Sigamos en contacto

Nota

Lo que hay para ver: Cuando la carne arde

Publicada

el

El cuarto encuentro del ciclo OrguYo nos trae una noticia, la proyección de un “documental sobre la identidad cisexual el cual a través de testimonios de especialistas en género, familiares, parejas y compañeros de trabajo, nos acerca a la extraña experiencia de la vida cis”. En Chaco Arde, Sandra y Alejandra nos divertirán y emocionarán con sus locuras todo terreno con tal de vengar una afrenta que lleva décadas pero permanece vigente en sus historias de vida. Embarcadas en una aventura de delirio y desborde, chocarán contra lo inesperado, que aguardaba agazapado a más de 900 kilómetros. Carne Argentina invita a reflexionar sobre algunas cuestiones tan profundas como cotidianas y propone sumergirse en diferentes climas para seguir pensando quiénes somos, cómo somos y por qué es importante replantearse y derrumbar los paradigmas oxidados.

Día de la Visibilidad Cis

Este domingo 5 de diciembre se presenta en el ciclo OrguYo el documental Día de la Visibilidad Cis. El objeto de estudio, esta vez, son las personas cis y quienes opinan son las personas trans. Cualquier similitud con la realidad, sería absolutamente fabulosa: no sucede. “Vimos demasiados documentales sobre personas trans realizados por personas cis —asegura Emanuel Fausto, director junto con Julián Chacón— y Euforia Productora se propone dar vuelta esa situación en todos los aspectos. Todas nuestras producciones son hechas 100% por personas trans y tratamos todo tipo de temas, no solo ser trans o transicionar. Estamos saturados de las producciones donde, en tono muy serio y autorizado, se habla de las vidas trans. Esas producciones difícilmente cuentan con gente trans trabajando y mucho menos dirigiendo, tomando decisiones artísticas o armando el guión. A lo sumo, cuentan con algunas colaboraciones de celebridades trans para dar su visto bueno o quizás contrataron una actriz trans para figurar algunos minutos bajo instrucciones definidas por otros”.

Euforia Productora nació en el 2019 y tiene tres integrantes que formaban hasta entonces una banda musical. Llegada la pandemia, se abocaron al proyecto audiovisual y la virtualidad les permitió contactarse a la distancia entre elles y otres artistas que vivían más lejos. En su canal de YouTube cuentan con una novela de dos temporadas, Madre hay una Sola, un ciclo de videopoesias, Complicidad trans y una miniserie de dos episodios de superheroes: Hombre Trans y Niño Hormona. “Cuando en la tele aparece un personaje trans, en general, es para contar la misma historia triste. Nuestros personajes pasan por muchísimas cosas pero nunca los vamos a ver frente al espejo maquillándose o fajándose, dos escenas que inevitablemente aparecen cada vez que una persona trans entra en la pantalla”.

El documental Día de la Visibilidad Cis es un intento de dar vuelta esa situación. En Euforia Productora trabajan personas trans en todos los roles y funciones. Les actores y actrices son: Ari Laxague, Noche Nacha, Emanuel Fausto, Diego Watkins, Neu, Michelle Lacroix, Fer Della Costa, Augustus Magnus, Romina Bustamante, Gaita Nihil y Julián Chacón y la música a cargo de Fawn Pereyra. “Hacer este documental fue una experiencia nueva para nosotros. Es la primera producción que hacemos de duración media y fue todo un desafío. Al igual que todas nuestras producciones fueron realizadas sin ningún apoyo económico externo. Los equipos que utilizamos para grabar son nuestros celulares y las locaciones de las filmaciones son nuestras casas. Nosotros sentimos orgullo de la lucha histórica de nuestras compañeras. Esa lucha política que está lejos del desfile de los bares de moda que utilizan ese camino para vender una ilusión capitalista de inclusión. A nivel social sabemos que hay muchos avances que celebrar pero no nos olvidamos que sigue faltando un montón y ese es el camino que queremos recorrer”.

MU Trinchera Boutique, Riobamba 143, CABA

Única función: domingo 5 a las 19 hs

@mu.trinchera.boutique

@euforiaproductora

Chaco Arde – Melodrama Queer Musical

Foto: Gastón Marín

Sandra y Alejandra son amigas inseparables. Las une un pasado de escuela secundaria, en el que eran blanco de bromas y burlas de sus compañeres. Y también las une un presente y una meta: hacer añicos un sueño a punto de convertirse en realidad. Paola y Mariano, antiguxs compañeres de escuela, van a casarse un calurosísimo 2 de enero en Chaco y el objetivo es interceptar el acontecimiento ¿Por qué? El romance trunco, el amor que no logró la consumación late como un corazón con taquicardia y busca deseperadamente la revancha. También el deseo de venganza hacia ese grupo de desalmadxs las embriaga, las entusiasma y están dispuestas a llegar hasta las últimas consecuencias. Subidas a una aventura simil Thelma & Louise, Sandy & Ale se dejan llevar por sus adorables locuras que provocan ternura y arrancan carcajadas.

Chaco Arde es una creación colectiva que arrancó en 2019 entre dos actrices y un director: Micaela Fariña, Belén Amada y Gonzalo Quintana. “A partir de improvisaciones guiadas —cuenta Gonzalo— fuimos trayendo mundos, tonos de actuación y expresiones que nos interesaban trabajar. Tuvimos varias pruebas y puntos de partida. Siempre antes de los ensayos nos juntábamos un rato largo antes a charlar de la vida, de nuestra semana y a partir de esos encuentros fueron apareciendo personajes y temas que nos interesaban llevar a escena”. Para uno de esos encuentros la consigna fue que Micaela y Belén llevaran un vestido de fiesta y ahí aparecieron los que ahora son el vestuario de la obra. “Nos llevaron a un universo concreto. Pensamos de dónde podrían estar viniendo o hacia dónde iban, y cuando en una de estas charlas previas surgió la anécdota de una amiga en común que se casó en el campo, jugamos a eso, a ir al casamiento de esa amiga. Se fue armando la obra, que es un compendio de cosas que nos encantan, como por ejemplo las canciones, que son un capricho total, pero son una parte troncal de la obra, que va en muchas direcciones, saltando el tiempo y el espacio. Nos permitimos jugar, fracasar y divertirnos con las cosas que aparecían”.

Micaela y Belén se juntaban a improvisar y de sus charlas fue surgiendo material para la obra. Luego Marina Ortega se incorporó para el rol de Alejandra. “Como ya teníamos más claro lo que sucedía en la obra —relata Micaela— eso permitió que en los nuevos ensayos ella ´encontrara´ su Alejandra y a mí me dieran la oportunidad de explorar nuevas formas de encarar ciertos textos, por su nueva mirada del personaje. Me hizo crecer muchísimo y además, como nos conocíamos y habíamos trabajado anteriormente, sabía que iba a atajar cualquier cosa que hiciera y hasta nos permitimos improvisar nuevos momentos para que ésta sea nuestra nueva complicidad. Hoy en día, antes de la función nos juntamos en un café a pasar letra y seguimos encontrando nuevas maneras de decirnos las cosas. Es sorprendente lo infinito del material”. Marina agrega: “Ya habíamos trabajado juntas, pero con otros roles, y eso hizo que todo fluya más fácil. Confiar en tu compañera es muy importante y en este caso creo que fue sencillo. Esa complicidad que se ve en escena, se dio de a poco con ensayos, divirtiéndonos y jugando a desafiarnos todo el tiempo. Por supuesto juega un rol muy importante la dirección ayudando a que esto se cree”.

Tadrón Teatro, Niceto Vega 4802, CABA

Última función: Sábado 4 de diciembre, 21 hs

@tadronteatro

@chacoarde

Carne argentina –Preludio para un cyborg de las pampas

Foto: Carolina Nicora

¿Hay alguna posibilidad de escape de la moral fálica o hétero-patriarcal con la que hemos crecido? ¿Existe la oportunidad de revisar nuestros patetismos, nuestros puntos ciegos? ¿En qué zonas de nuestra experiencia el patriarcado sigue configurando nuestra obediencia e infelicidad haciéndonos creer que de ese modo conservamos nuestra “identidad”? Estos y muchos otros interrogantes se planteó el músico, director y dramaturgo Patricio Suárez y junto a bailarines y performers y otres artistas fueron esculpiendo una obra de danza, teatro físico y documental que trasladara esos cuestionamientos al espacio y a los cuerpos.

Carne argentina está sentida e interpretada por cuatro bailarines —Yair Araujo, Diego Martínez, Ramiro Cortez y Javier Olivera Goycoechea— quienes crean diferentes atmósferas, como escenas sucesivas que exhiben la belleza de los cuerpos en movimiento, en contacto, al límite y en crisis. La escenografía construida con material descartable, aporta una rusticidad atractiva y urbana. “Una de las apuestas de la investigación fue incluir nuestros modos de subsistencia económica en la práctica. Somos artistas migrantes, albañiles, changarines, docentes, precarizados. Estamos mucho más cerca de la economía popular que del valor simbólico ilusorio del mundo del ´arte´ «, revela Patricio.

La gestación de la obra evocó diversos imaginarios: los sistemas de control social, la vida indoor en las metrópolis, la sociedad desarticulada, y también el feminismo con su potencia imparable: “El feminismo popular es uno de los protagonistas de nuestro tiempo histórico, y aunque lleve tiempo, llegó para cambiarlo todo. Por lo tanto, a causa de mi edad –veo que las generaciones más jóvenes tienen muchas cosas superadas- suelo estar más en una posición de escucha, revisión, aprendizaje”. ¿Deconstrucción masculina? “Antes de hablar de deconstrucción como password de época o instancia lograda, hay que revisar a fondo nuestra educación sentimental, no sólo formateada en nuestros entornos familiares, sino moldeada también -como si se tratara de una segunda naturaleza- por la violencia policial sistemática en nuestra adolescencia, por la humillación institucional hacia lo distinto, minoritario o disidente, y por nuestro temor al fracaso y su otra cara, la exacerbación de la competencia, la demostración de fuerza como exorcismo desesperado ante los fantasmas de la vulnerabilidad, la fragilidad y la impotencia, cosas con las que todavía nos cuesta lidiar y son constitutivas de una experiencia humana más íntegra. Dicho esto, con las herramientas políticas y teóricas que ha brindado el movimiento feminista, nos interesaba problematizar nuestra educación sentimental masculina y machista con sus resabios de racismo y colonialismo”.

El Galpón de Guevara, Guevara 326, CABA

Jueves 21 hs, hasta el 9 de diciembre

@galpondeguevara

@carne_argentina_preludio

@patriciodiegosuarez

Nota

Por qué Laje no puede volver a la TV

Publicada

el

A un mes de que Periodistas Argentinas presentara el “Informe América” ante cinco organismos del Estado, la colectiva volvió a pronunciarse públicamente con un nuevo comunicado. “Consideramos necesario y prioritario esperar los resultados de este proceso antes de que el denunciado Antonio Laje regrese a la pantalla. Hemos logrado que se articule un equipo de trabajo que está elaborando una propuesta integral y unificada y que tres organismos inicien formalmente la investigación de los hechos denunciados”, dice el texto. La colectiva, integrada por más de 200 periodistas de todo el país, dijo también que “en este contexto, ignorar esta realidad representaría no respetar los canales de diálogo y búsqueda de soluciones que hemos abierto en los organismos específicos y oficiales que deben intervenir en estos temas para determinar responsabilidades y derechos en forma equilibrada y lo más justa posible”.

El Informe América, que recoge más de 20 denuncias de trabajadoras y trabajadores de la comunicación y que prestaron sus servicios en América TV, fue presentado en la Dirección de Violencia Laboral del Ministerio de Trabajo. La oficina, a cargo de Patricia Sáenz, citó a la empresa, que asistió a la reunión representada por el jefe del Departamento de Legales y dos personas de Recursos Humanos. Los presentes recibieron copia del informe y se les otorgó un plazo de 10 días para responderlo, al mismo tiempo que se labró un acta en la que se comprometieron a no tomar represalias contra las y los trabajadores de ese canal. El plazo vence el próximo lunes.

También fue presentado ante el Inadi que evaluó y dio trámite a la denuncia. El organismo público, a cargo de Victoria Donda emitió un comunicado el 25 de enero: “Las descripciones de los casos son alarmantes y de comprobarse representan graves denuncias sobre el maltrato laboral tipificado por ley”. Además de lo que dijo públicamente convocó a que el Poder Ejecutivo reglamente de forma urgente la Ley de Equidad. El procedimiento iniciado incluyó una reunión de mediación y de fracasar, un dictamen que –si corresponde- inicia una denuncia judicial.

La Defensoría del Público fue otro de los organismos en recibir la denuncia. Algunas de las denunciantes fueron recibidas por Miriam Lewin, a cargo de la Defensoría, quien respaldó y argumentó jurídicamente el pedido de derecho a réplica de Periodistas Argentinas que el canal negó. Además propuso formalmente realizar una reunión entre las partes.

“Consideramos que respetar los tiempos de estas instancias de diálogo es fundamental para lograr una solución”, termina el comunicado de Periodistas Argentinas.

El informe

“En palabras de las víctimas, no pedimos mucho: solo queremos hacer periodismo sin llorar”, dice el informe que presentó Periodistas Argentinas. “Varios directores de cámara pidieron no trabajar más en ese horario porque no aguantaron el maltrato que se vivía», apuntan. «Por la disposición del control, se sientan pegados a la productora ejecutiva. Escuchaban los maltratos constantes hacia los panelistas, los productores, los movileros. Además hablaban mal de quienes estaban al aire, por ejemplo, si estaba un movilero hablando, la productora le hacía comentario por la cucaracha a Laje del estilo ‘qué se puso esta gorda ridícula y cosas así’. Laje se reía cómplice. Se generaba un clima de terror. Además cuando algo no le gustaba o no era de su línea editorial o política se ponía a gritar en el piso, se levantaba del aire y abandonaba el estudio. Todo esto pasaba mientras alguien hablaba en vivo en la otra punta del estudio, por ejemplo. Los directores tenían que hacer malabares para que no se note al aire y los columnistas debían seguir a pesar del escándalo que sucedía en el estudio”.

Otro de los testimonios es aun más fuerte: “Durante un año, mientras trabajaba en el horario de Laje, tuve dolores de cabeza todos los días por el stress, el maltrato y la presión. Un día, mientras estaba armando el programa, se me nubló la vista y no podía ver la computadora. Me asusté y me encerré en el baño. Estuve ahí como una hora hasta que se me pasó. Consulté con varios especialistas hasta que me dieron el diagnóstico. Pude cambiar el horario para no estar más en ese equipo y no sufrí más los dolores de cabeza ni los problemas de vista. Cuando pedí el cambio de horario no dije que era por un problema médico: si decías eso lo tomaban como un síntoma de debilidad”.

En el informe también se señala que el 2 de julio de 2021 el Estado argentino completó el trámite de suscripción -que demoró varios años- del Convenio 190 de la OIT que establece: “La expresión «violencia y acoso» en el mundo del trabajo designa un conjunto de comportamientos y prácticas inaceptables, o de amenazas de tales comportamientos y prácticas, ya sea que se manifiesten una sola vez o de manera repetida, que tengan por objeto, que causen o sean susceptibles de causar, un daño físico, psicológico, sexual o económico, e incluye la violencia y el acoso por razón de género”. Obliga al Estado a implementar una serie de medidas y controles para garantizar un ambiente laboral libre de violencias. El Poder Ejecutivo todavía adeuda su reglamentación.

El 8 de julio de este mismo año el Parlamento aprobó la Ley de Equidad en Medios que obliga a los medios públicos a implementar un protocolo contra violencias en el ámbito laboral y establece un incentivo a los medios privados para estimular que garanticen un ambiente laboral libre de violencias. El Poder Ejecutivo todavía adeuda su implementación. «Exigimos también la prórroga del decreto que suspende el despido de trabajadoras y trabajadores. Exigimos que estas normas esenciales para poner fin a esta trama de maltratos estén vigentes y activas en forma urgente y prioritaria”, dicen desde la colectiva.

PDF Embedder requires a url attribute
Seguir leyendo

Nota

Memoria, verdad y un nuevo reclamo de justicia a 3 años sin Carla Soggiu

Publicada

el

A 3 años del femicidio de Carla Soggiu su familia realizó un ritual junto a un mural con la cara de la mujer asesinada por su ex pareja, que no fue juzgada por el crimen por decisión del fiscal César Troncoso. Recordaron así y ahí, en Nueva Pompeya, los alertas que Carla le hizo a un Estado que no la protegió de la violencia machista ni la encontró cuando se encontraba desaparecida. La causa por el femicidio fue investigada recientemente por MU: lo que el expediente oculta y tergiversa, y lo que devela sobre la falta de funcionamiento del sistema de botón antipánico. Una historia que demuestra paso a paso cómo lo judicial puede encubrir la responsabilidad estatal y archivar procesos, convalidando la impunidad.

En uno de los límites de esta ciudad infinita está el mural que recuerda a Carla Soggiu sonriendo. “Madre, hija y vecina del barrio Nueva Pompeya” proclama con delicadas letras esta pared pintada que hoy da lugar a una ceremonia de dolor y memoria. “A esta hora empezó el infierno” dirá Roxana, la mamá, en este sábado de calor asfixiante. Señala entonces la esquina para marcar el lugar donde Carla activó por primera vez el botón antipánico que el Poder Judicial le entregó para protegerla. No funcionaba.

Aquel 15 de enero de hace ya tres años Carla pidió ayuda cinco veces y cada vez el patrullero policial llegó a la casa de la familia Soggiu preguntando dónde estaba. Comprendieron así, cruelmente, que Carla estaba en peligro y que nadie podía ayudarla. Cuatro días después un trabajador de limpieza encontró su cuerpo en el Riachuelo, que en ese límite es apenas unas cuadras.

Días antes Carla había sido torturada y violada por su pareja, con su hija de 2 años como testigo. Cuando logró escapar presentó una denuncia: fue la que originó la entrega del botón, una medida de protección que en esta ciudad portan tres mil mujeres al año.

La pareja de Carla fue condenada por esos delitos, pero la causa por su femicidio fue archivada: el fiscal César Troncoso consideró que no había delito alguno que investigar. Haber sido golpeada y violada días antes, soportar golpes en la válvula que calmaba su hidrocefalia, pedir ayuda a través de un dispositivo inútil, entre otras tantas de violencias, no son considerados por el fiscal como indicios de una trama que une ambas causas. La familia de Carla se enteró del archivo hace apenas unos días y de casualidad y ahí está ahora, parada frente al mural, clamando ayuda porque contra tanta injustica “solos no podemos”.

A su lado están Susana y Daniel, padres de Cecilia Basaldúa, víctima también de un femicidio y de un Poder Judicial cómplice de la impunidad. Está su tía y su primo y una vecina con su hijita y en ese abrazo la familia de Carla encuentra la fuerza para recordar sin lágrimas lo que necesitan: justicia. La exigen por sus nietos que todavía no accedieron a la pensión a la que tienen derecho según la Ley Brisa. Tras reclamos y trámites solo tuvieron una Asignación Universal por Hijo. Un abogado les cobró 40 mil pesos para renovarla, pero el trámite no lo completó y quedó nulo. De eso también se enteraron hace apenas unos días y de casualidad, cuando acudieron a la Defensoría General a pedir ayuda y se encontraron allí con la abogada que asistió a Carla en su primera denuncia. Ella los ayudó a solicitar la renovación del subsidio, pero en esta tarde de infierno Roxana cuenta que ya pasaron los 10 días previstos y la asistente social que debía visitarlos para darles la aprobación nunca llegó, así que tendrán que seguir esperando a ese Godot que es la justicia en Argentina. Mientras, el sustento sigue dependiendo de la espalda de Alfredo, que hace años trabaja en la misma empresa cumpliendo tareas de carga y descarga. Lo ayudan dándole horas extras: más peso.

En esta tarde de dolor y memoria hay flores y globos violetas, el color preferido de Carla, que su madre suelta para que rueden por las calles silenciosas del barrio de Nueva Pompeya. Docenas de globos mecidos por la brisa ardiente que anticipa una tormenta. Ahí quedan, en ese límite y a la espera.

Seguir leyendo

Nota

Lo que falta: 16va Carta al Presidente de Familiares Sobrevivientes de femicidios

Publicada

el

A plena luz del sol y en un centro desolado, las familias que componen el grupo Familiares Sobrevivientes de Femicidios se reunieron en Plaza de Mayo para dejar por vez número 16 una carta al Presidente Alberto Fernández, pidiendo que los reciba, exigiendo justicia por sus hijas y acercando medidas concretas para que eso suceda.

En la jornada de hoy estuvieron presentes Daniel y Susana, papá y mamá de Cecilia Basaldúa, asesinada en Capilla del Monte, Córdoba; Marta y Guillermo, padre y madre de Lucía Pérez, asesinada en Mar del Plata; y Analía Romero, mamá de Camila Flores, asesinada en Santa Fe.

En todos los casos estas familias debieron trasladarse hasta Plaza de Mayo; recorrido que significa a la vez que las causas que se tramitan por las muertes de sus hijas distan muchos kilómetros de la Casa Rosada; distancia que garantiza la impunidad, ya que facilita las trabas judiciales y las tramas territoriales; y complica el acceso a la justicia como un derecho para familias que no cuentan con recursos para viajar ni para sostener abogados ni peritos.

Así lo denuncia la mamá de Camila Reyes:

Así reclama Guillermo Pérez, papá de Lucía, que Alberto Fernández los reciba:

Estas son las fotos de algunas de las jóvenes asesinadas por la violencia machista, cuyas causas siguen impunes:

Estas son las cartas que entregan las familias al Presidente cada segundo miércoles del mes:

Esta es el informe que junto a las cartas las familias entregaron en la Rosada, un diagnóstico y una muestra de lo que falta para lograr un Nunca Más de la violencia patriarcal, de la que el Estado es parte:

Seguir leyendo

La última Mu: Movete

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo más leido

Anticopyright lavaca. Todas nuestras notas pueden ser reproducidas libremente. Agradecemos la mención de la fuente.

0:00
0:00