Sigamos en contacto

#NiUnaMás

Las que no están

Publicada

el

5 años sin Cintia Tolaba. La joven de 15 años desapareció en 2016 en Jujuy. Jamás fue buscada, cosa que sí ocurrió con la perra del gobernador. La familia denuncia la inacción de la policía, el Poder Judicial y el gobierno, como contexto de la responsabilidad estatal. Por Inés Hayes y Melissa Zenobi.

Las que no están

Cintia nació el 1° de noviembre de 2001. Vivía junto a su mamá Haydé Juradillo, su papá, Aldo Tolaba y su pequeño hermano en Santa Clara, una localidad de 5 mil habitantes, ubicada a 85 kilómetros de San Salvador de Jujuy. Es la hija mayor de una familia de clase obrera: su mamá es trabajadora de casas particulares y su padre, peón rural. “Cintia estaba todo el tiempo conmigo, estudiaba mucho, me ayudaba con su hermanito que en ese momento era muy bebé y, como todas las chicas de su edad, pasaba varias horas con el celular o la computadora, o se juntaba a hacer trabajos de grupo para el bachi, pero no salía mucho”, cuenta Haydé, que hace casi cinco años no sabe nada de su hija.

Últimos momentos

El 2 de enero de 2016 fue un antes y un después en la vida de la familia Tolaba-Juradillo. Esa noche, a pedido de su hija, Haydé preparó bifes con papas fritas, cenaron en familia y luego ella solicitó permiso para ir un rato a la plaza a encontrarse con sus amigas: “Eran días de mucho calor, y los chicos siempre se juntan en la plaza a la noche”, dice su mamá. 

Cuando pasaron algunas horas y sus padres notaron que no volvía, inmediatamente intentaron realizar la denuncia en la Seccional 28 de Santa Clara y luego en la Brigada de San Pedro. “Mi hija siempre nos decía dónde estaba, a dónde iba. Por eso cuando no la vimos, enseguida quisimos hacer la denuncia, pero no nos la tomaron porque decían que se podría haber ido. Recién dos días después empezaron a buscarla. Yo creo que se la llevaron de la esquina de mi casa, que es un barrio donde siempre está todo oscuro”. 

No obstante el testimonio de Haydé, el fiscal José Alfredo Blanco, quien en ese entonces se encontraba a cargo de la Fiscalía de Investigación Nº 9, sostuvo que tras la denuncia que efectuó la madre dispuso una serie de medidas cumpliendo con el protocolo de búsqueda: notificaciones a todas las fuerzas de seguridad y organismos de control. Sin embargo, la joven nunca apareció. 

“Nadie busca a mi hija, que está desaparecida hace casi cinco años. Yo soy la única que la sigue buscando, como puedo”, reclama la madre con la voz desgarrada del dolor. “No tengo ayuda de nadie, ni de la policía ni de nada. Nadie me dice nada, no hay ninguna novedad, pero la seguimos buscando”, agrega. 

Según contó Haydé, sin ayuda del Estado, la familia se lanzó a recorrer distintas localidades de Jujuy y de Salta buscando a la adolescente. Pero no lograron que nadie aporte ni un solo dato sobre ella. “Yo pongo la foto de mi hija y al rato la sacan. Ni en el pueblo donde desapareció está la foto”.

El Poder Judicial nunca la citó a declarar ni le dieron novedades sobre su hija, por eso ella pide que se reabra la causa y que la busquen: “No sé más cómo pedir que me ayuden”. 

La perrita de Morales

Además de las constantes movilizaciones, y de buscarla ellos mismos localidad por localidad de Jujuy, en medio del debate por la emergencia por violencia de género en la Legislatura, Haydé insistió en la necesidad de que sigan buscando a su hija. 

“Señor, señora, no sea indiferente, nos matan a las pibas en la cara de la gente”, cantan buscando justicia en las movilizaciones por las diferentes localidades de Jujuy. “La policía de Morales no está para buscar a Cintia Tolaba. No estuvo para buscar a Iara y Gabriela. Está para reprimirnos cuando salimos a decir Ni Una Menos”, se expresaron también desde los diferentes grupos de mujeres en toda la provincia. 

“La desaparición de Cintia Tolaba para nosotras como integrantes de la Multisectorial de Mujeres y Disidencias de Jujuy, es un caso testigo porque demuestra que estamos ante un Estado ausente. Un Estado que cuando desaparecen las niñas y las jóvenes como Cintia, no las busca y no les cree a los familiares. Y desperdicia un momento clave: en esas 24 o 48 horas que son cruciales sobre todo en pueblos limítrofes como es Santa Clara o cómo es Abra Pampa, en el caso de Cesia o Nicole Reynaga el Estado no está presente. No las busca”, dice a MU Natalia Aramayo, integrante de la Red de Periodistas Feministas de Jujuy y de la Multisectorial. 

La periodista agrega: “Cuando nosotras estuvimos en la Legislatura exponiendo, una de las compañeras recordó que cuando el año pasado había desaparecido la perrita del gobernador Gerardo Morales, a los pocos minutos la foto de ese animal estaba por las redes sociales, se dispuso un rastrillaje donde estaba involucrada la policía, fueron puerta por puerta preguntando si alguien la había visto, y así la encontraron. Ojalá que las niñas y las mujeres tengamos la suerte de la perrita de Morales”.

Faltan pocas semanas para que se cumplan 5 años de la desaparición de Cintia y su familia y organismos de Derechos Humanos, así como la Multisectorial de Mujeres y Disidencias de Jujuy la siguen buscando. Después de tanto tiempo, Haydé sigue sin respuesta para sus interrogantes: no saber qué pasó, si está o no con vida, si alguien se la llevó, qué vida tiene: “Yo no tengo ninguna respuesta de la justicia, no me dicen nada, ya no sé qué pensar, pero no voy a descansar hasta encontrarla”.

El 2 de enero de 2016, Cintia tenía 15 años cuando salió de su casa para ir a la plaza a juntarse con amigos y amigas. No volvieron a verla. 

Desde entonces su familia no deja de buscarla: “Cintia ya tiene 20 años, debe estar más grande y madura”, imagina su madre, que sigue moviéndose con la esperanza de poder encontrarla.

#NiUnaMás

Condenan a cadena perpetua al ex sargento de la Bonaerense Ricardo Panadero por el femicidio de Natalia Melmann

Publicada

el

El ex sargento de la bonaerense Ricardo Panadero fue encontrado culpable de secuestrar, violar y asesinar a Natalia Melmann cuando tenía 15 años: el Tribunal Oral en lo Criminal n°4 de Mar del Plata, conformado por los jueces Néstor Conti y Juan Galarreta, y la jueza Mariana Irianni, lo condenó por unanimidad a cadena perpetua. 

La sentencia llegó 22 años después del femicidio. Natalia fue secuestrada la noche del 4 de febrero de 2001 en Miramar. Su cuerpo se encontró cuatro días después en el vivero municipal. La autopsia reveló la presencia de cinco perfiles genéticos distintos en su cuerpo. 

Un año después, en octubre de 2002 los policías bonaerenses Oscar Echenique, Ricardo Anselmini y Ricardo Suárez fueron condenados a perpetua por privación ilegal de la libertad agravada, abuso sexual agravado y homicidio triplemente calificado por ensañamiento, alevosía y en concurso de dos o más personas para asegurar el resultado. En ese juicio también fue condenado a 25 años Gustavo “Gallo” Fernández, por su participación en el secuestro, pero la pena luego fue reducida a 10 años de prisión.

Condenan a cadena perpetua al ex sargento de la Bonaerense Ricardo Panadero por el femicidio de Natalia Melmann
Familiares de víctimas de femicidios acompañaron la lectura de la sentencia por el femicidio Natalia Melmann. Fotos: Campaña Somos Lucía

La sentencia a Ricardo Panadero tardó mucho más tiempo en llegar: en el proceso de 2012 la justicia lo había sobreseído. Recién en 2018 fue juzgado en el Tribunal Oral en lo Criminal N°4 de Mar del Plata integrado por los jueces Jorge Peralta, Fabián Riquert y Juan Manuel Sueyro: también lo absolvieron. Sin embargo, ante una presentación de la familia Melmann el Tribunal de Casación en 2020 decidió anular el fallo y ordenó hacer un nuevo juicio: así llegó Panadero a ser condenado. 

Hoy, finalmente, el TOC 4 lo encontró culpable del delito de privación ilegítima de la libertad agravada por el uso de violencia, abuso sexual agravado por acceso carnal calificado por la participación de dos o más personas y homicidio doblemente agravado por la participación de dos o más personas y criminis causa, todos en concurso material entre sí.

Su detención fue pedida de manera inmediata así como su traslado a la Unidad Penal Nº7 del complejo penitenciario Batán. 

La búsqueda de justicia continúa: hay un quinto perfil genético que aún no pudo ser identificado. Por eso Gustavo sostuvo después de la sentencia: “Ojalá que nos alcance la vida para poder condenar a todos”.

Seguir leyendo

#NiUnaMás

Natalia Melmann: 22 años después, el ex sargento de la bonaerense Ricardo Panadero llega a juicio por el femicidio

Publicada

el

Natalia Melmann fue secuestrada la noche del 4 de febrero de 2001 en Miramar: su cuerpo se encontró cuatro días después en el vivero municipal, con cinco perfiles genéticos distintos en su cuerpo. Por el hecho fueron condenados a cadena perpetua tres policías bonaerenses, y un cuarto cómplice del secuestro a 10 años de prisión; pero el sargento Ricardo Panadero, acusado de secuestrar, violar y asesinar a Natalia, había sido sobreseido en dos intancias. Por la lucha familiar mañana se sentará en el banquillo par ser juzgado por el Tribunal Oral en lo Criminal N°4 de Mar del Plata: tanto la fiscalía como la querella piden perpetua. Las palabras de Gustavo Melmann en la antesala de este nuevo proceso, a 22 años de la muerte de su hija, y cómo es la construcción de justicia «víctima a víctima» y en la calle.

Gustavo Melmann mañana se va a levantar temprano, va a buscar la misma camisa que usó durante todo el juicio y antes de salir va a ponerse el perfume que usaba su hija Natalia: Mujercitas. “Son mis rituales”, describe en la antesala de conocerse la sentencia en el juicio al ex sargento de la bonaerense Ricardo Panadero, acusado de secuestrar, violar y asesinar su hija, Natalia Melmann, cuando tenía 15 años. 

“Estamos con cierta angustia, más viejos y desgastados”, dice Gustavo a lavaca.

Habla en plural, como familia,pensando en Laura Calampuca, con quien tuvo 4 hijos y 5 nietos. Es el tercer juicio que toda la familia Melmann atraviesa por el femicidio de Natalia.

Natalia Melmann: 22 años después, el ex sargento de la bonaerense Ricardo Panadero llega a juicio por el femicidio
Gustavo Melmann, papá de Natalia, durante el segundo juicio por el femicidio de Lucía Pérez: «Construimos víctima a víctima». Foto: Lina Etchesuri

El caso

Natalia Melmann fue secuestrada la noche del 4 de febrero de 2001 en Miramar. Su cuerpo se encontró cuatro días después en el vivero municipal. La autopsia reveló la presencia de cinco perfiles genéticos distintos en su cuerpo. 

Un año después, en octubre de 2002 los policías bonaerenses Oscar Echenique, Ricardo Anselmini y Ricardo Suárez fueron condenados a perpetua por privación ilegal de la libertad agravada, abuso sexual agravado y homicidio triplemente calificado por ensañamiento, alevosía y en concurso de dos o más personas para asegurar el resultado. En ese juicio también fue condenado a 25 años Gustavo “Gallo” Fernández, por su participación en el secuestro, pero la pena luego fue reducida a 10 años de prisión.

El ex sargento de la bonaerense Ricardo Panadero, que ahora llega a juicio, no estuvo en aquel proceso; la justicia lo había sobreseído previamente. Recién en 2018 fue juzgado en el Tribunal Oral en lo Criminal N°4 de Mar del Plata integrado por los jueces Jorge Peralta, Fabián Riquert y Juan Manuel Sueyro: también lo absolvieron. Sin embargo, ante una presentación de la familia Melmann el Tribunal de Casación en 2020 decidió anular el fallo y ordenó hacer un nuevo juicio: así llega Panadero nuevamente a ser enjuiciado. 

“Esperamos que realmente se resuelva mañana”, sostiene Gustavo sobre la espera y las dilaciones. La sentencia está anunciada a las 10.30 horas. 

Natalia Melmann: 22 años después, el ex sargento de la bonaerense Ricardo Panadero llega a juicio por el femicidio
El exsargento policial Ricardo Panadero, cuarto efectivo acusado por el abuso sexual y el asesinato de Natalia Melmann.

22 años después

El juicio, que empezó el último 5 de mayo, estuvo a cargo nuevamente del Tribunal Oral en lo Criminal N°4 de Mar del Plata, esta vez integrado por los jueces Néstor Conti y Juan Galarreta, y la jueza Mariana Irianni. La fiscal del proceso, Ana Caro, pidió prisión perpetua para Panadero durante los alegatos, la misma pena pidió el abogado de la familia. Agrega Gustavo: “Nuestro abogado pidió también que se miren las pruebas con perspectiva de género y desde las ciencias vinculadas a la niñez: Nati tenía solo 15 años”, recuerda.

La sentencia llega 22 años después del crimen. Para Gustavo el entramado de impundad se dio porque son policías los involucrados, “de haber sido otra gente la involucrada se hubiera resuelto mucho antes”, sentencia. Por eso al crimen lo describe así: “El de Nati fue un femicidio en manos del Estado”.

Mañana desde las 9 horas organizaciones y familias de víctimas estarán acompañando en la calle de los tribunales marplatenses. Gustavo resalta que durante todos estos años estuvieron acompañados por familias de víctimas, organizaciones feministas y organizaciones vinculadas a la lucha contra la violencia institucional.

Construimos víctima a víctima, hay un montón de cosas que son iguales, que se repiten, y hay una necesidad de buscar justicia en conjunto y cambiarlas en conjunto también”. 

Gustavo sabe que después de conocerse la sentencia la lucha sigue: hay un quinto perfil genético que aún no pudo ser identificado. 

Mañana va a colgarse en el pecho la misma foto de su hija que plastifica una y otra vez hace más de dos décadas, y va a volver a salir a la calle para pedir justicia.

Seguir leyendo

#NiUnaMás

Perpetua para los femicidas de Iara Rueda 

Publicada

el

Dos condenas a perpetuas y una declaración de responsabilidad penal con remisión al juzgado de menores para que se le establezca pena: así fallaron las juezas María Margarita Nallar y Ana Carolina Pérez Rojas, y el juez Mario Ramón Puig, por el femicidio de Iara Rueda -16 años- asesinada en septiembre de 2020 en Palpalá, Jujuy.

Por Natalia Aramayo desde San Salvador de Jujuy

Pasadas las 17.25 de la tarde, mientras un centenar de mujeres aguardaban en la puerta del Tribunal Oral en lo Criminal N°3 atentas a lo que iba conociéndose, se escuchó leer a la secretaria de juzgado Silvana Anún la sentencia a los tres acusados: 

  • «Declarar penalmente responsable a Fernando Tomás Fernández, por el delito de homicidio triplemente agravado por el vínculo, por alevosía y de una mujer cuando el hecho sea perpetrado por un hombre y mediare violencia de género. Dado que al momento del hecho era menor de edad se pidió remitir la copia de la sentencia a la jueza de menores de turno en el momento del hecho.
  • Declarar a Raúl Arnaldo Cachizumba y Mauricio Esteban Abad como autores penalmente responsables de los delitos de homicidio doblemente agravado por alevosía y de una mujer cuando el hecho sea perpetrado por un hombre y mediare violencia de género; con pena de prisión perpetua».

Ahora cabe esperar que el juzgado de menores dicte la sentencia a Tomás Fernández y se conozcan los fundamentos del fallo que dictó la perpetua para Cachizumba y Abad. 

El abrazo en la calle

Pocos minutos después de conocerse la sentencia, abrazada de su esposo Juan José Rueda, Mónica Cunchila, la mamá madre de Iara, entre lágrimas, dijo: “Es lo que estábamos esperando, pero aún falta más, aquí hay complicidad y vamos a seguir trabajando en eso. Hoy mi hija tuvo justicia, mi hija está acá conmigo”. Mónica se mostró conforme con lo que dijo el Tribunal, el fiscal, el abogado. “Me han escuchado, ha sido duro, en el camino hemos ido aprendiendo muchas cosas de cómo se maneja la justicia”.

Relató emocionada también que en Palpalá, donde viven, siempre le deja flores en la tumba de su hija: “Se marchitaban rápido y ahora no, hoy me acerqué y sus flores estaban como el primer día, son señales».

Al preguntarle qué significaba para ellos el abrazo de toda una provincia, todo un país que los acompañó durante todo este tiempo, Mónica respondió: «Es muchísimo porque toda la sociedad nunca nos dejó, toda la gente de la provincia nos apoyó con mensajes que decían que no bajemos los brazos, nos daban aliento. Porque esto le puede pasar a cualquiera. A veces miramos para otro lado y ahora me tocó estar de este lado de la vereda. Se hizo justicia por Iara, y esto no tiene que pasar con ninguna mujer, no queremos nunca más una Iara, no queremos otro femicidio. Le agradezco a cada uno y a todos los medios de prensa, porque no hay que naturalizar la violencia y menos un femicidio”. 

En la calle Mónica y José se fundieron en un abrazo con Florencia, mamá de Monica y abuela de Iara, para luego encontrarse con la cientos de personas de la Multisectorial de Mujeres de Jujuy y organizaciones sociales que, como cada jornada, esperaron atrás de las vallas del juzgado a la familia. Además también los esperaban madres y padres de la Asamblea Nacional de Víctimas de Femicidios que viajaron desde distintos puntos del país. 

Mónica: «Hoy se hizo justicia, hoy terminó un juicio que veníamos mendigando durante casi tres años en las calles, soportando que me echen de Casa de Gobierno, soportando la lluvia, el sol, pero nunca baje los brazos por mi hija. Les agradezco a todas por el apoyo, por que es eso también lo que no me dejo bajar los brazos: la familia, los amigos, los vecinos y ustedes». 

Cómo se sigue

Después de la sentencia, dijo Mónica que el desafío es empezar como familia a reconstruirse, “y pensar en las otras chicas, porque Iara son todas, como yo siempre digo Iara dejo esto, para que su mamá siga, no fue fácil lo que aprendí en el camino, pero vamos a seguir por cada una de las que necesiten, vamos a estar presentes ahí».

Además está vigente la denuncia penal que la familia de Iara presentó por “abandono de persona” contra los funcionarios policiales que no buscaron a la joven como lo indican las legislaciones vigentes. Sobre la denuncia dijo Mónica: “Se esperaba a que termine este juicio y ahora hay algunos informes que se elevan en contra de ellos, la elevación a juicio para los 8 policías que tiene que ser en estos meses”.

Juan José Rueda: «Fueron 30 meses en la calle mendigando justicia y por fin llegó. Iara puede descansar en paz, ser libre, y nosotros tener un poco de paz. Me acuerdo que me decían ‘se tienen que preparar para el juicio porque es duro’, y ustedes nos preparaban para este momento, el acompañamiento, las marchas, las charlas nos prepararon para este día. Nuestra hija, junto a ustedes, nos daban esa fuerza, esa fortaleza para que hoy estemos de pie, firmes. Les agradecemos de todo corazón y esto no se termina acá, falta la cúpula policial y faltan los cómplices y los encubridores: vamos a llegar hasta las últimas consecuencias”. 

Seguir leyendo

LA NUEVA MU. Verdad o consecuencia

La nueva Mu
PublicidadEnter ad code here
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo más leido