Emergencia sanitaria por agrotóxicos: Entre Ríos busca una nueva ley

El presidente de la Cámara de Diputados provincial y ex gobernador, Sergio Urribarri, presentó un inédito proyecto de ley en el país: la declaración la Emergencia Sanitaria y Ambiental en la provincia de Entre Ríos por los efectos de la masiva aplicación de agrotóxicos. El trabajo propone cesar toda acción nociva sobre el ambiente y la salud pública de acuerdo al principio precautorio y crear un Comité de Intervención sobre el uso de Agroquímicos. Agrega lo obvio: realizar un censo poblacional de patologías como cáncer, leucemia, abortos espontáneos, malformaciones congénitas y cardiopatías, entre otras. Plantea además el incentivo a las producciones agrícolas sin venenos y considera el problema enmarcado en una cuestión de derechos humanos de jerarquía constitucional. Una mención a Fabián Tomasi, trabajador rural fallecido el 7 de septiembre último, y el rol de las movilizaciones vecinales que frenaron un proyecto que ampliaba las fumigaciones. El proyecto completo y sus fundamentos.
Un expediente histórico en Entre Ríos lleva el número 23.120: la cifra indica el proyecto de Ley presentado por Sergio Urribarri, presidente de la Cámara de Diputados y ex gobernador, que busca declarar la Emergencia Sanitaria y Ambiental en toda la provincia como consecuencia de la masiva aplicación de agrotóxicos.
Urribarri había planteado a MU (en la nota La batalla de las velas del número 123, de mayo último): “Aquí vamos a intentar que haya un modelo de agroecología para la provincia, y ojalá para el país”.
“Para nosotros es un gesto de gran amplitud porque es el reclamo que venimos haciendo desde noviembre del año pasado”, explica a lavaca Daniela Verzeñassi, integrante de la Coordinadora por una Vida sin Agrotóxicos Basta es Basta. “Habrá que ver qué pasa en los próximos 30 días, que van a ser cruciales desde el punto de vista de la participación de la sociedad civil”, agrega el diputado Pedro Báez de la misma bancada (FpV).
El proyecto de Ley propone sancionar la Emergencia Sanitaria y Ambiental “en virtud de las agudas consecuencias provocadas sobre la salud de un significativo y creciente número de pobladores” debido a la aplicación productos químicos. Se plantea la creación inmediata de un Comité de Intervención sobre el uso de Agroquímicos presidido por el ministro de Salud provincial que podrá promover el uso racional de los productos, modificar las indicaciones de su uso, “o disponer la prohibición de su uso en territorio provincial”. El Comité podrá además “Ordenar el cese de actividades o acciones nocivas para el ambiente, la salud pública y/o la integridad física de las personas, hasta tanto se cuente con los resultados del informe de impacto ambiental”.
Otra propuesta que increíblemente nadie llevó nunca a cabo en un país asolado por las fumigaciones desde hace 20 años: “Disponer la realización de un censo poblacional de patologías como cáncer, leucemia, anemias hemolíticas, abortos  espontáneos, malformaciones congénitas, infertilidad, cardiopatías congénitas, malformaciones urogenitales y cierre del tubo neural”.
También se postula crear un Registro Provincial de nacimientos con alteraciones congénitas y de abortos espontáneos con georreferncia residencial y antecedentes laborales de la madre y grupo familiar.
“Es necesario la declaración de emergencia ambiental y poder trabajar de manera rápida y expedita frente a los daños ambientales que se están produciendo en la provincia de Entre Ríos, por las fumigaciones con los agrotóxicos. Se parte de un error conceptual al hablar de salud humana como independiente de salud ambiental, a través de las leyes lo que hay que buscar es un ecosistema sano, el ambiente está compuesto por recursos naturales y humano, todo forma parte del ecosistema”, dice el proyecto.
El documento propone además aplicar el Principio Precautorio: “Cuando haya peligro de daño grave o irreversible la ausencia de información o certeza científica, no deberá utilizarse como razón para postergar la adopción de medidas eficaces, en función de los costos, para impedir la degradación del medio ambiente”.
En referencia al glifosato, Urribarri lo define como “herbicida utilizado para los cultivos con semillas transgénicas que, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), es probablemente cancerígeno y que otras investigaciones científicas determinaron que es causante además de cáncer, de numerosas patologías, como malformaciones congénitas, mutaciones genéticas, abortos espontáneos, diversas afecciones respiratorias, alergias y numerosas enfermedades autoinmunes; y que del mismo modo degrada progresivamente el ambiente, contaminando el agua, el suelo, el aire y afectando la flora y la fauna”.
En este punto, el proyecto plantea todo el problema en la órbita de los derechos humanos con jerarquía constitucional, y cita el Pacto de San José de Costa Rica, la Declaración Universal de los Derechos Humanos y la propia Constitución Nacional que postula el derecho de vivir en un ambiente sano y la necesidad de tomar medidas de prevención, preservación y protección del mismo.
Cita también el proyecto palabras del fallecido Fabián Tomasi, trabajador rural que falleció el 7 de septiembre por los efectos de los agrotóxicos en su cuerpo. “Si no nos despertamos de esto, no hay futuro”.
Durante todo este año se realizaron en Paraná las Rondas de los Martes, marchas silenciosas alrededor del edificio que es sede tanto del Poder Ejecutivo de Entre Ríos como de la Legislatura. Lograron así detener un proyecto de ley presentado por el Senado a fines del año pasado, que ampliaba el modelo de fumigaciones masivas.

La batalla de las velas: Cómo Entre Ríos frenó una ley pro agrotóxicos


La movilización vecinal fue acompañada por unas Jornadas de Socialización de Saberes con la presencia de científicos e investigadores. El proyecto actual pasará a tener estado parlamentario dentro de un par de semanas. Dice el diputado Pedro Báez. “Sabemos que va a haber intereses muy fuertes en contra, de los grupos concentrados y de la industria de agrotóxicos. Pero el panorama provincial desde el punto de vista del ambiente y la salud pública es tremendo. Todos lo sabemos. Tenemos que ser inteligentes y a la vez que continúe la movilización y la expresión de la sociedad civil”.

El proyecto completo> Urribarri emergencia sanitaria

0:00
0:00