Sigamos en contacto

MUndial

Jugadoras, ahora nosotras queremos ser escuchadas

Publicada

el

Sobre el debut de Argentina en el Mundial de Fútbol Femenino hoy a las 13hs.

Por Delfina Corti


Esta semana me preguntaron cuáles eran mis expectativas con respecto al mundial. Respondí aquello que querían escuchar: Argentina comparte el grupo con dos potencias como lo son Japón e Inglaterra. Sacar un buen resultado frente a ambas selecciones no significaría ganar o empatar. Incluso perder por pocos goles podría resultar bueno si se tiene en cuenta que en los dos mundiales anteriores perdimos contra ambos países 6-0. Además, Argentina puede hacer un buen papel en el Mundial y no pasar de fase de grupo. Eso que para los hombres significó un fracaso en el 2002, para nuestras jugadoras quizás no lo sea.
En parte, todo aquello que respondí es lo que realmente pienso si me detengo únicamente en lo que refiere al juego. Pero a quien le gusta el fútbol –y a quien no, también– sabe que es muy difícil dejar de lado las emociones. Es por eso que no voy a mentir que la fe, en mi caso, es lo último que pierdo. Hasta que no vea que el resultado es irremontable, no pienso bajar los brazos. Y no me interesa si enfrente tenemos al último subcampeón mundial como es el caso de Japón o si tenemos a Inglaterra, país que cuenta con cuatro divisiones en el fútbol local y la Women’s Super League, que es ciento por ciento profesional. Tampoco voy a negar que estoy convencida –porque el fútbol me lo demostró– que durante un partido puede pasar cualquier cosa, incluso lo impensable: por ejemplo, que una Selección como la argentina, en el puesto 32 en el ranking FIFA, le gane Japón, campeona mundial en el 2011.
Y como sé que me resulta muy difícil dejar de lado las emociones, quiero detenerme en un punto. O en varios puntos. Hoy, vamos a jugar el primer partido en un Mundial después de doce años. Y lo vamos a jugar porque un grupo de jugadoras hace un año se plantó en medio de un torneo internacional y pidió ser escuchado, respetado y visibilizado. Lo vamos a jugar porque este grupo de jugadoras llenó la cancha de Arsenal y le ganó a Panamá en el repechaje. Lo vamos a jugar porque hace un año la camiseta de la Selección la presentaban modelos mujeres y ahora la presentan nuestras jugadoras. Lo vamos a jugar porque exigir lo que les corresponde hizo que el fútbol femenino argentino sea profesional.
Lo vamos a jugar.
Ellas lo van a jugar.
Lo vamos a disfrutar.
Ellas lo van a disfrutar.
Y hoy, cuando se paren en medio del estadio Parc des Princes, voy a recordar aquella imagen de hace un año de las 23 jugadoras con sus manos en las orejas pidiendo ser escuchadas. Y aquella imagen la voy a comparar con lo que probablemente ocurra en este debut mundialista. Minutos antes de la una de la tarde –horario argentino–, en París, las jugadoras van a salir a la cancha. Van a formar una fila y se van a parar frente a la hinchada argentina. Y en el momento en que suene el primer acorde, serán las 23 jugadoras las que ahora van a tener que escucharnos, porque la hinchada las va a acompañar con infinitos cantos de aliento.

Mundial de Fútbol Femenino: cuándo y dónde ver a Argentina, cómo es el historial y cuáles son las expectativas

MUndial

El mundo es Mundial

Publicada

el

Un recorrido por mensajes mundialistas que cruzan amigos, familias, fronteras, pasiones y pensadores futboleros. Una semblanza sobre lo que dejó Rusia para leer y pensar. (más…)

Seguir leyendo

MUndial

El hombre que silba

Publicada

el

Conversaciones urbanas en Moscú sobre el árbitro argentino que dirigirá la final, Néstor Pitana. Y lo que todavía suena y suena del Mundial.
(más…)

Seguir leyendo

MUndial

El croatazo

Publicada

el

Crónica de un triunfo increíble desde Luzhniki. La lógica, el llanto, lo imprevisible, el zurdazo de Mandzukic, el fenómeno de Modric y la Francia que viene. Qué es el fútbol en la semifinal del Mundial de Rusia. (más…)

Seguir leyendo

La última Mu: Yo princesa

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo más leido

Anticopyright lavaca. Todas nuestras notas pueden ser reproducidas libremente. Agradecemos la mención de la fuente.

0:00
0:00