Sigamos en contacto

Mu57

El sonido de la furia

Publicada

el

Sonora Insurgente. La banda del oeste editó su primer disco que se lee y escucha: el Manual de la Violencia. Una alianza entre músicos y periodistas para que suene el alerta.


Cuando uno escucha el título El Manual de la Violencia piensa en un libro o en una guía, nunca en un disco. Cuando uno recorre los nombres que agrupa el índice piensa en poemas, no en canciones. Esa doble equivocación es también un doble acierto, porque la primera obra del conjunto musical Sonora Insurgente se funde en varios géneros, donde la música viaja junto al periodismo, donde hay espacio para la palabra y el ritmo, donde hay concepto y también un grito.
En la primera página se lee:
“América Latina siempre estuvo marcada por la violencia, desde que la historia recuerda hasta nuestros días. Violencia en nombre de la tierra, violencia por los que dicen y violencia por los que callan, violencia por el poder y violencia por la impotencia del no poder”. Y más adelante: “Pero de esa violencia también nacieron campesinos, estudiantes y mineros; obreros, músicos y maestros con la sangre caliente, con el puño apretado”.
La segunda página se escucha: Atajo y Camino es el primero de los diez temas que hacen a la música de este Manual publicado en abril de 2012 mediante los dones de la autogestión y la independencia. Craneado en un búnker –que es al mismo tiempo una casa, una sala de ensayo y un centro de operaciones– del Oeste, entre Ciudadela y Ramos Mejía, este grupo de músicos se propuso crear una obra conceptual que narrase las violencias que nos atraviesan y que configuran parte del mapa latinoamericano. El disco fue grabado en los ya míticos estudios Del Cielito en Parque Leloir durante los meses finales del 2011 y su encuadernación está hecha milagrosamente a mano.
Identidad
«La idea era abarcar algún ritmo musical de estas tierras, no hacerlo purista, llevarlo a nuestra identidad, poner una letra que tenga que ver con ese tipo de violencias, necesarias, innecesarias, psicológicas, físicas, y aparte que tenga un texto alusivo de un referente social que a nosotros nos parezca importante para que hable sobre cada canción”, son las palabras que encuentra Marcos Rodríguez (voz y guitarras en Sonora Insurgente) para explicar cómo se le ocurrió al grupo contactar a la gente de La Patria de las Moscas, un programa que se emite por la Radio Fribuay, de Ramos Mejía, con la intención de unir su obra musical a una tarea periodística y así darle más potencia al mensaje. El resultado es que al disco de Sonora Insurgente lo acompañan textos de algunos notables como Osvaldo Bayer, Adolfo Pérez Esquivel y Nora Cortiñas. También se suman a la propuesta las voces de Pablo Pimentel, Vanesa Orieta (hermana de Luciano Arruga, un chico desaparecido por la policía de Lomas del Mirador a principios del 2009) y Deolinda Huarmi Sumaj Ñaui, integrante del MOCASE. Esos textos fueron extraídos de entrevistas realizadas con cuidado por los miembros de La Patria de las Moscas y van en paralelo con cada canción en relación a su título.
Por ejemplo, el tema Fe y religión lo acompaña un pensamiento de Osvaldo Bayer, que empieza así: “La única fe y religión tiene que ser el ser humano. Es decir, el luchar por un mundo sin violencias, terminar de una vez con las armas, con las guerras, con los terribles bombarderos, con las fronteras que dividen a los pueblos, y enseñar la igualdad, la igualdad en libertad. Todo tiene derecho a la vida” para terminar diciendo que “el único ciudadano que vale, esto debería estar en la Constitución del Mundo, es el hombre de la mano abierta, es el hombre que es feliz porque los demás son felices”.
Valor agregado
Sonora Insurgente está compuesta por una larga lista de músicos egresados del conservatorio Leopoldo Marechal de Ramos Mejía. Son: Aypo Rodríguez (charango, cuatro venezolano, entre otros), Yeti Mastrolía (trompeta, voces, coros), Marcelo Alonso (bajo y coros), Hernán Hueza (trombón y coros), Leo Gagliardi (congas, cajón peruano, largo etcétera), Mariano Zani (teclados y acordeón), Ariel Ocampo (batería), Ariel Casagrande (timbales y accesorios) y Marcos Rodríguez, el cantante y guitarrista antes mencionado que entiende que El Manual de la Violencia no se trata sólo de un disco o de un libro, sino de una propuesta: que la expresión cultural pueda llevar en su código genético sus buenas dosis de rebelión y de denuncia, y que a su vez esa tarea no le quite el foco a la posibilidad de acompañar una intención primitiva: la fiesta. Es Hernán Hueza el que aclara algunos puntos finales sobre la obra: “Queríamos también darle un valor agregado, por eso es que nace una obra conceptual. Un disco que tenga un contenido musical, pero que le de espacio a otras cosas que nosotros pensamos que están copadas y queremos que se difundan. Como que tenga textos y un arte que mediante las imágenes compartan parte de la violencia de ese manual. Ahí se abrió un poco más el abanico: sumar referentes, dibujantes, o incluso sumar músicos invitados para tocar y gente que tenga que ver con eso, entonces el abanico se hace más comunitario y más social, y eso tiene que ver con el disco”.

Mu57

¿Dónde está Daniel?

Publicada

el

Daniel Solano. La madrugada del 5 de noviembre lo emboscó la policía, lo golpeó y lo hizo desaparecer. Su padre, Gualberto comenzó la búsqueda y reconstruyó una historia que revela la trama de la explotación laboral en Río Negro y la complicidad judicial. Pero también descubrió en quién confiar, dónde apoyarse y cómo construir una condena social.
(más…)

Seguir leyendo

Mu57

Luciano informa

Publicada

el

Zona libre. Familiares y amigos de Luciano Arruga crearon un programa de radio para resistir la desidia política y judicial.
(más…)

Seguir leyendo

Mu57

Justicia con los pies

Publicada

el

(más…)

Seguir leyendo

LA ÚLTIMA MU. Crecer, crear, cooperar

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo más leido

Anticopyright lavaca. Todas nuestras notas pueden ser reproducidas libremente. Agradecemos la mención de la fuente.