Sigamos en contacto

mu157

El cuarto de Lucía

Publicada

el

Instalación artística contra la violencia machista.

Foto: Sebastian Smok

La instalación artística El cuarto de Lucía estuvo montada en la puerta del Teatro Auditorium de Mar del Plata, a metros de la rambla, desde el domingo 15 –día del cumpleaños de Lucía Pérez, asesinada el 8 de octubre de 2016- hasta el miércoles 24 de febrero. 

Fue ideada por Marta Montero, mamá de la joven, y Claudia Acuña, periodista de revista MU, en uno de los tantos viajes que hizo la familia a La Plata para impulsar la anulación del juicio que no condenó a nadie por su femicidio y, al contrario, se encargó de culpabilizar a la víctima.

Se logró: en agosto de 2020 la Sala IV de la Cámara de Casación de la Provincia de Buenos Aires resolvió anular el fallo, con una sentencia ejemplar que habla de  perspectiva de género y critica la victimización de las asesinadas que hace el Poder Judicial.

Ahora, la familia busca un nuevo proceso que investigue sin rodeos la responsabilidad en la muerte y el encubrimiento del crimen de Lucía en manos de Matías Farías, 23 años, y Juan Pablo Offidani, 41 años.

También reclaman un juicio político contra los jueces Pablo Viñas, Facundo Gómez Urso y Aldo Carnevale del Tribunal Oral en lo Criminal N° 1 de Mar del Plata, autores del fallo de la vergüenza.

La muestra El cuarto de Lucía significó, en este marco, una interpelación sensible de un espacio íntimo en el espacio público. El cuarto de la adolescente, un símbolo que se repite en casi todas las familias de las víctimas por femicidios: el cuarto de las asesinadas no se toca, queda impecable e intacto, igual que el día que lo dejaron. A su vez, el lugar representa el espacio íntimo de cualquier otra adolescente, donde están plasmados sus gustos, deseos y sueños.

Esa ausencia y ese dolor se transforman así en un silencio y un vacío que gritan. 

Para replicarlo, los artistas Alejandro Vilar, Juan Ignacio Echeverría y Natalia Beresiarte visitaron la casa familiar, conversaron con Marta Montero, Guillermo y Matías Pérez (padre y hermano) y, en menos de una semana, replicaron el cuarto de manera idéntica.

Eso implicó un trabajo de artesanía, con talento y cuidado, del que MU fue testigo y parte. La artista Natalia Beresiarte, por ejemplo, imitó trazo por trazo y dibujo por dibujo los pósters y cuadros que Lucía tenía en su cuarto; también los artistas se encargaron de encontrar la misma tabla de surf, así como de cuidar cada detalle que se ve en esta foto, para que la familia se sienta respetada y el público de la muestra, interpelado por la ética de la verdad que significa una copia fiel.

La madre de Lucía, Marta Montero, sintetizó su emoción y el sentido de la muestra de esta forma:

“Tenemos que mirar el cuarto de Lucía para ver cómo es el cuarto de una adolescente. Ahí está su vida, sus amores, su cultura, las cosas que a ella le gustaban. Quiero que cada uno se sienta identificado en esas cosas, las que le gustan a cualquier adolescente. Es una mirada para que veamos cómo las víctimas transformamos ese odio y ese maltrato que tienen ellos. A varios les vendría bien pasar por el cuarto para que sepan en qué consiste el cuarto de una niña, todo lo que matan”.

La instalación se completa con dos videos: uno que transmite en loop imágenes del juicio en el que el femicidio quedó impune, mostrando a la sociedad cómo se teje la impunidad, con la familia sentada a metros de los femicidas, en un cuarto mínimo; el otro se enfocaba en los rostros de los femicidas y en las marchas en reclamo de justicia, proyectados sobre la cama de la joven.

En los 10 días que duró, por la muestra pasaron cientos de personas, muchas de ellas que se aprestaban a disfrutar un día de playa en pleno verano, y terminaron llorando abrazadas a la familia. Se espera que la instalación siga girando por otras ciudades y espacios que la cobijen, para construir también con arte el Ni Una Más.

En Mar del Plata, la muestra finalizó con un conversatorio en la rambla de Mar del Plata, espacio público emblemático de esa ciudad, entre familias víctimas de femicidios, integrantes de la campaña Somos Lucía, artistas, académicas, funcionarias y más.

La consigna que dejó el cuarto en esa ciudad asolada por la violencia machista: “Podemos construir juntes para terminar con la violencia femicida y vivir libres y felices”.

mu157

Cátedra queer

Publicada

el

Luchi de Gyldenfeldt, una de las cantantes líricas del dúo Ópera Queer, estará a cargo de la cátedra de Canto Disidente en la Universidad Nacional de las Artes, la primera en la historia. Qué significa. La búsqueda de la voz propia. Y cómo potenciar una voz colectiva disidente. Por Lucas Pedulla.

(más…)
Seguir leyendo

#NiUnaMás

Una película de terror: Sayak Valencia, teórica feminista

Publicada

el

La autora de Capitalismo Gore repasa en esta entrevista la actualización del impacto de la necropolítica a diez años de aquel libro, pandemia mediante y comparando a México con los territorios latinoamericanos. La complicidad estatal, la geopolítica mundial y las series de Netflix como una forma de moldear subjetividades. El trabajo de las víctimas y el transfeminismo para proponer proyectos de vida en medio de un modelo de muerte. Por Inés Hayes y Melissa Zenobi.

(más…)
Seguir leyendo

#NiUnaMás

Ni una más

Publicada

el

MU en Jujuy, junto a familiares víctimas de femicidios. Es una provincia modelo de la máquina que asesina mujeres, de la que el Estado es parte activa. Los fiscales, unidos contra los familiares de víctimas. Las familias, investigadas y amenazadas. Las jóvenes, en peligro ante una violencia machista que crece ante la inacción y la impunidad. Los casos que generaron puebladas y ya son emblema del Ni Una Más en el norte. Y las madres, hermanas e hijes que no se callan y tejen red por la verdad, la memoria y la justicia. Por Claudia Acuña.

(más…)
Seguir leyendo

La última Mu: ¿Dónde hay un mango?

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo más leido

Anticopyright lavaca. Todas nuestras notas pueden ser reproducidas libremente. Agradecemos la mención de la fuente.

0:00
0:00