Sigamos en contacto

Nota

El Futuro de la Secundaria: qué está en juego con la reforma educativa

Publicada

el

30 escuelas de la Ciudad de Buenos Aires se encuentran tomadas por sus estudiantes, con apoyo de padres, madres y docentes. Exigen al Ministerio de Educación porteño, a cargo de Soledad Acuña, que no se aplique la reforma conocida como “Secundaria del futuro”: porque que nunca se les consultó, y porque no están de acuerdo. Y suman reclamos históricos. La discusión de fondo implica un cambio profundo en la matriz de la educación pública argentina: “Frenarlo depende de nosotros”. Mañana, una reunión clave.
Por Sebastián Andrade para lavaca.org
Las escuelas tomadas en la Ciudad de Buenos Aires son la punta del iceberg de una reforma educativa planteada por el gobierno que avanzaba silenciosa, hasta que las y los jóvenes se pusieron en estado de alerta. Desde entonces, reclamaron reuniones con las autoridades para tener más información, pero ésta sólo fue dada de manera parcial e incompleta. Se sumaron dudas, se rechazaron las iniciativas más polémicas y se sumaron los colegios: al día de hoy, 30 están tomados en la Ciudad de Buenos Aires.
Los jóvenes también piden la aplicación de la ley de Educación Sexual Integral en todas las escuelas y que se escriba un protocolo para casos de violencia de género y discriminación; reformas edilicias integrales, viandas y comedores para los colegios; que se derogue el protocolo de intervención para los colegios tomados ante la repetida presencia de policías en las escuelas; y la aparición con vida de Santiago Maldonado, consigna eje de la marcha que realizaron el pasado viernes.

Santiago y los lápices


La reforma que dio origen al conflicto fue presentada informalmente por el Gobierno a través de un Power Point y notas en los diarios. Nada tan nuevo: es la “profundización de la Nueva Escuela Secundaria”, que ya es aplicada en los primeros tres años de cursada y que dejó a la vista sus problemas.
Los ejes: con el nuevo plan, el 70 por ciento de la carga horaria de quinto año pasaría a ser de prácticas profesionales en empresas u ONGs. Además, las materias serán incluidas en áreas como historia, cívica, geografía, que podrían ser tomadas por un solo profesor.
Es decir: más trabajo gratuito para los estudiantes, menos trabajo pago para los docentes.

Cómo y por qué se toma un colegio

Al día de hoy hay 30 colegios están tomados. Los alumnos cuentan que, en todos los casos, la decisión de tomar es el último escalón de una larga serie de imposiciones, ninguneos y violencias que deben soportar estos jóvenes hoy. Dentro y fuera del colegio.
Primer acto: asamblea del Centro de Estudiantes del Yrurtia. Todos las y los jóvenes, sentados. Alguien recuerda: “Ya pedimos formalmente una reunión con la ministra o con alguien que sepa responder, movilizamos y no nos atienden”.
Expone qué es la “Secundaria del Futuro”.
Luego, se vota: la mayoría levanta la mano. Se toma.
Una comisión hace un cartel para visibilizar la decisión al barrio y al Ministerio de Educación porteño. Otra: prensa. Otra: seguridad. Otras: limpieza, comida, actividades.
Entre los carteles, uno menciona: protocolo contra la violencia de género.
“En el Yrurtia hay un estudiante denunciado por violación. La chica que lo denunció comparte 8 horas por día con él. ‘El instituto no está preparado para llevar esta situación porque no hay un protocolo que lo ampare y lo oriente No quiero compartir espacio con él, y aunque la firma venga desde arriba, desde abajo lo podemos cambiar”.
Segundo acto: Normal 1, lunes 4 de septiembre. Federico, arito en la nariz y la oreja, presidente, propone tomar el colegio ante la falta de respuesta de las autoridades. La asamblea aprueba. Se forman las comisiones. Federico tiene ojos cansados, pero sonríe cuando habla: “Hay muchas cosas en juego y muchas responsabilidades. Estamos cuidando un patrimonio histórico”. Con voz grave: “Milito desde los 14 años. Siempre en el centro de estudiantes, para cambiar al menos una parte de mi realidad. Vengo de una familia pobre que no pudo estudiar. Si no puedo cambiar eso, por lo menos quiero cambiar la situación de mi segunda casa”.
Tercer acto: Instituto Fader, viernes 8. Dice Maite con convicción: “Lo único que salió en los medios es lo que después repite la gente: ‘temor por fiestas en colegios tomados durante el fin de semana largo’. A nosotros nos preocupa qué vamos a comer, cómo vamos a limpiar, pero nos organizamos. También estamos acompañados por nuestros padres, que es super importante, pero queremos que nos dejen ser protagonistas de esto. Si no nos movemos, nos pasan por arriba”.

Las amenazas

Tres centros de estudiantes distintos relatan las situaciones de amedrentamiento y vigilancia que sufren como una suerte de represalia por reclamar contra la reforma educativa.
Primer acto: Escuela de Bellas Artes Rogelio Yrurtia, Mataderos, CABA. Madrugada. Está tomada por los estudiantes, con apoyo de padres, madres y docentes. Tocan la puerta. Atiende un estudiante. No hay nadie del lado de afuera, pero hay algo: una caja. La abre: un caracol roto, un preservativo y una carta. “Los ataques van a seguir a menos que…”. Firma RCREW.
Otra noche suenan las alarmas. Los estudiantes y el casero revisan el establecimiento. Todo está bien. Salen. La caja de electricidad está destrozada. Dos chicas salen acompañadas porque la sirena les generó ataques de pánico. Una camioneta del Ceamse las sigue hasta la esquina.
Segundo acto: Normal 1. Recoleta. Escuela tomada. La escena es diferente al Yrurtia, pero similar. Suena el teléfono: amenaza de bomba. Se repite durante la semana, sistemáticamente. No es una situación nueva, pero con la ocupación se volvió regular. Se vacía la escuela,  entra la policía, revista todo. Todo, menos el aula donde los estudiantes guardan sus cosas: se lo habían impuesto.
Tercer acto: Escuela Técnica 6, Distrito Escolar 12. Fernando Fader. Pasaje La Porteña. Noche. Una camioneta blanca parada en la puerta apunta hacia los estudiantes del interior con un láser. Sigue a los y las jóvenes que salen. Se repite la escena en loop.
Maite, delegada de quinto año, orientación publicidad, mira a los ojos: “Nos dan mucho cagazo, pero tomamos las medidas de seguridad necesarias”.

Futuro por pasado

Un ventilador hace fuerza por arrancar. Cruje sobre el pizarrón en un aula del Mariano Acosta. En el Yrurtia, son las paredes las que crujen. En el Fader, las computadoras. En la Escuela de Danza Mastrazzi, lo ruidoso son las ratas.
Maia no entiende de qué futuro le hablan: “La reforma propone impresoras 3D en todas las aulas, wifi en todas las aulas… Nos encanta, es nuestro sueño, pero… ¡Se nos caen los techos, ministra!”
Maite: “En el Fader hay ocho computadoras. Tres tienen virus, dos no funcionan… Hay nueve cursos que las necesitan: tres terceros, tres cuartos, tres quintos tienen clases diseño. En el mío somos 15 estudiantes. ¿Cómo hacemos? Encima, el programa Conectar Igualdad ya cerró, asique los chicos de primer año no recibieron las netbook. Quien no tiene una computadora en su casa, ¿cómo hace?”.
Normal 2 Mariano Acosta. Un curso vaga por la escuela de Once buscando un aula. La escena se repite 16 veces con diferentes estudiantes. Cada año que pase, faltarán más aulas. Agustín, presidente: “Pedimos un anexo, encontramos un edificio donde podríamos hacerlo, pero el Ministerio perdió el documento en el cambio de gestión”. Mira al pasado y ve un futuro que no quiere: “Yo ya viví el conflicto por la Nueva Escuela Secundaria y veo reflejos de ese 2015 y también del 2013. Lo veo también con el protocolo para la denuncia de las tomas. No puedo dejar pasar de largo esa experiencia”.

Versiones para todos y cada uno

En las primeras noticias que publicaron Clarín y La Nación, el paquete parecía cerrado. Pero no. Horacio Rodríguez Larreta dijo que no había ni un papel firmado. La ministra, lo contrario. Los trípticos que reparte el Gobierno parecen espejitos de colores.
Maite saca un volante de la mochila: “¿Qué dice? No dice nada. Entre las preguntas más frecuentes del volante no incluyen ninguna de las que le planteamos al Ministerio los estudiantes”.
Federico: “Encima no podemos confiar en lo que dicen los trípticos porque cuando lo hablamos con la secretaria de Coordinación Pedagógica, Andrea Bruzos, nos dice una cosa. A los rectores les dicen otra. A los supervisores, otra”
Maite: “El problema es que quieren profundizar algo que no está cerrado: En el Fader algunos van a tener que hacer la pasantía, pero no nos dan ninguna respuesta de dónde vamos a trabajar: Mientras, no quieren dialogar con nosotros”.
Maia: “Hubo jornadas en las que se suspendían las clases, nos bajaban un documento sobre la NES. Después teníamos que subir al Distrito nuestro debate, pero nunca fue escuchado. Andrea Bruzos no nos supo responder ni dónde van a ser las pasantías, ni qué íbamos a hacer, ni qué haría con la repitencia. Sin terminar de pensarla ya la quieren aplicar. Si no funciona, la van a seguir aplicando”.
Maite: “Nunca pisaron una escuela pública y quieren decidir sin escucharnos”.
Federico ejemplifica: “Bruzos no nos supo responder si el facilitador de quinto año tendría alguna acreditación en pedagogía. Bajan al docente de su rol”.
Uno de los apartados del tríptico llena los blancos: “No se elimina la repitencia. La evaluación continua debe servir para detectar qué contenidos y habilidades los estudiantes no alcanzaron y son necesarios para seguir aprendiendo. Se propician espacios de recuperación y acompañamiento a lo largo del ciclo lectivo”.
Maite: “No dice nada”.
Federico: “Creo que dice lo que pasa actualmente”
Maite: “No aclara si se hace paralelamente o no. ¿Si me llevo tres materias, sigo cursándolas junto con el año siguiente? No se entiende”.
Agustín: “Se lo preguntamos. Simplemente no lo saben”.

Meritocracia

Último acto: Ciudad de Buenos Aires. Ministerio de Educación. Más de 20 colegios tomados. Miércoles 13 de septiembre. Primera reunión de estudiantes con Soledad Acuña.
-¿Nombre?
-Federico.
-No pasan los colegios tomados.
El Normal 1 ya está tachado en la hoja que tiene un policía en la mano.
-¿Nombre?
-Ignacio, de la Escuela Técnica 37.
-Ya está el cupo lleno -tacha el nombre de la escuela de una hoja.
Federico: “Parece una pedagogía de premio y castigo”.
Maia: “La estrategia fue dividirnos. Les salió mal”.

Nota

Molinetazo

Publicada

el

Estación Once durante la tarde, antes del discurso de Javier Milei de apertura del año legislativo. Las voces, los saltos, los cantos, la policía, lo que no se ve y lo que sí.   

Texto Claudia Acuña

De a quince, de a veinte, de a tres, y en ese modo inquietante de los Pájaros de Hitchcok, el hall de la estación de Once se fue poblando de jóvenes muy jóvenes y veteranos muy veteranos hasta colmar el pasillo central. Allí, con la mirada clavada en el acceso a los andenes, cantando y bailando, esperaron.

Los muy jóvenes tenían ojos de colores hechos de cartón pintado con ingenioso arte y los muy veteranos, banderas escritas con pincel. Unas voces reclamaban boleto estudiantil; otras la propiedad social de los medios de transporte. Todas festejaban la performance de la Universidad de las Artes, usina de los ojitos de cartón que se reparten mientras bailan:

“Veo, veo

Qué ves

Un pueblo

Que sí la ve”.

Molinetazo

Foto: Marita Costa

Mientras una radio entrevista al Pollo Sobrero –referente de la lista bordo de trabajadores ferroviarios– otros micrófonos y cámaras registran a otros dirigentes: Daniel Solano. Nicolás del Caño, Celeste Fierro, Vanina Biassi, todos del Frente de Izquierda, cuya presencia monopólica es mérito de las ausencias. En tanto, Jubilados Insurgentes sostienen con firmeza una enorme bandera que cruza el hall central de la estación, y que despierta el aplauso de militantes y viajantes.

Molinetazo

Foto: Lina Etchesuri para lavaca

Lo importante, sin embargo, estaba en otro lado y era otra cosa.

Poca policía uniformada, mucha de civil, disfrazada con éxito diverso, más las fuerzas habituales encargadas del control de los pasajes, reforzada: ese era el grupo encargado de custodiar que no suceda lo que finalmente pasó.

Molinetazo

Foto: Lina Etchesuri para lavaca

En Once fue a las 17.45.

Los minutos previos no tuvieron calma, sino miedo. Se lo veía hasta en los rincones y se lo olía en todas las caras.

Hasta que terminó.

La revolución medía un metro y medio, era binarie y llegó desde los bordes.

Saltó como lo que es: una bengala.

Sonrió como lo que es: un pichón del conurbano.

Finalmente, se presentó con las astillas del naufragio: con la e, con la educación pública, con el arte.

Molinetazo

Foto: Marita Costa

“Soy elle, estudio en la escuela N° 22 de Morón, me interesa la música”.

No fue la primera persona en saltar el molinete, porque justamente de eso se trató este salto: de lo colectivo, que da alas.

Lo que sucedió luego fue rápido: los molinetes se levantaron, los muy jóvenes y los muy veteranos festejaron, y en ruidosa columna atravesaron la ciudad sin policías, sin protocolo y sin miedo.

Son 10 cuadras hasta la frontera con la irrealidad que es el Congreso: 5.000 policías (un Boca –River concentra poco más de 1.200, así que calculen la fragilidad que demuestra con tal operativo este presidente), desfile militar sin público porque la militarización de la zona impide el paso de personas, valla que tienen colgadas banderas que proclaman “Milei Presidente” (¿sobras de la campaña electoral?) y un pasillo por el que pasarán solamente los simpatizantes contratados.

Una dirigente de izquierda me explicará que el ministro de Seguridad porteño está a cargo de Once y que el Congreso, de la ministra de Nación. Encuentra en esta interna la lógica de esta ilógica situación.

Quizá se trata simplemente de la habilidad del círculo presidencial para trazar con ese cuadrado un escenario de comunicación, mientras en el resto de la realidad sucede otra cosa.

Quizá.

Faltan aún tres horas para el show presidencial y muchas más para saber su efecto, así que el piquete que diseñó la ministra Bullrich para aislar ese cuadrado de ciudad está aún despoblado, fantasmal, incierto.

Molinetazo

Foto: Lina Etchesuri para lavaca

Seguir leyendo

Nota

165 despidos en la Agencia Nacional de Discapacidad: “No tienen corazón”

Publicada

el

165 trabajadores y trabajadoras de la Agencia Nacional de Discapacidad (ANDIS) fueron despedidos ayer sin ningún tipo de explicación. Muchas de ellas son personas con discapacidad. Ocurre luego de que el propio Presidente se burlara a través de retuits de las personas con síndrome de down. Este jueves desde las 12 hs. hubo una movilización en la sede del barrio de Núñez para visibilizar el tema y pedir la reincorporación. Compartimos los testimonios de dos de las trabajadoras despedidas, una de ellas ciega y otra con un bebé y en tratamiento psiquiátrico.

Fotos y testimonios: Juan Valeiro

Más de 165 personas que trabajaban en la Agencia Nacional de Discapacidad (ANDIS) fueron despedidas ayer mediante el sistema de administración estatal GDE. 16 de ellas son personas con discapacidad, algunas cuentan con más de 20 años de antigüedad, entre las despedidas hay mujeres embarazadas, y también fueron echados delegados sindicales. Por eso hoy cientos de personas se acercaron a la sede que el organismo tiene en Núñez, y la decoraron con una bandera grande que simboliza el comienzo de una lucha: “No al Ajuste en Discapacidad”.

Convocados por los gremios ATE y UPCN, trabajadorxs, familiares y personas con distintos tipos de discapacidades que habitan el espacio semana a semana realizaron una breve caminata por el interior del predio donde acuden para realizar distintos tratamientos rehabilitatorios.

La marcha culminó frente al edificio principal donde se le otorgó la palabra a docentes, acompañantes y distintas personas con discapacidad que se vieron afectadas por los despidos y otras que resaltaron la importancia de este espacio. El acto culminó cuando se leyó el comunicado que UPCN le envió a Diego Spagnuolo, director de la Agencia Nacional de Discapacidad, quien hoy se ausentó a su trabajo.

Guadalupe Bargiela, 22 años, estudia Derecho, es no vidente y desde hace 4 años que trabajaba en la Agencia. Fue despedida ayer, notificada por GDE a las 16 horas, aunque ya sabía que estaba “en una lista negra”. Cuenta: “Me enteré de mi despido porque me llamó mi jefe para avisarme que estaba en una lista negra, y después me notificaron por GDE vía administrativa. Lo cual me parece excelente porque es lo que estaba esperando: una notificación formal. Pero nunca me avisó una persona de Recursos Humanos, sabiendo que tienen mis contactos para hacerlo”.

165 despidos en la Agencia Nacional de Discapacidad: “No tienen corazón”
Fotos: Juan Valeiro

Guadalupe empezó trabajando en el Programa de Juventudes de la Agencia y luego comenzó a hacer trabajo administrativo, “respondiendo mails a personas con discapacidad, sobre todo en pensiones”. Cumplía tareas todos los días.

¿Por qué la despidieron? No hay un argumento. Yo cobré enero, pero a fines de febrero me dijeron que no había presupuesto. Digo, entonces, que el argumento es que somos personas con discapacidad, que el Presidente piensa que somos inútiles, que el Presidente pone la cara de un gobernador con rasgos de una persona con Síndrome de Down como un insulto. Es una expresión clara de disca-odio, de disforia hacia el colectivo de personas con discapacidad. Quieren cerrar el INADI que defendió en su mayoría a personas con discapacidad, quieren vaciar la Agencia Nacional de Discapacidad (ANDIS), pensando y argumentado que las personas con discapacidad no servimos. Las personas con discapacidad venimos de un modelo donde éramos personas a curar o a matar. Y quieren volver a ese modelo. No solamente Milei y sus políticas están avasallando los derechos de todo el pueblo sino también de las personas con discapacidad que somos parte del pueblo. Que somos migrantes, somos LGBT, además de personas disca somos laburantes. Yo soy de Moreno, conurbano profundo, y la realidad es que yo no sé si consigo otro laburo. Una persona sin discapacidad puede ser Uber, puede hacer changas, puede limpiar, lo que fuera. Yo no. Entonces yo si no trabajo en una oficina, o en Discapacidad o dando talleres, o lo que fuera, no trabajo. Y la verdad que yo alquilo, tengo que morfar, cambia mi situación de vida. Cambia mucho mi situación de vida por más que haya gente que me puede ayudar. No corresponde a mi derecho tener que pedirles a otras personas que me ayuden. Creo que las personas con discapacidad somos personas de derecho y hoy más que nunca tenemos que estar en la calle. Tenemos que estar en la calle porque este gobierno no va a parar si no ve al pueblo en las calles. Tenemos que estar organizadas y teniendo un plan de lucha. Porque las personas con disca (discapacidad) no solamente somos prestaciones o terapias a cubrir, porque van a bajar mucho las terapias, las pensiones, si no hay empleados que resuelvan esas cuestiones. Entonces digo: no solamente somos prestaciones y pensiones, somos también sujetos políticos. La discapacidad es una identidad política. Creo que para una sociedad que nos educa para la discapacidad puertas adentro, percibirse como persona con discapacidad, reconocerse como persona disca, es una identidad política y es una respuesta política.

¿Hay más compañeres con discapacidad despedides?
Sí. Hubieron 165 despedidos, 16 personas con CUD (Certificado Único de Discapacidad), muchas a punto de jubilarse, muchos con cuestiones de riesgo, muchas con licencia y una o dos personas embarazadas.

¿Qué sentiste cuando te enteraste de tu despido?
Yo laburo en discapacidad hace un tiempo largo, y ya sabía que iba a pasar esto. Porque Milei venía diciendo lo que iba a hacer en campaña. Yo ya sabía que iba a pasar. Me la desayuné, lloré un rato, me dolió la cabeza, pero ya lo dicen las Madres de Plaza de Mayo, ¿no? “Hoy lloramos, mañana luchamos”. Así que creo que hay que seguir la lucha, hay que seguir la pelea, llorando, abrazándonos con los compañeros, pero hay que seguir la pelea. Ya lo decía el Indio: el que abandona no tiene premio. Arriba los que luchan.

Carolina Pizarno tiene 18 años de antigüedad en ANDIS. También fue despedida. “Y no me dieron ninguna explicación, me mandaron una nota por GDE y fui echada así. Sin ninguna explicación. Y vine hasta acá sola, antes de que llegue el gremio, para hablar con alguien, hable con una secretaria y no me atendieron. Y hablé bien, con todo el respeto. Hablé que tengo un hijo, que tengo un alquiler, es un bebé, estoy sola y no me dan bola”.

165 despidos en la Agencia Nacional de Discapacidad: “No tienen corazón”
Fotos: Juan Valeiro

¿De qué trabajabas?

-Estaba en Pensiones. Y ahora estaba de licencia con ataques de pánico y estoy medicada, por eso también es mi preocupación.

¿Y por qué creés que está pasando esto?

-Están recortando. Y no saben a quién, dan al boleo. Porque también a un delegado de UPCN no lo pueden echar y lo echaron. Así que fue al boleo. A la delegada que acompaña a las personas con discapacidad también: es algo de no creer. No tienen empatía, no tienen corazón.

Para aquellos que no conocen, ¿de qué se trata este espacio donde estamos hoy?

-Acá hay recreación, hay piletas, los discapacitados vienen según su discapacidad y damos todo para que cada uno tenga su espacio para hacer todo. Y cerraron muchas sedes acá adentro. No hay profesores de natación, no hay nada. Sacaron a todos. Entonces los chicos están sin hacer rehabilitación.

¿Cómo te informaron de tu despido?
-Me mandaron una nota por mail y me dijeron que me fije en el GDE. La nota decía: “Carolina: no perteneces más a la agencia de discapacidad a partir del 27 de febrero”. Es decir que hoy no cobro más. 18 años de laburo, y hoy no cobro más. ¿Cómo hago con mi alquiler, con mis cosas? ¿Con mi hijo, chiquitito? Estoy arruinada.

¿Nunca hubo una persona que se comunique con vos?
-Nunca, nada. No me dieron una explicación y se esconden. Y hoy Diego (Spagnuolo, titular de ANDIS) no vino, así que bueno… Nadie da la cara.

Seguir leyendo

Nota

UVA: para poner en acción tus proyectos

Publicada

el

Universidad de Lavaca

Creación y Autogestión de medios

Periodismo y Comunicación Socio Ambiental

Escritura Periodística

Fotografía

Teatro 

Desde hace veinte años nuestra Cooperativa desarrolla la UVA (Universidad de lavaca) propuesta de comunicación y cultura que se plantea el desafío de crear pensamiento, movimiento, y de brindar herramientas para que cada uno de sus talleres, seminarios y diplomados sean espacios de construcción personal y colectiva. Cada una de esas propuestas abarca de marzo a julio en la primera mitad del año.

La cursada puede ser presencial (en Riobamba 143, CABA) o virtual, un sábado por mes, con seguimiento online entre cada encuentro para intercambio de materiales, trabajos, ideas y experiencias. Y para potenciar trabajos, proyectos y sueños.

Ya están abiertas las inscripciones 2024.

Para más información, escribinos a [email protected]

UVA: para poner en acción tus proyectos

Diplomado en Periodismo y Comunicación Ambiental Dr. Andrés Carrasco

El primer sábados de cada mes, de 14 a 17.30 hs

Coordinador: Sergio Ciancaglini

La búsqueda: generar estudio, reflexión y acción con respecto a uno de los temas centrales de la época: Naturaleza, sociedad, derechos humanos, modelos económicos, impactos ecológicos y sociales, paradigmas de pensamiento para encarar el presente.

Relaciones con la producción, la cultura, los derechos humanos y el futuro.

Además, nos proponemos que el Diplomado resulte un lugar para crear y fortalecer espacios de contacto e intercambio entre las comunidades, la ciencia, las organizaciones sociales, los ámbitos de estudio, la producción y la comunicación.

Participan en cada edición: Myriam Gorban, Water Pengue, Soledad Barruti, Santiago Sarandon, Irmina Kleiner, Remo Vénica, Asamblea No a la Mina (Chubut), Alicia Massarini, Damián Verzeñassi, El Reciclador Urbano, Eduardo Cerdá, Asamblea Popular por el Agua de Mendoza, RENAMA (Red Nacional de Municipios que fomentan la Agroecología), UTT (Unión de Trabajadoras y Trabajadores de la Tierra), Marcos Filardi, Observatorio Petrolero Sur, Asambleas por un Mar Libre de Petroleras, entre otros y otras. 

Algunos de los temas: Naturaleza, Sociedad y Derechos Humanos, Ciencia, ambiente y política, Agronegocios y modelo productivo, Agroecologíca, Nuevas formas de organización social, Nuevos paradigmas de pensamiento, Minería y modelo extractivo, Soberanía alimentaria y cómo todo eso se relaciona con la comunicación, el presente y el futuro.

UVA: para poner en acción tus proyectos

Seminario de Escritura Periodística

Segundos sábados de cada mes, de 12 a 14 hs

Profesores a cargo: Lucas Pedulla y Francisco Pandolfi

Un espacio de entrenamiento en escritura y redacción periodística en una época de abismos. Estudio, reflexión y acción para hacer periodismo en territorio. El acontecimiento como producción en medio del caos. La sensibilidad como valor en tiempos de inteligencia artificial. El movimiento y la pregunta para la descripción y el testimonio. Un laboratorio para hacer trinchera, mientras también escuchamos a quienes nos formaron.

UVA: para poner en acción tus proyectos

Fotografía y Periodismo

Terceros sábados de cada mes, de 14 a 17,30 hs

Profesores a cargo: Lina Etchesuri y Lucas Pedulla

Un espacio de reflexión, producción y entrenamiento. Un laboratorio sobre las prácticas actuales de la comunicación a través de la producción de imágenes y textos, donde vas a poder desarrollar la mirada propia en un espacio colectivo. Un lugar de preguntas para abrir al pensamiento crítico sobre qué implica la comunicación y la imagen hoy. Y, también, poner a disposición qué herramientas de fotografía nos ayudan para hacer periodismo, y qué técnicas periodísticas nos ayudan a hacer fotografía.

Seguimiento para orientación, envío de materiales, intercambio de trabajos y ejercicios.

Dirigido a fotógrafes, profesionales de los medios de comunicación y no; estudiantes de las carreras vinculadas con la imagen, la fotografía y los medios; y sobre todo, a cualquier persona sensible que le interese transitar esta experiencia de mirar y escribir acerca de la época.

Módulo 1 – Territorio

Poner el cuerpo en la producción de imagen y periodismo. La complejidad y los vínculos. Quiénes son nuestras fuentes. Las imágenes que faltan.

Módulo 2 – Sensibilidad

Qué veo, qué siento, qué escucho. Mirar y escribir con los pies. La piel como primera instancia de comunicación. Entrenamientos para salir del algoritmo.
Modos de mirar: expandir horizontes y cruzar las fronteras del fotoperiodismo hoy. Experiencias artísticas como forma de comunicación.

Módulo 3 – Tiempo

Salir del like para hacer periodismo y la importancia de la producción y el seguimiento en el tiempo.
Explorar distintas herramientas y lenguajes visuales. 
El tiempo en el hacer y la potencia de las imágenes en proyectos de largo aliento.
Imágenes y memoria.

Módulo 4 – Caja de Herramientas

Compartir experiencias y distintos formatos para poder desarrollar crónicas, investigaciones y proyectos visuales y periodísticos.
Lo estético, lo conceptual, lo técnico de las imágenes y las posibilidades de los nuevos soportes.
Adentrarnos en la edición fotográfica como parte de la narrativa periodística.

UVA: para poner en acción tus proyectos

Diplomado en Medios y Autogestión

Cuartos sábados de cada mes, de 14 a 17.30 hs

Profesores a cargo: Claudia Acuña y Lucas Pedulla

Un espacio de formación sobre las actuales prácticas sociales de comunicación y un útero de gestación de nuevos proyectos. ¿Cómo se hace? ¿A partir de qué recursos se puede crear otra forma de comunicación? ¿Qué experiencias nos permiten reflexionar sobre sus límites y desafíos? ¿Con qué lenguaje se expresa lo nuevo? ¿Qué ideas nos ayudan a explorar, en lugar de repetir viejos modelos? ¿Y cómo llevarlas concretamente a la práctica para que funcionen y sean sustentables en el tiempo?

Las cuestiones

¿Cómo se hace?
¿A partir de qué recursos se puede crear otra forma de comunicación?
¿Qué experiencias nos permiten reflexionar sobre sus límites y desafíos?
¿Con qué lenguaje se expresa lo nuevo?
¿Qué ideas nos ayudan a explorar, en lugar de repetir viejos modelos?
¿Y cómo llevarlas concretamente a la práctica para que funcionen y sean sustentables en el tiempo?

Módulos

1) Gestión de Medios
Los elementos prácticos e indispensables para concretar y sostener proyectos de comunicación. Gestión, administración, costos, legislaciones, recursos, herramientas.

2) Clínica de Experiencias – Lenguajes periodísticos y expresión
El contacto con quienes lo lograron. Aciertos, errores, exploraciones. La evaluación de los proyectos y las pistas para combinar métodos, intuiciones, sistemas y sueños. En tiempos vertiginosos de cambios culturales, políticos, sociales, productivos y civilizatorios, ¿cómo pensar y actuar? Ideas y prácticas que, más que conclusiones, proponen aperturas.

UVA: para poner en acción tus proyectos

Teatro

La Escuela de Teatro La Zancada, un grupo de profesionales que trabaja hace más de seis años en la producción, investigación y difusión de la actividad teatral, propone estas disciplinas:

Entrenamiento y Actuación

Creación y Montaje

Creación de Unipersonales

Humor, entrenamiento cómico

Crónicas, relatos y ficciones

Laboratorio de Objetos

Para más información, mandá un mensaje al 11 3650-1677

Seguir leyendo

LA NUEVA MU. El facho

La nueva Mu
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo más leido