Sigamos en contacto

Mu29

El uruguayo de a pie

Publicada

el

Elecciones en Uruguay, miradas por Zibechi. El de Tabaré Vázquez fue el mejor gobierno en décadas, pero profundizó el modelo neoliberal. Más soja, más forestación y celulosa. Menos pobreza y baja desocupación. Ahora, los sectores populares votarán por José Mujica, para seguir soñando.

I magínese un país donde todos los niños en edad escolar tienen una computadora regalada por el Estado que, además, utiliza software libre. Imagínese una ciudad del tamaño de Córdoba donde el partido de izquierda cuenta con 500 comités de base, una tupida red organizativa casi cuadra por cuadra. ¿Puede un candidato de ese partido y de ese gobierno perder las elecciones?
Si el candidato del Frente Amplio no fuera José Mujica –guerrillero rehén de la dictadura durante doce años, chacarero, único político que habla y viste como un peón de campo o un obrero de la construcción– la campaña electoral sería idéntica a las anteriores. Pepe marca la diferencia. Aun cuando se mandó diseñar un traje en una de las sastrerías más lujosas de Montevideo (donde el lujo no es seña de identidad), su estilo sigue incambiado: a medio camino entre el abuelo que mira el horizonte para aconsejar a sus nietos (gesto cargado de paternalismo) y el político popular (¿populachero?), natural, malhablado y malvestido. Como los uruguayos de a pie. Ése es uno de los secretos de la enorme popularidad de Mujica. Guste o no, es el dirigente más parecido al mítico Raúl Sendic, fundador de sindicatos agrarios y del Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros.
Los cinco años del gobierno de Tabaré Vázquez se caracterizaron por un notable crecimiento económico (soja, carne, celulosa y otros productos primarios), bajos niveles de corrupción, aumento del salario real y de la ocupación, caída de la pobreza y escasas reformas de fondo. La más significativa fue la reforma de la salud, por la que todos tienen acceso a los servicios mutuales (antes reservados a las capas medias), en lo que representa una fuerte democratización del sistema sanitario, resistido por el cuerpo médico, en particular por las elites de cirujanos y anestesistas.
En segundo lugar, se impuso la negociación colectiva vía Consejos de Salarios entre Estado, empresarios y sindicatos, con un doble resultado: importante aumento del salario real y duplicación larga de la afiliación sindical, llegando a ramas enteras como el comercio donde el neoliberalismo había barrido organización, salarios y condiciones laborales. Es difícil cuantificar cuánto de esto responde a las políticas domésticas o a la buena coyuntura económica internacional, pero en todo caso la producción nacional creció como nunca lo había hecho, y de modo muy particular la productividad agrícola.
La tercera cuestión, quizá la decisiva, es el abanico de políticas sociales: el Plan de Emergencia, durante dos años, centrado en transferencias monetarias a los más pobres, y el Plan de Equidad luego, dedicado a transformar las políticas coyunturales en derechos universales. Éste es, fuera de dudas, el aspecto que diferencia las políticas sociales uruguayas de las del resto de la región. Aunque siguen existiendo políticas focalizadas, el grueso de los beneficios sociales se universalizaron en las Asignaciones Familiares con contraprestaciones de asistencia a centros escolares y de bachillerato.
Pero la estrella es el Plan Ceibal. Cada niño que asiste a la escuela pública recibió una laptop (unas 370 mil en total) equipada con software libre. La conectividad llegó a todos los rincones del pequeño país, con lo cual los niños de las más remotas áreas rurales pueden navegar en Internet en similares condiciones a la de aquellos que viven en apartamentos de lujo. Se puede debatir largamente si el uso de computadora mejora el rendimiento escolar y las capacidades de aprendizaje, si un niño de zona rural con dominio de computación apenas logrará llegar a manejar el gps de las cosechadoras de soja y si los pibes de las periferias urbanas se integrarán al mercado de trabajo en los puestos peor pagos, aun sabiendo el manejo elemental de aparatos digitalizados.
Pero había que ver las caras de las madres y de los niños el día que se llevaban a sus casas las laptop. Para los de abajo fue algo inesperado, un reconocimiento que nunca olvidarán, y que la mayoría cuida con esmero. Basta recordar el efecto que tuvo en tantos argentinos, que Evita les regalara una pelota fútbol. Como todo, estas cosas hay que verlas con los ojos de los de abajo. El próximo gobierno seguirá dando computadoras, ahora a los estudiantes de bachillerato y educación técnica.
 
 
¿A desalambrar?
En estos tres años la protesta social estuvo ausente, como en buena parte de la historia reciente del país. Hubo paros sindicales, sobre todo en la salud y las administraciones municipales, y poco más. Lo que se dice protesta, poco y nada. Las políticas sociales han sido lo suficientemente profundas como para fortalecer el papel del Estado en la vida real y en el imaginario de los sectores populares. En buen romance, la gente está contenta. Y eso se advierte en un hecho inédito: a diferencia de otras campañas electorales, se realizan actos sin convocantes, espontáneos, llamados con mensajes de texto, con respuestas multitudinarias. Las dos mayores convocatorias fuera de los actos finales, partieron de las bases y de modo disperso, aunque siguiendo los patrones de orden y “civismo” (sea lo que sea esto) ya tradicionales en un país como éste.
En paralelo, en estos cinco años un tercio o más de la tierra pasó a manos extranjeras (sojeros como los Grobocopatel y muchos brasileños), casi toda la cadena de la carne, desde los frigoríficos hasta los ganados, y las principales empresas arroceras, fueron compradas por empresarios de Brasil. No pagan impuestos, pese a que José Mujica fue ministro de Ganadería durante cuatro de estos cinco años. Si con el modelo neoliberal comandado por blancos y colorados el país fue plaza financiera, ahora con el Frente Amplio es plataforma de la reprimarización de la economía uruguaya.
En suma, Botnia no es una excepción ni puede achacarse esa política a la “herencia maldita”. Por el contrario, el Frente Amplio asumió, amplió y profundizó el modelo heredado que en esta fase se resume en más soja y menos lechería, por ejemplo. A propósito, las buenas intenciones del ministro de Ganadería para defender a los productores lecheros (un sector que mantiene a los trabajadores en la tierra, integrado en su inmensa mayoría por medianos y pequeños productores) fueron barridas por el brutal crecimiento de la siembra directa que utilizan los grandes negociantes de la soja y el trigo, conectados en tiempo real con el mercado de Chicago, pero desconectados del país profundo.
 
 
Seguir soñando
Mujica es el candidato preferido por los activistas de izquierda y por la mitad, más o menos, de la población. En Uruguay sucede algo extraño: el Frente Amplio tiene una cantidad de afiliados superior a la mitad de sus votantes. O sea, la mitad de quienes votan a la izquierda elige a sus autoridades cada dos años y formalmente se afilia al partido, aunque luego no tengan vida partidaria. Además están las elecciones internas simultáneas no obligatorias, que este año se celebraron en junio, en las que cada partido decide el candidato a la presidencia. En las internas participó el 45% del padrón, pese a que no son obligatorias, lo que todos consideraron una cifra muy baja ya que en otras ocasiones había superado la mitad de los habilitados. Mujica derrotó al ex ministro de Economía, Danilo Astori, duplicando casi sus votos.
Para un país con tan peculiar cultura política, donde las elecciones son una suerte de religión laica, que admira las instituciones y rechaza las actitudes y acciones anti institucionales, la elección de Mujica como presidente es casi una revolución. Política y cultural. Dice Eric Hobsbawm que las clases obreras débiles, las que no pueden imponerse con su presencia más o menos activa a las clases dominantes, deben buscar en el terreno de la política partidaria algún tipo de apoyo. Es el caso de Uruguay. Que explica, además, las razones por las que las clases obreras y las izquierdas de ambas márgenes del Plata nunca se entendieron. (De este lado se miró al movimiento piquetero con el mismo recelo que al peronismo).
Más aun: con Mujica en la presidencia, la llamada “excepcionalidad uruguaya” –quintaesencia de la autocomplacencia de los uruguayos- habrá escalado varios peldaños. Y, con ella, la gobernabilidad que tanto nos elogian los funcionarios de las instituciones financieras globales y los sucesivos inquilinos de la Casa Blanca, pero que genera tantos resquemores en la región.

Mu29

Cuántas minas que tengo

Publicada

el

En los primeros siete meses de este año las exportaciones mineras alcanzaron el récord de 1.221 millones toneladas, un 13 por ciento más que el año anterior. En valor, las ventas externas del sector minero argentino llegaron a 1.475 millones de dólares. El principal destino fue Suiza, en segundo lugar se ubicó Alemania, seguido por Estados Unidos, Filipinas y Canadá. Las empresas explotadoras pagan entre un 5 y un 10 por ciento de retenciones y tienen varios beneficios: doble deducción de los gastos de exploración, exención del impuesto a las ganancias, devolución de iva y un compromiso de estabilidad fiscal y cambiaria por 30 años. Éstas son las ganadoras.

Seguir leyendo

Mu29

¿Quién oyó gritar a Luciano Arruga?

Publicada

el

Un adolescente de 16 años desaparece el 31 de enero en Lomas de Mirador tras ser interceptado por la policía. La justicia demora 35 días en investigar el hecho, después de que familiares y organismos de derechos humanos hicieron pública la denuncia. Hay testigos que afirman que lo vieron golpeado en un destacamento policial y pruebas que involucran a 8 agentes. Un caso que revela hacia dónde se dirige hoy la violencia de Estado.
(más…)

Seguir leyendo

Mu29

Clase de encierro

Publicada

el

La segunda parada del Parque Temático de la Pobreza es en la Unidad 48 de este complejo penitenciario donde se abrió un centro universitario cuyas clases comparten presos y guardiacárceles. Y donde se puede aprender qué es realmente la libertad.
(más…)

Seguir leyendo

LA ÚLTIMA MU. Crecer, crear, cooperar

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo más leido

Anticopyright lavaca. Todas nuestras notas pueden ser reproducidas libremente. Agradecemos la mención de la fuente.