Sigamos en contacto

Mu56

Una porción libre

Publicada

el

Ex pizzería La Ideal. La recuperación de ese espacio autogestivo de Villa Urquiza cumplió diez años, con recambio generacional.

La decisión se había debatido y votado en asamblea, durante las reuniones que solían mantener en la Plaza Echeverría, en Villa Urquiza. Había clima de lucha: se percibía en el aire y se impregnaba en cada asambleísta.
La chispa se disparó con un dato: una sucursal del supermercado Coto quería avanzar sobre un pequeño terreno, que bordeaba las vías del ferrocarril Mitre a la altura de la estación Urquiza, para construir un shopping. Las vecinas y vecinos tenían una postura clara: no iban a dejar que un sitio que les pertenecía pasara a ser explotado comercialmente, cuando podía ser reutilizado como una forma de comunión vecinal. Entonces, decidieron resistir. Desalambraron el terreno y dijeron no al shopping, sí a una plaza.
El 12 de febrero de 2002 nació la ocupación. Y sobraba entusiasmo: al momento de la toma, Lito Grisafi, uno de los asambleístas, deslizó un comentario a su compañero Basilio Sioutis.
– Che, mirá La Ideal, ahí.
Los ojos de Lito se habían posado sobre una ex pizzería histórica de Villa Urquiza, que estaba lisa y llanamente muerta desde hacía unos años, ubicada justo frente a la plaza tomada. Pero fue sólo un comentario.
Escribir, militar y convocar
La Asamblea de Vecinos Autoconvocados de Villa Urquiza nació a fines de 2001, al calor de la agitación social del 19 y 20 de diciembre. Pero Lito y Basilio, con años de militancia a sus espaldas, ya venían trabajando con otros compañeros desde la década del 90. “La asamblea surgió para dar una respuesta a la disolución que había en el Estado”, dice Felipe López, abogado y participante desde los comienzos.
Los vecinos comenzaron a informar lo que estaba pasando en el barrio a través de un periódico que aún editan, llamado Lo que faltaba. “Pero nos quedábamos con un sabor amargo, porque informábamos que estábamos perdiendo la identidad del barrio, pero no hacíamos nada más que comentarlo. Entonces, creíamos que teníamos que hacer más: publicar una nota y seguirla, militarla y convocar”, explica Lito.
Las actividades comenzaron a multiplicarse: escraches a genocidas de la última dictadura que vivían en Villa Urquiza y a jueces de la Corte menemista, cátedras sobre el Che Guevara y movilizaciones con un poder de convocatoria muy estimulante, que quedó explícito en la toma de la plaza. Y que fue una victoria: una audiencia pública y, tiempo después, la Legislatura porteña falló a favor de los vecinos.
Con todo esto a cuestas, el comentario de Lito sobre la ex Ideal se fue transformando en algo más.
El triunfo
La Ideal fue tomada por las y los asambleístas el 18 de junio de 2002. El proyecto era impulsar un comedor y un merendero, pero tenían que librar otra lucha: contra el Estado. El predio de la ex pizzería pertenecía al ONABE (Organismo Nacional de Administración de Bienes del Estado), ya que el local estaba (y sigue estando) emplazado en terrenos ferroviarios. El ente presentó una denuncia ante el juez federal Jorge Ballesteros por usurpación. Allí entró en acción otra de las asambleístas, Nora Perusín, abogada: “Hice un escrito bastante largo argumentando por qué se había recuperado, en qué condiciones estaba y cuáles eran los proyectos que proponía la gente. Decía que esto era un bien que estaba ocioso y que la ocupación con fines sociales no constituía usurpación. Después de presentar todas las pruebas, Ballesteros falló a favor nuestro. Fue un triunfo”.
Lo Ideal, hoy
El espacio había entrado en una meseta en 2004: muchos decidieron irse y la idea del comedor se cayó. Solamente algunas mujeres, entre ellas Nora, se quedaron dentro del local con velas, porque tampoco tenían luz. Fue en ese momento de oscuridad cuando apareció la “segunda generación de asambleístas”, tal como lo define El Boina, de 22 años: “La juventud militante también está acá. Entendemos que todo es político. Y solamente cambia si uno se mete y activa. Lo que mantiene este espacio luego de 10 años es la horizontalidad y solidaridad como valores fundamentales”. Y menciona dos conceptos: “Acción directa y organización antijerárquica”. Santiago Foucault, 27 años, contextualiza: “Empezamos a caer después de lo de Cromañón. Porque para muchos que andábamos dando vueltas, eso nos generó preguntas e inquietudes y a buscar un espacio de participación”.
Actualmente, la ex pizzería La Ideal se llama Centro Cultural Maximiliano Kosteki, pero el nombre, dicen, va mutando. Tienen dos bibliotecas, un gimnasio popular, una huerta terracera y talleres de serigrafía, literarios, cocina vegana, dibujo, reciclado de ropa, hip hop y break dance. También funciona la Fabribicicleta, donde se aprende a armar y reparar bicis. Las actividades son libres y gratuitas, y los fondos son recaudados a partir de peñas.
Otro de los asambleístas históricos, que ya no participan del espacio al igual que Lito y Basilio, es Eduardo Gurucharri. Cuenta que fue a los festejos que se realizaron por los diez años de la recuperación, y deja un mensaje: “Hace tiempo que no venía. Y cuando entré con mi señora, le dije: ´Mirá, no conocemos a nadie´. Y me puse muy contento”.
 
 

Mu56

Ni la puta ni su hijo

Publicada

el

Marcelino Cereijido. Es argentino y vive en México desde la última dictadura. Dirige una investigación que acaba de descubrir el funcionamiento y aplicación de una hormona que puede ser decisiva para la cura del cáncer. Y de escribió un ensayo donde analiza, con mirada de biólogo, el insulto más famoso. Su teoría permite deducir quién es el autor. Y culpable.
(más…)

Seguir leyendo

Mu56

Batallas por la ley de la vida

Publicada

el

Asambleas vecinales en Mendoza. Con movilizaciones, piquetes y la toma de la Legislatura lograron que los políticos los escuchen y sancionen una ley que los propios vecinos redactaron para impedir la instalación de proyectos mineros. Ahora el gobernador Paco Pérez intenta revertir esa prohibición. Y las comunidades volvieron a la calle. El futuro está en juego.
(más…)

Seguir leyendo

Mu56

Autogestión sin minas

Publicada

el

Ismael Bordagaray. El pueblo no recibe fondos para su funcionamiento, y el intendente –K pero antiminero– lanzó la autogestión. Asambleas y democracia vs. obediencia.
(más…)

Seguir leyendo

LA ÚLTIMA MU. Crecer, crear, cooperar

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo más leido

Anticopyright lavaca. Todas nuestras notas pueden ser reproducidas libremente. Agradecemos la mención de la fuente.