Sigamos en contacto

Actualidad

Es la educación pública, estúpido

Publicada

el

La marea humana inundó no solo la Plaza de Mayo sino todo el centro porteño. Desde el palco se habló de 800.000 personas, pero no contabilizaban la multitud movilizada en todas las calles, ni las masivas marchas en todo el país en defensa de un objetivo que es parte crucial de la genética y la identidad argentina: la educación pública. Fue mayor a la de por sí gigantesca convocatoria del pasado 24 de marzo, otra demostración sobre cuáles son los temas que movilizan en la calle a la sociedad argentina. Un límite al gobierno de Javier Milei, expresado muchas veces con los libros, que también fueron protagonistas de la tarde: se vieron muchísimos Nunca Más y ediciones de la Constitución Nacional, y se agregaron, entre miles, ESI, Pedagogía del oprimido, Farenheit 451, El Principito, El Anticristo, La razón de mi vida, Psicología de masas, Un mundo feliz, Las venas abiertas de América Latina, El Alquimista, Mujercitas, Macbeth, Crónica de una muerte anunciada.  Hubo un fuerte protagonismo de las universidades del conurbano, que han permitido a miles de familias contar con una primera generación de graduados. Se sumaron todas las facultades de la UBA, las privadas, los secundarios, las organizaciones de derechos humanos y el gremialismo. Creatividad, humor, convicciones, sentido común y potencia social: palabras e imágenes de una movilización histórica.    

Producción, textos y fotos: Lucas Pedulla, Lina Etchesuri, Franco Ciancaglini, Anabella Arrascaeta y Francisco Pandolfi/lavaca.org.

Es la educación pública, estúpido

Fotos: Lina Etchesuri para lavaca

Cuatro jóvenes que apenas superan los 20 años, llevan tres carteles:

  • “Si los de abajo se mueven, los de arriban se caen. Las armas están en la biblioteca”.
  • Una frase de José de San Martín: “Cuando la patria está en peligro todo está permitido, excepto no defenderla”.
  • “Con este gobierno el abecedario es O-B-D-C”.
  • Son las doce del mediodía y la estación Ramos Mejía del tren Sarmiento, en La Matanza, rebalsa, mientras empiezan a llegar imágenes de Retiro y de Constitución (las otras estaciones que conectan el conurbano con la Ciudad de Buenos Aires) que preanuncian lo que se vio durante el día: una marcha conmovedora e histórica.
Es la educación pública, estúpido

Fotos: Lina Etchesuri para lavaca

Que esos fueran los puntos de conexión muestra además la importancia que cobraron en los últimos años las universidades del conurbano bonaerense, que abrieron el acceso a la educación a cientos de miles de estudiantes cuyas familias jamás habían podido pasar por el nivel educativo terciario. En la estación hay un clima serio, a la vez de entusiasmo.

Agostina, 20 años, estudiante de Ingeniería Informática en la Universidad Nacional de La Matanza (UNLaM), cuenta que es su primera marcha y está nerviosa: “Es la primera vez que algo así me pega tanto. Estoy emocionada”. Greta, 20, estudiante de Comunicación Social, también de la UNLaM: “Están vulnerando nuestros derechos, y todos necesitamos a la universidad pública y de calidad”. Candela, de 21, estudia Literatura en el Joaquín V. González: “Hoy tengo compañeros que no están pudiendo cursar, porque no llegan a pagar la SUBE”. El transporte también empieza a ser menos público. Y Sofía, de 19, estudiante de Educación Física, cuenta que su hermano votó a Milei: “Nos quieren ignorantes”.

Es la educación pública, estúpido

Fotos: Lina Etchesuri para lavaca

Universidad como élite

El tren llega. La estación colmada colma el tren. Apretada con otros cientos de cuerpos viaja Fabiana, 45 años, a siete materias de recibirse como Ingeniera Eléctrica en la Universidad Nacional de Hurlingham (UNaHU), gracias a una beca que hoy está en peligro: “La educación pública es el camino, no tiene porqué ser un privilegio. Se han dicho muchas mentiras y es nuestra obligación defender a todos aquellos que hoy no pueden estar porque están trabajando, o cuidando sus hogares”. Fabiana tiene cuatro hijos y uno está cuidando a los dos más pequeños para que ella pueda estar: “Tienen un pensamiento que los lugares estratégicos de poder solo puedan estar personas con privilegios”. 

Es la educación pública, estúpido

Fotos: Lina Etchesuri para lavaca

Todo ocurre este martes, al día siguiente de la declaración del presidente Javier Milei por Cadena Nacional según la cual su éxito económico es una “hazaña” y un “milagro”, y pocos días después de la declaración en el Llao Llao planteando que quienes fugan dólares son “héroes” e incitando a comprar dólares “en negro”, ante el aplauso de una patética cúpula empresaria.

El tren llega llega a Once, y entre la multitud baja Yohia, 32 años, docente en la Facultad de Psicología de la UBA: “El gobierno quiere moldear otra idea y otra subjetividad, en un país donde hay consensos básicos que hemos construido. Uno es los derechos humanos, otro es la salud, y otro la educación. Atacan esto porque la orientación es al servicio de sectores empresariales y necesitan una universidad donde los conocimientos sean a favor del mercado. También atacan al salario. El objetivo es que vayan cada vez menos trabajadores y sea un lugar de élite”. Dato sobre calidad: la Universidad de Buenos Aires está considerada entre las 100 mejores del mundo.

La estación rebalsada ahora colma Plaza Miserere, las escalinatas de la estación, desborda hacia la calle. “Universidad de los trabajadores y al que no le gusta se jode”, es el canto.

La marea confluye en Avenida Rivadavia. Comienza una marcha histórica. 

Es la educación pública, estúpido

Fotos: Lina Etchesuri para lavaca

La papada y las facturas

Cunden los carteles:

  • “Nos quieren huecos para que los votemos”.
  • “Estudiá arte, no seas gendarme”.
  • “Cuando se lee poco, se dispara mucho”.
  • “Sin universidad pública no hay futuro”.
  • “Milei: tenés papada”.  

Por Callao avanzan columnas de universidades nacionales: San Martín (UNSAM), Tres de Febrero (UNTREF), General Sarmiento (UNGS). Esta última, en la semana previa a la marcha, publicó una serie de datos que explican esta movilización gigantesca:

  • El recorte del Gobierno alcanza a 2.5 millones de estudiantes.
  • En Argentina hay una universidad cada 350 mil habitantes, menos que Brasil (1 cada 35 mil) o México (1 cada 45 mil).
  • El gasto público representa 1% del PBI, como en los otros dos países, pero en Argentina 8 de cada 20 estudian en instituciones públicas, 5 más que en Chile y 7 más que en Brasil.
  • Y cierra: “Si Milei deja de regalarle 100.000 millones de pesos al año en exenciones impositivas a Mercado Libre, se pueden financiar los gastos de funcionamiento de las 62 universidades nacionales”.

Es la educación pública, estúpido

Fotos: Lina Etchesuri para lavaca

Sobre la calle, uno de los que marcha es el profesor e investigador Eduardo Rinesi, exrector de la UNGS: “Estamos ante un gobierno manifiestamente desaprensivo respecto a la educación pública, la vida comunitaria, la idea misma de que somos algo más que la pura suma aritmética de los átomos individuales. Una sociedad es esto: un movimiento colectivo hacia lo común, y una de sus dimensiones decisivas es, sin duda, la educativa”. 

¿Qué busca el gobierno? “Hacer de la sociedad una colección individuos egoístas, que vean al prójimo como un adversario, o como un depósito circunstancial de órganos que el día de mañana puedo necesitar y comprar en el mercado. Contra esa idea absolutamente ignorante y canalla y cruel, me parece que hoy la movilización popular está mostrando otra posibilidad”.

Enrico Riboni es un periodista italiano de larga trayectoria, que trabaja en Francia y está de visita la Argentina. Tras recorrer todo el centro plantea: “Es la movilización más grande que he visto en toda mi vida”.

Es la educación pública, estúpido

Fotos: Lina Etchesuri para lavaca

Cerca del Congreso discutían motociclistas y agentes de a pie de la Policía: “Si llegan, hay que arrearlos” ordena el de la moto. Otro le contesta, viendo la oleada humana que crecía: “Vamos a relajarnos. Lo positivo es que tenemos facturas”. Cuando la columna llega a Callao, la multitud obliga al desplazamiento de la policía. El protocolo antipiquetes de Patricia Bullrich nuevamente atravesado.  

Pasa una familia de tres integrantes. Cada uno con un cartel. “Papá Albañil”, “Mamá ama de casa”, “Hija profesional universitaria”. Van sonriendo. Es conmovedor.

Entre la juventud se ve con una sonrisa grande como esta marcha a Ángel, 75 años, docente jubilado: “Yo fui a escuela pública, mis hijos también, mis nietos están en universidades públicas. Es lo que puede lograr el equilibrio social que, más o menos, los que menos tienen tengan algo más, y parece que a esta gente que tenemos en el gobierno no le gusta mucho eso. ¿A vos te parece que los senadores se hayan aumentado mientras a nosotros nos recortan? Es una burla”.

¿Y qué espera? Ángel piensa y dice: “Que esto termine pronto”. 

Fotos: Lina Etchesuri para lavaca

Entre Mujercitas y El Anticristo

Una de las consignas de la marcha fue que cada quien llevase un libro. Uno de los más vistos fue el Nunca más. Otro fue la Constitución Nacional.

Y siguen, en manos de la muchedumbre, transformándose en sí mismos en una lectura:

  • Pedagogía del Oprimido, de Paulo Freire.
  • Las venas abiertas de América Latina, de Eduardo Galeano
  • El Principito, de Antoine de Saint-Exupéry.  
  • El alquimista, de Paulo Coelho
  • Poder y desaparición, de Pilar Calveiro.
  • Psicología de las masas, de Sigmund Freud.
  • Mujercitas, de Louisa May Alcott.
  • Galileo Galilei, de Bertolt Brecht.
  • Pedagogía de la autonomía, también de Freire. 
  • Un mundo feliz, de Aldous Huxley.
  • Macbeth, de William Shakespeare,
  • 1984, de George Orwell.
  • Fahrenheit 451, de Ray Bradbury.
  • El Anticristo, de Nietzche.
  • Operación Masacre, de Rodolfo Walsh.
  • Crónica de una muerte anunciada, de Gabriel García Márquez.
Es la educación pública, estúpido

Fotos: Lina Etchesuri para lavaca

Nancy, 62 años, del Plenario de Trabajadores Jubilados, lleva ¿Quién mató a Rosendo?, una investigación de Rodolfo Walsh sobre el asesinato de Rosendo García, y el trasfondo sindical de la izquierda y la derecha peronista en los sesenta. “Habla de la burocracia sindical. Y a la CGT, que es parte, lo que le estamos diciendo desde que asumió es que llamen a una gran huelga. El disparate que dijo Milei anoche sobre el superávit lo consiguió gracias al ajuste que nos aplicó a los jubilados de diciembre hasta hoy. Este mes cobramos la jubilación en dos cuotas, no alcanza ni a cubrir la canasta básica. Y esto te lo digo a vos, joven: nuestro destino como trabajadores jubilados está atado al destino de ustedes como jóvenes desocupados, en negro, uberizados. Si esta lucha triunfa, como fue allá en el Cordobazo, nosotros vamos a tener posibilidades”. 

Ana, de Flores, también docente jubilada, exdirectora de educación especial, tiene en sus manos El anticristo, de Friedrich Nietzsche: “Está relacionado al ser humano. Y estamos en una época donde el ser humano está un poco borrado, o lo quieren borrar o desdibujar en su esencia. Pasa que los que no son humanos son los que tienen el poder hoy. Pero tengo la esperanza de que vamos a salir gracias a las personas que todavía hoy tienen un sentido de humanidad, que pueden ver al otro y sus necesidades. Eso es esta marcha”. 

Ana, de 72 años, jubilada, de Lanús, agita Crónica de una muerte anunciada, de Gabriel García Márquez: “Es que desde el primer día sabíamos que este Gobierno iba a hacer esto. No soy docente, no estudié en la UBA, pero vengo porque esta plaza representa en todo: sin la educación pública, nuestros hijos y nietos no van a poder desarrollarse. Y hay que tomar conciencia que nosotros somos los poderosos y tenemos el saber”. 

Es la educación pública, estúpido

Fotos: Lina Etchesuri para lavaca

Ciencia, Conan y jamoncito

La marcha avanza a paso lento por Avenida de Mayo en dirección a 9 de Julio. Es un primer indicador de la masividad que luego calcularán en más de 800 mil personas: generalmente, los embudos de movilización suelen generarse de 9 de Julio en dirección a Plaza de Mayo. Esta vez Congreso fue un epicentro muy fuerte donde había banderas que iban desde el PTS hasta La Cámpora, o de los Jubilados Insurgentes hasta gremios de la CGT.

Cecilia Moccia es la prosecretaria de Prensa de la Asociación de Personal Aeronáutico (APA y dice que esta marcha es la primera del plan de lucha convocado por la CGT: luego viene la movilización del 1º de mayo y el Paro General del 9. “El descontento va a crecer. Hoy no existe una única organización que nuclee a todos los sectores en lucha, es el problema político que tenemos, pero va a ser cuestión de tiempo de que eso se genere. Este gobierno es neofascista y apunta a la destrucción, no solo de la educación”. 

Sobre los pedidos de paro general, aporta una sonrisa: “Celebro que hace mucho tiempo que la CGT no se ponía al frente: tuvimos un paro a dos meses de la asunción, algo que no pasaba hace muchos años. Por supuesto que hay quienes siguen en la lucha, otros que se ponen un precio, pero al menos desde APA intentamos seguir el camino de defender Aerolíneas Argentinas, Intercargo y Fadea (Fábrica de aviones), parte del plan de destrucción de empresas públicas de este gobierno”. 

Es la educación pública, estúpido

Fotos: Lina Etchesuri para lavaca

Durante el embudo llega un mensajito de Ana Tauil, militante de Nietes (organismo que adhirió y cuyos integrantes están marchando con sus universidades), socióloga, que trabaja en el Observatorios de Crímenes de Estado de la Facultad de Ciencias Sociales en la UBA: “Hay un ataque a todo lo que produce la universidad como espacio que piensa otras lógicas, otros mundos, otras racionalidades, donde lo humano es mucho más que Capital Humano. La universidad representa otra forma de pensar la vida en comunidad”. 

Esta comunidad sigue avanzando a paso lento, pero el embudo hace posible disfrutar de más carteles:

  • “Sin ciencia no hay Conan”.
  • “Si hoy no aprobamos Calle, no podemos cursar Futuro. Son correlativas”.
  • “La UBA, el Diego y mi vieja”. 
  • “Soy del 45% que no entregó al país”.
  • “Educar es combatir”.
  • “Al final la casta eran mis sueños”.
  • “Estudiá, no seas como Adorni”.
  • “Soy profesional gracias a la universidad pública”.
  • “Ahorrar en educación enriquece la ignorancia”.
  • “Que el privilegio no te nuble la empatía”.
  • “La universidad nos enseña a pensar y no a obedecer”.
  • “Por qué tanto miedo de educar al pueblo”.
  • “Los enfermos de cáncer no son variables de excel”.
  • “Estoy tan enojada que hice un cartel”.
  • “Jamoncito te vamos a fetear”.
  • “Abuela analfabeta, Madre terciario incompleto, hija médica formada en la universidad pública”.
  • “Este cartel es tan pedorro como el discurso de Milei”.

En algún momento el embudo se destraba.

Las miles y miles de personas seguimos marchando.

Es la educación pública, estúpido

Fotos: Lina Etchesuri para lavaca

Los milagros existen

Lala Buján, jubilada con la mínima, lleva el libro Psicología de masas de Freud bajo el brazo. “Milei es un títere, la gran pregunta es quién nos gobierna” dice, mientras acepta que la “psicología de masas” de las sociedad anda un poco trastocada.

“Él se mete con la educación porque prefiere los celulares que te cierran la cabeza. Lo que subyace a eso –señala mi celular- es mierda”. De fondo se escucha el cántico: Armas no, libros sí. ¿Podría ser celulares tampoco? “Eso, éste ganó por los celulares. Al libro lo podés consultar y absorberlo. Con esto –vuelve a señalar mi celular- no te queda nada”.

“Necesitamos un milagro”, dice sobre cómo sacarse de encima estas pesadillas. “Y creo en los milagros”.

Sobre la Avenida Entre Ríos se encolumnan distintas organizaciones y sindicatos que tienen una raíz común: el conurbano bonaerense. Y más precisamente, La Matanza. “Mi familia, que no se moviliza nunca hacia Capital Federal, hoy vino”, informa Lorena González, trabajadora estatal, pensando en sus dos padres y también en sus sobrinos: “Mi sobrina es primera generación: licenciada en Nutrición en la Universidad de La Matanza. El recorte educativo pega fuerte ahí, eso es lo que no vio este gobierno”, dice ella que formó parte del Estado que amplió las universidades nacionales a los distintos distritos.

Es la educación pública, estúpido

Fotos: Lina Etchesuri para lavaca

Ella, como estudiante fue parte de las movilizaciones en los 90 contra otros recortes de fondos educativos. Y marca una diferencia: “Se crearon 30 universidades que quedan a cuadras de las casas de los laburantes. Es recuperar la idea de la educación como movilidad social, a su vez que un detonante o una excusa por todo lo que está pasando”.

A su lado la multitud parece darle la razón: “Soy primera generación de contador”, dice un cartel, al lado de otro que asegura: “Los hijos de obreros queremos estudiar”.

Luego se cantará “el que no salta, votó a Milei”, y si bien la mayoría respeta la consigna, por abajo alguien menciona que, al menos estadísticamente, debe haber muchos que lo votaron y hoy marcharon.

“La grieta hoy es otra”, culmina Lorena. “A esos pibes que lo votaron y son de abajo hay que abrazarlos también”.

Es la educación pública, estúpido

Fotos: Lina Etchesuri para lavaca

Ayuda terapéutica

Lucas tiene 21 años y vive en Palomar. Estudia profesorado de historia, en Haedo, en el instituto de superior docente 45. Ahora está pasando por la puerta de la UNA (Universidad Nacional de las Artes), que en su puerta puso un aviso, para que nadie pueda andar por ahí desentendiéndose de la situación: “Universidad cerrada. Docentes y estudiantes por la educación pública”. Al lado de la inscripción hay dibujado un lápiz, al que de la parte de arriba le nace un puño. 

Fotos: lavaca

Lucas pasa por el costado, llevado por una marea de la que es parte. No se desentiende. Lleva puesta una remera negra. Un pantalón negro. Y unas zapatillas negras. Lleva colgado un cartel: “Vinimos vestidos de negro ya que estamos de luto porque el gobierno asesinó nuestra educación”. Explica: “La educación es la única herramienta para darle al pueblo, que pueda salir de la pobreza y así combatir todo tipo de injusticias”. 

Su mamá es ayudante terapeútica. Su papá está desempleado. Analiza la situación general: “Es un gobierno que está planteando muy mal las cosas. El discurso de ayer fue ridículo, dejó de lado lo que está viviendo la gente”. Y cierra: “La educación está cada vez peor; y si bien no le hecho la culpa solo a este gobierno, con este desfinanciamiento se van a notar mucho más las diferencias sociales”. 

Cuesta escucharlo a Lucas. Las canciones se suceden una tras otra, al compás de la música que generan al pasar miles y miles de pies, de carteles, de libros. “Qué cagazo, qué cagazo, obreros, estudiantes como en el Cordobazo”, cantan miles de estudiantes que caminan por Bartolomé Mitre y Riobamba, en dirección a la Plaza de Mayo. Unos metros después, en la esquina de Callao, ya no pueden caminar más. Falta una hora para que se lea el documento y las calles están atestadas. 

Fotos: Lina Etchesuri para lavaca

Parado, intentando infructuosamente ganar algún metro, está Mikel. En la mano izquierda sostiene un libro. Llego a leer: Curso de ingreso 2024.  El libro está como nuevo.Mikel lleva un cartel escrito a mano, de manera muy prolija, que explica el por qué: “Este libro está sin usar porque tuvo que salir a buscar un segundo trabajo para subsistir. Hoy marcho para que los estudiante no tengan mi presente. Hoy defiendo la esperanza de algún día poder ser universitario”. Las palabras marchando se leen por todos lados. En cartones, en hojas, en banderas; así se multiplican los sentires de este momento de la historia: “Me armo de libros, me libro de armas”; “La educación iguala las oportunidades”; “Estudiantes informados, jamás manipulados”; “No hay educación sin inclusión”. “Por una educación que nos enseñe a pensar, no a obedecer”. Y así en cada esquina, en cada vereda, en cada calle.

Mikel vive en Morón y tiene 29 años. Vive con su marido y es el único que por ahora tiene un sueldo. “Bajo”, subraya. Pensó, soñó, que este año sí se le iba a dar. “Ahora mismo tendría que estar en el aula de la Universidad de La Matanza”. Lo esperaba la carrera de Ingeniería Informática. “Fue imposible en este contexto. Si estudio, no comemos”, resume. Y hace una comparación que profundiza el análisis: “Quienes apoyan a un gobierno como este, igual tienen el derecho de estudiar en la universidad pública. En cambio, las medidas de Milei solo están generando una mayor segregación, con el acceso a derechos para pocos”. 

Su mamá es manicura y masajista; su papá, obrero. “Iba a ser el primer universitario de la familia; estábamos muy contentos”. ¿Por qué pasa lo que pasa? “Yo sólo pude hacer un curso de ingreso y ahí estudié la historia de las universidades. Sólo eso, ya me abrió la cabeza. Las universidades son eso, abridoras de cabeza. Quien piensa no se deja pisar, entonces son de las primeras cosas a sacar, porque saben que un pueblo sin educación está condenado”.

Es la educación pública, estúpido

Corazón mentiroso

Sobre Avenida de Mayo y 9 de Julio, la marcha toma una nueva dimensión: las columnas que vienen del sur del conurbano y las que vienen del norte. Hay gente por todas partes: de la UADE a la UNGS, y de la CGT a movimientos sociales como el FOL (Frente de Organizaciones en Lucha). Allí está Maga Gargarello, 37 años, delegada de Florencio Varela, sur conurbano: “Somos laburantes precarizados, cooperativistas, que tuvimos la posibilidad, en algunos casos, de ser primera generación de la familia que llegó a la universidad. Además de ser gratuitas, son públicas y de calidad. En nuestras propias organizaciones también tenemos escuelas de oficio y espacios de aprendizaje y formación. Este gobierno viene por todo, y ese es el objetivo de atacar la educación”.

Hace unas semanas los movimientos sociales sufrieron una cruel represión sobre esta misma avenida, solamente por reclamar el envío de mercadería a más de 45 mil comedores: “La foto del barrio hoy es una pobreza que desde hace muchísimos años no se veía. Jubilados que hacen fila en nuestros comedores. Vecinos con oficios que perdieron su trabajo. Estamos discutiendo la comida: es tremendo. Nuestras compañeras hoy se están endeudando con Mercado Pago para comprarle comida a sus pibes, mientras el Gobierno anuncia que las asignaciones vamos a cobrarlas por Mercado Pago. Galperín así nos sigue sacando guita. No hay salida, salvo organizarte, porque ya no hay nada por perder”. 

Es la educación pública, estúpido

Fotos: Lina Etchesuri para lavaca

Las columnas llegan con este tono a la Plaza. Allí se baila Mentiroso, el hit de Karina la Princesita, y se canta con pasión su estribillo: Se acabó, tu mentira se acabó / Se acabó y te digo basta, basta, basta / Mentiroso, corazón mentiroso / No tienes perdón, estás muy loco”. Sin embargo, lo conmovedor llega con el Himno: se canta a voz ronca y a pura lágrima. Allí está Sandra, 53 años, trabajadora de la educación en San Martín. También lleva un libro preciso y sutil para esta movilización, Microfísica del poder, de Michel Foucault. Lo explica: “Me parece importante empezar a entender que en distintos espacios, y en los más obvios, hay poder y relaciones de fuerza. Nos empuja a cuestionar las obviedades, lo básico de un discurso y a pensar las palabras”. Este gobierno viene a cuestionar lo que nos parecía obvio hasta hoy: “Porque quiere tratar de quebrar las relaciones de fuerza y girarlas hacia otro lado, y es importante empezar a creer y volver a pensar aquellas cuestiones que nos definen”. 

Sobre el escenario se empiezan a escuchar oradores y referentes de los sindicatos docentes. También organismos de derechos humanos. Allí habla Adolfo Pérez Esquivel, uno de los cinco Premio Nobel que tiene Argentina, formados en la universidad pública: “Este gobierno compró 24 aviones de combate pero dice que no hay plata para la educación. Presentamos un pedido de juicio político porque no puede ser que destruya al país. Esto es grave” También habla Taty Almeida, de Madres Línea Fundadora, que dice que su hijo Martín fue desaparecido mientras cursaba su primer año de Medicina en la universidad pública: “No bajen los brazos. Piensen en las madres y en lo que sostenemos hace 47 años: la única lucha que se pierde es la que se abandona. Se lo decimos nosotras, que a pesar de los bastones y las silla de ruedas seguimos de pie”.

Es la educación pública, estúpido

Fotos: Lina Etchesuri para lavaca

Las comunicaciones telefónicas colapsan, no hay señal. Queda sentir el latido de esta plaza, las 800 mil personas que informan desde el escenario, la dificultad de salir. Dimensionar que es martes, día de semana, y que esta movilización sobrepasó la potencia que se pensaba. Vendrán análisis, adjetivos, operaciones, y mientras los cuerpos se alejan y los cortocircuitos informativos vuelven a hacer sonar celulares, llega una foto: la plaza colmada, todo lo que ya sabíamos, pero visto desde arriba. Lo que se ve es la historia pura.

Y cómo se la defiende.

También, al sacar los ojos de la pantalla, es posible divisar y sentir un último cartel que se divisa mientras el sol se oculta detrás esta movilización:

“Hasta que lo esencial se vuelva visible”. 

Es la educación pública, estúpido

Fotos: lavaca

Actualidad

Misiones: el conflicto sigue encendiéndose

Publicada

el

A cinco días del acampe policial, cada vez son mas los trabajadores y trabajadoras (autoconvocados o no) que adhieren a los reclamos laborales. Este miércoles fue tomado el ministerio de Salud. Antes, los docentes habían cortado un puente en una ruta nacional sin intervención de protocolo alguno. El acampe en la Avenida Uruguay de Posadas ya tiene miles de policías interviniendo, y ocupa 7 cuadras. Las contradicciones y absurdos del gobierno, blindado con medios afines, las ofertas rechazadas, mientras algunos gremios negocian aumentos menores a los reclamados. Las responsabilidades nacionales, el rol sindical frente a sus bases, el clima social y el devenir de un conflicto alimentado a base de ajuste e indiferencia oficial hacia la gente. (Desde Misiones, por Sergio Rondán)

“Acá nadie se mueve hasta obtener un 100%”, dice un uniformado tras la reunión de la mesa salarial y la oferta aparentemente sustanciosa de 62% de aumento, que fue rechazada. “No nos sirve, el policía de escalafón más bajo seguiría por debajo de una canasta básica alimentaria”, explica otro de los efectivos. El ministerio de Salud fue ocupado además este miércoles al mediodía, con el mismo reclamo del 100% como síntoma de la crisis que vive al provincia entre sus trabajadores estatales.

El frío de los últimos días ha quedado atrás pero solo por un tiempo, un alivio para los miles de policías que continúan el acampe en el Comando Radioeléctrico UR-I de Misiones. Eso que empezó tan solo con la Avenida Uruguay cortada entre la calle Félix Aguirre y Félix Bogado, hoy se extiende desde la Avenida Trincheras hasta Avenida Cabred: siete cuadras de la Avenida Uruguay están cortadas, repletas de carpas, anafes, parrillas, ollas populares, patrulleros, gazebos, pilas enormes de madera lista para encender el fuego para el mate o para cocinar. Ya resulta difícil encontrar a Ramón Amarilla o German Villalba, los referentes: la marea de gente y periodistas de Buenos Aires los tienen ocupados.

El parque del conocimiento

Quizás vista desde afuera la cifra del 62% parezca importante, pero hay que entender que el costo de vida en Misiones es de los más caros del país. Solo con hablar con cualquier misionero uno se da cuenta que el promedio de las boletas de luz rondan los 50 mil pesos. En muchos hogares, incluso, llegan a 100 mil. Si se le suma el agua, Internet, garrafa y colectivos, muy probablemente una familia misionera gaste tres cuartas partes de sus ingresos en pagar servicios. 

“Mirá si serán caraduras los del gobierno, que hace unos meses anunciaron con bombos y platillos la posibilidad de pagar la luz en 3 cuotas. ¡Estamos todos locos!”, comenta Valeria, maestra preceptora en referencia a un planteo de la administración de Renovación, encabezada por el gobernador Hugo Passalacqua.

Con los docentes la situación es aún peor que con la policía: la mesa salarial del lunes, a la cual invitaron a unos pocos gremios, se realizó muy lejos de la ciudad, en el Parque del Conocimiento, un predio enorme similar a Tecnópolis, con naves grandes para hacer eventos, un teatro, centro de convenciones, cine IMAX, un observatorio y varias instalaciones más. Un detalle de color: muchos contratos de quienes trabajan allí se realizan a través del oficialista Multimedios SAPEM. Por supuesto que la locación de la reunión se conoció minutos antes de la misma, para que la docencia ya no pudiera movilizarse allí para hacer presión. ¿Qué sucedió en la reunión? Participaron cuatro gremios docentes: UDA, SADOP, SIDEPP y UDPM. Estos dos últimos fueron los que pusieron la firma al acuerdo de 34% y llevaron el básico a 100 mil pesos, para que una maestra de grado sin antigüedad gane 400 mil pesos, menos de la mitad de una canasta básica. UDPM es el gremio con más afiliados y el que históricamente firmó lo que la Renovación (el partido de gobierno) le ponía delante: esta vez no fue la excepción. El absurdo: su secretario, “Grillo” Caballero, llamó a sumarse al paro nacional docente del jueves, que tiene en su pliego de reclamos, justamente, un salario acorde a la inflación.

Misiones: el conflicto sigue encendiéndose

Avenida Uruguay, en pleno centro de Posadas. Hay reposeras pero no hay reposo, sino cinco días de un acampe junto al Comando Radioeléctrico, que ya ocupa siete cuadras.

La gente y los aparatos

En salud la situación es similar a educación. Este martes los gremios de ATE y UPCN firmaron un acuerdo a espaldas de sus bases, que lo rechazaron tajantemente. “Por más que los diarios amigos se encarguen de titular que el conflicto en salud se terminó, eso no es cierto. No sólo no terminó sino que además nos sumamos al acampe”, nos cuenta una enfermera, apostada junto con sus colegas en Junín y Tucumán, sede de la cartera de salud, en un corte de calles en el centro neurálgico de Posadas. No es para menos: por más que Canal 12 se canse de promocionar en sus matutinos que los acuerdos superan a la inflación, la realidad es otra. Hasta ahora todos los salarios acordados están por debajo de la canasta básica alimentaria, aunque el ministro de Seguridad Marcelo Pérez haga malabares discursivos para decir que “ahora hay otra medición que es la Canasta Básica per cápita, que según el INDEC está en 268 mil pesos, y cualquier salario de la administración pública hoy supera esa Canasta Básica y el salario mínimo”. Por más discursos que se difundan, la realidad es la que los desmiente, y la que alimenta la rebelión de la gente. 

Hay algo evidente cuando se comienza a caminar por la avenida Uruguay y sus calles aledañas: no hay aparatos sindicales. Son las bases trabajadoras las que se movilizan. Las banderas que se ven dan cuenta de eso: banderas de Argentina, pancartas de escuelas, carteles con proclamas. Por más que desde algunos medios quieran pegar el reclamo al kirchnerismo, peronismo, el trotskismo, a los piqueteros, al Polo Obrero, o a cualquier aparato denostado mediáticamente (con justa causa o no) la realidad es otra: la maestra de a pie, la enfermera, el empleado judicial, todos se están moviendo.

Justamente por esa razón muchos docentes deben hacer un tremendo esfuerzo personal para sostener el reclamo: cuesta movilizarse a Posadas, y dinero es lo que falta. Por eso abrieron un fondo de lucha para poder costear gastos. Precisamente los docentes autoconvocados por fuera de todo aparato son quienes están apostando a una estrategia que se simbolizó este martes, cuando cortaron por varias horas el puente de Garupá. Pese a los trolls oficialistas, ahí no había “colectivos rentados” ni ninguno de los estereotipos con los que se busca atacar a trabajadores y trabajadoras que se movilizan.

La plancha

Mientras tanto, el gobierno hace una especie de plancha política. Firma acuerdos con los sindicatos amigos, ignora a quienes reclaman aumentos y utiliza su aparato mediático para intentar imponer una realidad que no existe más que en los estudios de Canal 12. Es común ver a funcionarios, reconocidos trolls y amigos del poder replicar los anuncios que hace el Ejecutivo. El planteo general es conocido: no hay plata. Sin embargo, si uno analiza las cifras del Ministerio de Hacienda se da cuenta que la plata está, pero que no se sabe a dónde se gira. Resulta evidente que los medios relacionados con el gobierno reciben su tajada. Rodrigo Aranda, vicepresidente de Multimedios SAPEM, se encarga de producir contenidos irrelevantes. ¿Quién los paga? La crisis provincial es una respuesta.

¿Quién es responsable?

“Yo los apoyo, y todos los vecinos de la zona. La situación de miseria es insostenible. Pero los comerciantes de la avenida no sé cuánto más van a aguantar. Ya están perdiendo muchas ventas. No sé de quién es la culpa, pero alguien tiene que resolver esto”, explica un vecino de la zona acampe del Comando Radioeléctrico.  

Para el misionero la culpa está repartida: hay quienes dicen que es un problema provincial, otros apuntan al gobierno nacional exclusivamente, pero la realidad está en el medio: la provincia tiene manejos oscuros con los fondos y no rinde cuentas a nadie de la plata que envía Nación; y Nación desde la llegada de Javier Milei no solo recortó muchos fondos sino que además generó una espiral inflacionaria y una caída de la actividad comercial, industrial y económica en general. La situación cada vez es más compleja porque ninguna autoridad del gobierno da respuestas a quienes reclaman. Mientras tanto, las calles son un hervidero.

Los docentes autoconvocados, luego de cortar el puente, resolvieron marchar hacia el acampe y decidieron hacer su propio acampe en Trincheras y Uruguay. En medio del silencio o las operaciones mediáticas, los recolectores de basura y los municipales autoconvocados también planean sumarse a lo que ya es un momento histórico en una provincia que está diciendo basta.

Seguir leyendo

Actualidad

Misiones arde

Publicada

el

Cuando uno habla de Misiones, la primera y única imagen que se le viene a la mente es la selva o las cataratas: en absoluto uno pensaría en policías acuartelados, docentes cortando rutas o personal de salud apostado en el ministerio. Pero detrás del velo de la hipnotizante naturaleza misionera se esconde una realidad de miseria generalizada: sueldos de indigencia, costo de vida altísimo, una clase gobernante enquistada en el poder y un aparato mediático blindando el plan de ajuste de la casta misionera.

Desde Misiones, por Sergio Rondán

Son las 7 de la tarde de un viernes atípico en la ciudad de Posadas: hace varios días que el clima fluctúa entre una lluvia leve pero constante, y un cielo encapotado y frío. Llovizna y hace frío. Sí, hace frío y acá es más húmedo y penetra todo. Pero a los policías no les importa. “Nosotros estamos acostumbrados a pasarla mal… estamos acostumbrados a que nos maltraten” dice con un extraño orgullo un miembro de la fuerza en actividad, sin necesidad de mencionar al gobierno que encabeza Hugo Passalacqua.

Misiones arde

La policía misionera utilizando gomas para apoyar su reclamo en la calle.

El policía no puede dar su nombre: es la situación de muchos de los policías que se encuentran acuartelados en el Comando Radioeléctrico UR-I de Posadas. En cambio, Ramón Amarilla, suboficial retirado, sí puede dar su testimonio: “No estamos acuartelados, el comando está operativo. La calle fue cortada por la municipalidad”. Algo de razón tiene porque la cartelería de la municipalidad de Posadas es la que anuncia el desvío. Pero la decena de patrulleros que atraviesan la avenida República Oriental del Uruguay, una de las arterias que conducen al centro de Posadas, muestran otra cosa.

De golpe suenan todas las sirenas de los patrulleros apostados. Una mujer con altavoz toma la palabra: “Saludamos a los camaradas de Eldorado que acaban de llegar, quiero escuchar esas bocinas y aplausos, demostremos que la familia policial no se rinde.” Misiones es una provincia que tiene 1.280.960 habitantes: unos 330 mil viven en Posadas y su área metropolitana, otros 70 mil en Oberá, a 100 km de la capital yendo hacia el centro de la provincia y otros 60 mil habitan en Eldorado, a 200 km sobre la Ruta Nacional N°12. El resto de la población vive en alguno de los 75 municipios. “Estamos esperando camaradas de Iguazú, de Wanda, de El Soberbio… de todos lados se están moviendo hacia Posadas para manifestarse. No nos vamos a mover de acá. Solo pedimos lo justo: poder darle dos comidas al día a nuestras familias y que nuestros galleteros (como se le dice al niño/a que está cursando sus primeros años de escolaridad) puedan ir a la escuela con un cuaderno y un lápiz en la mochila”. Amarilla es certero con sus palabras: la situación salarial es insostenible. El escalafón más bajo de las fuerzas cobra cerca de 450 mil pesos, por lo tanto entra en la línea de pobreza ya que no alcanza a cubrir ni de cerca la canasta básica.

Misiones arde

La protesta docente, ignorada masivamente por los medios misioneros: privados y subordinados al gobierno

Pero esta situación no sucede solamente con la policía. Los reclamos de las fuerzas de seguridad siempre ganan más notoriedad porque no son la norma. Nadie está acostumbrado a ver policías cortando calles sino más bien lo contrario. Por eso quizás el reclamo docente o de salud pase desapercibido. Aunque el caso docente es paradigmático en esta provincia ya que es una lucha que viene de hace rato y se agravó con la llegada de Milei.

“Antes del cambio de gobierno, la gestión saliente envió fondos para pagar los componentes salariales que Nación aporta al sueldo del docente de Misiones. Pero esa plata nunca llegó a nuestros bolsillos”. Jorge Romero es profesor de Historia y referente dentro de las bases docentes que se movilizan sin pedir permiso a los aparatos ni estructuras. Para entender lo que dice hay que comprender cómo funciona el salario docente. Luego de la reforma constitucional de 1994, las provincias debieron hacerse cargo de la educación. Misiones, como tantas otras, no tenía dinero para los sueldos: de ahí surgen los 1.000 días de la carpa blanca que terminaron en el famoso FONID, o Fondo Nacional de Incentivo Docente, el cual se cobra desde 1998. En el caso de Misiones y otras provincias, no solo Nación enviaba ese dinero, sino también la Garantía Nacional y la Conectividad; la primera correspondía a una suma para aquellas provincias donde los gobiernos provinciales no podían llegar al piso de la Paritaria Nacional Docente. La segunda surge luego de la pandemia. Pero en números, el FONID representaba 12.500 pesos, la Garantía unos 50.000 y la conectividad otros 12.500. ¿No se entiende? No, claro que no se entiende pero digamos que con todas esas cifras, la maestra misionera en noviembre del 2023 debería haber cobrado 250 mil pesos pero recibió 161 mil pesos.

Misiones arde

La policía en la calle, esta vez para ejercer su derecho a reclamar, ante el silencio oficial.

El dinero se giró, llegó a la provincia, pero nunca a los docentes, que hasta bien entrado febrero estuvieron cobrando esa miseria. Recién a mediados de ese mes el gobierno provincial fue soltando el dinero a cuentagotas, es decir, en cuotas. El docente misionero nunca cobró su sueldo entero sino en partes, cosa bastante única en el país.

“Acá el problema viene de hace rato y es exclusiva responsabilidad de la Renovación (el partido que gobierna hace 21 años la provincia) que mantiene a los docentes en la indigencia. Y no es solo el salario, el acceso a los cargos no es transparente. No existen los actos públicos, muchos cargos se reparten a dedo. Hasta hay desplazamientos hechos a dedo, es una locura” cuenta otra docente que prefiere guardar su identidad. Actualmente un docente de grado cobra 237.000 pesos por cargo sin antigüedad: esto es, un sueldo que está muy por debajo de la línea de indigencia. Carlos Lezcano, referente de la lucha misionera lo explicó muy bien en una mesa de discusión: “Un docente con un cargo es indigente, un docente con dos cargos es pobre”.

Cuando Buenos Aires pone su ojo sobre un punto del país, este cobra existencia y relevancia, tanto para bien como para mal. Ante un hecho como este, uno esperaría que medios locales estén cubriendo la situación pero en Misiones eso no sucede.

Misiones arde

¿No hay radios o canales de televisión? Si, y bastantes, muchos de ellos bajo la órbita de Multimedios SAPEM (Sociedad Anónima con Participación Estatal Mayoritaria) siendo Canal 12 su nave insignia. El aparato comunicacional de la Renovación maneja los medios públicos para imponer su discurso de una Misiones blanca, pura, radiante y mayormente rubia. Quienes no están bajo la órbita directa de SAPEM reciben de una u otra manera dinero para mantener una férrea bajada de línea. En este caso, ninguno de esos medios cubren la situación.

Un ejemplo: se escuchó a Jorge Rial decir al aire que intentó comunicarse con colegas de Misiones para pedir un móvil pero que nadie respondió. Rodrigo Aranda, vicepresidente de SAPEM y hermano de Ramiro Aranda, ministro de Educación provincial, dio la orden de no cubrir nada. Todos son comentarios off the record, por supuesto: nadie quiere quedar expuesto. Es por eso que los cortes de ruta que los docentes vienen realizando hace un mes por toda la provincia no tienen difusión: la gente no se entera. Solo trascendió cuando un gendarme muy suelto de lengua amenazó con disparar pero quedó en eso: en un producto de la memética actual.

“Canal 12 es un medio oficialista que no dice nada. Solamente muestran las Cataratas y pajaritos, eso es Misiones para ellos. Nosotros venimos protestando desde enero. 10 días estuvimos acampando en la Casa de Gobierno y no vino nadie. Nadie nos recibe, esta situación es extrema y de acá no nos movemos”. Lo mismo pasa con docentes o personal de salud. Nadie recibe a nadie, los aumentos que se dieron en febrero no llegaron al 10% y se realizaron por decreto. Mientras tanto, el gobierno de Misiones se muestra como un ejemplo de educación y de salud desde sus medios y las redes.

Pero en las calles, pese al frío y la lluvia, el clima arde. La semana que pasó los docentes cortaron la Ruta Nacional N°12, que bordea el Paraná y la Ruta Nacional 14°, bordeando el Uruguay. Buscaron al ministro de Hacienda, Alfredo Safrán, que nunca apareció, lo mismo el ministro de Educación Aranda. Intentando burlar el cerco mediático, se enteraron de que el vicegobernador iba a estar en un streaming del grupo SAPEM y lo encararon en YouTube pero también lo esperaron a la salida del programa. Lucas Spinelli huyó en una fastuosa camioneta 4×4 y casi provoca un accidente. Al día siguiente, los docentes marcharon hacia la Legislatura, que se hallaba vallada y con un cerco policial, cosa nunca antes vista. Hubo forcejeos, insultos al gobierno provincial, se tiraron vallas. Los policías solamente estaban haciendo de escudo sin usar la fuerza, aunque también tuvieron que escoltar a los diputados de la Renovación que huyeron por una salida lateral.

“Nosotros de acá no nos vamos. Lo nuestro va a ir hasta las últimas consecuencias. Alguien tiene que venir, dar la cara y hablar, tenemos vocación de diálogo” sentencia Ramón Amarilla. No se siente asustado por el “comité de crisis” de Patricia Bullrich. Los docentes tampoco, y ya comienzan a movilizarse desde toda la provincia. La batalla dura se dará el lunes, cuando el gobierno anuncie el aumento que tiene planeado. “Nos van a ofrecer solamente un aumento por encima de la inflación de abril, ya se sabe. Pero nadie va a aceptar eso” dice Jorge Romero y plantea la forma del futuro: “Vamos a seguir luchando hasta que la dignidad se haga costumbre”.

Misiones arde
Seguir leyendo

Actualidad

No voten el fin del periodismo

Publicada

el

Nueva jornada de debate de la Ley Bases en las comisiones del Senado. Hubo exposiciones, preguntas y repreguntas que abarcaron temas como monotributo, cine nacional, Memoria, Verdad y Justicia, resguardo del medio ambiente, ciencia, jubilaciones, derechos laborales, la situación de la información. Todas cuestiones en peligro: un universo complejísimo de temas en pocas horas para llegar a definir cuestiones cruciales para el futuro del país y sus habitantes. Aquí, un aspecto de lo ocurrido, que incluyó una movilización en la calle del grupo Las Criadas con lemas que definen el presente, y la exposición de Periodistas Argentinas, a través de la palabra de Nancy Pazos. Publicamos el texto completo, y también el documento presentado al Senado por los trabajadores de la Televisión Pública, argumentando con respecto a la idea oficialista de privatización de los medios estatales.

No voten el fin del periodismo

Un momento del encuentro en el Senado, durante la intervención de Nancy Pazos, de Periodistas Argentinas.

Primero fue la calle. Una tras otras, con los carteles a la altura del pecho, Las Criadas rodearon caminando el Congreso de la Nación. Lo hicieron con sus capas rojas y cofias blancas, como las protagonistas de la novela, y luego serie, de Margaret Atwood: El cuento de la criada. Adentro, senadores y senadoras escuchaban (algunos, los que estaban presentes) a quienes exponían, que en su gran mayoría argumentaban contra la Ley Bases que llegó desde Diputados con media sanción. 

No voten el fin del periodismo

La acción de Las Criadas en torno al Congreso.

La amplitud y gravedad del proyecto de ley hace que las exposiciones formen un amplio abanico en el plenario de comisiones de Legislación General, de Presupuesto y Hacienda y de Asuntos Constitucionales que se inició hace exactamente una semana. Desde entonces, la lista de exposiciones fue de más de 46 personas y organizaciones.  

Solamente este jueves, en una misma tarde, se pidió por políticas públicas que protejan la búsqueda de memoria, verdad, justicia e identidad (con Estela de Carlotto), por el resguardo de nuestros bienes naturales, por los monotributistas, por los derechos laborales, por la ciencia, por la tecnología, por jubilaciones, pensiones y moratorias, por los medios de comunicación, por la protección y promoción del cine,

https://twitter.com/Lavacatuitera/status/1791212913375506736?ref_src=twsrc%5Egoogle%7Ctwcamp%5Eserp%7Ctwgr%5Etweet

Antes de la exposición de la periodista Nancy Pazos, como integrante de Periodistas Argentinas, Las Criadas dejaron en claro su mensaje movilizándose en la calle. Los carteles hilvanaban ideas, alarmas, propuestas:  

  • “Información o cuento”.
  • “No voten el fin del periodismo”.
  • “Medios públicos y sin censura”.
  • “Télam no se cierra, se defiende”.
  • “Radio Nacional no se vende”.
  • “No al cierre de la Defensoría del Público”.
  • “Con esta ley la libertad no avanza”.
  • “Le gusta cuando callas”.
  • “No vendan por ley las noticias”.

Estamos en peligro

Más tarde, en el Salón Azul, contiguo al Salón de las Provincias, Nancy Pazos les habló a senadores y senadoras en nombre de la organización Periodistas Argentinas. El texto completo de una intervención crucial: 

No voten el fin del periodismo

Nancy Pazos habló en nombre de Periodistas Argentinas.

“Estamos ante el peligro de convertir por ley información en propaganda.

Y ustedes, senadoras y senadores, pueden evitarlo.

Lo que nosotras venimos a compartir con ustedes hoy es una preocupación: la libertad de expresión está en peligro.

Nosotras estamos en peligro.

Estamos en peligro cuando en las coberturas de actos y movilizaciones nos disparan gases y balas de gomas. Los datos: más de 40 periodistas sufrieron esto mientras estaban trabajando, lo denunciamos ante la CIDH y la ministra de Seguridad nos pidió disculpas por estos atropellos.

https://twitter.com/Lavacatuitera/status/1791258708552368527?ref_src=twsrc%5Egoogle%7Ctwcamp%5Eserp%7Ctwgr%5Etweet

Estamos en peligro cuando el Presidente dedica una catarata de mensajes para estigmatizar a colegas y medios que informan sobre aquello que las autoridades consideran “impertinente”. Los datos: 4 de cada 10 agresiones a la prensa tuvieron como protagonistas al Presidente o a sus ministros, según el relevamiento del Monitoreo de Libertad de Expresión de FOPEA. Cito textual: “La cifra resume la dinámica de la relación entre el nuevo jefe de Estado y la prensa: descalifica, insulta, acusa y agrede verbalmente con asiduidad a periodistas y medios”.

Estamos en peligro cuando el Estado no paga a los medios las deudas contraídas y  elimina la pauta oficial, todo al mismo tiempo y sin dar posibilidades financieras de adaptarse al cambio de las reglas de un juego que dominó la relación entre Estado y medios de comunicación durante décadas. Los datos: las deudas impagas afectan a 328 medios. Otro dato: hasta ahora el reparto de la pauta oficial no era transparente, pero sí lo era su ejecución: podíamos hacer un pedido de acceso a la información pública y tener el detalle de qué medio cobró cada peso. Ya no. El Estado sigue gastando recursos públicos para difundir sus mensajes, pero el manejo de esa caja es ahora opaco y socialmente incontrolable.

No voten el fin del periodismo

Estamos en peligro cuando dispensan de producir a más de 700 trabajadoras y trabajadores de la agencia estatal Telam. Esto significa que el Estado sigue pagando esos sueldos, pero desde hace cinco meses ha preferido despreciar la recaudación que Telam producía mensualmente. Y lo que Telam dejó de producir es información y dinero: es decir, las noticias producidas por 32 delegaciones provinciales y lo que estaba cobrando por los servicios que prestaba, que en cinco meses de parálisis representa una pérdida de 17 mil millones de pesos.

Otro dato: todo el servicio que brinda RTA representa del gasto público un 0,1% del PBI. Está claro que no se trata entonces de reducir el déficit, sino del peligro de paralizar la producción de información federal, que garantiza que un habitante de Tierra del Fuego pueda enterarse qué sucede en Jujuy, por ejemplo. Idéntico es el procedimiento en Radio Nacional: hay 52 emisoras provinciales sin dirección que se limitan a reproducir lo que ordena un interventor desde CABA.

Esto significa, entonces y también, que ustedes están en peligro: lo que representan, lo que expresan, los intereses que defienden no pueden llegar al resto de la población. Y eso está pasando ahora. No hay que ir muy lejos para comprobarlo: en este Palacio funciona un canal en el cual nuestras colegas han sufrido actos de censura en plena emisión en vivo.

En este palacio ustedes escucharon el discurso inaugural de las sesiones de este año rodeados por un operativo sin precedentes, que involucró a cuatro fuerzas de seguridad. Desde este palacio tuvieron que ver por redes sociales la jura de ministros, sin acceso a la prensa.

No voten el fin del periodismo

La libertad de expresión no es una prebenda, ni un privilegio de las y los periodistas y los medios. Es un bien social que esta ley debilita al legitimar estas prácticas. No se trata de reeditar el debate sobre si está bien o mal privatizar, porque ese debate ya lo tuvimos en los 90 y los resultados están a la vista. Y ustedes mismos los padecieron: aprendimos la lección. No hay medio privado que pueda garantizar la federalización de las noticias. No estamos diciendo que un medio privado no quiera hacerlo: no puede. No es un tema de voluntad, sino de roles. Es una tarea que el mercado no puede hacer porque no le compete.

El empresario tiene que hacer bien su trabajo, que es lograr rentabilidad.

La política tiene que hacer bien su trabajo, que es lograr equidad.

No podemos entonces delegar en el mercado el buen funcionamiento de la democracia.

Ese es su tarea.

Y eso le pedimos hoy, senadoras y senadores: hagan su trabajo. No legitimen por ley el fin del periodismo federal y democrático”.

Quizás, una posible síntesis de lo que se pide desde afuera y en gran parte desde adentro de ese palacio, es el cartel que cerraba la fila de Las Criadas frente al Congreso, y que se ve en la siguiente imagen.

No voten el fin del periodismo

TV Pública

Otro hecho ocurrido este jueves fue la presentación de un documento elaborado por los trabajadores de la televisión pública, con respecto a los proyectos de privatización. Algunos párrafos:

“Por la presente le solicitamos a los Senadores y Senadoras que antes de decidir
los destinos de Radio y Televisión Argentina se tomen un tiempo para leer
este documento y valoren la importancia de la red de repetidoras analógicas y
digitales de RTA para los habitantes de sus provincias representadas”.

“En una sociedad donde el más del 46% de la población está debajo de la línea
de pobreza, el Estado no debiera dejar al pueblo sin acceso a la información,
a la cultura, el deporte y el entretenimiento”.

“Consideramos que el derecho a la información, la cultura y el entretenimiento
son un deber indeclinable de las políticas públicas gubernamentales de
cualquier signo político”.
“Sabemos que hay mecanismos para optimizar los gastos, mejorar la ecuación
de costo-beneficio promoviendo el acceso a la cultura, la educación, la
información y el entretenimiento, para de esa forma tener medios públicos
eficientes que sean un orgullo para todos los argentinos”.

Publicamos el documento completo, otro aporte imprescindible para comprender lo que está en juego en estos tiempos.

Seguir leyendo

LA NUEVA MU. Generación Nietes

La nueva Mu
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo más leido