Sigamos en contacto

Mu13

Pienso, luego bailo

Publicada

el

Dj de las Fiestas Zizek. Tomó el nombre de su barrio para lanzarse a hacer música con estilo propio. Lo suyo es el bastard pop y con esa filosofía crea sonidos que mezclan todo. Su fórmula: no temerle ni al riesgo ni a lo nuevo. 

Pienso, luego bailo

Villa y diamante son palabras que pocas veces escuchamos juntas. Quizás nunca las hubiésemos escuchado si no fuera porque en realidad así se llama un barrio de Valentín Alsina, en Lanús, y porque también es el nombre artístico de un emergente dj porteño; creador junto a dos socios –Nim y G-Love– de las Fiestas Zizek. Villa Diamante –el dj– es de Villa Diamante –el barrio de Lanús– donde vivió hasta hace un año y medio. Pero no sólo por eso eligió llamarse así. También le pareció que coincidía con su idea de hacer música: “El bastard pop, que es lo que hago yo, mezcla lo limpio y lo sucio, lo under y lo mainstream, en cuanto al sonido. Es el concepto que hermana todos los géneros, es la idea de sacar de lugar lo establecido”.
Si se comprende el concepto, las fiestas donde se pasa esta música no podrían llamarse de otro modo. El filósofo esloveno Slavoj Zizek en su libro Lacrimae Rerum relaciona La ética del psicoanalisis, de Jacques Lacan, con las películas La Guerra de las Galaxias y Titanic; por nombrar un pequeño ejemplo. De ese mismo espíritu, capaz de formular todas las alianzas prohibidas posibles, están hechas las fiestas Zizek que se hacen, desde este mes, todos los jueves a la medianoche en el Club Niceto. La particularidad es que la música que se baila es una mezcla de géneros como el hip-hop, la cumbia, el reggaetón, dub, dancehall, entre otros. Según Villa Diamante esta enumeración no alcanza para definir los sonidos. Por ejemplo, el dj Dale Duro hace dub step (una especie de hip hop más pesado) mezclado con cumbia. Es un ritmo dificil de bailar: “La primera vez que tocó, la gente lo miraba y muy pocos bailaban. Pero fue aprendiendo a buscarle el pulso a la pista y la última vez invitó a un músico en teclados que hacía las melodías cumbieras. Entonces, toda la gente bailaba como si fuera cumbia”, cuenta. Otro músico de Zizek es Tremor que hace folclore electrónico: “Hay dos bombos legueros, una guitarra eléctrica y un charango. En los cuarenta minutos que duró su presentación, el público aprendió a bailar folclore y fue glorioso. Esas son las cosas que a mí más me gustan de Zizek”.
A esta altura, la fiesta es muy conocida en Buenos Aires e incluso en el exterior, a través de numerosos blogs y sitios que la recomiendan, pero cuando comenzaron tuvieron que atravesar todos los conflictos típicos: se hacía en una tanguería de San Telmo, pero al poco tiempo los dueños del local –que hay que aclarar que siempre tuvieron buena onda– les dijeron que por razones económicas ya no podían tenerlos más y Zizek se quedó sin lugar, pero con un capital preciado: el reconocimiento de los asistentes que habían armado un boca a boca potente, pero medido, como para cuidarlo de que no se haga tan conocido. Los tres organizadores escribieron un proyecto y lo llevaron al Club Niceto que enseguida les dijo que sí, que estaban encantados de tener una fiesta los días miércoles. Ahí están, desde hace un año y medio, con un público que fluctúa y que alcanzó un pico de 1.200 personas, en su mayoría turistas.
Según Villa Diamante, mucha gente fue abriendo la cabeza a otras cosas porque no le quedaba otra: el espacio que ganó Zizek habla del desgaste de otros. Por ejemplo, los boliches de baile que se segmentarizan por estilos: uno puede elegir entre los que pasan cumbia o los que pasan tecno o las variantes del house. “Está todo bien, esta es música que siempre me gustó, pero que ahora me aburre un poco más que antes. Y esto les pasó a muchos. Por eso se empezó a experiementar el cruce de esas fronteras y se armó otra cosa”.
¿Cómo es es otra cosa? “Lo snob ya no lo discuto”, sentencia Villa Diamante y se aleja del fantasma: “Es que es tan fácil que sea y que no lo sea. Mirá: nosotros intentamos ser libres. Si ves el flyer tiene ciertos estilos –cumbia reggaetón, dance hall– pero no se limita eso. Lo que nos parece que esté bueno lo ponemos. Y a mi me gusta siempre invitar a alguien que esté haciendo algo nuevo. Acá vienen un montón de djs consagrados y por más que esté buena su música, yo ya lo escuché durante años: hacen siempre lo mismo. Prefiero agarrar al chico nuevo, que está haciendo algo que no sabe bien qué es. Prefiero el riesgo. Alguien me decía que en Zizek hay días que podés pasarla muy bien y otros días que no. Y es porque estamos probando”.

Nombres propios
Algunos de los nombres de los grupos o djs de Zizek son imperdibles: King Coya, The Peronists, Dead Menems y Caballeros con descuento, entre los más notables. Con respecto al filósofo esloveno que vive en Buenos Aires, Villa Diamante dice que intentaron acercarse para contarle de las fiestas pero que nunca tuvieron respuestas : “Está alllá arriba”, dice. “
A los 28 años, Villa Diamente ya tiene una especialidad: los “mash ups” . Lo explica de la siguiente manera: “Un mash up se da cuando mezclás la voz de un tema con el instrumental de otro diferente. Si ambos temas son conocidos repercute mejor, pero mi idea es agarrar cosas argentinas y jugar con otras cosas de afuera”. La clave es usar una artista mainstream de mtv –como por ejemplo Gwen Stephany– para pasar cumbia. Por eso, en Zizek no se puede escuchar el último hit así limpito como suena en la fm 100, quizás lo pasan, pero lo van a pisotear por decirlo de alguna manera con rock, cumbia o folclore, es un modo de traficar la información que quieren transmitir: “La pista de baile se volvió re demaógica, el dj en general pasa lo más conocido. Es eso o bien los que te ponen el tema menos bailable del mundo”. Zizek hace otra cosa.
Y Villa Diamante también: además de pasar música todos los jueves en Niceto, musicaliza el bar del Hotel Faena, “De algo tengo que trabajar”, explica.

Mu13

Un winner

Publicada

el

Empresario modelo del modelo. Es presidente de una de las cinco empresas que lidera el ranking de exportaciones y legislador oficialista. Controla un pueblo, al sur de la provincia de Córdoba, en el que para vivir hay que someterse a una investigación policial. Compañero de Domingo Cavallo, financió su lanzamiento político. Camarada de Roberto Lavagna, obtuvo beneficios millonarios durante su gestión. Fue el candidato que impuso Kichner para saldar la interna cordobesa y el ejemplo que citó Cristina para evocar la figura del empresario nacional. Su empresa bate récords de ganancias, pero recibe subsidios, reintegros, compensaciones y desgravaciones del Estado. Un ejemplo de cómo lo viejo y lo nuevo crean ese fenómeno llamado “agronegocio” que sembró la crisis actual.
(más…)

Seguir leyendo

Mu13

Las rutas de Toty

Publicada

el

 Fue el protagonista del primer piquete bonaerense y el único que rechazó los planes sociales. Armó microemprendimientos, talleres de filosofía, desfiló en la pasarela y llegó a la Cámara de Diputados de la mano de Elisa Carrió. En estos días, volvió al piquete junto a los productores agropecuarios. Cómo explica este trayecto.
(más…)

Seguir leyendo

Mu13

Usar la memoria

Publicada

el

Su nueva novela lleva un título inquietante: A quien corresponda. Un relato protagonizado por los usos que el discurso oficial hace de los setenta y que expone, a borbotones, todas las especulaciones que pueden hacerse sobre la memoria, la venganza y la fe perdida. Su intención, dice, es recuperar qué nos pasó y porqué.
(más…)

Seguir leyendo

LA NUEVA MU. Verdad o consecuencia

La nueva Mu
PublicidadEnter ad code here
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo más leido