Sigamos en contacto

Nota

Generación verde: estudiantes secundarias por #AbortoLegalYa!

Publicada

el

Más de 100 estudiantes de colegios porteños y del conurbano bonaerense se reunieron en MU para firmar su Carta Abierta a diputadas y diputados en apoyo al proyecto de ley de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito. Las delegadas se comprometieron a llevar los textos a sus colegios para seguir sumando adhesiones. Qué representa y ve esta generación. Las discusiones en sus colegios y en sus familias. El pañuelo verde como símbolo de pertenencia e ícono de lucha. Nuestra crónica, video y reportaje fotográfico.

Foto: Martina Perosa


Fany leyó la convocatoria publicada por redes sociales y le dijo a su hija, Oriana. No dudó. Se tomaron el tren Sarmiento en la estación Paso del Rey, al oeste del conurbano bonaerense, viajaron catorce estaciones y combinaron con la línea A del subte para llegar a MU a la firma de la Carta Abierta de estudiantes secundarias a diputadas y diputados en apoyo al proyecto de ley de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito. Oriana tiene 13 años. “Quiero apoyar la causa: por eso vine”, dice a lavaca. “No sólo teniendo el pañuelo verde o estar en mi casa publicando en redes sociales: hay que poner el cuerpo”.

Oriana lo dice con la firmeza de esta generación verde, que lleva el color aborto legal en sus morrales, en sus muñecas, en su color de pelo, en sus labios, en la purpurina de sus ojos. “En mi colegio no se habla mucho. Tampoco mis compañeros: no les importa mucho o lo ignoran. No le prestan atención, quizá por no estar informados”. ¿Y en la familia? “Es muy religiosa. Hablan del señor y esas cosas. Mis primas tienen casi mi misma edad y discutimos mucho. Están en contra y yo intento informarlas de que no se trata de un feto sino de la vida de muchas mujeres que mueren por año en situaciones clandestinas”.
-¿Qué significa el verde para vos?
-La esperanza.

Foto: Martina Perosa

La marea inevitable

La Carta fue firmada por 111 estudiantes, pero cada delegada de cada colegio se comprometió a llevarlo a su institución para lograr muchas firmas más. Las primeras en llegar fueron Chiara, Lusín y Victoria, de la Escuela Técnica N°6 Fernando Fader. “Nos toca de lleno a todes les adolescentes: tienen un valor súper importante que las nuevas generaciones estén concientizadas en que es nuestro cuerpo y nuestra decisión”, dice Chiara, 17 años. A su lado, Victoria, misma edad: “También para sacar esto de que una mujer sólo por ser mujer tiene que ser madre, criar un hijo y nada más. Una mujer tienen que poder decidir cuándo quiere y cuándo no”.
Lusín, 16 años, cuenta que en el colegio lograron activar una Comisión de Género dentro del Centro de Estudiantes para tratar las violencias cotidianas. “Hoy se puede hablar de los abusos que hay, lo que buscamos es elevar un protocolo porque las instituciones no tienen ninguna respuesta a cómo accionar en estos casos”.

Foto: Martina Perosa


Chiara habla de cómo repercute la discusión a nivel familiar. “No sé si a mis papás les gustaría mucho que diga que voy a abortar, pero entienden que estamos hablando de una problemática social. Estamos hablando de que hay un montonazo de mujeres que antes de nosotras se la bancaron y se callaron cuando este tema no podía ni hablarse. En mi familia seguramente hayan abortado, pero no se habla. Ahora, al verlo en los medios, en los colegios, y en un montón de círculos sociales, el tema sale. Es inevitable”.
Lo inevitable también es, agrega Victoria, asociar todos los colores verdes a la misma lucha. “Una baldosa, un piso, una pintura. Pero, sobre todo, cuando lo vemos en otra mujer, sabemos que somos compañeras. Que estamos en la misma. Y, eso, nos conecta”.

Foto: Martina Perosa

Estética verde

Morena, Juana y Julia tienen 16 años y vienen del Carlos Pellegrini. Hablan juntas: “Es una causa que hay que apoyar. Somos cuerpos gestantes y nos vemos afectadas. Es muy importante porque cada vez falta menos para que se trate y tenemos que estar conectadas e informadas. Hoy el tema es mucho más viral, la gente está consciente: más allá de sus creencias, es un tema de salud pública. El tema son las autoridades de la escuela: ahí, en los adultos, ves más trabas que en chiques de nuestra edad. Por ejemplo, pedimos falta justificada para poder venir hoy porque es un tema importante: no nos la dieron”.

Foto: Martina Perosa


Juana agrega que la discusión sigue en su familia. “Mi mamá ahora es feminista porque discutió mucho conmigo. Siempre dice que yo sé mucho más que ella, pero porque nuestra generación es hoy la que está más informada y activa. A mi papá todavía le falta un largo camino, pero confirmé que discutiendo se puede. Y la ley va a salir”.
Lena y Maia también son del Pellegrini: tienen 14 años. “Cada vez estamos más informadas, discutimos más. Esto antes era tabú: ahora nos pasamos fotos por WhatsApp para ver dónde firmar”. Maia, además, suma bijouterie feminista: en cada aro lleva una frase.

  • «Ni una menos»
  • «Vivas nos queremos»

Foto: Martina Perosa

La revolución imparable

Inti y Giovana también llegaron del conurbano bonaerense: son del Colegio Eccleston, en Lanús. Vieron la convocatoria por redes e Inti convenció a su madrina, Romina, de traerlas. Tampoco dudó: “Participo hace años de los encuentros de mujeres. Este hecho es una reencuentro con otra generación. Tenemos que acompañar ese camino y empujar”.
Inti y Giovavana tienen 15, y dicen que este momento es histórico. “Va a marcar un antes y después en el contexto de nuestro país y de nuestra Historia: la revolución será feminista o no será. Y la coyuntura política del movimiento está en su momento de máxima expresión. Es verde por todos lados. ¿Qué significa eso? Es un renacer. Un acá estoy. Un mirame. Un escuchame. Es, fundamentalmente, esperanza”.

Foto: Martina Perosa

El lado de la cancha

Juanita Pedrozo, secretaria general del colegio Julio Cortázar, posa para la foto al lado de Manuela Begino Lavalle, secretaria general del Rodolfo Walsh. Tienen 17 años.
Manuela: “Es importante dejar constancia de toda esa lucha. Las menores abortamos y, sea legal o no, se va a seguir abortando. Que nos saquen el derecho a abortar en un hospital solo va a generar que las pibas se sigan muriendo y las pibas sigan faltando a las aulas”.
Juanita: “En nuestros colegios lo que más vemos es la falta de información. Mis compañeras muchas veces preguntan cómo tomar la pastilla anticonceptiva, de qué manera, y eso provoca que haya embarazos no deseados y no se nos permita abortar. Es responsabilidad del Estado que no haya educación sexual integral en los colegios”.

Foto: Martina Perosa


¿Cómo trabajan en las escuelas? Manuela: “Si se habla es por nuestra autogestión, porque metemos el debate en aulas, en asambleas. Muchas vamos a capacitarnos a lugares para poder hablar con los compañeros. Pero, en realidad, es responsabilidad del Estado”.
Ambas llevan el pañuelo atado al cuello. Juanita: “Es una manera de expresarle a este mundo de qué lado de la cancha estamos. Los secundarios, sobre todo, tenemos un tema muy fuerte con la vestimenta porque no nos permiten vestirnos como queremos. En colegios católicos, se está prohibiendo el verde. Es fuerte: ya es una postura política”.

Foto: Martina Perosa

Nosotras, el eje

Sofía Zibechi es presidenta del Centro de Estudiantes del colegio García Lorca. Tiene 17 años. “Es importante que les estudiantes dejemos por sentado cual es la opinión en este tema. Por mucho tiempo se trató de hablar de nosotres, lo que sentíamos o pensábamos. La realidad es que desde nuestros centros nos organizamos y tenemos en claro lo que queremos y necesitamos, y eso es educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar y aborto legal para no morir. Representa un montón la realidad que vivimos en nuestros colegios: es fundamental demostrarles a diputados que somos muchas, que estamos acá, que nuestros votos cuentan y no queremos que hablen más por nosotras y nos escuchen”.
Zibechi fue una de las expositoras en el Congreso a favor del proyecto de ley. “Fue muy especial, porque son siete minutos donde uno puede contar una versión de la realidad que no se escucha. Fue la posibilidad de contar lo que pasa a mis compañeras cuando tenemos que ir con cajitas de misoprostol en el bolsillo y el deseo de que no se muera nadie, mientras escuchamos diputados que dicen que lo que necesitamos son abrazos y dar en adopción”.

Foto: Martina Perosa


-¿Cómo se hace para no correrse de eje?
-A diferencia de los que opinan esas barbaridades, vemos la realidad todos los días. Ese es el mejor cable a tierra que podemos tener. Vemos las compañeras embarazadas, el miedo cada vez que la chica no quiere seguir con el embarazo, los novios prohibiendo usar anticonceptivos en las relaciones: lo vemos cada día. Si bien es complejo, es fácil mantener el eje, porque el eje somos nosotras y son ellas. Y si bien se intenta tratar de discutir un feto o una coma, es bastante sencillo: nos morimos, y por eso queremos que legislen para que eso deje de pasar. Es un reclamo muy conciso, y tiene que ver con nuestros derechos y nuestro futuro.

Foto: Martina Perosa


lavacaTV

Las cosas que hay que hacer para trabajar – Capítulo 3

Publicada

el

La nueva serie documental de lavaca: el mundo de la autogestión en Argentina a través de ocho capítulos sobre experiencias recientes de diferentes cooperativas que lograron recuperar empresas vaciadas o quebradas por las patronales. Con dirección de Patricio Escobar, autor de La crisis causó 2 nuevas muertes. Ya disponibles los capítulos 1, 2 y 3.

Capítulo 3

Desde su eclosión en 2001, que sigue replicándose, las fábricas recuperadas tienen un marco jurídico precario. El proyecto de ley de Recuperación de Unidades Productivas es un mecanismo que los trabajadores presentaron por segunda vez en el Congreso, luego de que perdiera estado parlamentario en 2020. Las palabras de diputados y diputadas que expresan discursivamente la importancia de la ley. Una de ellas es Victoria Tolosa Paz, actual ministra de Desarrollo Social. Sin embargo, al día de la fecha, la ley no fue sancionada. Otro diputado, Leonardo Grosso, y la teoría de la “ceguera epistémica”.

Capítulo 2

Aceitera La Matanza fue la primera fábrica recuperada visitada por un presidente argentino durante su mandato. Alberto Fernández reconoció que siempre vio a las cooperativas como parte de la “economía informal” sin comprender que involucra otros modos de producción: “Ahora soy yo uno de los que tiene que convencer al resto de la Argentina de que la economía popular existe, y que hay que darle las herramientas para que siga creciendo”, dijo ante 2.000 trabajadoras y trabajadores. Sin embargo, durante la pandemia, la asistencia del Estado no fue la misma que para las empresas privadas. ¿Qué dice sobre esto? ¿Y qué le responden quienes trabajan?

Capítulo 1

Dos mil personas que integran empresas recuperadas de toda la Argentina se reúnen en un acto histórico en la Aceitera La Matanza. ¿Qué buscan? Impulsar el proyecto de Ley de Recuperación de Unidades Productivas que facilite que cooperativas de trabajo pongan en marcha empresas quebradas o vaciadas por las patronales. El movimiento lleva 20 años sin ley, pero ha recuperado no sólo trabajo sino también dignidad y vida, con 400 fábricas en el país que dan trabajo en total a más de 14 mil obreras y obreros. Su lema: Ocupar, resistir y producir

Las cosas que hay que hacer para trabajar Dirección: Patricio Escobar.
Producción integral de Cooperativa de Trabajo Lavaca: Claudia Acuña, Sergio Ciancaglini, Anabella Arrascaeta, Lina Etchesuri, Sebastian Smok, María del Carmen Varela, Franco Ciancagini, Lucas Pedulla.
Fotografía: Lina Etchesuri y Sebastian Smok. Cámara: Patricio Escobar, Guillermo Guevara, Sebastian Smok.
Música: Guido Donato y Tomás Lobov.
Edición: Damián Finvarb.

Seguir leyendo

Nota

Histórico: el martes comenzará el nuevo juicio por el femicidio de Lucía Pérez

Publicada

el

El próximo martes 7 de febrero comienza el nuevo juicio por el femicidio de Lucía Pérez, asesinada en Mar del Plata en octubre de 2016. Tenía 16 años. Fue el caso que impulsó el primer Paro de Mujeres del país y que motivó un juicio escandaloso en 2018 cuyo fallo fue anulado por la Cámara de Casación de la provincia de Buenos Aires, que ordenó que el proceso se realice nuevamente. Uno de los argumentos de la anulación: “No olvidemos que en esta instancia no se está juzgando a la víctima (como pareciera estar ocurriendo) sino a los eventuales victimarios”.

En aquel juicio se condenó a los acusados por “tenencia de estupefacientes con fines de comercialización agravado por ser en perjuicio de menores de edad y en inmediaciones de un establecimiento educativo”, y no por el crimen. Casación ratificó esa condena, pero ordenó que ahora se realice nuevamente el juicio por femicidio. Detalles sobre la jornada preparatoria del juicio.  

Esta nueva e histórica realización de un juicio por femicidio comenzará a las 9 de la mañana del martes 7 de febrero en el Tribunal en lo Criminal N° 2 de Mar del Plata, en Almirante Brown 2046. Los jueces a cargo del nuevo Tribunal son Roberto Falcone, Gustavo Fissore y Alexis Semaz. El fiscal del caso es Leonardo Arévalo. 

Los acusados son Matías Farías (28 años) y Juan Pablo Offidani (47 años), quienes el 8 de octubre de 2016 llevaron a Lucía a la sala de salud de Playa Serena: llegó muerta. Farías será defendido por la abogada oficial María Laura Solari; Offidani, por el abogado particular César Sivo. Se estima que las audiencias se extenderán hasta el 1º de marzo.

Imagen de los tres acusados durante el juicio de 2018, que ahora se realizará nuevamente. Maciel (de anteojos) falleció luego de ser absuelto. Offidani y Farías fueron condenados a 8 años por narcotraficar droga cerca de las escuelas, pero no por el femicidio. Fotos: Romina Elvira para lavaca

¿Por qué un nuevo juicio?

Farías y Offidani fueron apresados el 9 de octubre de 2016, un día después del femicidio. El tercer detenido fue Alejandro Maciel, 61 años, acusado de encubrimiento agravado por ayudar al lavado del cuerpo muerto.

En 2018 fueron juzgados ante el Tribunal Oral en lo Criminal N°1 de Mar del Plata.  Farías y Offidani fueron condenados a ocho años de prisión y a pagar una multa de 135 mil pesos por el delito de “tenencia de estupefacientes con fines de comercialización agravado por ser en perjuicio de menores de edad y en inmediaciones de un establecimiento educativo”. Desde entonces están detenidos. El tercer acusado, Maciel, fue sobreseído, y murió tiempo después de cáncer.  

Pero ninguno de los tres fue condenado por el femicidio. Como si Lucía y su muerte no hubieran existido.

Aquel juicio que tuvo un desarrollo vergonzoso, con jueces que parecían más empeñados en cuestionar a la niña asesinada que en juzgar a los autores del crimen. A eso se agregó el tono machista, misógino, indiferente hacia la víctima y la familia, y totalmente consistente con una mirada que históricamente ha relegado a las víctimas de femicidios y de actos de violencia contra las mujeres.

Por esa sentencia la familia de Lucía exigió dos cosas, que se lograron:

  1. El fallo por el juicio de 2018 se apeló y en agosto del 2020 la Sala IV de la Cámara de Casación de la Provincia de Buenos Aires resolvió anularlo. Confirmó la condena por la venta de drogas, pero ordenó que se haga este nuevo juicio por el femicidio.  
  • Además, en marzo se concretará un juicio político (jury) a los jueces del Tribunal: Pablo Viñas y Facundo Gómez Urso por “negligencia, incumplimiento del cargo y parcialidad manifiesta”. El tercer juez,Aldo Carnevale, quedará impune porque consiguió la jubilación anticipada del gobierno de María Eugenia Vidal para evitar el enjuiciamiento. El jury será llevado adelante por el parlamento bonaerense

Al anular el fallo del juicio de 2018 la Cámara de Casación bonaerense instaló un precedente histórico para que el Poder Judicial deje de ser parte del sistema que consagra la impunidad y la estigmatización de las mujeres.

Los jueces del fallo anulado. Aldo Carnevale (que logró a tiempo su jubilación por parte del gobierno de María Eugenia Vidal), Pablo Viñas y Facundo Gómez Urso. La Cámara de Casación anuló el fallo estigmatizante y vergonzoso que firmaron sobre el caso de Lucía Pérez, y en marzo Viñas y Gómez Urso serán sometidos a juicio político. Fotos: Romina Elvira para lavaca

¿A quién se juzga?

Uno de los fundamentos de esa anulación plantea: “No olvidemos que en esta instancia no se está juzgando a la víctima (como pareciera estar ocurriendo) sino a los eventuales victimarios”.

Además el Tribunal señala que el Estado se comprometió a prevenir y erradicar la violencia machista, y que “estas normas imponen a quienes tienen la tarea a su cargo, tener en consideración el contexto en el que ocurren los hechos, realizar un análisis de los mismos, determinar el encuadre jurídico apropiado, y valorar la prueba con perspectiva de género”.

En ese sentido pareció inexplicable que el Tribunal de Mar del Plata que juzgó en primera instancia el femicidio se haya enfocado en “indagar en la personalidad, actitudes y comportamientos anteriores de la víctima, su forma de relacionarse con los hombres, su vida social, su carácter, y en distinguir la conducta de los imputados, y a partir de allí, considerar si Lucía había consentido el acceso carnal”.

Describe la Cámara de Casación a ese foco estigmatizante puesto sobre la víctima como “un despropósito”.

Marta Montero y Guillermo Pérez: los padres de Lucía. Fotos: Romina Elvira para lavaca

La audiencia preparatoria

Durante la mañana de este jueves se desarrolló la audiencia preparatoria del juicio. Los padres de Lucía (Marta Montero y Guillermo Pérez) pidieron que el proceso sea transmitido por Youtube. Además solicitaron que el Tribunal no esté vallado, dado que el pedido de justicia será acompañado desde la calle por organizaciones sociales, sindicales y otras familias de víctimas de femicidios. Desde la Ciudad de Buenos Aires y La Plata está previsto que salgan grupos para acompañar el inicio de un proceso histórico.

Las defensas de los acusados se mostraron contrarias a ambos pedidos, que los jueces deberán resolver. Por su parte, los imputados pidieron no estar presentes en la sala.  

En este nuevo proceso no hay una nueva instrucción, por lo que no hay nuevas pruebas ni nuevos testigos (que serán alrededor de 50). La primera jornada, el martes 7 de febrero, se iniciará con la declaración de la familia de Lucía. Durante la primera semana que será corta (el viernes 10 no habrá audiencia) se espera que declaren alrededor de 20 personas. Lo que está en juego es la posibilidad de ver en la práctica si finalmente habrá justicia.

Seguir leyendo

lavacaTV

Las cosas que hay que hacer para trabajar – Capítulo 2

Publicada

el

La nueva serie documental de lavaca: el mundo de la autogestión en Argentina a través de ocho capítulos sobre experiencias recientes de diferentes cooperativas que lograron recuperar empresas vaciadas o quebradas por las patronales. Con dirección de Patricio Escobar, autor de La crisis causó 2 nuevas muertes. Ya disponibles los capítulos 1 y 2

Capítulo 2

Aceitera La Matanza fue la primera fábrica recuperada visitada por un presidente argentino durante su mandato. Alberto Fernández reconoció que siempre vio a las cooperativas como parte de la “economía informal” sin comprender que involucra otros modos de producción: “Ahora soy yo uno de los que tiene que convencer al resto de la Argentina de que la economía popular existe, y que hay que darle las herramientas para que siga creciendo”, dijo ante 2.000 trabajadoras y trabajadores. Sin embargo, durante la pandemia, la asistencia del Estado no fue la misma que para las empresas privadas. ¿Qué dice sobre esto? ¿Y qué le responden quienes trabajan?

Capítulo 1

Dos mil personas que integran empresas recuperadas de toda la Argentina se reúnen en un acto histórico en la Aceitera La Matanza. ¿Qué buscan? Impulsar el proyecto de Ley de Recuperación de Unidades Productivas que facilite que cooperativas de trabajo pongan en marcha empresas quebradas o vaciadas por las patronales. El movimiento lleva 20 años sin ley, pero ha recuperado no sólo trabajo sino también dignidad y vida, con 400 fábricas en el país que dan trabajo en total a más de 14 mil obreras y obreros. Su lema: Ocupar, resistir y producir

Las cosas que hay que hacer para trabajar Dirección: Patricio Escobar.
Producción integral de Cooperativa de Trabajo Lavaca: Claudia Acuña, Sergio Ciancaglini, Anabella Arrascaeta, Lina Etchesuri, Sebastian Smok, María del Carmen Varela, Franco Ciancagini, Lucas Pedulla.
Fotografía: Lina Etchesuri y Sebastian Smok. Cámara: Patricio Escobar, Guillermo Guevara, Sebastian Smok.
Música: Guido Donato y Tomás Lobov.
Edición: Damián Finvarb.

Seguir leyendo

LA ÚLTIMA MU. Crecer, crear, cooperar

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo más leido

Anticopyright lavaca. Todas nuestras notas pueden ser reproducidas libremente. Agradecemos la mención de la fuente.