Sigamos en contacto

Mu17

Los sí y los no del saqueo

Publicada

el

Trescientas asambleas ciudadanas y movimientos ambientales de todo el país se reunieron en Catamarca y propusieron que todos los que opinaron sobre el conflicto campo-gobierno, se pronuncien ahora sobre la minería. Una conclusión: la prohibición a las mineras puede llegar a ser ley en media Argentina.

La Unión de Asambleas Ciudadanas (UAC) es un enorme grupo de refutadores de leyendas que se acaba de reunir en Catamarca para seguir pensando y accionando contra un modelo de desarrollo que definen como de exclusión, contaminación y saqueo, y a favor de modos sustentables y no excluyentes de vida. Refutan, por ejemplo, la superstición según la cual la sociedad no se moviliza y los cuentos de hadas sobre que la minería implica progreso.
El 7º encuentro de la UAC ocurrió en Catamarca, el primer fin de semana de agosto y congregó a representantes de más de 300 asambleas ciudadanas y grupos ambientales de todo el país, que confirmaron el crecimiento del rechazo a los emprendimientos mineros –últimamente, sobre todo en el norte, caso Jujuy y Tucumán–. Calculan que los proyectos provinciales de prohibición a la minería a cielo abierto pronto abarcarían a medio país.

Hospedaje carcelero
El gobierno provincial fue el encargado de dar la bienvenida al evento, a su modo, hospedando a dos integrantes de la Asamblea Socio-Ambiental de Catamarca Kusikawsay en la cárcel local, durante ocho horas, por repartir volantes y pintar un graffiti llamando a defender el agua de la contaminación, frente al avance de los proyectos megamineros.
Llegaron hasta Catamarca más de 500 personas de todo el país, y las reuniones se hicieron en el Club de Pelota a Paleta. Esquel, la Asamblea Patagónica, los Autoconvocados de Cafayate, de Famatina, la Asamblea para la Protección del Agua de San Luis, Fiambalá, Belén, Gualeguaychú, Buenos Aires, Tilcara, Córdoba, Valle de Punilla…, apenas el arranque de una enumeración que esta vez incluyó visitantes desde Santiago de Chile.
Juan Nicastro, de la Asamblea Patagónica relató a mu que se consideraron los avances en la evolución de la red de asambleas y organizaciones. “Pero esta vez el gran eje de crecimiento se notó en lo que está ocurriendo en el norte. Lo de Tilcara, Jujuy, la velocidad con la que se actuó frente a Uranio del Sur, fue impresionante. Y también está ocurriendo en Tucumán, donde es un enorme éxito el procesamiento del vicepresidente de Bajo Alumbrera, Julián Rooney, por el delito de contaminación, ya considerado como delito penal”. Otro dato resultó de la regionalización de los movimientos de La Rioja, San Juan y Mendoza. “Y si a las provincias que ya prohibieron la minería a cielo abierto, como Chubut, Río Negro, Mendoza, La Rioja y Tucumán, se agregan los proyectos en San Luis, Córdoba y Jujuy, ya tenemos a casi medio país prohibiendo este tipo de minería”.
Es un avance inédito frente a un tema que hasta hace poco ni siquiera estaba en agenda, pero la UAC sabe que tal vez los laureles no sean eternos. “Cuando se consiguen las leyes de prohibición de la minería, las comunidades se desmovilizan, pero las mineras no se van, siguen haciendo lobby y operando. Ya sabemos eso, no nos distraemos” cuenta Nicastro.
La UAC, de paso, ratificó también su propio modo de construcción: “Horizontal, asambleario, rechazando las jerarquías y la verticalidad mientras reforzamos el intercambio de conocimientos y el trabajo conjunto”. Nicastro –vecino de Bariloche– cree además que “este estilo de organización quedó en la gente después de 2001, se recicló en el modo asambleario que adoptó Esquel para frenar a la Meridian Gold. Y las asambleas no quieren repetir la intromisión y operación de los partidos políticos como pasó en las que habían surgido después de la crisis de 2001”.

En vez de soldados, profesores
En el encuentro participó el Grupo de Reflexión Rural, a través de su inspirador Jorge Rulli, quien abrió el espectro de charlas a la cuestión de los agronegocios. “Hoy somos un país colonial, donde en vez de soldados hay profesores, técnicos, profesionales, políticos” dijo Rulli. Por eso Nicastro agrega que la uac denuncia la intromisión de las mineras no sólo a través de la complicidad estatal, sino en los sistemas educativos. “En las escuelas compran tizas, pintan paredes, y así tratan de legitimarse. En las universidades van más allá, auspician cursos, ponen plata para viajes de estudiantes, dan trabajo a los profesores por fuera y dentro de la universidad, y hasta utilizan los laboratorios para ahorrarse contratarlos por su cuenta. La universidad nacional está usando laboratorios para que trabajen para las mineras”. (En este rubro se puede aportar lo dicho por el profesor Abraham Gak, del Grupo Fénix, en el ciclo de Anticonferencias de mu, al referirse al intento del grupo de postular una nueva ley de minería en lugar de la actual gestada por el menemismo. Denunció Gak: “No conseguimos prácticamente ningún geólogo ni ingeniero de minas en quién confiar. Todos están comprometidos con las empresas mineras. Todo el Departamento de Geología de la Facultad de Ciencias Exactas de la uba –todos–, trabajan para las empresas mineras”).

Consumo minero
Javier Rodríguez Pardo, uno de los fundadores de la uac que además viene investigando los temas ambientales desde hace 15 años, agregó de qué modo el discurso sobre la crisis energética, que busca instalar la necesidad de energía nuclear (y la consiguiente extracción de uranio) ocurre mientras se apoyan emprendimientos como Bajo Alumbrera que –estimó– consume por sí sola el 80% de la energía eléctrica que produce Tucumán, y el 10% de Argentina. Conclusión: se buscaría uranio para generar energía para las propias mineras que buscan uranio, y para otras como Alumbrera, cuyos directivos son denunciados penalmente por contaminación. Como proyecto de desarrollo no deja de ser curioso, teniendo en cuenta que la generación de empleo que producen es ínfima, y las ganancias para el país son casi nulas en proporción a las de las propias mineras.
Rodríguez Pardo explicó además que la experiencia local muestra que los proyectos de extracción de uranio nunca fueron “remediados” por lo cual el peligro de contaminación ha hecho levantar a las asambleas de Fiambalá, Tinogasta, Mendoza, Córdoba y Jujuy, entre otras.

Llamado a intelectuales
La UAC programó su próximo encuentro para diciembre en Tunuyán, Mendoza. Antes, lanzarán una campaña nacional para reunir firmas contra la minería a cielo abierto. Nicastro informa: “Se va a proponer a través de una solicitada que los intelectuales argentinos, ya que se pronunciaron sobre el conflicto entre el gobierno y el campo, lo hagan también sobre la minería.”
La idea de que existe una desproporción de fuerzas entre las pequeñas comunidades y las megamineras, empieza a estar en entredicho. Nicastro: “Habrá triunfos y derrotas, pero de estos temas hasta hace relativamente poco ni se hablaba. Cuando se instaló Alumbrera, nadie dijo nada. En cambio en Esquel hubo reacción en 2003, un plebiscito que rechazó la minería, y ahora todo el mundo sabe de qué se trata. Y se suma a la luchas contra los monocultivos como la soja, que también generan formas de saqueo y contaminación”.
El anterior encuentro de la uac había terminado con conclusiones en las que planteaban, casi como un manifiesto, sus No y sus Sí: un modo ágil de conocer el tipo de pensamiento de los asambleístas. Algunas definiciones.

Los No: El modelo de desarrollo actual. El sistema neoliberal. El autoritarismo. La violencia. La criminalización de la protesta. La mercantilización de los bienes comunes. Los chupasangres económicos y políticos. La burocracia. La sojización. El consumismo. La expansión de la frontera agrícola (desmonte). La minería metalífera a cielo abierto, el uranio y el plan nuclear. Las papeleras. Las diferencias que nos aíslan. La destrucción de la biodiversidad. El conformismo y la pasividad.

Los Sí: La rebeldía. La lucha y la resistencia. La organización. La horizontalidad. La autonomía. La revolución. La vida digna. La paz social. Un ambiente saludable para todos. El pensamiento crítico. Las empresas públicas, estatales y comunitarias en manos de usuarios y trabajadores. El cambio social y político. El derecho a la reflexión y la acción. La esperanza, la escucha, la palabra y el arte. Cambiar el mundo.

Mu17

Apunando a las mineras

Publicada

el

Una movilización vecinal logró frenar la amenaza de explotación de uranio en una provincia que todavía lucha contra las consecuencias del saqueo minero con la complicidad estatal: en Abra Pampa el 80 por ciento de los chicos está contaminado con plomo; en Pan de Azúcar, el cianuro está a la vista. Los verdaderos venenos de este modelo. Y sus antídotos.
(más…)

Seguir leyendo

Mu17

Mover-se

Publicada

el

Es el nuevo libro de Raúl Zibecchi que lavaca editará en los próximos días. Una investigación sobre el significado geopolítico de las periferias urbanas latinoamericanas y lo que está en juego en esos lugares que crecen y se expanden por fuera del mercado y el Estado. El rol de los gobiernos. Los planes sociales, las oenegés y la educación popular: las nuevas formas de dominación en la batalla por controlar a los movimientos sociales.
(más…)

Seguir leyendo

Mu17

El peor pecado

Publicada

el

Suman cerca de 400 y se amontonan en un puñado de manzanas que fueron denunciadas y escrachadas por tráfico de personas y drogas. En esta nota hablan de los vecinos, la discriminación, los prejuicios y la preocupación por los hijos que crecen en un entorno racista. No se trata del “otro lado” de la historia, sino del mismo: así conviven estas mujeres con la violencia y la esperanza. Y formulan algunas preguntas que obligan a pensar.
(más…)

Seguir leyendo

LA NUEVA MU. El facho

La nueva Mu
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo más leido