el sistema representativo). Debe recordarse que el gobernador es Jorge Sapag. Su hermano Carlos Nuno Sapag posee minas en la zona de Loncopué que se valorizarían con la entrada de la megaminera MCC.
Contexto: el señor Nuno Sapag denunció que las comunidades indígenas forman parte de un “plan maestro para tener a toda la provincia levantada” financiado por las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia). Los servicios de salud mental no se pronunciaron al respecto, pero Juan Salgado, director del Observatorio de Derechos Humanos de los Pueblos Indígenas, explicó: “El gobierno no quiere destapar esa olla de corrupción que es la historia del reparto de las tierras en la provincia de Neuquén que lleva décadas”.
AVAL, AVACAM, la comunidad mapuche y la AFR Huecú Co presentaron recursos de amparo cuestionando la validez del contrato de la provincia con los chinos (a través de Cormine, la Corporación Minera de Neuquén), por no haberse cumplido un requisito central: la consulta previa a la comunidad mapuche.
Tampoco hubo licitación, ni estudio de impacto ambiental, ni la obligatoria audiencia pública para debatir el proyecto. En 20 días el gobierno llamó a audiencia pública (enero de 2009), con la intención de sorprender a la comunidad y dejar habilitado el permiso para empezar las explotaciones. Y ante el hecho consumado, como describe Guerrero, “te acostaron”.
El recurso presentado por los vecinos postergó la audiencia. En la comunidad Mellao Morales llamaron a plebiscito: el 99,16% rechazó a la mina y el 0,84 estuvo a favor del proyecto.
¿Y si no hay justicia?
El gobierno volvió a llamar a audiencia pública. Los vecinos obtuvieron un nuevo amparo. Las llamadas “autoridades” cortaron por lo sano con la molesta independencia de poderes: lograron licenciar a la jueza que daba razón al amparo, cambiaron de una semana a la otra el razonamiento de la Cámara de Apelaciones y la audiencia pública se fijó para el 30 de septiembre de 2009. Hendrickse: “Nosotros sabíamos que era una parodia más que un requisito, que permite que al día siguiente, pase lo que pase, empiece la explotación. Aunque después demostráramos la parodia, a la minera no la sacás más”.
Por lo tanto, todas las organizaciones vecinales convocaron a cortes de ruta informativos, desde el 22 de septiembre de 2009, para impedir el simulacro de audiencia pública, con un argumento del abogado Hendrickse: “La Carta de Derechos Humanos de la ONU establece que es legítima la resistencia cuando no hay justicia y no se respetan los derechos”.
En asambleas ciudadanas se resolvieron los cortes de ruta. Viviana: “No se impedía el paso, salvo a funcionarios de la mina. El resto, vecinos, turistas y demás, recibía la información. La verdad es que nos daban un apoyo enorme”. Participaron del corte estancieros como Pirincho Lavalle, Paola Acosta y Mario Garrafa.
AVACAM y AVAL cortaban la ruta 21 y los mapuche cortaban en la 10, de tierra, junto al hermoso paraje Huarencheque, del otro lado del río Agrio. El corte se hizo masivo, con la adhesión desde Neuquén del Foro Ambiental y las dos Madres de Plaza de Mayo, Lolín Rigone e Inés Ragni.
El dolor lo provocó don Pedro Troncoso, jubilado que fue a colaborar con la logística y sostenimiento de la medida (traducción: llevaba termos y mates para compartir). Don Pedro murió en la ruta, de un paro cardíaco. Los vecinos decidieron levantar la medida. Los propios hijos de Troncoso pidieron que no: “Papá hubiese querido que siguiéramos y que ganáramos”.
Algunos creyentes opinan que don Troncoso operó desde su nuevo domicilio celestial, otros consideran que fue un simple milagro, y algunos opinan que se trató de apagar un incendio, pero lo real es que un día antes de la audiencia que los vecinos seguían dispuestos a abortar, el Tribunal Superior de Justicia provincial devolvió al juzgado de primera instancia la demanda por nulidad del contrato entre Neuquén y Emprendimientos Mineros. Viviana traduce: “Tomó nuestro reclamo de medida cautelar, o sea de suspender todo el proceso administrativo hasta que se diga si el contrato es trucho o no”.
Esto desactivó la audiencia pública. El 29 de septiembre, en lugar de disponerse a sitiar el gimnasio municipal, Loncopué armó una fiesta popular para celebrar el triunfo, bajo la sospecha de que los derechos pueden estar escritos con bellas palabras, pero además hay que saber ganárselos.
Políticos vs. ciudadanos
En efecto de la protesta fue típicamente criollo: la criminalización. Hendrickse: “De 16 mapuche denunciados, procesaron a 13. Y de 27 huincas procesaron a 7. Hay una evidente discriminación y racismo. No se acusó a los hacendados que estaban en el corte, y a los que se procesa es por su condición de ‘representantes’ de las asambleas. O sea que el delito no es el corte, sino estar organizados. Y claro, el otro delito neuquino es ser mapuche”.
¿Quiénes denunciaron a los ciudadanos? El intendente Cola Fonseca, el presidente del Concejo Deliberante, Luis Tapia, el empresario minero y ex diputado, Horacio González, y el presidente de la Sociedad Rural, Marcelo Nogueira. Por supuesto caen en la volteada el lonko Pedro, su segundo, Paulino, la secretaria, Berta y el propio abogado, además de integrantes de las asambleas. Berta: “Es raro que te acusen por defender tu tierra”.
Hubo dos respuestas.
“La fiscal Beatriz Ambrogio pidió nuestro procesamiento en base a pruebas ilegales y testimonios de la policía. No nos olvidamos. Cuando se presentó a un concurso como jueza la impugnamos por actuar en base a pruebas ilegales. Se deprimió y no se presentó. Fue inédito que un juez sea impugnado por la comunidad mapuche”, plantea Hendrickse.
Para evitar sobresaltos gataflóricos del Poder Judicial, cuentos chinos y escenas de sapagismo explícito, los vecinos comenzaron a meditar sobre la posibilidad de la iniciativa popular para prohibir lisa y llanamente la minería. Hendrickse: “Pero había que hacerlo eligiendo la oportunidad, cuando ellos (el intendente Cola Fonseca y los concejales) estuvieran más débiles”. Fue este año, con Fonseca procesado por evasión impositiva, habiendo perdido la interna, y todos a punto de dejar sus cargos.
Mapuche siglo XXI
En el paraje Cajón de Manzano, Pedro Beroiza me ilustra sobre ciertas tarifas.
Ya denunció que la minera ofrecían 2.000 ó 3.000 pesos por familia para que firmasen una aprobación que les permitiese empezar las explotaciones: “Y hace poco me llamaron de las comunidades de Paineo y Cayupán pidiéndome consejo sobre si dejar entrar a la petrolera Pluspetrol. Charlamos casi una noche y un día. Les explicamos que los protege el Convenio 169 de la OIT (que defiende los territorios indígenas y obliga a consulta previa a las comunidades para cualquier acción en los mismos). Los protege la Constitución provincial, aunque el propio gobierno trate de violarla. La petrolera le quería pagar a la comunidad 45.000 pesos”.
Hay que imaginar esa cifra como la versión actualizada de los vidrios de colores. Pedro: “Les dije a los lonkos. ¿Qué son 45.000 pesos? Hoy los tenés. Mañana no. Pero dejaste la tierra hecha un desastre para siempre. Dijeron: ‘bueno’. Se juntaron con la comunidad. Explicaron. Yo les dije: ‘No tengo sueldo ni nada del Estado. El Estado no me dio trabajo porque soy mapuche. Lo poco que tengo y aprendí fue con esfuerzo y sacrificio. Si quieren ganar la plata, allá ustedes. Si quieren luchar, los acompaño. Pero yo no me voy a arrodillar pidiendo”.
¿Resultado? “Las dos comunidades dijeron no a la petrolera”.
Una hipótesis del doctor Hendrickse: “Los mapuche no creían que podían decir no. Vienen de siglos de ataques y de derrotas por parte del ejército, de los gobiernos, la policía, y una memoria donde si no te entregás, te masacran”. En la situación descripta, cada cual puede definir quiénes son los ignorantes y brutos.
Financiera indígena
Pigue Pedro Beroiza: “Ya nos reunimos con 18 lonkos. No es que estamos organizando nada, sino que se está creando una situación diferente. Por eso hay quien quiere romper esta posibilidad. La Confederación Mapuche de Neuquén opera para las petroleras en lugar de velar por la comunidad, y hace su negocio. Recibe fondos internacionales en nombre de las comunidades, pero a las comunidades no llega nada. Simula que pelea con el gobierno, pero cuando hay inauguraciones de pozos petroleros se fotografían al lado del gobernador”.
Caminamos por el paraje. Pedro me muestra la vertiente: lo que parece un charco es una fábrica de agua pura. Dice: “Para los mapuche hay una realidad distinta. Empezamos a ver. Es como que pegó una piedra en el avispero. Ahora se levantan las avispas”.
Pedro explica una cuestión crucial en esta historia: “Rompimos el esquema de ser comunidades que no nos animábamos a enfrentar al Estado nacional o provincial. Ahora todos los lonkos de otras comunidades me vienen a preguntar cómo hicimos para frenar a una empresa tan poderosa”.
¿Y cómo hicieron, Pedro?
Hay un poder nuestro, de proteger lo natural, de sentir y querer el lugar donde naciste y creciste. Ese es el poder del mapuche. Lo que pasó a nuestra comunidad le sirve para ponerse a luchar y reconocerse. Y hacerse valer por sí misma.
¿Cómo fue la relación con las asambleas de autoconvocados?
Lo primero fue romper la diferencia. Porque tanto el mapuche como el blanco, nunca se llevaron bien. Siempre hay discriminación de uno a otro. Hasta en los que estamos peleando por lo mismo hay esa cosa de que uno a veces piensa distinto al otro, pero vale el que tiene más, o tiene estudios o un sueldo. Pero esta vez quedó demostrado que cuando vas por un solo objetivo, podés luchar más allá de esa diferencia que existe. Cuando hicimos el corte de ruta estaba hasta el estanciero más grande, o el juez de paz. Y nadie trata de sacar provecho para él mismo, sino para todos. Para eso hay que analizar y pensar.
¿Cómo hay que pensar?
Te puedo hablar de mi punto de vista. Cuando siento algo, una necesidad de hacerlo, lo hago. Pero con paciencia. No decido en caliente, porque te metés en un pozo del que no podés salir. Nos juntamos con los lonkos, y todos tenemos formas de hacer las cosas. Por ahí algunos hablan mucho y hacen poco. Yo digo que las cosas se hacen analizando y pensando lo que uno siente, y no lo que te vienen a decir. Mucha gente cree que esto que hicimos es inalcanzable, pero no he llegado al punto que quiero llegar.
¿Cuál es ese punto?
El respeto es lo primero. Y el reconocimiento histórico de los daños causados a los pueblos. Siempre hablan de los derechos humanos de la época militar. Pero nadie se acuerda de que antes los militares y gobernantes mataron a miles y miles de mapuche. Llegar a ese reconocimiento es importante.
¿Y cosas materiales?
Nos cerraron la escuela en la comunidad. En Neuquén me dijeron que el gobernador no la quiere abrir, para que la gente con chicos se tenga que ir, y así le queda el territorio libre. Para que haya dónde estudiar, estamos pensando en hacernos cargo nosotros mismos: apropiarnos de la escuela.
Cuánto cuesta un político
Carlos La Gata Fuentes, del MPN, será el próximo presidente del Concejo Deliberante. “Estoy totalmente en contra de la minería. Y lo voy a seguir diciendo siempre. Cualquier persona cuerda tiene que estar en contra. No me importa que mi propio partido lo apoye. Es contaminante, no tiene solución. Y es mentira que genere puestos de trabajo. Gracias a Dios pude recorrer y ver que las empresas son muy bichas, hacen el verso. Te sacan todo, se enriquecen los mineros y los funcionarios, y la gente sigue igual de pobre, pero además, contaminada. Ya pasó con el petróleo en Rincón de los Sauces, se llenó de prostíbulos, enfermedades nuevas, gente que anda en cosas malas. El pueblito se degeneró. Con la minería es peor todavía. ¿Sabe qué? Mis hijos viven aquí. Está en juego su futuro”.
Sobre la política: “Dicen que es sucia, pero es porque hay políticos que la hacen sucia. Yo jamás me vendí. Todos saben, porque lo dije en mi propio partido, que me ofrecieron plata para cambiar de bando en la interna. Pero yo no acepto esas cosas, aun arriesgándome a perder”.
¿Cuánto le ofrecieron? “Arriba de la mesa, 30.000 pesos para dar vuelta la elección, porque saben que tenemos apoyo”. (Hipótesis Loncopué: si un político municipal recibe una oferta de 30 mil pesos, ¿cuánto cotiza un diputado, juez o gobernador?). Ganaron, pero después del triunfo, la intendente electa no pareció tan convencida de su rechazo a la minería. “Hicimos campaña contra la minería. Creo que ella va a respetar su palabra. Yo lo voy a hacer porque quiero que la gente crea en lo que digo. Acá hay que estar atento porque van a venir a comprar gente. Pero igual vamos a ganar”. Una propuesta que Fuentes comparte con casi todos los que rechazan la minería: “Loncopué tiene que fomentar el turismo ecológico, natural, ser productor para Caviahue (esquí) y Copahue (termas). Ser un lugar que no dependa más de los planes sociales”. El cura José María: “El plan social está rompiendo la cultura del trabajo. Hay como 1.000 planes sociales que además no dejan que la gente salga realmente de la situación de pobreza”.
Gerardo Nisenbaum, 24 años, es otro concejal electo sumado a la Mesa del Sí contra la minería. “Esto va más allá de la camiseta de un partido, en mi caso el Frente para la Victoria. Yo comparto muchas políticas a nivel nacional, pero la política minera no la comparto. Acá estás de un lado o del otro. Nosotros estamos en contra. Y vamos a ganar”.
Vecinalizar a los partidos
Todos los presentes aprobaron que Viviana y el propio Cristian Hendrickse sean voceros de la Mesa (para un sticker: “yo vi a políticos convencionales votar a un anarquista”). Cristian es un vocero natural, pero declinó la idea para mantenerse en su rol de representante legal del grupo. La joven de ATEN quedó como Tesorera, secundada por el ex intendente. Cristian: “Yo sigo pensando en desconcentrar el poder, y en eso está colaborando la tecnología, los mails, facebook, los celulares. Cuando pierde control el Estado, lo recobra la ciudadanía. Y a estas corporaciones mineras no hay que tenerles miedo. Te dicen que tienen todo el poder, pero en Esquel no pudieron, ni en Famatina. Y en Loncopué tampoco”. Cristian, el cura José María, Viviana, el lonko Pedro, comparten una idea. “Siempre el riesgo es que vengan a partidizar a los vecinos. Pero acá pasa al revés, por ahora: vecinalizamos a los partidos”.
Otro tema que le da tono a todo lo hacen, según el abogado del grupo: “Buscamos el resultado positivo. No somos como les pasa a mucha izquierda y al progresismo que quieren que les peguen para mostrar sangre o chichones ante las cámaras denunciando injusticias. Basta de crucifixiones. No queremos ser víctimas, ni perdedores, ni santos, ni que nos peguen. Queremos ganar. Ganar esta pelea. Ganar nuestra democracia como una cosa cotidiana y no una letra muerta. Ganar el ambiente, y nuestra vida”.
La próxima estación de este viaje es un misterio que resolverán los propios habitantes de Loncopué cuando les permitan votar por un destino que ya eligieron.

Mu49

Oración de la Virgen Barbie

Publicada

el

Ya no quiero ser la Virgen Barbie.
Ya no quiero ser la patrona del racismo
ni la protectora del capitalismo.
No quiero ser la Virgen Barbie.
No quiero enseñar a las niñas
a odiar sus cuerpos morenos.
No quiero ser nido
de prejuicio, insultos y complejos.
No quiero ser la Virgen administradora
y santificadora de privilegios.
 
No quiero hacer milagrosos matrimonios
ni encontrar príncipes azules
tiranos, celosos y violentos
para mujeres ilusionadas,
ingenuas y equivocadas.
No quiero ser perfecta, ni virtuosa
No quiero ser modelo de belleza,
No quiero mirar la vida
desde arriba de un altar.
No quiero juzgar a nadie
ni tampoco tener el derecho de perdonar.
 
No quiero ser yo.
Quiero ser otra distinta.
Alegre, amiga, defectuosa,
imperfecta y amante…
pisar con mis pies el piso,
pasear por la ciudad,
bailar en las calles.
 
Que detrás de mí
el capitalismo se derrumbe
y pierda hasta los dioses
y las vírgenes que lo sustentan.
Que detrás de mí
se desmorone el racismo
y el color blanco que lo sustenta.
Que los úteros de las mujeres blancas
puedan parir hijas morenas.
Que las morenas tengan hijos rubios.
Y que el amor y el placer nos mezcle
y nos mezcle y nos mezcle.
Hasta diluir todas las estirpes de nobles,
de patrones y de dueños del mundo.
 
No quiero ser la madre de dios,
de ese dios blanco civilizado y conquistador.
Que dios se quede huérfano
sin madre ni virgen.
Que se queden vacíos los altares
Y los púlpitos.
Yo dejo este altar mío.
Los abandono por decisión libre.
Me voy, lo dejo vacío.
Quiero vivir, sanarme de todo racismo,
de toda condena, de toda dominación.
Quiero sanarme yo misma
y ser una mujer simple.
Ser como la música que solo sirve
para alegrar los corazones.
He descubierto que para ser feliz
solo hay que renunciar a tus privilegios,
a tus virtudes y perfecciones.
 
Proclamo la inutilidad de los privilegios.
La tristeza de los altares.
La muerte del capitalismo.
 
 
 

Seguir leyendo

Mu49

Flor de jardín

Publicada

el

Mi mamá trabaja, la guardería de Mujeres Creando. Una escuela feminista que enseña a no confundir regalos con afecto ni cariño con violencia. Abierto de 7 a 23, para madres que trabajan, estudian o se divierten.
(más…)

Seguir leyendo

Mu49

Flogger y resto

Publicada

el

Cumbio hoy. Regresó con un documental que registra el fenómeno de ser adolescente y moda. Se aburrió de dar notas, pero aceptó esta para contar cómo sobrevivir a la fama.
(más…)

Seguir leyendo

La última Mu: La voz originaria

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo más leido

Anticopyright lavaca. Todas nuestras notas pueden ser reproducidas libremente. Agradecemos la mención de la fuente.

0:00
0:00