Villa La Angostura: “La falta de compromiso del Estado hace que los femicidas tengan vía libre”

Lo había denunciado 5 veces. Tenía perimetral. El femicida Bautista Quintrinqueo le avisa que la va a matar. Y lo hace, a plena luz del día y en el centro turístico de Villa La Angostura. La ciudad sale a la calle y apunta directo:  “Yo sabía, que a los femicidas los cuida la policía». Otro caso que conmociona al país, el número 60 en lo que va del 2021 y el 2° registrado por el Observatorio Lucía Pérez en la provincia del sur, que demuestra por qué las medidas que tiene el Estado para proteger a las víctimas de la violencia machista no sirven. En diálogo con lavaca, el abogado de la familia de Guadalupe asegura: “La falta de compromiso de los poderes del Estado, las policías y los juzgados que no toman las denuncias, la responsabilidad de cuidarse que recae sobre las propias víctimas: todo eso hace que los femicidas tengan vía libre”.

Foto: Matías Garay @garaymatias

Por Inés Hayes y Melissa Zenobi

“Nací para ser libre, no asesinada», dice la foto de perfil de Guadalupe Carual en su Facebook. Guadalupe tenía 21 años y había hecho 5 denuncias contra su ex pareja, Bautista Quintriqueo, quien 48 horas antes del femicidio le había avisado que la iba a matar a través de un mensaje de WhatsApp. Y lo hizo, en plena avenida de Villa La Angostura, localidad sureña de 15 mil habitantes.

Guadalupe tenía una beba de un año y denunció en el Juzgado de Familia 5 veces la violencia que sufría del padre de su hija. “Este femicidio se podría haber evitado”, dice en diálogo con lavaca.org el abogado de la familia Curual, Marcelo Hertzriken Velasco, especialista en defender a familiares de víctimas de femicidios. “Hay que vigilar a los violentos, no responsabilizar a las víctimas”, señala Marcelo: es que en Villa La Angostura no hay botones anti pánico “porque no hay buena señal de celulares” y tampoco quien controle a los violentos cuando violan las restricciones perimetrales.

El abogado lleva viviendo en el sur desde hace más de 30 años y conoce la lógica territorial: “A Guadalupe la mataron a puñaladas en la calle, en un pueblo pequeñísimo, a la vista de todos y todas”, resume. El incumplimiento de una perimetral en una localidad pequeña exhibe la falta de control que tiene el Estado sobre los territorios, gobernados por una trama de impunidad.

Una, dos, tres, cuatro, cinco denuncias no fueron sufcientes. Guadalupe, vivía con su amiga Lucía y su beba de un año. El abogado insiste en que “no es necesario seguir creando estructuras y protocolos, sino que hace falta compromiso de los poderes del Estado, de los funcionarios, de la policía y de quienes trabajan en la Justicia”. Cuenta Marcelo: “Yo trabajaba en Chos Malal y cuando una mujer venía a hacer una denuncia, le decían que tenía que mandar un correo electrónico, en lugar de tomársela”.

El Lago Nahuel Huapi y la cercanía con la cordillera hacen de esa pequeña localidad un lugar de ensueño en el sur argentino, que millones de turistas visitan cada año. Pero la protección para quienes sufren violencia poco importa, aún en tiempos de turismo: en 2019, organizaciones feministas impulsaron una iniciativa para abrir una Comisaría de la Mujer, que hasta ahora no cuenta con la voluntad del Concejo Deliberante.

Villa violenta

“Fue un femicidio muy cruel, y estamos todos muy golpeados”, dice a lavaca Fiamma Galván, una joven de 16 años que vive en la Villa, a la cual describe como un pueblo tranquilo pero donde la violencia machista se intensificó con la pandemia. Ensaya una explicación: “Por el encierro y por la falta de dinero, lo mismo que sucede en temporada baja, cuando no hay turismo”. Y es que, según Hertzriken Velasco, lejos de la postal para la foto, los pueblos del Sur sobreviven de la agricultura familiar, y el machismo sigue siendo moneda corriente en las relaciones sociales y familiares: “Tratan a las mujeres como objetos, como hace 50 años: eso no ha cambiado acá en el Sur. Necesitamos cambiar la cultura y la educación desde el jardín de infantes”.

Inmediatamente conocido el femicidio, la comunidad se manifestó frente a la Comisaría 28, a cargo del Comisario Catalán; y es que ellas saben que la responsabilidad de no cuidarla es también de la policía que no hizo cumplir al femicida la orden de restricción. Desde lavaca se intentó hablar con Catalán para que diera alguna respuesta pero “estaba en una reunión”, según un policía de la 28. Tampoco responde el intendente, Fabio Stefani: las únicas que hablan son las mujeres y el abogado de la familia que resume la urgencia de que el Estado adopte medidas realmente efectivas: “La falta de compromiso de los poderes del Estado, las policías y los juzgados que no toman las denuncias, la responsabilidad de cuidarse que recae sobre las propias víctimas hacen que los femicidas tengan vía libre”.

0:00
0:00