Sigamos en contacto

Nota

El Foro, de arriba a abajo

Publicada

el

«¿Cuál es el punto en Porto Alegre? Un diálogo entre activistas de dos generaciones». Así presentó el sitie www.opendemocracy.org esta conversación entre Susan George -fundadora de Attac y autora del Informe Lugano- con el activista argentino Ezequiel Adamovsky. Esta es la versión en inglés. Prometemos traducción en breve. (como siempre, se aceptan voluntarios).

What is the point of Porto Alegre? Activists from two generations in dialogue

The World Social Forum in Brazil’s Porto Alegre brings together campaigners from around the world in debate over alternatives to globalisation. Here, two key activists – one Argentinian, one Franco-American – discuss frankly the best way forward for a movement at a pivotal moment in its history.

openDemocracy: The agenda of the World Social Forum (WSF) in Porto Alegre this year is huge. What do you see as the priorities for the WSF, and why?

Susan George: The first Forum, in 2000, was about analysing the world situation, and I think as a movement we now largely share a common analysis. The second Forum last year was supposed to be more about making concrete proposals. As I understand it, this year is supposed to be about strategies and how we reach our goals. I hope that will be the overriding concern, although of course such clear-cut distinctions aren’t always possible; there will be new elements of analysis and new proposals. I think a huge agenda can be a good thing if it converges on strategies for change in many different areas, and if it shows that those strategies are similar whatever the goal may be of that huge agenda.

What do I feel are the priorities and why? As I have just written for the Porto Alegre paper, I think that everyone should go with one priority. Mine will be the General Agreement on Trade and Services (GATS) and the World Trade Organisation (WTO) more generally. Porto Alegre is full of such interesting people and so many interesting events that you want to be in twenty-five places at once. If you don’t decide before you get there what you want to do and who you want to do it with, you are going to be frustrated and come back feeling you didn’t really get that much accomplished.

So that’s my advice. I can say what my priorities are, I don’t want to dictate to other people what theirs should be, but I think we should all be concentrating on strategies in whatever area we feel is most important and that we know most about.

Ezequiel Adamovsky: I also think this Forum will deal mainly with strategies, and in that regard I think that one of the most important issues now is how to strengthen the network of movements that has been built up in the last few years. That will be my priority at the WSF.

But I have some concerns. The first is that the Forum risks reproducing, in the way it functions, some features of the society we want to change. There is a danger, for example, that the Forum will become unduly focused around big names or intellectuals who get most of the funding, whilst many grassroots activists can’t afford to attend and don’t get the space they deserve. I certainly don’t mean any offence to Susan personally – it is a general point about the way the Forum seems to work.

I was discussing this a few days ago with friends at the Anti-Eviction Campaign in South Africa. They are really angry about this. A major issue at the Forum will be how to build a global network for the movement. But they can’t afford to be there. Likewise, I think intellectuals should try to meet activists on an equal basis to listen to each other.

There’s a danger that the Forum will become ritualised into an annual meeting with famous intellectuals and big names on panels but without enough real exchange between activists and movements from all over the world.

Susan George: I’m not looking to be a star and I think that many people in the movement that you call the intellectuals aren’t looking to be stars either. It’s simply in my case that I have been working on similar issues for twenty-five years. I said to the WSF organisers when they invited me that the movement was really launched now and that the presence of this or that big name was really not important. I stressed exactly what Ezequiel is saying because the organisers have very little money this year because they have lost some financial support of the local government. I said that they should use whatever little they had to bring people of the kind that Ezequiel is describing.

As far as I know, almost all the northern organisations are paying their own way. Maybe they should be cutting back on some delegations in order to pay for people from organisations like the one Ezequiel mentions in South Africa to go instead. But I don’t think it’s the case that there is a single pot of money out of which some big names are being brought and then other activists aren’t.

But I certainly agree that unless we have contacts with people, as you say, on the ground, grassroots activists, and the others, who are attempting to write about and popularise this movement and to help to channel it into particular directions, I think we have the same goal. Ideally the WSF could be a place where that happens, but you seem to be saying that you don’t think it’s going to happen. I would say that it’s one of the rare places that those things can happen internationally.

Alienating radical voices and movements?

Ezequiel Adamovsky: I have noticed that many radical movements are feeling more and more uncomfortable with the WSF. There have been attempts to create alternative spaces within the Forum, and even outside it. There are some proposals to organise a sort of counter-forum. I see a danger there, and I think that at some point the Forum will have to address the fact that different groups have different approaches to social change.

To put it in simplistic terms, on the one hand, there’s the approach of most non-governmental organisations (NGOs) which want to reinforce the role of civil society as a check on the power of corporations. These NGOs want somehow to restore the balance that society has lost, and make capitalism more humane. Then, on the other hand, there is a more radical approach, shared by some of the social movements and radical collectives, which wants to strengthen the antagonistic movement against capitalism, to fight this society and build a new one.

I don’t believe that there’s any need to put a fence between these two approaches; quite the opposite, I think that we can stay together and it is productive that we meet. But I think that the WSF should provide a space in which radical movements can feel comfortable. I think that radical movements should play a larger role at the Forum than NGOs. For example, the mayor of Buenos Aires, Aníbal Ibarra, usually goes to the Forum. He’s the guy who we’re actually fighting against in the city [see, for example, information about the fight by Buenos Aires subway workers to improve working conditions – oD], so it feels really annoying that we have to share that space with him.

One of the radical groups, Peoples’ Global Action, was in two minds about whether to organise events at the Forum. They have now decided to go, but only after a lot of discussion about whether to hold their events inside or outside the Forum. Likewise, I know that the guys from Indymedia are angry at the Forum because all space for the media has been occupied by corporate media, and there is no space for the alternative or the independent.

Susan George: First, on that single point of the mayor, I’m very interested to hear Ezequiel explaining that people are feeling more and more uncomfortable. I know last year before the French elections we were also irritated that every French politician on the left who was going to run for the presidency was rushing to Porto Alegre to show off. We felt exactly the same way in France as Ezequiel and his movement feel in Buenos Aires.

Secondly, I think it’s always healthy to have people on your left, especially as you get older. Where I would stop that acceptance of having people on your left is if those groups advocate violence. We really have to keep this a peaceful pressure movement, and that pressure should come from many different quarters. Advocating violent action is utterly counterproductive.

But sometimes I simply don’t understa
nd when I hear some people talking about revolution. What do they mean? Taking state power? Well, Lula took state power and he’s hemmed in on every side by the international system. Would it be what the philosopher Paul Virilio in France called the ‘global accident’, where all the banks, all the markets, everything collapses at once? You would have huge chaos and total human misery. I think it would end in fascism.

Nevertheless, I’m absolutely prepared to listen to what Ezequiel calls radical strategies and whatever they can do to help to build a different sort of society. If it’s done in a non-violent way I think we would agree that what this movement has got to do is to create spaces where that kind of new society can be built.

I don’t think it’s quite accurate also to say that all NGOs simply want to make capitalism with a human face. I think people recognise more and more whether they are in the North or the South, and I don’t know whether you qualify my own organisation ATTAC as an NGO, but we certainly don’t think it’s enough to have capitalism which is just slightly nicer. We go a lot further than that.

Ezequiel Adamovsky: People have many different ideas of what a revolution means. The same is true with violence. What is violence to some people is not violence for other people. But what I want to stress is that I don’t think it’s enough for this movement to be what Susan calls a pressure movement. I would like this movement to help us take control of our own lives, not just to pressure the representatives to change the world in ways that we want, or to pressure the state or the corporations to change anything. We need more than that. Maybe that’s one of the issues of strategy that we need to discuss in this forum and in the future.

Avoiding the Comintern syndrome

Ezequiel Adamovsky: I have a third concern about the WSF. There’s a proposal to create a network of networks and movements. It’s a valuable idea but there are dangers. My fear is that it could become centralised, with a homogeneous voice or a visible location. This would actually lead to the destruction of existing networks, which are being built every day and getting stronger every day. To have a sort of secretariat of a network means actually the opposite of a network.

This could lead to struggles for power, which could end up destroying the existing networks. I think that the Forum should rather offer economic and technical support and resources for the network to actually happen rather than try to centralise or give the network a voice or a space, a location. For example, there is this network People’s Global Action, which is being set up at present. It came from an idea of the social movements, and they don’t have many resources at all. They don’t have offices or computers or telephones or anything like that.

So maybe a good idea would be to try to help the existing network to function rather than trying to bring some new central structure into being. I noticed that the idea of this project in the WSF is also being carried out by some of the movements and also by some of the big names.

Susan George:

Ezequiel Adamovsky: I was told that some of the people who are working on this are some of the intellectuals who usually attend the Forum, which is fine, absolutely fine. My concern is that I think this issue should be carried out by the movements themselves – and for that to happen, movements should have the chance to attend the meetings where this issue is being discussed as well as the WSF.

Susan George: I’m completely against the idea of some sort of Comintern which would centralise and try to speak for the entire movement. I think that would be a disaster. So we agree completely about that. When you speak about domesticating the existing network, I haven’t seen a move towards that on the part of groups from the North, but I know that there has been a proposal mostly coming from the Brazilians – principally the CUT and the MST – for some sort of secretariat. Many groups in the North would have more of a tendency to accept a proposal coming from those respected organisations in the South than if it came from others.

So I’m against anything that tries to centralise and I completely agree with you that it would destroy through power struggles what we’ve already built. But when you talk about giving economic and technical resources to movements which are struggling to exist, I wonder where those are going to come from.

Some people think that there’s a lot of money floating around in northern NGOs in particular. Well, there may be in some. But on the whole everything works on volunteer labour, and I think if we want to get economic and technical support for our allies, then the best way to do that is to keep working on issues such as international taxation, reducing the burden of debt, and municipal budgeting systems on the lines of Porto Alegre.

This is where the real money is. Anything else is going to be peanuts. I know People’s Global Action, I worked with them at the very beginning when they hadn’t even called themselves that yet, and I know that they can do a lot with very little. Most movements operate in that way. So let’s be more specific about how we can try to help the existing networks, how they can be identified, how the serious ones can be separated from the less serious ones and then see what we can do together to get those resources.

Organising for a different future

Susan George: I understand your concerns about centralising, but do you object to the sort of declaration that came out of Porto Alegre last year? This was the result of many movements working together. Focus on the Global South and ATTAC played quite a large role. Do you object even to that as a sort of sign of centralisation or a desire to corrupt the thought and the practice of the movement?

Ezequiel Adamovsky: No, I don’t object to any attempt of the movement to come together and to think, produce statements or design a political strategy. But a secretariat or any other form of centralisation would destroy the possibilities of a network.

My priority is to help build networks with other movements. I found that in the past the contacts we have made with groups such as the Anti-Eviction Campaign in South Africa were really productive for us in many ways. We could exchange ideas on many issues from horizontal organising to direct action with them. So the priority should be to keep on learning from other movements and sharing our own experiences with other movements.

Susan George: I understand the means perfectly, but in view of doing what?

Ezequiel Adamovsky: I can only speak about what I would like to do in my own struggles in my own place. I’m an anti-capitalist. I would like to create a completely new society, quite different from the actual one. For that I think that we need to link our struggles with the struggles of others all over the world. That’s why I say that my priority is to build relations with other groups – not only to learn and exchange experiences on a theoretical level, but also to try to organise a common strategy to change the world.

What I have in mind is what we’re actually doing in my own Asamblea every day. We are creating spaces where people can make their own decisions and can live the way they want to live. You get the same idea in many different countries and places: movements which are organised in horizontal ways, as we are, or whatever other means they are using. I think that we are all working towards the same goal, even if we don’t have the same strategy and disagree on certain issues. I think that we have that in common: the idea to create a world where you can decide by yourself.

Susan George: I share that goal. I see the world as it is now as one that is more and more dominated by a tiny minority of transnational forces, who have no intention of allowing people to make their own decisions and live as th
ey want to live, if I may quote Ezequiel.

I think there is an all-out battle against any form of democracy. I see this epitomised at the moment in the WTO, and particularly in the fight against public services against the environment and many other aspects, health, education, etc., as embodied in the GATS. So my goal is to prevent the bastards from going any further than they’ve already gone.

It’s all very well to say we’re going to create spaces where people can make their own decisions. Those decisions are more and more hemmed in by the fact that there isn’t any decent bus service, there is no decent school for your children, food prices are going up because it’s all imported, and housing is impossible inside the city because there’s no social housing, and so on. That’s why I focus on trying to challenge the bastards and get rid of them. And since I can’t do everything I’ve picked one particular corner of that now. My big fight used to be about international debt and I’ve said everything I have to say on that even though I’m still marginally part of that debate.

We must get rid of the killers who have got most of the money, most of the power, and are already in position, controlling most of the structures. For me that’s the urgent task, because without that, what Ezequiel is proposing is simply never going to work.

Ezequiel Adamovsky: I agree with what Susan just said. When I speak of creating spaces where we can live the way we want to live, I mean this in an antagonistic way. I mean that we have to challenge and to confront the power of corporations. But I think we need to do both things at the same time because it’s part of the same issue and the same struggle. You challenge and confront corporations while you are creating something different, a different space which is organised with different rules, different bases.

This is what we’re trying to do with the Asambleas in my neighbourhood of Buenos Aires. We create our own space, which is organised on horizontal principles, but at the same time we need to confront all the time the power of corporations and the state in many ways. For example, we decided to occupy an empty building which belonged to a financial corporation, and we are now in a trial. They are trying to kick us out, so we have to fight that corporation while we are trying to set up a new space, a different space in our neighbourhood. Building a world beyond capitalism always means confronting capitalism. Even if you try to ‘escape’ from them, they simply come for you. They cannot afford to let us escape and build autonomous spaces, because they live on our work, our energy.

Nota

Histórico: el martes comenzará el nuevo juicio por el crimen de Lucía Pérez

Publicada

el

El próximo martes 7 de febrero comienza el nuevo juicio por el femicidio de Lucía Pérez, asesinada en Mar del Plata en octubre de 2016. Tenía 16 años. Fue el caso que impulsó el primer Paro de Mujeres del país y que motivó un juicio escandaloso en 2018 cuyo fallo fue anulado por la Cámara de Casación de la provincia de Buenos Aires, que ordenó que el proceso se realice nuevamente. Uno de los argumentos de la anulación: “No olvidemos que en esta instancia no se está juzgando a la víctima (como pareciera estar ocurriendo) sino a los eventuales victimarios”.

En aquel juicio se condenó a los acusados por “tenencia de estupefacientes con fines de comercialización agravado por ser en perjuicio de menores de edad y en inmediaciones de un establecimiento educativo”, y no por el crimen. Casación ratificó esa condena, pero ordenó que ahora se realice nuevamente el juicio por femicidio. Detalles sobre la jornada preparatoria del juicio.  

Esta nueva e histórica realización de un juicio por femicidio comenzará a las 9 de la mañana del martes 7 de febrero en el Tribunal en lo Criminal N° 2 de Mar del Plata, en Almirante Brown 2046. Los jueces a cargo del nuevo Tribunal son Roberto Falcone, Gustavo Fissore y Alexis Semaz. El fiscal del caso es Leonardo Arévalo. 

Los acusados son Matías Farías (28 años) y Juan Pablo Offidani (47 años), quienes el 8 de octubre de 2016 llevaron a Lucía a la sala de salud de Playa Serena: llegó muerta. Farías será defendido por la abogada oficial María Laura Solari; Offidani, por el abogado particular César Sivo. Se estima que las audiencias se extenderán hasta el 1º de marzo.

Imagen de los tres acusados durante el juicio de 2018, que ahora se realizará nuevamente. Maciel (de anteojos) falleció luego de ser absuelto. Offidani y Farías fueron condenados a 8 años por narcotraficar droga cerca de las escuelas, pero no por el femicidio.

¿Por qué un nuevo juicio?

Farías y Offidani fueron apresados el 9 de octubre de 2016, un día después del femicidio. El tercer detenido fue Alejandro Maciel, 61 años, acusado de encubrimiento agravado por ayudar al lavado del cuerpo muerto.

En 2018 fueron juzgados ante el Tribunal Oral en lo Criminal N°1 de Mar del Plata.  Farías y Offidani fueron condenados a ocho años de prisión y a pagar una multa de 135 mil pesos por el delito de “tenencia de estupefacientes con fines de comercialización agravado por ser en perjuicio de menores de edad y en inmediaciones de un establecimiento educativo”. Desde entonces están detenidos. El tercer acusado, Maciel, fue sobreseído, y murió tiempo después de cáncer.  

Pero ninguno de los tres fue condenado por el femicidio. Como si Lucía y su muerte no hubieran existido.

Aquel juicio que tuvo un desarrollo vergonzoso, con jueces que parecían más empeñados en cuestionar a la niña asesinada que en juzgar a los autores del crimen. A eso se agregó el tono machista, misógino, indiferente hacia la víctima y la familia, y totalmente consistente con una mirada que históricamente ha relegado a las víctimas de femicidios y de actos de violencia contra las mujeres.

Por esa sentencia la familia de Lucía exigió dos cosas, que se lograron:

  1. El fallo por el juicio de 2018 se apeló y en agosto del 2020 la Sala IV de la Cámara de Casación de la Provincia de Buenos Aires resolvió anularlo. Confirmó la condena por la venta de drogas, pero ordenó que se haga este nuevo juicio por el femicidio.  
  • Además, en marzo se concretará un juicio político (jury) a los jueces del Tribunal: Pablo Viñas y Facundo Gómez Urso por “negligencia, incumplimiento del cargo y parcialidad manifiesta”. El tercer juez,Aldo Carnevale, quedará impune porque consiguió la jubilación anticipada del gobierno de María Eugenia Vidal para evitar el enjuiciamiento. El jury será llevado adelante por el parlamento bonaerense

Al anular el fallo del juicio de 2018 la Cámara de Casación bonaerense instaló un precedente histórico para que el Poder Judicial deje de ser parte del sistema que consagra la impunidad y la estigmatización de las mujeres.

Los jueces del fallo anulado. Aldo Carnevale (que logró a tiempo su jubilación por parte del gobierno de María Eugenia Vidal), Pablo Viñas y Facundo Gómez Urso. La Cámara de Casación anuló el fallo estigmatizante y vergonzoso que firmaron sobre el caso de Lucía Pérez, y en marzo Viñas y Gómez Urso serán sometidos a juicio político.

¿A quién se juzga?

Uno de los fundamentos de esa anulación plantea: “No olvidemos que en esta instancia no se está juzgando a la víctima (como pareciera estar ocurriendo) sino a los eventuales victimarios”.

Además el Tribunal señala que el Estado se comprometió a prevenir y erradicar la violencia machista, y que “estas normas imponen a quienes tienen la tarea a su cargo, tener en consideración el contexto en el que ocurren los hechos, realizar un análisis de los mismos, determinar el encuadre jurídico apropiado, y valorar la prueba con perspectiva de género”.

En ese sentido pareció inexplicable que el Tribunal de Mar del Plata que juzgó en primera instancia el femicidio se haya enfocado en “indagar en la personalidad, actitudes y comportamientos anteriores de la víctima, su forma de relacionarse con los hombres, su vida social, su carácter, y en distinguir la conducta de los imputados, y a partir de allí, considerar si Lucía había consentido el acceso carnal”.

Describe la Cámara de Casación a ese foco estigmatizante puesto sobre la víctima como “un despropósito”.

Marta Montero y Guillermo Pérez: los padres de Lucía.

La audiencia preparatoria

Durante la mañana de este jueves se desarrolló la audiencia preparatoria del juicio. Los padres de Lucía (Marta Montero y Guillermo Pérez) pidieron que el proceso sea transmitido por Youtube. Además solicitaron que el Tribunal no esté vallado, dado que el pedido de justicia será acompañado desde la calle por organizaciones sociales, sindicales y otras familias de víctimas de femicidios. Desde la Ciudad de Buenos Aires y La Plata está previsto que salgan grupos para acompañar el inicio de un proceso histórico.

Las defensas de los acusados se mostraron contrarias a ambos pedidos, que los jueces deberán resolver. Por su parte, los imputados pidieron no estar presentes en la sala.  

En este nuevo proceso no hay una nueva instrucción, por lo que no hay nuevas pruebas ni nuevos testigos (que serán alrededor de 50). La primera jornada, el martes 7 de febrero, se iniciará con la declaración de la familia de Lucía. Durante la primera semana que será corta (el viernes 10 no habrá audiencia) se espera que declaren alrededor de 20 personas. Lo que está en juego es la posibilidad de ver en la práctica si finalmente habrá justicia.

Seguir leyendo

lavacaTV

Las cosas que hay que hacer para trabajar – Capítulo 2

Publicada

el

La nueva serie documental de lavaca: el mundo de la autogestión en Argentina a través de ocho capítulos sobre experiencias recientes de diferentes cooperativas que lograron recuperar empresas vaciadas o quebradas por las patronales. Con dirección de Patricio Escobar, autor de La crisis causó 2 nuevas muertes. Ya disponibles los capítulos 1 y 2

Capítulo 2

Aceitera La Matanza fue la primera fábrica recuperada visitada por un presidente argentino durante su mandato. Alberto Fernández reconoció que siempre vio a las cooperativas como parte de la “economía informal” sin comprender que involucra otros modos de producción: “Ahora soy yo uno de los que tiene que convencer al resto de la Argentina de que la economía popular existe, y que hay que darle las herramientas para que siga creciendo”, dijo ante 2.000 trabajadoras y trabajadores. Sin embargo, durante la pandemia, la asistencia del Estado no fue la misma que para las empresas privadas. ¿Qué dice sobre esto? ¿Y qué le responden quienes trabajan?

Capítulo 1

Dos mil personas que integran empresas recuperadas de toda la Argentina se reúnen en un acto histórico en la Aceitera La Matanza. ¿Qué buscan? Impulsar el proyecto de Ley de Recuperación de Unidades Productivas que facilite que cooperativas de trabajo pongan en marcha empresas quebradas o vaciadas por las patronales. El movimiento lleva 20 años sin ley, pero ha recuperado no sólo trabajo sino también dignidad y vida, con 400 fábricas en el país que dan trabajo en total a más de 14 mil obreras y obreros. Su lema: Ocupar, resistir y producir

Las cosas que hay que hacer para trabajar Dirección: Patricio Escobar.
Producción integral de Cooperativa de Trabajo Lavaca: Claudia Acuña, Sergio Ciancaglini, Anabella Arrascaeta, Lina Etchesuri, Sebastian Smok, María del Carmen Varela, Franco Ciancagini, Lucas Pedulla.
Fotografía: Lina Etchesuri y Sebastian Smok. Cámara: Patricio Escobar, Guillermo Guevara, Sebastian Smok.
Música: Guido Donato y Tomás Lobov.
Edición: Damián Finvarb.

Seguir leyendo

Nota

Todo se quema, nada se transforma

Publicada

el

Todas las provincias argentinas sufrieron incendios masivos en 2022, y el 95% de ellos son provocados por acciones humanas, según un reciente informe de Amnistía Internacional. El costo de recuperar ese desastre oscila entre 1.100 y 3.700 millones de dólares anuales. Adjudica los incendios al avance de negocios inmobiliarios, agrícolas y/o ganaderos, que buscan favorecerse a partir de una destrucción territorial.

Los daños y las consecuencias a largo plazo son incalculables, mientras el Congreso sigue en deuda y no trata la Ley de Humedales. Vecinos e integrantes de organizaciones de San Pedro, Rosario y Ramallo dan voz y cuerpo a lo que los números de Amnistía denuncian. El informe completo.

Por Anabella Arrascaeta y Francisco Pandolfi

Amnistía Internacional presentó un informe en el que reporta la gravedad de los incendios forestales en Argentina. El dato es alarmante: durante el 2022 todas las provincias del país estuvieron en llamas.  

El trabajo toma información del Servicio Nacional de Manejo del Fuego, organismo dependiente del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de Nación. Los datos son oficiales y arrojan un total de 561.164,89 hectáreas quemadas. Pero la propia organización da cuenta de la dificultad de obtener la radiografía completa de la situación y ofrece, en contraste con estas cifras, la información proporcionada por el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuario (INTA), que contabilizó tan solo en Corrientes más de 1 millón de hectáreas devastadas por incendios. 

La provincia de Corrientes permite pensar todo el sistema de muerte y depredación que generan las llamas. Algunos datos: 

  • De acuerdo a la Dirección Nacional de Bosques, dentro de las miles de hectáreas afectadas en los incendios de la provincia, un 10% pertenece a una superficie de bosques quemados que son considerados de muy alto valor de conservación.
  • El Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible reporta que en la provincia se documentaron desplazamientos de animales, entre ellos, mono carayá, yacarés y carpinchos.
  • En respuesta a un pedido de acceso a la información pública hecho por Amnistía Internacional Argentina, la Dirección Nacional de Planificación y Ordenamiento Ambiental del Territorio del ministerio informó que se sufrió una pérdida de cientos de miles de hectáreas de áreas protegidas en la provincia de Corrientes en el año 2022. El informe detalla que “las áreas naturales protegidas son relevantes por distintas razones: para la protección de suelos, cuencas hidrográficas, recursos y materias primas, para el control de plagas y enfermedades, para la investigación científica, proporcionar valores espirituales, emocionales y culturales, entre otras razones”. 
  • Entre las áreas más afectadas del país se encuentra la zona de humedales de Corrientes. En 2022 y solamente en dicha provincia se registró que más de 330 mil hectáreas en zonas de humedales fueron afectadas por los incendios.  

En este contexto el informe da cuenta de que la “restauración de áreas quemadas es lenta y requiere de recursos efectivos que permitan la recomposición de los ecosistemas y biodiversidad”. El costo es imposible de determinar. Dice el informe: “Se estima que la recuperación tras los incendios podría costarle a Argentina entre USD 1.100 y 3.700 millones por año”. 

A ese contexto se suma que en medio de la crisis económica, “los brigadistas y bomberos voluntarios han reclamado mayores recursos y apoyo para financiar los gastos a la par de mejores condiciones laborales, obra social y remuneración”. 

Pero hay consecuencias de largo impacto no pueden medirse en números ni plata, por ejemplo el impacto en el ecosistema, “la pérdida de ciertos árboles o vegetación puede tardar décadas en regenerarse, por lo que su recuperación no puede acelerarse ni resolverse rápidamente. Mientras que otro tipo de vegetación es incapaz de rebrotar luego de un incendio”, dice el informe. Agrega: “A su vez, la pérdida de flora a causa de los incendios afecta directamente a la fauna ya que ésta depende de ella para su alimentación o refugio. Esto no solo provoca la muerte de animales sino también su desplazamiento”.  

Otro caso: no había informes de incendios en Tierra del Fuego, pero en noviembre de 2020 se reportaron 9.000 hectáreas consumidas por el fuego (equivalentes a 9.000 manzanas de cualquier ciudad) en el área protegida de bosques nativos de Tolhuin.

Fotos: Pablo Sigismondi.

Quién prende el fuego

El informe de Amnistía Internacional da cuenta de que según el Servicio Nacional de Manejo del Fuego “las acciones humanas son responsables del 95% de los incendios”. 

Explica: “La negligencia, los fogones mal apagados y la quema intencional de pastizales, son algunas de las prácticas más riesgosas que inician los grandes incendios en el país. Con frecuencia los incendios intencionales están asociados a las prácticas de quema de pastizales para el avance de proyectos inmobiliarios y/o la agro-ganadería. Las principales causas de la pérdida de bosques nativos están asociadas a los cambios de uso de suelo que se realizan para desarrollar actividades agrícolas y ganaderas, así como los incendios. Por otro lado, la proliferación de los incendios forestales también se explica por el cambio climático: altas temperaturas, intensas sequías, bajos niveles hídricos”. 

Dato que aporta el informe: El Servicio Metrológico Nacional de octubre de 2022 reportó que más de 160 millones de hectáreas fueron afectadas por la sequía en el país. Otro: las provincias de Buenos Aires, Santa Fe, Entre Ríos, Córdoba y San Luis atraviesan una situación de sequía extrema sin precedentes. “Estas condiciones climáticas, combinadas con altas temperaturas y falta de lluvia, aumentan el riesgo de incendios. Asimismo, a medida que la temperatura global aumenta, eventos como éste serán cada vez más extremos y frecuentes”

Enrique Sierra, vecino de San Pedro, naturalista, activista ambiental, pone cuerpo y territorio a lo que los números y el informe exponen. Cuando atiende el teléfono a lavaca el termómetro registra en su casa 34 grados, y “llegamos a picos de 40 grados la semana pasada. En un año estamos cocinados”. 

¿Por qué?

Por las altas temperaturas, por la falta de lluvia, el Río Paraná está bajo. Desde principio de año llovieron solamente 8 milímetros. Y en agosto, septiembre, noviembre y diciembre del 2022 llovió por mes un promedio de 5 milímetros.

Si le tuvieras que hablar a una persona que no está metida en el tema, que escucha lejano lo del cambio climático pero ve que está padeciendo el calor y que hay incendios permanentes en distintos lugares del país, ¿cómo le explicarías lo que pasa?

Se lo explicaría simple: ¿cuántos cortes de luz tuvo en el año? La luz que tenemos, la mayor parte, viene de centrales hidroeléctricas que no están produciendo energía porque hay sequía en ríos y lagos. ¿Hace 20 años atrás usaba tanto protector solar? ¿Lo alertaban por los golpes de calor? ¿Se le corta el agua en la casa? Porque las autoridades dicen que en las napas casi no hay agua. Esa sería la manera de explicarle a la sociedad en general qué es el cambio climático. Pienso que se entiende más fácil así. Las altas temperaturas nos llevan a más costos. 

¿Por ejemplo?

Si tenés aire acondicionado o ventilador vas a gastar más energía eléctrica, si es que tenés energía eléctrica. Otro ejemplo: si tenés algún tipo de enfermedad, con el humo de los incendios te afectan por las partículas del aire, el dióxido de azufre, el monóxido de carbono, que son gases de efecto invernadero. Acá en San Pedro se está quemando la isla y la solución es que manden 19 brigadistas. No podés mandar esa cantidad a un lugar que tiene más de 1000 hectáreas quemándose. La gente todavía no asocia. Y lo que no asocia la gente tampoco lo asocian los representantes políticos. No se entiende la relación entre los temas ambientales con la vida cotidiana; si yo tengo calor en la vereda es porque no tengo árboles, por eso tengo tres grados más de temperatura. Si llegan a venir lluvias demasiado copiosas, yo no sé qué va a pasar con las ciudades cuando se inunden porque no nos preparamos para el cambio de clima. Hoy tenemos sequía, pero tal vez después de mayo tengamos inundaciones. Ante esa incertidumbre nosotros todavía no nos preparamos como sociedad, como país, para prevenir este tipo de cosas, pese a que muchos venimos advirtiendo del tema. 

Amnistía Internacional acaba de sacar un informe sobre los incendios, la pérdida de biodiversidad y áreas protegidas, de humedales, entre otros temas. Desde tu experiencia, ¿cuáles son las causas de los incendios sistemáticos en el país?

Pienso que en Argentina no ordenamos el territorio; el ordenamientos territorial se refiere a los usos que le damos al suelo, los usos pueden ser industriales, urbanos, agropecuarios, y de conservación como pueden llegar a ser las áreas de humedales, pero como no tenemos un orden de ordenamiento social, cada uno hace lo que quiere. Entonces, que no haya ordenamiento del territorio produce un caos. Todo esto se va agravando porque se van sumando pequeños caos de distintos lugares, provincias, municipios y esto se está haciendo demasiado grande, incontrolable, como los incendios. El clima está cambiando y todavía no reaccionamos, ni prevenimos. No hay lluvias, no se recargan las napas, escasea el agua en la ciudad. La sociedad todavía no relaciona que la falta de lluvias le puede afectar el consumo de agua. El río está bajo desde hace 3 años, los humedales no tienen agua, se queman. Sin que los que queman tengan conciencia que están convirtiendo su futuro en cenizas. 

Fotos: Pablo Sigismondi

La deuda del Congreso: la Ley de Humedales

En Argentina aproximadamente un 21% del territorio está compuesto por humedales, aunque no se sabe con exactitud cuántos hay, su extensión ni su estado de conservación y destrucción. 

Los incendios presentan un riesgo enorme a estos ecosistemas generando pérdidas ambientales que podrían ser irrecuperables. Los humedales ayudan a mitigar los efectos que provocan las sequías, previniendo los focos de fuego, son barreras naturales que ayudan a prevenir el avance de las llamas. Además los beneficios de los humedales son múltiples y su contribución al bienestar humano es invaluable.

El proyecto de ley de Presupuestos Mínimos para la Protección de Humedales busca garantizar su conservación, protección y su uso sustentable. El proyecto lleva una década dormido en el Congreso de la Nación. Desde 2013 las sucesivas pérdidas de estado parlamentario son una constante, abonadas con la indiferencia de la clase política. 

En noviembre 2022 la Ley de Humedales tuvo dictamen en el plenario de las tres comisiones a las que el proyecto había sido girado, pero el dictamen de mayoría pertenece al interbloque Juntos por el Cambio con 53 firmas. El dictamen de minoría (un poco más cercano a lo que apoyan desde hace años las organizaciones científicas, sociales, ambientales y las comunidades afectadas) fue el del Frente de Todos, consiguió solamente 47 firmas dado que varios diputados y diputadas oficialistas no firmaron. 

El proyecto sigue sin ser tratado en el recinto y no fue incluido en las sesiones extraordinarias que acaban de iniciar. 

El informe de Amnistía Internacional exige: “El Congreso de la Nación debe dar urgente tratamiento al proyecto de Ley de Humedales y avanzar con acciones concretas que amplíen la protección de estos ecosistemas tan importantes para el mantenimiento y desarrollo de la vida en la Tierra”. 

Rodolfo Martínez, vecino de la ciudad de Rosario e integrante de la Multisectorial por la Ley de Humedales, explica a lavaca que el proyecto de ley fue “deliberadamente no incluido en las sesiones extraordinarias; no fue incluido ni por pedido de Alberto Fernández ni por pedido de legisladores”.

Sobre los dos dictámentes que se lograron aclara: “el de minoría del oficialismo es bastante más superador que el de mayoría, pero vemos que no hubo intenciones de que tenga debate. Vuelvo al punto: tiene que estar en el Congreso, se tiene que votar, a favor o en contra, de cara a la sociedad. Estamos de cara a un año electoral y todavía no sabemos qué piensan hacer los legisladores. Claramente la omisión de esto es una forma de ceder ante los intereses concentrados que están frenando esta ley”.

¿Quien tiene la responsabilidad de que no se esté tratando?

La responsabilidad de esto no la tienen los lobbies, como a veces intentan decirnos los legisladores. La responsabilidad la tiene cada nombre y apellido, diputado y diputada de todas las provincias que no se sitúan con lo que pasó en la calle, con tanto humo, tanta tragedia, no solo de animales, sino también la salud humana. No se quiere ponerle regulación, es más cómodo que sucedan los grises. 

¿Cómo está la situación en Rosario?

Hace dos fines de semana lamentablemente tuvimos fuego acá en la Isla de los Mástiles, al norte de Rosario, jurisdicción de la provincia de Santa Fe. Se tardó tres días en apagar el fuego y cuando estuvo todo el operativo se demostró que existen fuerzas, existen recursos, vinieron los brigadistas, fue la provincia la que se puso a mover las cosas a raíz del pedido también de las organizaciones. Pudieron apagar el fuego pero estamos hablando de que se repite una lógica, un patrón de fuego que es millonario. Es decir, vamos, apagamos el fuego con operativos que son carísimos y que llegan tarde porque el fuego ya quemó, por supuesto saludamos los esfuerzos pero me parece que hay que hay que invertir la lógica y lo que se tiene que garantizar es una tutela, un guardianazgo del territorio que al día de hoy no existe. En Entre Ríos por ejemplo es deliberadamente funcional que eso no exista. Santa Fe está accionando en estos territorios próximos que son más visibles por la ciudadanía, no así en los humedales del Norte donde están haciendo obras y que claramente van a afectar los territorios, pero por lo menos ante la prensa y ante la vergüenza algo están haciendo.

PDF Embedder requires a url attribute

Lo que el informe recomienda

El informe de Amnistia Internacional cierra con una serie de recomendaciones hacia el Estado. Son estas:

  • Generar condiciones políticas, legales, administrativas, económicas y financieras que permitan una gestión ambiental transversal a todas las políticas públicas, con un enfoque especial en acciones que se destinen a combatir los efectos de la crisis climática. 
  • Mejorar las estrategias de prevención de incendios forestales, reducción del riesgo y preparación de recursos, que debe estar acompañada de un sistema de monitoreo que garantice impactos efectivos en la reducción de los incendios. 
  • Garantizar el financiamiento y las condiciones necesarias para que todas las instituciones que dan respuesta a los incendios tengan los recursos materiales y humanos para responder con celeridad y de manera adecuada ante los focos de incendio forestales.
  • Asegurar una distribución de recursos eficiente y equitativa para que los distintos niveles del gobierno desarrollen los esfuerzos necesarios para informar los incendios, de manera periódica, así como informar el consecuente impacto socioambiental de los incendios forestales. 
  • Garantizar la restauración, rehabilitación y reforestación de las áreas afectadas y/o restauración de ecosistemas en beneficio de los territorios y población perjudicados; considerando la infraestructura natural, el cambio climático y el planeamiento que permita territorios más seguros y resilientes en el futuro. 
  • Garantizar investigaciones urgentes y eficaces para la identificación y sanción de los responsables de los incendios forestales y su debida condena. 
  • Avanzar con el tratamiento y aprobación urgente del proyecto de Ley de Humedales, priorizando aquel que ofrezca las mayores garantías posibles para la protección de los territorios.

Evangelina Romano, integrante de la Red Nacional de Docentes por los Humedales, y vecina de Ramallo, conversa con lavaca y aporta sus propias recomendaciones. Habla claro y dice así: “Despedimos al 2022 sin una Ley de Humedales y como era de esperar en llamas y tapados de humo. Y como pasó siempre, nadie accionó. Siempre esperamos a que el humo nos entre por la ventana. Una locura. Pedimos una Ley de Humedales que nos dé herramientas para terminar con el sufrimiento de las personas asmáticas, de los bichos, de los isleños, de los pescadores y de la vida misma. Todo sigue igual que hace 2 años, con gobernantes nacionales y provinciales inoperantes que se desbocan por zoom y no hacen cumplir las leyes; no es tiempo de debatir, de hablar, ya es tarde. Lo mismo sucede con municipios acéfalos que solo mandan cartas y se sientan a ver qué pasa desde la otra orilla. Armen un plan de contingencia, conversen con los propietarios y únanse para mitigar semejante devastación, poniendo recursos. Si no accionan, si no despiertan, esto no va a tener solución». 

Fotos: Pablo Sigismondi.
Seguir leyendo

LA ÚLTIMA MU. Crecer, crear, cooperar

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo más leido

Anticopyright lavaca. Todas nuestras notas pueden ser reproducidas libremente. Agradecemos la mención de la fuente.