Sigamos en contacto

Nota

La semilla de Facundo, el día de su cumpleaños 23

Publicada

el

Breve semblanza de la vida y el pensamiento del joven que desapareció el 30 de abril, según sus propias palabras, luchas, raps, y el recuerdo de su madre y una de sus docentes. Fotos que ilustran cómo es la vida en Pedro Luro, de la niñez a una juventud marcada por la estigmatización social y el hostigamiento policial. El 24 de marzo, el Che, y los murales del Nunca Más.

“Yo a principios de año, cuando recién empezaba a ir al Semillero, muchos me decían: `No tenés que ir ahí porque ellos se drogan, ellos son chorros´, y yo me animé a ir para ver si es cierto lo que dicen o no, y me di cuenta que todo lo que está diciendo la sociedad no es nada que ver. Es más, yo también me sentía muy excluido por la sociedad por mi forma de ser, porque soy rapero. Hago rap. Y me visto como una persona que hace rap. Y todos me decían: ´No vayan allá porque ese chico miren cómo va vestido, es chorro, se droga´. Y nada que ver”.

Es 2013 y el que habla es Facundo Castro.

Es el fragmento de un video que acompañaba la presentación de La verdad de la milanesa, la revista que editaban junto a otros compañerxs de Jóvenes y Memoria, un programa de la Comisión Provincial por la Memoria (CPM). El que habla es el Facundo que escribe, que rapea, que pinta murales, que milita, el fan de Eminem, el que saca medalla de bronce en los Juegos Bonaerenses, que gana junto a sus compañeros y compañeras el carnaval en Mayor Buratovich, el que hace el ritmo de la batucada con una lapicera en cualquier momento, en cualquier hora y en cualquier lugar.

El que hoy cumple 23 años.

El que hoy sigue desaparecido, mientras su mamá, Cristina Castro, está viajando hacia la Ciudad de Buenos Aires, para reunirse el lunes con el presidente Alberto Fernández y aguardar el martes el comienzo de la autopsia, para que alguien le diga si el esqueleto encontrado en el río de Villarino es el cuerpo de su hijo.

Del Che al hostigamiento

Vanesa Ganduglia recibe a lavaca en la puerta de su casa en Pedro Luro, con un barbijo que dice “Aparición con vida de Facundo Castro”. Vanesa es profesora de arte, se considera productora cultural y era la coordinadora de Semillero Cultural, el colectivo de jóvenes al que Facundo pertenecía. El punto neurálgico era la estación de Luro, donde confluían jóvenes de todas las clases sociales a desarrollar distintas actividades culturales: batucada, juegos, danza, tela. “Ahí Facu se hizo el stencil del Che”, recuerda hoy. “Anduvo años con esa misma remera”.

Desde el 30 de abril, día que Facundo fue visto con vida por última vez en una infracción policial, diversos medios de comunicación buscaron instalar diversas hipótesis. Una de ellas es que Facundo tenía problemas de adicciones, y hasta el intendente de Villarino, Carlos Bevilacqua, sugirió investigar “la pista narco”. Es el mismo sentido que el propio Facundo describe en el video que era el sentimiento hacia los jóvenes. “Ir a la estación pasó a ser en el boca a boca del pueblo que los pibes se drograban y robaban”, dice Ganduglia. “Los pibes venían de distintas vidas, pasados y habían pasado por muchas cuestiones distintas. Pero era un espacio para que e encontraran pibe de distintos contextos. Pero acá se instaló esa visión”.

Desde la Shell donde entra a trabajar todos los días a las seis de la mañana, Cristina Castro dice a lavaca: “Eran actividades culturales, que sacaban a los chicos de la calle, y los ponía en otro lugar. Pero el hostigamiento que sufrían era muy fuerte”.

-¿En qué consistía ese hostigamiento?

-Ellos tenían una canchita de fútbol, al lado de la estación, que habían armado ellos mismos. La policía llegaba y les cruzaba un patrullero en medio de la cancha. Lo mismo cuando estaban con la batucada: “Ustedes son todos chorros, son todos drogones”, les decían. Pero era su lugar. Ellos ahí se divertían. Pero les cruzaban el patrullero, manoteaban a dos o tres, les daban unos sopapos y se los llevaban a la comisaría. Millones de veces las mismas profesoras tuvieron que ir a sacar a los chicos. Muchas veces ellos no decían nada, porque tenían miedo. Y nosotros no teníamos dónde denunciar. Andá a hacer una denuncia acá contra un policía. Primero, no te la toman. Segundo, agarrate las consecuencias: te van a hostigar toda tu vida. Acá no hay otra cosa donde acudir. ¿Bahía Blanca? Está a 120 km. Acá son amos, dueños y señores.

Memoria, verdad y justicia

El Semillero Cultural en Luro dejó sus actividades cuando la actual gestión de Bevilacqua los desalojó de la estación, el principal espacio donde confluían les jóvenes.

Recuerda Cristina: “Una vez me acuerdo que Facundo estaba muy enojado, porque se habían llevado detenido a un compañero de él, y vino y me dijo: ´¿Ustedes las mamás no piensan a hacer nada?´. Fuimos con Vanesa (Ganduglia) a la comisaría hasta que viniera la mama del amigo. Lo tenían sentadito ahí. Seguro le habían dado unos sopapos. Fuimos a buscar a ese nene que no era nada mio. Otra cosa no podíamos hacer. Cuando terminó la batucada pensamos que el hostigamiento iba a terminar. Pero no fue así. Cuando Facu cumplió 18 compró una moto. Andaba por todos lados. Un día tuvo un accidente cerquita de casa. Fuimos con Facu en ambulancia para el hospital. No estaba rota la moto. Cuando me presento con él al corralón tuvimos que pagar una multa de 8000 pesos, pero la moto estaba destruida. Me acerco a la jueza de faltas. Le explico que cuando se la llevaron no estaba así. Dice: ´Ah, no sé, arreglesé con al policía porque fueron ellos quienes la trajeron”.

Cristina muestra a lavaca una foto de Facundo. La imagen es en la estación de Pedro Luro. Facundo está frente a un mural que habían pintado precisamente con les jóvenes del colectivo Semillero Cultural, sosteniendo un megáfono. Es en 2014, y tiene 15 años.

Facundo frente al mural que habían pintado en la estación de Pedro Luro desde el Semillero Cultural.

“Fue un 24 de marzo: agarró el megáfono y se puso a explicar el significado”, dice Ganduglia. Dos hechos actuales reflejan el peso de ese día y de esa fotografía: ese mismo mural fue tapado por la gestión actual del municipio y su mamá está a la espera del inicio de la autopsia. En esa misma estación, Ganduglia tenía la idea de este domingo realizar otro mural, pero ahora con el rostro de Facundo. Hace una semana y media Luro volvió a Fase 1 de cuarentena estricta, por lo que las actividades se harán de forma virtual, a las 18, y por el Facebook del Semillero Cultural: «Nos encontramos familiares, amigxs, artistas y referentes de derechos humanos para seguir pidiendo verdad y justicia por Facundo Castro». Habrá retransmisión en vivo por al menos siete radios, otras cinco páginas de Facebook y un canal de TV de Viedma.

Dice Cristina: “Ese que estaban haciendo decía `Memoria, verdad y justicia`, con un dibujo de las Abuelas con el pañuelito blanco. Admiraba mucho a Estela de Carlotto: ´Ella tiene toda la garra´, decía. Y sobre el otro costado habían pintado un mural de Santiago Maldonado. Pero el actual gobierno no sólo los desalojó sino que les tapó los dos. Quedan las fotos. Tengo esta que me mandó Vanesa, y nos acordábamos que, como vivo a metros, ese día le mandé un mensajito donde le decía: ´¿Le podés decir a mi hijo que se calle, que lo escucho hasta acá?´, porque estaba con un megáfono explicando qué significaba el mural. Y mirá cómo son increíbles las vueltas que da la vida: este año fui yo la que tuve que agarrar un megáfono para pedir por la vida de mi hijo”.

Nota

Crimen perpetuo: el próximo martes se conocerá la sentencia por el caso de Paula Martínez

Publicada

el

“Cada audiencia me siento peor, estoy podrida del manoseo de la justicia, pero ya estamos en la recta final” dice a lavaca Sandra Zapata, la madre de Paula Martínez, que tenía 18 años cuando fue drogada y violada por un grupo de hombres en 2016. Desde que los denunció sufrió amenazas por parte de ellos y sus familiares. En diciembre de 2021, agobiada, sin justicia ni contención estatal, se terminó suicidando. El juicio comenzó en abril de este año, y el próximo martes 31 mayo, a las 12, se dará a conocer el veredicto. Explica Sandra en referencia a los acusados y sus defensas: “Lo único que quisieron hacer fue ensuciarnos» y relata en esta nota la situación de terror y ataques de pánico en los que vivía su hija. Sobre los jueces: «Ahora necesitamos que den una condena ejemplar. 

El viernes 10 de diciembre del 2016 Paula Martínez, 18 años, fue a la fiesta de cumpleaños de su vecina; la cita era frente a su casa en el barrio San Rafael, Florencio Varela, pero la noche terminó en otro lugar: Paula fue drogada y trasladada a un domicilio donde fue violada por un grupo de ocho varones.

Al día siguiente hizo la denuncia en la Comisaría 2, señalando a los seis hombres que pudo reconocer: Gonzalo Daniel Sandoval, Cristian Chávez, Rubén Chávez, Diego Domínguez, Gustavo Carbonel y Mauro Nahir Goncalves. Este último, de oficio guardia comunal, estuvo prófugo durante cinco años, pero fue encontrado días después del comienzo del juicio. Todos están imputados por el delito de abuso sexual con acceso carnal agravado por la participación de dos o más personas, privación ilegitima de la libertad y desobediencia.

Cuando en 2016 Paula fue a denunciar el hecho, los cinco violadores aparecieron en la comisaría. Así comenzó el calvario y el hostigamiento sistemático que la llevaría a quitarse la vida cinco años después, en diciembre del año pasado.

El Poder Judicial fue lento en dar respuestas. El juicio por la violación comenzó el pasado 4 de abril -mucho después de que Paula se quitara la vida- en el Tribunal Oral en lo Criminal número 4 de Quilmes y la fecha de sentencia está programada para el próximo martes 31 de mayo.

La mamá de Paula, Sandra Zapata contó a lavaca después de la última audiencia del martes 24, donde se presentaron los alegatos de las partes, que le cuesta mucho sobreponerse a la intensidad de las jornadas. “Cada audiencia me siento peor, estoy podrida del manoseo de la justicia, pero ya estamos en la recta final”.

También contó que durante los alegatos los defensores de los abusadores, “lo único que quisieron hacer fue ensuciarnos, dijeron que Paula solo quería fama y plata”. La defensa de los imputados se basó en asegurar que no estuvieron presentes en la casa a donde trasladaron y abusaron de Paula. Los testigos que presentaron fueron las madres de los acusados y un policía amigo de los mismos, quienes afirmaron que en ese momento se encontraban comiendo medialunas con sus madres o paseando por La Plata con un amigo. 

Gonzalo Daniel Sandoval es el único que afirmó haber tenido relaciones sexuales consentidas con Paula ya que en las pericias de la ropa arrojan ADN positivo. También se encontró ADN de dos personas más que hasta el momento no están identificadas. La familia de Paula exige que se siga investigando para reconocerlas y juzgarlas.

El fiscal Claudio Pelayo es quien lleva adelante la causa de la familia de Paula, ya que no pudieron pagar un abogado. Cada acusado, en cambio, tiene su abogado particular. El fiscal solicitó penas de 25 años de prisión para Daniel Sandoval, Rubén y Christian Chávez y Diego Domínguez. Para Gustavo Carbonel se pidieron 24 años. Por la situación de Mauro Nahir Goncalves, se desarrolla otro juicio ya que estuvo prófugo cinco años y fue encontrado con el proceso judicial en curso.  Todos los abogados de los imputados pidieron la absolución para sus defendidos.  Según Sandra, Pelayo logró en la jornada de los alegatos, ser la voz de Paula y de toda su familia. “Ahora necesitamos que los jueces den una condena ejemplar”, aseguró.

“Me hubiese gustado que ella esté acá siguiendo con su pedido de justicia como todos estos años, pero ella estaba aterrada, tenía ataques de pánico, estaba muy agotada, no podía dormir sola  y ya ni siquiera mi presencia la calmaba: tenía muchísimo miedo. Ahora la entiendo más que antes. Mi hija se fue de este mundo sin ninguna ayuda”, expresó Sandra, quien actualmente está viviendo en la misma casa donde su hija se suicidó. La asistencia económica y habitacional que deberían haber recibido brilla por su ausencia. Este martes se sabrá en qué medida el tribunal será capaz de hacer justicia.

Seguir leyendo

Nota

El juicio por el femicidio de Lucía Pérez tiene fecha 

Publicada

el

El Tribunal Oral N°2 de Mar del Plata fijó hoy fecha para el juicio penal por el femicidio de Lucía Pérez: empieza el 7 de febrero de 2023. Desde la calle se acompañó la audiencia con una movilización en las inmediaciones de los Tribunales y una campaña federal que se replicó en todo el país.  

La audiencia fue a las 14.30 horas y duró casi dos horas. El fiscal del caso, Leonardo Arévalo, y la familia de Lucía Pérez habían solicitado a los jueces del Tribunal, Roberto Falcone, Gustavo Fissore y Alexis Semaz, que el juicio se realice durante la feria judicial de julio. Finalmente la fecha que se fijó para el inicio del nuevo juicio es el 7 de febrero de 2023. Está previsto que dure 15 audiencias, 15 días hábiles. 

Marta Montero, mamá de Lucía, siguió la audiencia desde la calle. Adentro estaba Guillermo Pérez, papá de Lucía. También acompañó desde adentro Flavia Delmas, de la subsecretaría de Políticas contra las Violencias por Razones de Género del Ministerio de Mujeres, Políticas de Género y Diversidad Sexual bonaerense. 

La familia de Lucía se había convocado a movilizarse en la puerta de los Tribunales desde las 13 horas. La acompañó la Campaña Nacional Somos Lucía, otras familias, gremios y organizaciones. 

“En la calle estuvimos con el amor de siempre. Sabemos que nos acompañan desde el amor, y que en muchos lugares estaban poniendo fuerza para que esto suceda”, dijo a lavaca Marta, ni bien terminó la audiencia. “No es lo que queríamos pero es lo que se consiguió, y sabemos que se logró por la presión que se generó”. 

Marta también advirtió sobre el operativo policial que había. Es que la sede del Tribunal Oral N°2 de Mar del Plata amaneció con vallas en todos sus accesos. La policía impedía así que se acercaran a la puerta del edificio quienes acompañaban a la familia. Fuentes cercanas al proceso judicial informaron que las vallas y el impedimento de acercarse estaba por pedido de los jueces. 

Fue entonces la familia de Lucía, únicos con autorización a pasar, la que colgó en la reja del edificio las banderas que dicen: “Lucia, tu paso por esta vida quedarán marcados en nuestros corazones” y “Fecha de juicio YA”. 

Adentro del edificio, las trabajadoras judiciales habían pegado por las paredes del hall central la foto de la joven. Además, desde temprano, en todo el país se multiplicó la campaña #JusticiaPorLucia con fotos de la joven y la exigencia de un nuevo juicio de forma inmediata. 

Esas imágenes llegaron desde distintos puntos: estaban en la fachada del palacio de Tribunales en la Ciudad de Buenos Aires, en paredes, carteles, y ventanas en las calles de distintas ciudades del país, en trenes, subtes y colectivos. La foto estaba también en el altar de la Catedral de Mar del Plata, y en la fachada de la Facultad de Derecho de la misma ciudad. Estaba enganchada al micrófono en un recital de la cultura está en el barrio. Estaba en televisión, levantada por la periodista Liliana Hendel. 

La foto de Lucía también estaba en parques, en persianas, en postes de luz, en murales, y en la vidriera de MU Trinchera Boutique. También, en las manos de quienes forman el Consejo Directivo Nacional de ATE y en las de las trabajadoras de la CTA mientras marchaban. 

Dice Marta: “Ahora hay que organizarnos para febrero. El 7 es el cumpleaños de la abuela de Lucía, y una semana después, el 14 de febrero, Lucía cumpliría años. Ella va a estar ahí y nosotros vamos a seguir en la calle”.

Seguir leyendo

Nota

Maravillas teatrales en agenda: improvisación, juego, vendedoras de ropa y hasta el universo en una heladera

Publicada

el

Jam de Improvisación Teatral

Este viernes, la Jam de Improvisación Teatral tendrá su cuarta edición en MU Trinchera Boutique (Riobamba 143). El teatro argentino, pese a todo, sigue siendo un permanente cultivo de creatividad y nuevas propuestas, que muchas veces terminan haciendo historia. Y la improvisación es uno de los recursos que permiten poner en escena, literalmente, al talento y las ganas de hacer.

Aquí la combinación será de   imaginación y diversión en un encuentro que será conducido por  dos anfitrionas de lujo: La Maura y Lenard. Elles explicarán a les presentes las reglas del juego: la libertad y los juegos necesitan ciertas reglas para compartir y disfrutar. Sorteo de equipos, rondas de improvisación siguiendo diferentes consignas, duelo de finalistas, anuncio del equipo ganador y entrega de premios serán los pasos a seguir en esta velada de viernes que promete risas y lip-sync de las anfitrionas.

Luego del sorteo de equipos, habrá cinco rondas con distintas consignas y el desafío de improvisar desde la exploración teatral. Una invitación a inventar con otres y desarrollar herramientas que potencien la creatividad grupal. La Maura destaca que en estas ediciones anteriores de la Jam, el clima es de alegría.  “Los diferentes grupos que participan están muy predispuestos a los juegos y a las consignas que vamos proponiendo. Mucha gente viene solo a ver y en el momento se animan y terminan participando, incluso gente que nunca hizo nada escénico, que nunca hizo teatro, termina pasándola bomba. Es muy ameno el ambiente como para animarse a pasar al escenario y a jugar. Las propuestas del público son geniales”.

Lenard y las Jam: “Tenemos que imaginar las Jam de impro como un amistoso de fútbol entre amigues, solo que es de improvisación. La competencia es una excusa, lo importante del evento es poder encontrarse en el estado más sanador y negado de nuestra sociedad adulta que es el juego. El público no está ahí para juzgar, está para encontrarnos y celebrarnos. Celebrar que por lo menos esa noche el miedo y la vergüenza perdieron la batalla”.

Con el correr de las presentaciones, los dispositivos de los juegos hicieron todo más dinamico. Maura: “Siempre es muy impredecible lo que va a pasar, obviamente, por ser improvisación, viene gente nueva, hay nuevos juegos y eso hace que siempre haya lugar para la sorpresa. Es un planazo para venir con amigues, es una buena opción para juntarse, tomar algo y jugar”.  Lenard está muy a gusto con la conducción y admite que le cuesta no meterse a actuar. “Es un rol muy hermoso porque podés ir viendo cómo se van desinhibiendo y van surgiendo cosas super divertidas. También es muy interesante lo que sucede cuando el grupo juega y toman las consignas que les presentamos para cualquier lado, y está perfecto que sea así. Es un espacio en el cual estoy super contento de poder participar. Poder ver como los nervios y las dudas terminan convertidas en risa y abrazos entre gente que hasta ese momento no se conocía es sanador para elles y para mí también”.

MU Trinchera Boutique, Riobamba 143, CABA

Viernes 27 de mayo, 21.30 hs

@mu.trinchera

@soylenard

@mauricarballidx 

Cartón pintado

Suenan canciones románticas, de esas que todes conocemos, de letras desgarradoras e ideales en tiempos de mal de amores. Raquel fue abandonada por Víctor —en realidad no aparece desde hace una semana— y se pregunta qué pasó, si él nunca la amó, si entonces no es el amor de su vida, como ella creía. Este evento desafortunado, o no tanto, será el disparador para que Miriam, Belén y Raquel –amigas y compañeras de trabajo en un local de ropa— desaten uno a uno sus nudos existenciales.  En la charla irán apareciendo anhelos, frustraciones, desilusiones y expectativas en un rapto de sinceridad provocado por una bebida de plantas que permite que afloren las emociones y sensaciones, o quizás las ganas de dejar a un costado las caretas y cantarse, sin filtro, las verdades.

Carton Pintado de Victoria Hladilo Teatro Nun Victoria Hladilo, Julieta Petruchi, Mercedes Quinteros foto:Soledad Aznarez Buenos Aires 4/3/2022

Frases en diferentes momentos de esa intensidad de vida, creación y reflexión:

-Me tenés harta hablando de tus hijos, ¿por qué me los refregás?

-Nos conocimos, me fui a vivir a su casa, quedé embarazada, ni sé si es lo que quería.

-No me importa que me corra el reloj, estoy bien así, sola.

Con el correr de las palabras, lo genuino pugnará por salir a la superficie, lo que esté de más, lo que sea cáscara y no piel, se irá desprendiendo y emergerá entusiasta, el propio deseo.

Victoria Hladilo, Julieta Petruchi y Mercedes Quinteros son las actrices de “Cartón Pintado”. Victoria hizo la dramaturgia, compartió la idea con sus amigas Julieta y Mercedes y se pusieron a trabajar en la obra. Desde una búsqueda de uniformidad estética y con la imagen disparadora de tres Barbies y un Ken, surgió la idea de las pelucas rubias. Victoria: “La obra trabaja con un concepto que tiene que ver con la idea del mandato social, estético, de una serie de abusos sobre nuestros cuerpos  durante muchos años y recién ahora nos estamos permitiendo cada vez más corrernos de esos cánones estéticos. Estas mujeres están llegando a sus cuarenta años y transcurrieron su adolescencia en los 90, un momento donde la superficialidad, la estética, y los cuerpos de las mujeres eran prácticamente lo único importante. Ese local de ropa es su resguardo, les permite desarmarse y de a poco ir sacándose las máscaras y contando aquello que sienten, que desean”.

Poder hacerse preguntas, chocar contra las contradicciones y cuestionar los mandatos fueron los recorridos que transitaron en la elaboración de “Cartón pintado”.  Mercedes se sintió atraída por la obra propuesta por Victoria: “Somos amigas, hemos compartido muchas marchas juntas, el feminismo nos representa y nos genera preguntas, estamos aprendiendo todavía.  La obra quiere destacar la amistad, si bien ellas son amigas y se dicen cosas, también se ocultan otras”.  Prestan mucha atención y disfrutan de las reacciones del público, cuenta Julieta que “este lugar feminista desde el humor nos hace bien a todas.  Vemos  grupos de mujeres que vienen a ver la obra y se reconocen y se divierten también con lo que estas mujeres son, o muestran, no estar siempre en el discurso empoderado y sólido, que esta buenisimo, sino tambien poder mostrarnos vulnerables. O cuando nos cuestan algunas cosas, poder divertirnos con eso”.  Tres amigas —dentro y fuera del escenario— que deciden apostar a lo genuino como herramienta de conquista para construir otros espacios posibles donde ser ellas mismas, sin estereotipos y sin cartón pintado.

Nun Teatro Bar, Juan Ramírez de Velasco 419, CABA

Sábados 22.30 hs, hasta el 28 de mayo

@nunteatrobar

@cartonpintadoteatro

@julietapetruchi

@vickyhladilo

@mechasoy

Chascomús

En el marco del ciclo “Manifiesto, mundos dentro del mundo”, este sábado en MU Trinchera Boutique tendrá lugar la obra “Chascomús”. Después de diez años, Benja y Lulú se reencuentran para pasar un fin de semana largo en Chascomús. Será una buena oportunidad para terminar la canción que comenzaron a componer juntes en la niñez. Sus intentos de inspiración se verán atravesados por un pasado en común que irrumpe con fuerza: la infancia, la pérdida de la inocencia, las frustraciones, la muerte y el aburrimiento con los pies en la laguna.

El actor, dramaturgo y bailarín Lautaro Noriega y la actriz, dramaturga, directora y cantante Nicole Popper se conocieron trabajando en la obra infantil “Yoyo” en 2017. Fue “una especie de amor a primera vista —cuenta Lautaro— instantáneamente nos dimos cuenta de que teníamos mucha afinidad y siempre tuvimos ganas de hacer algo juntes”. Dos años más tarde comenzaron a escribir unos borradores de lo que terminó siendo “Chascomús”.

En febrero de 2020 terminaron una versión corta con la idea de presentarla en el Microteatro y la llegada de la pandemia canceló la posibilidad de estreno. Este año se dio la oportunidad de presentarla en el Palacio Guerrico del Teatro del Globo y en Animal Teatro.  “Nos interesaba hablar de la revisitación del  pasado. Es una obra que va y viene del presente al pasado y nos preguntábamos cómo ante un evento traumático que viven les protagonistas de niñes, cómo ese pasado se puede revisitar desde la mirada adulta y entender otras cosas que no entendíamos de niñes. El paso de la ingenuidad, de la vitalidad y esperanza en el mundo que tenemos cuando somos niñes, qué sucede cuando pasamos a la adultez, esas cosas se desarman y las expectativas que uno tiene sobre el mundo se ponen en crisis con los distintos conflictos a los que nos vamos enfrentando. Nos interesa hablar sobre la nostalgia, el duelo, pero sobre todo la irrupción del pasado y cómo resuena desde el presente”.                                                                

¿Cómo configuramos los recuerdos? ¿Hasta qué punto se condicen con lo que realmente pasó o son fruto de nuestra imaginación? Son algunos de los interrogantes que les surgieron a Nicole y Lautaro durante el proceso de creación de la obra. También el humor forme parte de “Chascomús”.  Lautaro: “Si bien son situaciones que están atravesadas por la muerte,  por cuestiones más existenciales o angustiantes, nos interesa poner en juego el humor y desolemnizar esas cuestiones dramáticas”.  

MU Trinchera Boutique, Riobamba 143, CABA

Sábado 28 de mayo, 21.30 hs

@mu.trinchera

@lautinoriega 

@nicole.popper

Heladera Universo

Durante la madrugada un hombre abre su heladera con la intención de picar algo y matar el hambre incipiente. En la heladera no hay nada, recuerda que es fin de mes y también ese vacío le recuerda a su propia vida. Entonces inicia una búsqueda de… algo. Cualquier cosa vendrá bien con tal de no sucumbir al hueco existencial.

La idea de esta obra surgió de un ejercicio de escritura narrativa en un taller de la escritora y docente María Dulce Kugler que consistia en elegir dos palabras que quedaran resonando de todas las que estaban en juego y escribir un texto con esa inspiración. El actor, director y dramaturgo Maxi Rofrano seleccionó dos que le parecieron estar muy alejadas entre sí: heladera y universo. Esa combinación disparó nuevas imágenes que devinieron en texto narrativo, más tarde transformado en monólogo.

Maxi trabajó con dos grandes ejes: la soledad y el absurdo. “El absurdo de intentar encontrar sentido en cualquier cosa, de querer encontrarse a uno mismo en cualquier lado”, señala Maxi. La obra fue estrenada en el ciclo “Entrometida”, en Animal Teatro, en el que 16 textos de distintxs dramaturgxs son entregados a 16 actores o actrices. “Heladera Universo” le tocó al actor Santiago Ponce. “A Santi la primera vez que lo vi fue interpretando este monólogo y fue increíble. El se copó con mi texto, yo me copé con su actuación y ahora andamos de acá para allá presentando ‘Heladera Universo’ por todos lados. Por suerte la gente se copa y eso nos manijea cada vez más”.

MU Trinchera Boutique, Riobamba 143, CABA

Sábado 28 de mayo, 21.30 hs

@mu.trinchera

@maxirofrano

@santitojponce 

Seguir leyendo

La última Mu: ¿Dónde hay un mango?

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo más leido

Anticopyright lavaca. Todas nuestras notas pueden ser reproducidas libremente. Agradecemos la mención de la fuente.

0:00
0:00