Luna Ortíz: fue femicidio

El femicidio de Luna Ortíz quedó impune por obra de un Poder Judicial que se encargó de victimizar a la joven en vez de condenar a los culpables. Luna, 19 años, fue drogada y violada por distintos hombres. Primero un fallo señaló a dos responsables por su muerte, pero luego los jueces de Casación Daniel Alfredo Carral, Ricardo Ramón Maidana y Ricardo Borinsky hablaron de “homicidio imprudente” en un fallo misógino que hace hincapié en la víctima y permite que uno de los femicidas quede libre en junio. Los reclamos de la familia a la Corte Suprema de Justicia para revertir esa decisión y condenar al resto de los cómplices bajo la carátula de «femicidio». Y quién era Luna Ortíz, sus gustos y proyectos que quedaron truncados y, por ahora, sin justicia.

Por Inés Hayes y Melissa Zenobi

Mañana Luna Ortíz cumpliría 23 años.

Su madre recuerda que le gustaba hacer artesanías, pintando cajitas y botellas.

También le encantaba juntarse con amigas a escuchar música. “Eso la relajaba”, cuenta su mamá Marisa con una sonrisa.

El mate lo tomaba con edulcorante.

Cuando la asesinaron, hacía poco que había salido de un centro de rehabilitación en Moreno. Su familia juntaba plata con los vecinos y vecinas para poder pagar ese tratamiento de desintoxicación.

Los recuerdos de su mamá llegan desde Benavídez, donde la familia vive: «Ella fue hija única muchos años y después tuve a mi otro bebé, tenía 10 años cuando nació su hermano y lo adoraba: Faustino la extraña. Cuando hice el ingreso para empezar a trabajar como docente, ella me acompañaba, compartíamos todo, me alentaba siempre”.

Marisa muestra una de las últimas fotos de Luna, donde se la ve sonriendo.

Luna Ortíz, en una de sus últimas fotos, sonriente.

Fallos misóginos

El 2 de junio de 2017, Isaías Villarreal llevó a Luna Ortiz, de apenas 19 años, a su casa donde la esperaba con dos hombres más. Una vez allí, Luna fue drogada, alcoholizada y trasladada en un raid en el que la intercambiaban como mercancía. La joven fue violada en varias ocasiones por varios hombres mientras le suministraban drogas. Su cuerpo fue encontrado el 3 de junio en la casa de Villarreal.

El 3 y 4 de abril de 2019 –dos años después- el fiscal de la fiscalía de género de Tigre, Marcelo Fuenzalida, caratuló la causa como «abandono  de persona seguido de muerte con suministro  de estupefacientes a título gratuito», no dando lugar al pedido de la familia para que se lo juzgara como femicidio.  Se condenó a Villarreal a 14 años de prisión y se imputó a su amigo cómplice Pablo Paz Gutiérrez por abuso sexual seguido de muerte. Durante esos días, Facundo Ortiz y Marisa Rodríguez, el papá y la mamá de Luna, acompañados por vecines y amigues, cortaron la Avenida Centenario en señal de rechazo y reclamo de justicia.

El 8 de marzo de este año, Día Internacional de la Mujer, los jueces de la sala de Casación Penal de La Plata Daniel Alfredo Carral, Ricardo Ramón Maidana y Ricardo Borinsky, dictaron un fallo aun más misógino y aberrante que catalogaba al femicidio como “homicidio imprudente”, un mote que significa que no tuvo la intención de matarla y eso haría que Villarreal quede libre en junio. “No sólo han modificado  la sentencia impuesta por el Tribunal Oral 7 de San  Isidro, sino que fomentan la impunidad  de la violencia contra las mujeres, en un contexto donde se comete un femicidio cada 20 horas”, dijeron el papá y la mamá de Luna a lavaca.

Observatorio Lucía Pérez

Cifras e historias de la violencia patriarcal

La abogada de la familia, Fernanda Petersen agrega: “La sentencia dictada por la Sala de Casación penal interviniente no sólo ha modificado la impuesta por el Tribunal Oral de San Isidro, sino que ha incumplido e ignorado Tratados internacionales de raigambre Constitucional, en resguardo de una vida libre de violencias de niñas jóvenes y mujeres”.

En la presentación que hizo la abogada Petersen a la justicia se deja en claro que Villareal conocía la problemática de consumo de Luna Ortiz, proporcionándole de igual forma durante ocho horas alcohol y drogas, a sabiendas que este consumo no sólo generaba situaciones de vulneración concretas sino que ponía en riesgo su vida.

La abogada y la familia exigen que el caso sea tomado como femicidio: “Luna Ortiz no se colocó en situación de riesgo, fue su victimario quien lo hizo, no sólo por conocer su situación particular, sino que además abusó de su condición de mujer, generó espacios donde vulnerar sus derechos no sólo fuera más sencillo, sino que sabía que contaba con la complicidad de terceros. Y claramente sostenemos que se trata de un femicidio, porque Villarreal abusó, drogó y abandonó a la víctima por ser mujer”, dice Petersen.

Facundo y Marisa reclaman: “Nuevamente la justicia señala como responsable  a la víctima. Exigimos que no de lugar a esta última sentencia donde se quiere condenar a Villarreal por homicidio culposo con una pena de cuatro años de prisión. Siendo así, está la posibilidad que este femicida quede libre en junio. Le exigimos a la Corte Suprema que de lugar a la figura de femicidio, que fue presentada por la nueva letrada de la causa”.

Es por esta razón que este miércoles convocan a movilizar a las puertas de Casación Penal de la Provincia de Buenos Aires (Calle 7, entre 56 y 57) en La Plata, sede judicialbonaerense, desde las 11 horas.

Exigirán así una vez más lo que el Estado debería hacer por sí mismo: que no perpetúe la impunidad.

La mala víctima

En la presentación, la presentación plantea además que la construcción que hicieron los jueces del Estado de un imaginario social en torno a la “mala víctima” es moneda corriente en los femicidios territoriales, al igual que ocurrió en el caso de Lucía Pérez, como en otros menos mediatizados.

“A 4 años del femicidio de nuestra hija, tenemos que estar lidiando con la justicia, con todo nuestro dolor encima”, dice Facundo. Desde el mismo día que mataron a su hija, Marisa y Facundo no pararon de luchar: «Si bien en el juicio se habló de la diferencia de edad, de la vulneración de Luna, no se vio la figura del femicidio. La defensa apeló a Casación y le dieron homicidio culposo y ya está saliendo. Pasaron 4 años y tenemos que estar luchando con esto además del dolor. Hablamos con los jueces pero mucho no nos escucharon, revictimizaron a Luna todo el tiempo”.

En el juicio y con el dolor de ya no tener a Luna con ellos, Marisa y Facundo tuvieron que escuchar que “Luna no tenía límites, culpándonos a nosotros como familia. La única que me levantó fue Marta, la mamá de Lucía Pérez, que tuvo que pasar por momentos como éste”, dijo Marisa a lavaca.

Marisa y Facundo apelaron a la Corte Suprema y Casación tiene que expedirse “a ver si nos da lugar a nosotros para ir a la Corte o si se le da lugar a la defensa y Villarreal podría quedar libre en junio”, dicen a dúo.

0:00
0:00