Sigamos en contacto

Mu68

Seguí participando

Publicada

el

La Asamblea de El Bolsón. Con una pueblada defendió al intendente de las presiones corporativas y con un plebiscito intenta revocar a aquellos concejales que se olvidaron de sus promesas electorales. En la calle y con asambleas discuten qué es la democracia y cómo lograr que la política sea una herramienta para vivir mejor y no para hacer mejores negocios.


Adivinanza: ¿En qué se parecen un filósofo europeo y un carpintero patagónico? Pistas para una respuesta:
“Desde el punto de vista objetivo, el malestar de la democracia reside en que no parece adecuada para regular y dar forma a la política en el mundo actual. Y va acompañado por la idea de que estamos siendo engañados”. (Carlo Galli, filósofo italiano).
“Más que una democracia, es una demos-gracias”. (Leo, vecino y carpintero artesanal de la Comarca Andina).
Galli describe en El malestar de la democracia las múltiples mutaciones culturales, históricas, estructurales, capitalistas, subjetivas y objetivas que explican que el artefacto democrático haga tanto ruido desde el punto de vista de los que aspiran honestamente a un “gobierno del pueblo”. Leo, que tiene además un programa en la FM comunitaria Alas, de El Bolsón, transmitió en directo un ejemplo de esas mutaciones, desde la esquina de la Municipalidad, en medio de una pueblada que instaló varias novedades:

  • La exigencia de que el intendente que había decidido renunciar –presionado por corporaciones económicas y por el propio gobernador– permaneciese en el cargo. O sea: que ignorara las presiones, y no se hiciera caso a sí mismo.
  • La defensa del territorio amenazado por proyectos contaminantes, extractivos, excluyentes y empobrecedores.
  • La campaña para que tres concejales sean revocados de sus cargos por “traición al mandato popular” (traducción: hacer lo contrario de lo que habían prometido antes de las elecciones).

La sensación de que esas personas que salieron a la calle pese al invierno comarcal, abrigan la idea de que la política es algo demasiado importante como para dejarla en exclusivas manos de los políticos.
Curiosidad: el intendente defendido, el gobernador del pressing, y dos de los tres concejales cuestionados son kirchneristas. La Asamblea en Defensa del Agua y la Tierra de El Bolsón es apartidaria. Entre muchas interconexiones posibles sucede, por ejemplo, que vecinos que votaron contra el intendente, o ni votaron, salen a defenderlo. Y vecinos que votaron por los concejales, quieren revocarles el mandato. Y cualquiera de las posibilidades, las deciden juntos en esa asamblea apartidaria.
La combinación es a la vez compleja y apasionante. Dicen los especialistas en neurociencias que no hay que temerle a la complejidad: lo que impide comprender la realidad y momifica las neuronas es la simplificación.
En años electorales hay llamados emocionados a la participación ciudadana, consistente en ir a votar. Y hay una clase política que se supone que va a representarnos y asumir poder, según el resultado electoral. En cambio la gente de El Bolsón exhibe una bandera que postula: “El poder está en nosotros”. La pregunta que democráticamente podría hacerse cualquier carpintero italiano, cualquier filósofo patagónico o cualquier cronista confundido es: ¿El actual sistema representativo es la democracia? Queda así planteada una segunda adivinanza.
Acogotando movileros
Para entender el conflicto conviene recordar que la comunidad de El Bolsón está movilizada desde hace años contra los proyectos de un zar de la zona, pero residente en Bahamas. El inglés Joseph Joe Lewis posee, entre muchas cosas, Lago Escondido. Intentaba concretar un turbio cierre del aeropuerto y apertura de otro, lo cual terminaba siendo un notable negociado inmobiliario, acaso generoso para con los funcionarios que lo impulsaban. Radio Activa, de El Bolsón, denunció el tema, y sufrió un incendio intencional.
El asunto adquirió notoriedad televisiva a través del programa CQC, en 2009. En Youtube puede verse aún al intendente radical Oscar Cachito Romera intentando pegarle al notero del programa, Gonzalo Rodríguez, bajo consignas como “te bajo los dientes” y “me cago en la prensa”. Las normativas municipales no contemplan el control antidoping.
76% vs Lewis
El proyecto de aeropuerto fue rechazado por un 76% de los votantes del plebiscito, convocado al respecto en 2009, expresión del poder de la comunidad movilizada. Pero los vecinos se oponían además a otro megaemprendimiento inmobiliario de Lewis & afines en Pampa de Ludden, aprobado también por Cachito Romera. Una villa turística, Ski & Golf Resort Laderas, que hace años viene haciendo la preventa de lotes del “Sector Golf” a 24.000 dólares, “ad referéndum de las aprobaciones pertinentes”. Promueven espacios “sin vecinos”, rodeados de “bosque natural”, o lo que quede luego de la tala de 850 hectáreas. El complejo incluye 10.000 camas, entre hoteles y cabañas, un shopping, cancha de polo, de golf y dos lagunas artificiales para la pesca con mosca. Néstor, de la Asamblea, explica con incomodidad, con la mano imitando a un tobogán: “Como eso está en una ladera, toda la mierda, con perdón, bajaría a las aguas que bebemos y que usamos para la agricultura”.
Sólo el shopping sería equivalente a 6 kilómetros de comercios uno al lado del otro, con lo cual El Bolsón se convertiría en un pueblo muerto. Y algo más, que explican en la Asamblea: “Lewis quería usar el agua del Río Escondido para una hidroeléctrica de 9 megas, o sea que generaría más que lo que consumen todos los pueblos de la Comarca. Es inevitable pensar que eso es, además, para vender electricidad a mineras y petroleras”.
Vuelos Patagonia-Malvinas
El contacto con la Asamblea permite aprender, conocer y recordar cómo funcionan las cosas. Más datos. Lewis había construido una pista mayor que la de Aeroparque en medio de la nada de Sierra Grande, a nombre de Bahía Dorada, de Nicolás Van Ditmar, administrador de Hidden Lake S.A. (traducción lewista de Lago Escondido). La gobernadora de Tierra del Fuego, Fabiana Ríos, pidió informes en 2010 sobre vuelos clandestinos entre esas pistas y las Islas Malvinas (a 1.000 kilómetros, 2 horas de viaje), sin recibir clarificaciones excesivas. El ministerio de Defensa informó que el control de la aviación civil pasó a Planificación, y reconoció que el área de Sierra Grande no está radarizada, con lo cual nada de lo que vuele por allí queda registrado. Malvinas, recordarán los memoriosos, son aquellas islas por las que hubo una guerra en 1982 y hoy es sede de parte de los negocios petroleros británicos.
Fútbol, Pampa y Energía
La empresa global de Lewis es Tavistock Group. Como cosa pintoresca, posee (o “invierte en”) equipos de fútbol, como el Tottenham Hotspur, que negocia a las patadas vender al Real Madrid al jugador más caro de la historia, Gareth Bale, 100 millones de euros.
Menos pintoresca, Tavistock presenta en su página de Internet como joya propia y más abajo que el Tottenham, a Pampa Energía, la mayor productora de electricidad de la Argentina, dueña a su vez de Transener, la principal transportadora de electricidad del país. Pampa Energía es comandada por Marcelo Mindlin, quien junto a Eduardo Elsztain fue socio local del húngaro mutado a norteamericano George Soros: se quedaron con un negoción menemista-cavallista, la privatización del Banco Hipotecario. Soros, a su vez, fue socio de Lewis en las famosas maniobras que derrumbaron a la libra esterlina en los 90.
Lewis integra además el Club Bilderberg, grupo de autoayuda de las trasnacionales del mundo e imán de teorías conspirativas, cuya dinámica de control del planeta y sus recursos no requiere leer novelas paranoicas (o visionarias), sino mirar noticieros con el ojo informado frente a guerras, monopolios, gobiernos obedientes a las corporaciones, espionajes, experimentos genéticos, desastres ambientales, tráficos raros y hasta ventas de jugadores de fútbol.
El poder del inglés tal vez tampoco requiera visiones conspirativas de las que siempre rodean al futuro patagónico, sino simples datos que incluyen pistas, negocios escondidos, pampas, energías, emprendimientos y las 50.000 hectáreas declaradas en su pedazo privado de Patagonia.
El golpe
Alfredo Ricardo Kalewche García, 61 años, 8 hijas, 6 hijos (total: 14), ex obrero municipal, creyente en Dios y el Espíritu Santo, kirchnerista y opuesto al proyecto inmobiliario de Lewis, reemplazó en la intendencia a Cachito Romera con un 54% de los votos, en 2011 y sin necesidad de acogotar a nadie. El apodo es uno de los nombres mapuche que el Estado prohibía: significa “el barco que rescata a los locos y enfermos”.
El domingo 26 de mayo lo convocaron a una reunión en el complejo Refugio Patagónico para firmar el proyecto de concesión del centro invernal de esquí en el Cerro Perito Moreno (con el que está de acuerdo). Cuando llegó, había unas 40 personas mirándolo. Estaban los concejales de su propio partido, el gobernador Alberto Weretilnek, los popes de las Cámaras de Turismo y de Comercio y los ansiosos representantes de la empresa Laderas. Le dieron para firmar el acuerdo. Kalewche: “Pero resulta que también metieron el contrato por el desarrollo inmobiliario de Pampa de Ludden”.
Como todo El Bolsón sabía de la reunión, decenas de vecinos empezaron a juntarse en la intendencia esa mañana dominguera. Kalewche aceptó firmar, y también dudó, no se sabe en qué orden. “Yo estaba muy confundido y presionado. Dije que iba a firmar, pensando destrabar la situación, pero hice algunas consultas”. Por celular habló con vecinos de la Asamblea que estaban en la intendencia (“le dijimos que firmar era una barbaridad”, cuenta Cristian Ferrer), y con una de sus hijas, Luciana (estudia Letras, oficia como su secretaria personal sin cobrar sueldo municipal), que por teléfono le dijo: “Papi, estás errando el camino, pensá bien qué vas a hacer”. En la intendencia había gente que gritaba: “Esto es un golpe institucional”.
En el Refugio Patagónico, Kalewche pidió un cuarto intermedio. “Se pusieron como locos, me querían colgar, pero dije que volvía a las 9 de la noche”.
“Me siento un traidor”
Kalewche García fue directo a la intendencia, donde ya había centenas de personas. Habló con los vecinos adentro del edificio, y decidió salir para hablar con todos. Afuera habían organizado una radio abierta las FM comunitarias La Negra y Alas. Allí Kalewche reconoció: “Me siento vacío, me siento mal. Quiero que me entiendan, y que sepan que soy una persona de hacer frente a la palabra empeñada y me comprometí que a las 21 iba a llevar una respuesta. Y realmente me siento un traidor”.
La gente empezó a gritarle “no”, “no firmes”, “no renuncies”, “nosotros te apoyamos”, “viven mintiéndonos” y cantaron todos “no se firma”. Leo Grela conducía la radio abierta: “Lo tenía adelante mío y ví que se quebró. No era verso” (se aclara que Leo no es kirchnerista, kalewchista ni nada que se le parezca). Pidió un rato para descansar y cuentan que la mujer y su propia asamblea de hijos le insistieron para no firmar ni renunciar. Anunció esa decisión cuando El Bolsón ya era una pueblada de más de 2.500 personas en la calle (el 15 % de la población del casco urbano, equivalente a casi medio millón de personas en Buenos Aires).
Dice Kalewche: “La verdad es que me rescató la gente. Yo iba a meter la pata, a traicionarlos y traicionarme a mí mismo. Estos grupos nos estaban cocinando”. ¿El gobernador dejaba correr?: “Totalmente, pero quiero ser cuidadoso y no generar un distanciamiento” (García tiene como referente provincial al adversario de Weretilneck, el senador Pichetto). “Pero la gente acá me decía: vos firmás, y nos dejás en manos de estas corporaciones por el resto de nuestra vida”.
Aclara este ex gremialista de UPCN que nunca hay que sacar los pies del plato (aunque los pies a veces desobedecen), que tiene en las paredes imágenes de Perón, Kirchner, Cristina, y estampitas que le regalaron de San Benito Abad y Ceferino: “Ese día entendí que nosotros estamos de paso. No somos dueños de las instituciones. La gente les da sentido. La soberanía popular está por encima de todo. Es un modo distinto de ver la democracia”.
Concejales psicodélicos
“Defender al intendente era defendernos a nosotros mismos”, explica Daniel, chef de comida orgánica y asambleísta ultramovilizado. “Lo que se defendió es a la institución que estaba siendo atacada por las corporaciones, no al partido político” agrega Jorge Ronco, quien coordina el excelente blog de la Asamblea en Defensa del Agua y la Tierra. Alguien agrega en esa enorme ronda asamblearia: “Por momentos no sabíamos por dónde iba a salir Kalewche. Pero le reconocemos honestidad y desde ahí fue nuestra participación”.
Quedaba un tema pendiente. Concejales del propio oficialismo como Paola Sanna (Frente para la Victoria), Beatriz Tejeiro (Frente Grande) y Raúl García (que ha pasado prácticamente por todos los partidos, y ahora está en el vecinal PAIS), llegaron a sus cargos oponiéndose al proyecto de Pampa de Ludden, cosa que olvidaron a velocidad sospechosa.
“Nosotros ya le habíamos pedido juicio político a cinco de los siete concejales”, relata Teresa. Los imputados no pertenecen a la genealogía hippy de El Bolsón, pero tuvieron una reacción psicodélica. “Dictaron una resolución anulando los juicios políticos y se autoabsolvieron”. El año pasado además intentaron desconocer una orden del Superior Tribunal de Justicia de Río Negro de no innovar ni avanzar en el proyecto de Pampa de Ludden. Cuando la gente se los reclamó a los gritos, emitieron un comunicado: “El pueblo no delibera ni gobierna sino por medio de sus representantes. Toda persona que se arrogue por la fuerza los derechos del pueblo, comete delito de sedición”. Los delincuentes sediciosos serían los vecinos que intentan que los concejales no violen una orden del máximo tribunal.
La Asamblea sediciosa, junto a todas las organizaciones que integran Comarca de Pie resolvieron este año juntar al menos 2.700 firmas para pedir la revocatoria de tres concejales. Si lo logran (llevan 1.000 adhesiones) habrá plebiscito en el que debe votar al menos la mitad del padrón.
Sobre la revocatoria, el intendente Kalewche García mira hacia arriba: “Me mueve sensaciones encontradas. Pero es bárbaro que si la gente tiene que castigar a los políticos o responsables de las administraciones, pueda hacerlo. El que no cumplió es un mentiroso o un transgresor y tiene que pagar las consecuencias, me toque a mí o a cualquiera. Hay que decir la verdad: hay compromisos y fiscalizaciones que deberían ser hechas por la comunidad, para corregir situaciones nefastas”. Le comento que la gente puede fiscalizar, pero también parece querer participar en las decisiones, y no quedarse encerrada en la casa esperando: “Tal cual. Por quedarnos encerrados el neoliberalismo cercenó derechos y nos condicionó como sociedad. Por dejar hacer, fuimos cómplices durante mucho tiempo”.
Democracia pintada
Reunión convocada por radios comunitarias y mensajitos de texto con un grupo de unas 30 personas de la Asamblea para charlar con MU frente al cuestionado Concejo Deliberante. Hay trabajadores, cooperativistas, agricultores familiares, jubilados, docentes, profesionales, artesanos, comerciantes. Cada encuentro de este tipo es una sorprendente entrevista al pensamiento colectivo.
Roberto: “El acto de gobierno lo hicieron las 2.500 personas en la calle. Para mí es el comienzo de la democracia semidirecta, y empieza a morir una democracia representativa, que está pintada”.
Silvia Rojas, dedicada a la agricultura familiar: “Uno habla de los funcionarios y da vergüenza ajena, sensación de violencia y de impunidad. Íbamos al Concejo Deliberante para explicar la posición de los vecinos, y nos recibían con grupos antimotines y vallas. Una vez me asusté porque vi humo, pero era porque acá tenemos esa cosa hippy y pacifista, y la gente les ponía sahumerios en las vallas a la policía. Me quedó grabado: un poder impune, ilógico e irracional, que no defiende a la comunidad sino a un pequeño sector de intereses, contra los que nos reunimos en ronda, nos pasamos energía, encendemos sahumerios y les regalamos una flor”.
Eduardo Muro: “Estamos rompiendo con los hechos consumados. Hay una sociedad que a lo mejor no sabe muy bien para dónde agarrar, pero sabe lo que no quiere”.
Silvia: “El concepto de soberanía popular está incluido en la Carta Orgánica del municipio. Significa que el pueblo puede reclamar y tiene herramientas, revocatorias, juicios políticos”.
Li Mayer, que me regala su Guía para Humanos Conscientes: “Queremos defender otro tipo de vida, horizontal, creativa y de hermanos. Parece una utopía, pero las utopías se vuelven realidad”.
Roberto me mira de reojo: “Lo que ella te dice es real, vive en esa actitud. Todo lo que escuchás de la gente es verdad. La mentira es la de los políticos”.
El poder está en nosotros
Les pregunto qué es la democracia. Eduardo: “Lo que estamos haciendo acá reunidos”. Roberto: “La voluntad popular”. Adriana: “Una consigna que tenemos es ‘El poder está en nosotros’. A la empresa Laderas le hicimos un cartel: ‘Gracias por juntarnos, ahora váyanse’”.
¿La reacción social ocurre sólo frente a situaciones límite o de peligro?
Li: “Ojalá evolucionemos y el cambio sea desde la alegría y no el drama. A ver si nos avivamos”.
Silvia: “También es un despertar después del individualismo. En lugar de depotricar por lo que ves por televisión, salir a defender lo que uno quiere”.
Daniel: “La actitud de no delegar no es sólo para la política: es hacernos cargo de nuestras propias vidas”.
Silvia: “Y al hacerlo uno se siente bien, íntegro, y se recupera la alegría. Las luchas se ganan con alegría”.
Demos gracias
La Comarca Andina tiene al sur (ya en Chubut) bellezas como Lago Puelo, El Hoyo, Epuyén, unidas a El Bolsón en la asamblea regional Comarca de Pie. Comunidades también movilizadas frente a temas a los que la política convencional no da respuesta. “En Lago Puelo pusieron de prepo un Servicio de Seguridad Vecinal que nadie había pedido”, dice Daniel Juliani, en la Asamblea Comarcal contra el Saqueo. “Nuestra inseguridad ahora es ese SSV que no sabemos qué hace ni quién lo integra”.
Fernanda: “Cuando fuimos al Concejo Deliberante a reclamar nos dijeron que ya lo habían discutido con la comunidad. Le preguntamos con quién. Contestaron: ‘con el comisario’”.
La pregunta es por qué se sigue votando a gente por el estilo: “El aparato está armado para eso, te ofrecen esos candidatos, votás lo que hay, y no otra variante, te lo digo desde adentro”, explica Daniel con su experiencia como concejal suplente. “Pero ya sé que no se puede estar ahí, sino en las asambleas, tenemos que construir algo distinto”. Otro argumento es que en los barrios se vota al que tiene mejor caja para repartir recursos que cunden (y la gente aprovecha) en tiempos electorales.
Nora Corvalán vive una faceta judicial del sistema. En la vecina El Hoyo hubo allanamiento por trata de mujeres en el que se rescató a una chica de 19 años y otra de 16. Todo en cabañas que construyen empresarios de la zona íntimamente ligados al poder político. La comunidad se manifestó, hicieron pintadas contra la trata de personas y la complicidad que implica, cuestionando al intendente Mirco Szudruk y al empresario Daniel Kritz. Los vecinos denuncian además trata laboral, con el traslado de decenas de trabajadores de países periféricos y provincias porteñas. ¿A quién procesaron? A Nora, por hacer pintadas. “Encima no fui yo la que pinté. Me citó el juez de paz Mario Díaz. Mi abogado le dijo que era un disparate, que tendría que excusarse de actuar. El juez le dijo: ‘¿usted quiere que pida disculpas?’”.
Leo Grela vuelve sobre el dilema democrático: “Más que una democracia es una demos-gracias. Demos gracias que tenemos un laburito, que no están los militares, que no gobierna la derecha, que nos podamos expresar. Tenemos que agradecer que nos den derechos que nos corresponden. Ni siquiera me parece que sea una democracia representativa en un mundo tan dinámico: vos ganás la elección, luego llega José Inversión y propone un casino con megaprostíbulo. La realidad que existía cuando te voté ya cambió, no me podés representar en ese tema porque no lo discutimos ni te voté para eso, pero así vas a estar años y años tomando decisiones que yo ni conozco”.
En El Hoyo, cuando el Concejo Deliberante ignoró sus reclamos frente a emprendimientos inmobiliarios, los vecinos optaron por otra respuesta, y crearon la naciente radio comunitaria El Fogón. “La democracia también es tener nuestra propia voz para comunicarnos”.
Imaginando democracia
Nueva ronda en El Bolsón, en el Galpón Comunitario de Mallín Ahogado que había sido convertido en escuela de policía y los vecinos recuperaron. “Nos llevó un año, pero lo logramos”.
¿Y cómo podría imaginarse una democracia más democrática, según los vecinos? En la Asamblea varios defienden el perfeccionamiento de herramientas como la revocatoria o los plebiscitos. Algunos proponen armar fuerzas propias que participen, cosa que otros cuestionan: “Te terminan chupando en el sistema”. Roberto plantea otra cosa: “Para mi cada barrio debería elegir a un delegado”. Jorge Ronco complementa: “La única representatividad legítima es la que emana de asambleas pequeñas, barriales, que nombren representantes rotativos, que formen asambleas con los representantes de otros barrios, luego municipales, provinciales hasta llegar a lo nacional. Algo de abajo para arriba, donde no habría partidos políticos ni una competencia que sólo provoca destrucción y división”.
Por aquí dicen que no hay que subestimar las utopías, o mejor dicho las ideas que se ponen en práctica a partir de estas formas de pensamiento grupal y comunitario.
Roberto pide la palabra: “Lo preestablecido está en crisis. Uno siente que se vienen modos nuevos de vivir y de pensar, y no queremos que no nos agarren desprevenidos. Estamos adivinando cómo hacer lo que queremos, y lo que queremos es vivir mejor”.
Cómo hacer lo que queremos: es la tercera adivinanza que flota en cualquier comarca del mundo en la que la gente quiera hacerse cargo de su vida.

Mu68

El lado mapu de la luna: Puel Kona estará con Roger Waters

Publicada

el

Puel Kona es una banda conformada por jóvenes mapuches que acaba de ser elegida por Roger Waters como telonera en sus conciertos del 6 y 10 de noviembre en el Estadio Único de La Plata. Conocé su historia en esta nota que les realizamos en MU: «Desde chicos participaron en recuperaciones y conflictos territoriales. Son voceros de las comunidades que enfrentan al fracking. Ska, rock y fiesta como medio de comunicación». Por Sergio Ciancaglini.
(más…)

Seguir leyendo

Mu68

Territorio fracking

Publicada

el

Darío Aranda recorre con la comunidad mapuche la zona donde YPF comenzó a preparar la extracción con fracking. Cómo son las obras, qué reclaman y cómo. El almuerzo interrumpido por los funcionarios que presionan. Lo que se ve y se escucha en esas tierras que hoy son escenario de una batalla geopolítica clave: comunidades vs. corporaciones.
(más…)

Seguir leyendo

Mu68

Lo original de lo originario

Publicada

el

Libros que revisan la historia para entender el presente, películas que muestran realidades ocultas dirigidas por una comunidad. Son apenas dos ejemplos de una expresión de estos tiempos de una cultura originaria con voz propia.
(más…)

Seguir leyendo

LA ÚLTIMA MU: MARICI WEW

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo más leido

Anticopyright lavaca. Todas nuestras notas pueden ser reproducidas libremente. Agradecemos la mención de la fuente.