Sigamos en contacto

Mu174

Fiesta de mariposas. Luana y Elías: 15 años

Publicada

el

En este emotivo texto la mamá de la primera niña en el mundo que recibió su DNI con el género autopercibido, describe el momento en el que, durante un acto contra los travesticidios, transfemicidios y transhomicidios, le nació la idea de este cumpleaños colectivo y autogestivo de Luana y su mellizo Elías. El significado de una niñez respetada y acompañada, y de ver feliz a su hija. Cómo se logró. El derecho como una revolución, la desobediencia como dignidad. El comienzo para una nueva generación. Por Gabriela Mansilla.

Elías, Gabriela y Luana. Fotos: Martina Perosa

El 28 de junio del 2021 hacía mucho frio en la Plaza de los Dos Congresos… Era la primera vez que Luana venía conmigo a una concentración en plena pandemia con la misma consigna que hace cinco años atrás: “Basta de travesticidios/ transfemicidios/transhomicidios”. 

Se nos congelaban las manos, pero estábamos ahí, escuchando las palabras de la tía Susy Shock y Marlene Wayar en medio de un acto que, con música de fondo, nos invitaba a celebrar y honrar a nuestras/os muertas/os. Luana se abrazaba a Sofía Diéguez, esa hermana trans mayor, con esa carita que reconozco desde pequeña, con la misma fuerza como cuando se abrazaba a la vida, en cada palabra y en cada gesto que tenía al afirmarse en su ser.

En medio de la plaza, tomando la calle, ahí, donde más fuego se siente en el corazón, en manada, con abrazos y carteles, con ganas de que la sociedad nos escuche, fue ahí cuando nació en mi corazón la idea de celebrar la vida en medio de tanta impotencia por el odio y reclamos de justicia por tantas muertes evitables. Celebrar con el espíritu travesti trans, con risas color arcoiris, música, y desafiando esa expectativa de vida que no les quita fuerza a sus sueños, y que se reflejan en cada bandera como la más dulce venganza: la de ser felices.

Recuerdo que le dije a mis compañeras de lucha de la Asociación Civil Infancias Libres: el año que viene Lulú cumple 15 años ya, y deseo con todas mis fuerzas celebrarla, pero no quiero ser yo quien piense en esa celebración, sino sus tías travas, su comunidad, porque estos 15 años de Luana no son solo de ella, sino que representan los 15 que esta sociedad les robó a tantas compañeras que ya no están, a las sobrevivientes, a quienes esperaban ese abrazo y un sueño que también era su derecho. Un sueño que tenían prohibido, que no les pertenecía, y que era imposible imaginar. 

El destino para los 15 años de una adolescente trans travesti era la calle, el sistema prostituyente, el abandono, la expulsión y sobrevivir sin más abrazo que el mismo frío que sentíamos ahí en esa plaza.

Me pregunto qué dirían la comandanta Lohana Berkins o Diana Sacayán al ver este sueño para Lulú, al vernos a todes poniendo un granito de amor para celebrar la vida, su vida, la vida de todes.

Lo hablé con Susy, con Marlene, las tías  con las que Lulú cuenta desde pequeña, y todo se iluminó. Como si el universo necesitara ponernos en ese lugar político y revolucionario una vez más, y con un mensaje de amor, para que la sociedad pueda entender que es por ahí, que así se abraza, así se celebra, así… con todes. Un sueño trans travesti que nace en contra de la idea de ser “señorita” o “princesa”, mucho menos “toda una mujer”, sino el sueño de una adolescente trans-travesti que es amada, respetada, construyendo lazos de un amor revolucionario, un sueño descolonizador de los cuerpos y de las identidades, y con la conciencia de lo que este mundo le ha dificultado e impedido existir. Así de libre, así de insolente y revolucionaria, así de desobediente. Con alas que se fortalecen con furia travesti y brillitos de libertad. Un “anti cumple de 15”, una celebración que fuera la antítesis de lo que se conoce para las chicas de su edad, que fuera emblemática, y a la altura de su existencia explosiva, para no replicar el fracaso hetero-cis que la comunidad padeció y del que fueron expulsadas históricamente. 

Una fiesta que, como en un cuento de hadas, represente la fiesta de todas, todos, todes, con un solo objetivo: tu sonrisa Lulú y la de tu hermano Elías, pero que instalara la misma sonrisa en cada una de las personas que se sumaran a concretar este sueño que nació bajito y que fue tomando el tamaño de lo que vos significaste para toda una comunidad, que te dio el derecho de tener tu nombre e identidad legítima en un DNI. Un sueño que cada une sintiera como propio, y a la vez un sueño colectivo. Porque lo único que el odio y rechazo no les pudo arrebatar fue la posibilidad de seguir soñando.

Inmediatamente, y como todo sucede en la comunidad trans travesti, se tejieron redes, aparecieron manos, abrazos, amigues, corazones y se abrieron unas alas tan gigantes, con tanto amor, que se gestó el acto político de mayor referencia para la niñez trans travesti en Argentina. Celebrar a Luana y en ella a todas las Luanas que esta sociedad nos arrebató, que negó y expulsó sin abrazo ni reconocimiento. Las sin nombre, las sin hogar, sin familia, las sin sueños ni vestidos de 15 años, las que no llegaron; pero lo que no sabía este mundo es que todas ellas forjaron este camino para que una niña pudiera soñar, y con toda la insolencia, poder cumplir ese sueño.

Ver feliz a Luana siempre fue mi objetivo, y hoy puedo ver que también es el objetivo de tantas personas. El deseo de una niñez respetada y acompañada debe ser el deseo de toda una sociedad, esto puede ser el ejemplo de que el amor lo trans-forma todo, el amor político, que, sin dudarlo, va en contra de todo lo que conocemos. Con este cumpleaños como acto político se abraza la vida, se abraza el futuro, se cuida y se protege de los prejuicios y la discriminación que solo el odio y la ignorancia saben parir. Ocupando un lugar visible, protagónico.

Sucedió el 9 de septiembre de 2022, a un mes de cumplirse 9 años de la entrega de su DNI (2013), a 11 años de que eligiera su nombre, ese que iba a hacer historia, que iba a ser bandera.

Te vi sonreír con la ternura que este gesto de amor colectivo instaló en vos, te vi soñar con un vestido, que iluminaba más aun tus ojos pequeña. Presentándote de cara al orgullo, ser quien sos, sin ideas de retroceder jamás, es de aquí para adelante, a conseguirlo todo, lo que sea tu derecho y lo que tengas que arrebatarles por puro coraje, porque les debemos todo, y porque si una niña llega, llegan todas.

Luana estaba ahí parada junto a Susy Shock en el escenario de un lugar histórico como lo es Amerika, junto a toda la comunidad y amigues, familia, aplaudiendo su valentía de vivir llena de fuerzas y sueños: un momento que me llevo en el alma para calmar la desesperación y urgencia que tengo de salvarle a cada minuto la vida. Cada cual aplaudió y celebró a le niñe que llevan dentro. 

Cuando era pequeña, su abuela Esther tenía miedo que cuando cumpliera 15 años ella no pudiera protegerla por haber partido de este mundo terrenal. ¿Cómo no pensar en ello? Ver a su abuela junto a ella, abrazándola, y bailando con las dragas y todas aquellas personas que desparramaron su alegría en medio de toda la energía multicolor que tenían en sus caras, la sonrisa más hermosa que este mundo Paki hegemónico y binario pueda imaginar jamás, fue lo más sanador.

Luana, cual símbolo de libertad, referente político de los derechos de las infancias y adolescencias travestis y trans, torciendo el destino y dando batalla para ganar el derecho a ser, escribía quizás, el comienzo de una nueva generación, con una historia diferente, escrita por muchas manos repletas de amor.

Una batalla más que la comunidad ha ganado, con el sostén y la fuerza de todas las mariposas: en ese momento y lugar, se respiraba amor. Es por ella y para ella, pero fue por todes, por el derecho a ser libres, por el honor de caminar a su lado y con el orgullo de quedar en la historia marcando una huella que hay que seguir, la del AMOR, así, con mayúscula, así de grande como las alas de mariposa, así de imponente como lo es su deseo, así de inmenso como lo es el amor de todas las personas que pusieron el corazón para hacer de esta, la mejor fiesta, así de importante como lo es su historia y esta lucha, que lo único que hace es interpelarnos para ser una mejor humanidad. 

SER sin que nadie quiera opacar los brillos de la libertad, ser sin etiquetas ni casilleros binarios donde encajar para no incomodar.

Sueño que, a partir de este momento histórico, al celebrar la vida de una niña-adolescente trans travesti, se puedan celebrar la vida de todas, todes, todos con abrazos, amor, futuro de arcoiris y purpurina. Es con la comunidad travesti trans, es para las infancias travestis, trans, no binaries, maricas, tortitas, y todas las manifestaciones de una identidad libre, con toda la furia, con todo el amor desobediente que fortalece el corazón de una lucha que cada vez es más valiosa. Porque tu existencia es política Luana, tu derecho es revolución, tu felicidad la venganza de muches, los rulos de tu cabello sinónimo de que toda tu desobediencia no se puede encerrar ni detener. Tu existencia construye dignidad con cada paso, y nos invita a ser parte de momentos que nos transforman en más amor, seguiremos dando batalla, para contarnos y planificar muchos sueños, que entre todes vamos a cumplir.

Una hermosa revancha

Por Susy Shock

Buenas noches, tribu, hermosa y necesaria tribu.
Gracias por estar y ser parte de esta noche en la que celebramos a dos personitas directamente ligadas a nuestros corazones:
¡El cumpleaños de Lulú y Elías!
¡Les mellis que hoy cumplen 15 años!
Si bien la mayoría conoce, o sabe, de la tenaz historia de Luana, es imposible pensarla a ella sin Elías, que fue el primero que entendió y abrazó lo que Luana necesitaba y quería para sí.
Creo que es una regia ocasión para darle lugar a la historia de Luana, que es la historia de todes nosotres, y puntualmente la historia travesti trans que nuestro país merece.
Ese niño, ahora adolescente, hizo antes que nadie, antes que el Estado y las instituciones, algo que no es tan difícil, ni necesita tanta ciencia, que es poner el corazón para reconocerla.
¡Gracias Elías! ¡Gracias enormes!
¿Y que decirles de Lulú?
Mas allá de ese hilo magenta que la une con tantas que cambiaron este país, tantas que hoy no están y merecerían estar en esta fiesta, porque son las que pelearon desde sus cuerpos y sus pasiones para que quienes vengan o sigan viniendo pisen un suelo mejor, con menos violencia y con más oportunidades…
Recordemos a las que no están, cada une sabe y sostiene sus nombres, sus historias y sus luchas. Por ellas también es posible hoy esta fiesta.
Gracias, a ellas.
Lulú es también, y quizás esta noche de fiesta lo sea, una hermosa revancha que nos muestra unidas, alegres, diciéndole al mundo que estamos vivas y que con nosotras no podrán, ¿o no?
Por último, agradecerle a Gaby Mansilla, que nos acercó antes que a nadie a Lulú, para hacernos tías, madrinas, de esta travita con la que seguiremos peleando hasta que nuestra felicidad, hasta que la reparación histórica para la adultas mayores, y los sueños travestis trans se hagan costumbre.
¡Gracias, Tribu!
Con ustedes, Luana.
Feliz cumpleaños.

Mu174

Creciendo Juntos cumple 40: la gestión social en la educación y en la vida

Publicada

el

Representan otra posibilidad de lo educativo: ni estatal ni privado, sino de gestión social. Familias, estudiantes y docentes de Paso del Rey, Moreno, provincia de Buenos Aires, que sobrevivieron a todas las crisis de los últimos 40 años y recrean el sentido de la enseñanza. El estilo de una escuela que es maestra, en la que pensar y trabajar para y con las generaciones futuras no es un cliché mediático. Este 2 de diciembre a las 19 celebra su 40° cumpleaños en su sede, Belgrano 2901 de Paso del Rey. Reproducimos La comunidad organizada, publicada en MU 174, como un recorrido y un homenaje a la creatividad y la autogestión. Por Francisco Pandolfi.

La educación y la vida, adentro y afuera del aula. Fotos: Lina Etchesuri
(más…)
Seguir leyendo

Mu174

La cárcel como ecología: el fiscal Gustavo Gómez y los delitos ambientales

Publicada

el

Dice que la justicia es demasiado importante como para dejársela a los abogados. Recorre el país explicando con tutoriales cómo iniciar una querella penal contra los delitos ambientales. Hace público su teléfono (incluso en esta nota) “para socializar el conocimiento”. El ecocidio como crimen perfecto. Los delitos ambientales de lesa humanidad. El círculo de la corrupción. Minería, incendios, fumigaciones y contaminación social: el fiscal Gómez propone menos buenas intenciones, menos diagnósticos, y más condenas.  Por Sergio Ciancaglini.

Gustavo Gómez y una sugerencia frente a delitos ambientales: “No presentar una querella penal con 30 firmas, sino 30 querellas, para que los juzgados se tengan que hacer cargo por el volumen de causas iniciadas”. Fotos: Sebastián Smok
(más…)
Seguir leyendo

Mu174

Viaje en llamas: Rosario y los humedales incendiados

Publicada

el

MU recorrió los focos de incendios que hoy golpean a Rosario. Por aire, tierra y agua, las consecuencias del ecocidio impactan directamente en las personas y las comunidades, mientras continúa el debate por la Ley de Humedales. Lo que se habla y se percibe en cada lugar sitiado por el fuego y por el humo. Crónica de un delito ambiental. Por Facundo Lo Duca.

El concepto Somos Humedal: una síntesis de la comunidad movilizada para encarar los problemas socioambientales del presente. Fotos: Juliana Faggi
(más…)
Seguir leyendo

LA ÚLTIMA MU: MARICI WEW

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo más leido

Anticopyright lavaca. Todas nuestras notas pueden ser reproducidas libremente. Agradecemos la mención de la fuente.