Sigamos en contacto

Mu91

Actriz de su vida

Publicada

el

Su proceso de ser hombre a ser trans fue paralelo a un papel que le tocó interpretar, con la misma historia. Artista notable y docente, para actuar contra el prejuicio.

maiamar

Es un tanque que viene de frente. Arrasa la tierra. Arrasa el aire. Te mira y actúa. Nos actúa. Maiamar es actriz, docente. Es un tanque que no para, no frena, no cesa.

Maiamar Abrodos no se llamaba Maiamar cuando llegó al teatro a sus 20 años como escenógrafa. Seis años después empezó a estudiar actuación en el EMAD. Se tituló y nunca más bajó de las tablas. “Empecé a actuar como varón, pero en un momento decdí hacer  solo personajes femeninos.Ya tenía un camino transitado cuando lo decidí; el problema era que me seguían llamando para otras cosas y tenía que explicarme todo el tiempo. Era medio raro porque no me sentía un actor transformista. No me cuadraba ese vínculo, pero tampoco era una mujer para el público ni para quienes me llamaban”.

Realidad y ficción

Maiamar Abrodos es, además, docente en los dos de los institutos públicos más prestigiosos de Argentina: la Universidad Nacional de las Artes (UNA, ex IUNA) y la Escuela Metropolitana de Arte Dramático (EMAD). Hace pausas para hablar, toma mate en el sillón de su casa rodeada de seis gatos que se turnan para pedirle mimos, viaja hasta los recovecos de su memoria, vuelve y sigue: “Me di cuenta de que en un momento no podés cubrirte más, no hay forma. Eso era un paliativo, un momento de felicidad mientras duraba la función. Estaba descargando todo en un lugar que se estaba convirtiendo en una terapia y no era la idea. Ahí decidí hacer el cambio”. Fue en 2007, al entrar en su cuarta década de vida. “Venía de una gran depresión. Eso me puso muy activa. Muy fuerte. No sabía cómo hacer las cosas, no conocía a nadie, no sabía nada, pero tomé la decisión y  me compré hormonas”. Cuando después del receso de vacaciones volvió a dar clases, ya era Maiamar. “Una alumna me dijo: ‘Es lo mismo, pero más claro’. Antes, de alguna manera, era más exótica, ahora soy más formal. Me acuerdo que el médico me preguntó: ‘¿Vos te vestís de mujer?’. Desde hace años. Pero como actriz, era vestirme camuflada. Yo hice escultura y pintura. Mi abuela era pintora, pintaba con ella. Todo eso me fue llevando: era como un amparo artístico”.

Romper el catálogo

A los 29 años empezó como docente de escenografía, carrera de la que llegó a ser directora, y luego se paró frente a un aula para enseñar actuación. En 2012 se convirtió en la primera docente trans en afiliarse a la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE). Militó en la Comunidad Homosexual Argentina (CHA) y hoy forma parte de Mujeres Trans – Transexuales, Transgénero, Intersexuales.

¿Qué falta por actuar? “Hay mucha hipocresía.Nos cuesta mucho conseguir papeles. Una cosa es el teatro independiente, donde nunca tenés cuestionamientos. El error está en que no existe una actriz trans. Yo soy una mujer trans, no lo voy a negar jamás, pero soy una actriz como cualquier otra actriz que interpreta cualquier papel”. Nunca la volvieron a llamar para un rol masculino. “Todo lo que venga como rol de género no me cuestiona. Me cuestiona más si me llaman para un personaje de prostituta o trans, no por el rol en sí, sino porque estoy luchando contra ese estereotipo. Si sos lesbiana, no te llaman para hacer de lesbiana porque lo sos. Es ridículo. ¿Por qué lo trans tiene un catálogo? Sería bueno correrse de ahí. Mi carrera se fundamenta en otro lugar”.

La ficción y la realidad

La vida de Maiamar Abrodos seguía teniendo su paralelo teatral. En uno de los capítulos de La viuda de Rafael¸ la miniserie que se emitió en 2012 en la TV Pública, Maiamar recibía el dictamen de un juez que rechazaba la autorización para intervenirse quirúrgicamente. Allí hizo de Nina, una mujer trans que convivía desde hacía 20 años con un empresario adinerado. En un accidente, él muere y Nina comienza una lucha por el reconocimiento de sus derechos, enfretando a la familia de su marido, católica y codiciosa. Fuera de escena, la artista recorría el laberinto burocrático desde 2008. Tres años después, como en la serie, un juez rechazó su pedido de cirugía por ir en contra de las “leyes naturales”.

El tanque arrancó y actuó sobre la justicia. Dice que actuar su propia historia fue catártico. Apeló. Su caso se mediatizó y recorrió juzgados. Le resultaba doloroso, pero en 2012 Maiamar actuó tres victorias: le ganó al juez, consiguió la cirugía y tramitó su nuevo DNI que le fue entregado en la Casa Rosada de manos de la Presidenta.

Cuál es la Matrix

Maiamar se destaca hoy en Las Guardianas, de Hernán Costa, con la dirección de Pablo D’Elía, su “hijo de la vida”, como le llama.  La obra recrea un cuarto hospitalario. Allí, es madre de un adolescente enfermo (Emiliano Figueredo). Ambos acaban de ser trasplantados de riñón y una enfermera (Jorgelina Vera) los cuida de noche. Una ventana permite ver el baño de la estación de trenes frente a la habitación. Los tres comparten el impulso de espiar qué intimidades hay allí, acercarse al mundo exterior que les resulta ajeno y negado mientras están atados al suero en sus sillones. Forman un triángulo que se tensa y muta entre amores, odios, pasión, y tragedia.

“Hay que escuchar a Lana Wachowski”, dice Maiamar. Lana  dirige cine, y entre sus obras, se destaca la trilogía Matrix. Junto a su hermano Andy, eran “los Wachowski” hasta que Lana asumió su identidad autopercibida. Maiamar recomienda ver un discurso de Lana, de gala y rastras fucsias, al recibir el Human Rights Campaign Visibility Award: “Que el mundo que imaginamos en esta habitación pueda ser usado para tener acceso a otras habitaciones, a otros mundos que anteriormente eran inimaginables”.

Maiamar recuerda la frase, y las diferencias entre vida virtual y vida real. Entre ficción y realidad. ¿Cuál es cuál?

Maiamar las actúa. Nos actúa. El tanque no para, no frena, no cesa, porque tiene un destino: arrasar con los prejuicios.

Mu91

Trans-formarse

Publicada

el

El movimiento trans ha logrado que Argentina se convierta en un país único en el mundo. No sólo por la sanción de la Ley de Identidad sino por las rápidas consecuencias que esa conquistq tuvo en las vidas de las personas que hasta hace poco tenían como único destino social la prostitución. Cómo impactan estos cambios en toda la sociedad, y qué cuestionan.
(más…)

Seguir leyendo

Mu91

Qué anatomía

Publicada

el

César Fidalgo dirige el equipo del Hospital público de La Plaa que realizó la primera cirugía de reasignación de sexo. Cómo aprendió lo que la universidad no enseña.
(más…)

Seguir leyendo

Mu91

Había una vez

Publicada

el

Gabriela Mansilla es la mamá de Luana, la primer niña trans que logró ser reconocida como tal. Una historia que revela qué significa el derecho a la propia identidad, y los laberintos familiares. El regalo que Luana le hizo a Mu.
(más…)

Seguir leyendo

LA ÚLTIMA MU: MARICI WEW

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo más leido

Anticopyright lavaca. Todas nuestras notas pueden ser reproducidas libremente. Agradecemos la mención de la fuente.