Sigamos en contacto

Mu174

Había una vez: «Nube», nueva microserie de lavaca

Publicada

el

La poesía y la vida. La transformación de la realidad. Por primera vez la niña trans Luana (o Lulú) aparece en una serie, producida por la Cooperativa Lavaca. Junto a Susy Shock, las imágenes de Nube hilvanan historias y nudos en el pecho. Enemigos a derribar y la vida que se construye. La filmación, entre las anécdotas y los espejos. Por Franco Ciancaglini.

Fotos: Lina Etchesuri



Lulú mira a cámara.

Nos mira.

Pensamos que la estamos mirando por primera vez, pero tal vez es ella la que nos mira a nosotros.

Por primera vez.

Nos miramos. 

¿Qué vemos?

Sus ojos marrón profundo y sus largas y hermosas pestañas nos encandilan.

Nos invitan a un viaje.

Sale corriendo por un bosque, patina por una plaza.

La seguimos, nos guía.

Sonríe, dibuja. Se mira al espejo.

Nos miramos con ella.

Nos vemos.

¿Qué vemos?

Veamos.

No es otro mundo

Nube es una microserie que marca un antes y un después.

Lulú ya no es esa niña que, gracias a la incansable lucha de su madre Gabriela Mansilla, logró a los 6 años de edad tener DNI con su género autopercibido, por primera vez en el mundo tratándose de una menor.

En el mundo.

Estamos de repente entre Merlo y Padua, provincia de Buenos Aires, un límite que hace que ningún municipio se haga cargo de asfaltar la calle donde viven Luana y su mellizo Elías, mamá Gabriela y la abuela Esther, calle de tierra.

Allí nace está historia de amor y lucha, ya narrada en forma ficticia en el libro Yo nena yo princesa y en la película del mismo nombre estrenada en 2021.

Nube cuenta otra cosa.

Lulú ya es una adolescente que acaba de cumplir 15 años (ver nota anterior) y que después de dos inviernos de pandemia tiene las preocupaciones de cualquier joven del conurbano: la difícil vuelta a la escuela, la pobreza, conjugadas con la mirada en su transición corporal. Y allí está también la pericia familiar para ir dando los pasos junto a la Asociación Infancias Libres y las tías travas de Lulú.

Una de ellas, Susy Shock, es su cómplice en esta serie. Es gracias a Susy, inspirada en Susy, que Lulú se animó a actuar en Nube

Por primera vez. Juntas.

Susy escribió los poemas de Nube pensando en Lulú, en actuarlos junto a ella. 

En esos poemas no imagina entonces a una niña sino a una amiga más cercana a ella; Lulú no es en la serie aquella nena que se hacía preguntas sobre su identidad. Ya no. 

Lulú y Susy están juntas en Nube, bailando, sonriendo y viviendo en un lugar donde se puede ser en libertad.

¿Otro mundo?

Este.

¿No lo ves?

La simpleza de lo profundo

«Acompañar a las niñeces en esta libertad que necesitan es muy simple: es por acá, es por el lado del amor, del lado del respeto. No era tan difícil. Hay muchas herramientas ahora, pero lo que tenemos que pensar es el amor que nos falta, el amor que abrace, que contenga”, dice Gabriela Mansilla, mamá de Lulú y referente de Infancias libres, en el último capítulo que narra cómo se gestó la serie y lo que significa. 

Con palabras simples Gabriela relata que su lucha solo se trató de acompañar los deseos de su hija.

Pero no todo es color de rosas. Al contrario, Gabriela la pelea día a día para hacer del mundo de Luana y Elías un lugar feliz y habitable, en medio de un conurbano difícil y de un país donde el fascismo crece.

¿No lo ves?

Susy, en ese mismo último capítulo suspira y dice que ya no hay tiempo: “Ya está el cambio. Y ustedes tienen que estar a la altura. No hay tiempo”.

La serie entonces marca ese antes y después: no cuenta la historia de una transición, sino la necesidad de un cambio urgente en cómo ver y entender a las infancias libres. Propone la escucha y el abrazo como método sanador y reparador a tanto sufrimiento. 

“Cuando una crianza habla y dice ‘es por acá’, es por acá”, vuelve a decir simple y profundo Gabriela, marcando el camino a explorar.

Solo queda abrir los ojos y seguirla, seguirles.

El bosque, encantado

Gabriela y Susy hablan a cámara en medio de un bosque de Morón que es una reserva increíble, un oasis verde en medio del conurbano gris.

En medio de ese bosque con plantas de todo tipo se grabaron muchas de las escenas de los distintos capítulos. El lugar fue elegido, además de su belleza, por la cercanía a la casa familiar, lejana de las grandes locaciones urbanas y porteñocéntricas.

Allí, el equipo de lavaca comandado por Martina y Sebastián, se desplegaba en medio del paseo de distintas familias. Como si fuesen otros visitantes de la reserva.

En eso, dos guardaparques se acercan al equipo. Son mujeres. Caminan decididas.

La grabación se detiene, se preparan unas disculpas por la falta de aviso sobre la filmación. Pero las guardaparques hacen todo lo contrario a lo esperado: con tono emocionado, cuentan que son admiradoras de Luana, fanáticas de Susy Shock, y están orgullosas de que mágicamente hayamos elegido ese lugar, el de su trabajo, como locación para Nube.

Por eso se acercaron tan decididas. 

La filmación continúa con energías recargadas. Lulú sonrojada y el equipo abrazado a las guardaparques de la reserva de Morón. 

Amar la trama

Elís Pavan es una niña artista de gran talento musical, autora de una canción que MU hizo tapa en medio de la pandemia, que decía: “Coronavirus llegó / a Argentina / y ahora en Buenos Aires hay Malos Aires”.

Con esa gracia y sencillez, acompañada de su guitarra, nos enseñaba a mirar con humor un momento tremendo en el que muches adultes, al día de hoy, no pudieron interpretar tan bien.

De familia teatrera, y hermana de Lisandro, niño bailarín que la acompaña en sus presentaciones, fue la actriz natural para interpretar a le niñe protagonista de Nube.

En la serie Elis se encuentra en el cuarto de su casa, piensa y juega mientras la voz en off de Susy Shock recita los poemas escritos especialmente para la serie.

A través de cinco capítulos Susy va hilando la historia de esa niña que, desde su cuarto, se ve atormentada por la figura paterna y los mandatos sociales pero que, de a poco, va desplegando sus deseos personales y su imaginación sobre una vida más libre y diversa.

Entre esos dos mundos, encuentra refugio en el dibujo como posibilidad de imaginación: sobre un papel en blanco va trazando distintas formas que cobran vida en su cuarto, lo colorean, le acompañan; dibujos  animados cuyos bocetos fueron realizados por niñes de la Asociación Infancias Libres especialmente para la serie.

Elis también dibujará sobre un espejo a una nube amiga que la llevará, de a poco, a mostrarle que otro mundo es posible.

Allí estarán Susy y Lulú para recibirle.

La tía trava

«Desde los márgenes 

incubo este nudo en el pecho que me hará adulta

lo suficientemente adulta para luego renegar de los márgenes

eso que hoy creo que me protege será mi sospecha y  mi enemigo a derribar

¿no es eso ser adulta?, ¿no lo es?”.

Así arranca Nube de la mano de la poesía de Susy Shock que va hilando un relato onírico a lo largo de esos  cinco capítulos, que viajan del descubrimiento al reconocimiento.

Susy es una poeta reconocida por abrir cabezas con su prosa. 

Y es una cantora y música aclamada, que lleva sus canciones a todo el país junto a la Bandada de Colibríes.

La cortina musical de esta serie también fue especialmente escrita por Susy y grabada junto a la Bandada; una canción tan inolvidable que se instala como una obra de arte que bien merece estar destinada a ganar premios al mejor tema de cualquier festival musical. 

Junto a la Bandada, Susy tiene la virtud de hacer abrir los oídos.

Y ahora, a través de Nube, su veta de actriz se profundiza en complicidad con Lulú, con quien ejerce ese rol de tía trava que se ve en cámara sin necesidad de decir apenas una palabra en toda la serie, porque tanto Susy como Lulú ya dijeron demasiado, y tienen otras formas de decir…

Susy abre los ojos.

Nos mira.

Nos hace abrir los ojos.

El futuro llegó

Luana posa ante la cámara. Revolea su pelo, mueve milimétricamente sus hombros hacia adelante o hacia atrás según las indicaciones, sonríe o se pone seria según lo que requiera la escena.

No está jugando.

Actúa.

¿Qué vemos?

Tal vez todavía no estemos preparades, o sí. Solo es cuestión de entregarse.

Algo es seguro: lo que vemos en Nube es el nacimiento de una artista.

También vemos una madre que la mira actuar y que, con los ojos nublados, conmovidos, nos dice: “Esto me emociona no solo porque aparece Lulú por primera vez, acompañada por Susy, sino porque muestra la línea del tiempo, muestra el amor, el acompañamiento travesti-trans, la niñez que va de la mano de las compañeras  adultas. Eso que te guía, que te abraza, que te contiene, que te sostiene: por eso esta serie es histórica”.

Mu174

Creciendo Juntos cumple 40: la gestión social en la educación y en la vida

Publicada

el

Representan otra posibilidad de lo educativo: ni estatal ni privado, sino de gestión social. Familias, estudiantes y docentes de Paso del Rey, Moreno, provincia de Buenos Aires, que sobrevivieron a todas las crisis de los últimos 40 años y recrean el sentido de la enseñanza. El estilo de una escuela que es maestra, en la que pensar y trabajar para y con las generaciones futuras no es un cliché mediático. Este 2 de diciembre a las 19 celebra su 40° cumpleaños en su sede, Belgrano 2901 de Paso del Rey. Reproducimos La comunidad organizada, publicada en MU 174, como un recorrido y un homenaje a la creatividad y la autogestión. Por Francisco Pandolfi.

La educación y la vida, adentro y afuera del aula. Fotos: Lina Etchesuri
(más…)
Seguir leyendo

Mu174

La cárcel como ecología: el fiscal Gustavo Gómez y los delitos ambientales

Publicada

el

Dice que la justicia es demasiado importante como para dejársela a los abogados. Recorre el país explicando con tutoriales cómo iniciar una querella penal contra los delitos ambientales. Hace público su teléfono (incluso en esta nota) “para socializar el conocimiento”. El ecocidio como crimen perfecto. Los delitos ambientales de lesa humanidad. El círculo de la corrupción. Minería, incendios, fumigaciones y contaminación social: el fiscal Gómez propone menos buenas intenciones, menos diagnósticos, y más condenas.  Por Sergio Ciancaglini.

Gustavo Gómez y una sugerencia frente a delitos ambientales: “No presentar una querella penal con 30 firmas, sino 30 querellas, para que los juzgados se tengan que hacer cargo por el volumen de causas iniciadas”. Fotos: Sebastián Smok
(más…)
Seguir leyendo

Mu174

Viaje en llamas: Rosario y los humedales incendiados

Publicada

el

MU recorrió los focos de incendios que hoy golpean a Rosario. Por aire, tierra y agua, las consecuencias del ecocidio impactan directamente en las personas y las comunidades, mientras continúa el debate por la Ley de Humedales. Lo que se habla y se percibe en cada lugar sitiado por el fuego y por el humo. Crónica de un delito ambiental. Por Facundo Lo Duca.

El concepto Somos Humedal: una síntesis de la comunidad movilizada para encarar los problemas socioambientales del presente. Fotos: Juliana Faggi
(más…)
Seguir leyendo

LA ÚLTIMA MU: MARICI WEW

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo más leido

Anticopyright lavaca. Todas nuestras notas pueden ser reproducidas libremente. Agradecemos la mención de la fuente.