Borges y el papelón del gobierno porteño: el origen del error

Las redes sociales estallaron cuando alguien notó que el fragmento de un poema atribuido a Jorge Luis Borges no había sido escrito por el autor que el gobierno de la Ciudad pretendía así homenajear, a 30 años de su muerte. Estampado en un gran cartel que adornaba la estación San Martín de la línea C de subte, este fragmento atribuido a Borges era, en realidad, parte del poema After a while, escrito a los 19 años por la inglesa Veronica A. Shoffstall. Desde SBASE -la sociedad del Estado dependiente del gobierno de la Ciudad que administra los subterráneos- informaron a la prensa que la falacia partió del sector Ornamentación de Estaciones. Alegaron que la frase les había llegado “del Archivo de la Nación”, sin precisar a qué organismo público se referían.

borges
En Internet se puede rastrear el origen de tan grosero error. Así lo cuenta el profesor español Héctor Monteagudo Ballesteros en su blog Aguja de Mar:
“La historia es la que sigue: mientras echaba un vistazo a la página web de la Asociación Española de Lectura y Escritura (AELE), dedicada al fomento de la lectura y a los recursos didácticos en las aulas de escuelas primarias, encuentro este poema firmado por Jorge Luis Borges (1899-1986). Puesto que no lo conocía, lo leo con cierto interés, aunque pronto me invade una sensación extraña, porque no reconozco el estilo del maestro argentino en estas palabras. De hecho, es un poema mediocre si lo comparamos, por ejemplo, en su selección léxica, grado de elaboración de la sintaxis y uso de técnicas literarias. El tono pretende ser lírico, pero el resultado es amanerado y prosaico, como si estuviera escrito por un adolescente que se compadeciese de sí mismo.”
Sus sospechas eran certeras:
“Con estas nuevas reflexiones, reemprendo la búsqueda, esta vez, poniendo especial atención en los comentarios que traten de posibles traducciones. No tardo mucho en hallar la solución: su autora es Veronica A. Shoffstall, que a los 19 años escribió el original en inglés, After a while, del que pululan numerosas traducciones en varios idiomas”.
Didáctico, el profesor concluye:
“El vicio de copiar contenidos de páginas ajenas, sin preocuparse por comprobar sus fuentes, ocasiona, a veces, malentendidos que ponen en entredicho la credibilidad de personas e instituciones. Por tanto, cita siempre tus fuentes después de comprobarlas”.
La advertencia está fechada el 2 de junio de 2008, pero el gobierno porteño nunca la leyó. Tampoco -queda claro- la obra de Borges.

Y Bono también

El blog literario Hibridación también le dedica un post al falso poema de Borges. Cuenta:
“El error sobre la autoría se extendió tanto, que el 4 de diciembre de 2005 el cantante irlandés Bono, integrante de U2, leyó en el programa de televisión mexicano Teletón unas líneas del texto, que atribuyó a Borges, de quien dijo, también erróneamente, que era un escritor chileno”.
Hay en la web muchas más referencias a este error de cita. El más enfático está en Youtube. Se titula ¿Borges? ¡NO! Verónica Shofstall. Fue subido el 16 de enero de 2010 y ya cuenta con 277.459 visualizaciones.
Desafortunadamente, ninguna del gobierno porteño.
El poema de Shofstall también fue atribuido a William Shakespeare y por eso hay en Wikipedia una aclaración que lleva por etiqueta el título del poema en portugués y castellano: Con el tiempo uno aprende. Allí se explica que lo escribió en 1971, a los 17, en el cuaderno escolar, pocos días antes de terminar el colegio secundario.

0:00
0:00