Sigamos en contacto

Nota

Stories from Argentina’s worker-run factories

Publicada

el

Preface, Avi Lewis and Naomi Klein
On March 19, 2003, we were on the roof of the Zanon ceramic tile factory, filming an interview with Cepillo. He was showing us how the workers fended off eviction by armed police, defending their democratic workplace with slingshots and the little ceramic balls normally used to pound the Patagonian clay into raw material for tiles. His aim was impressive. It was the day the bombs started falling on Baghdad.
As journalists, we had to ask ourselves what we were doing there. What possible relevance could there be in this one factory at the southernmost tip of our continent, with its band of radical workers and its David and Goliath narrative, when bunker-busting apocalypse was descending on Iraq?
But we, like so many others, had been drawn to Argentina to witness firsthand an explosion of activism in the wake of its 2001 crisis – a host of dynamic new social movements that were not only advancing a bitter critique of the economic model that had destroyed their country, but were busily building local alternatives in the rubble.
There were many popular responses to the crisis, from neighbourhood assemblies and barter clubs to resurgent leftwing parties and mass movements of the unemployed, but we spent most of our year in Argentina with workers in «recovered companies.» Almost entirely under the media radar, workers in Argentina have been responding to rampant unemployment and capital flight by taking over traditional businesses that have gone bankrupt and are reopening them under democratic, worker management. It’s an old idea reclaimed and retrofitted for a brutal new time. The principles are so simple, so elementally fair, that they seem more self-evident than radical when articulated by one of the workers in this book: «We formed the cooperative with the criteria of equal wages, making basic decisions by assembly; we are against the separation of manual and intellectual work, we want a rotation of positions and, above all, the ability to recall our elected leaders.»
The movement of recovered companies is not epic in scale – some 170 companies, around 10,000 workers in Argentina. But six years on, and unlike some of the country’s other new movements, it has survived and continues to build quiet strength in the midst of the country’s deeply unequal «recovery». Its tenacity is a function of its pragmatism: this is a movement that is based on action, not talk. And its defining action, re-awakening the means of production under worker control, while loaded with potent symbolism, is anything but symbolic. It is feeding families, rebuilding shattered pride, and opening a window of powerful possibility.
Like a number of other emerging social movements around the world, the workers in the recovered companies are re-writing the traditional script for how change is supposed to happen. Rather than following anyone’s 10-point plan for revolution, the workers are darting ahead of the theory – at least, straight to the part where they get their jobs back. In Argentina, the theorists are chasing after the factory workers, trying to analyze what is already in noisy production.
These struggles have had a tremendous impact on the imaginations of activists around the world – at this point there are many more starry-eyed grad papers on the phenomenon than there are recovered companies. But there is also a renewed interest in democratic workplaces from Durban to Melbourne to New Orleans.
That said, the movement in Argentina is as much as product of the globalization of alternatives as it is one of its most contagious stories. Argentine workers borrowed the slogan, «Occupy, Resist, Produce» from Latin America’s largest social movement, Brazil’s Movimiento Sin Terra, in which more than a million people have reclaimed unused land and put it back into community production. One worker told us that what the movement in Argentina is doing is «MST for the cities». In South Africa, we saw a protester’s t-shirt with an even more succinct summary of this new impatience: Stop Asking, Start Taking.
But as much as these similar sentiments are blossoming in different parts of the world for the same reasons, there is an urgent need to share these stories and tools of resistance even more widely. For that reason, this translation that you are holding is of tremendous importance: it’s the first comprehensive portrait of Argentina’s famous movement of recovered companies in English.
The book’s author is the Lavaca collective, itself a worker cooperative like the struggles documented here. While we were in Argentina filming our documentary, The Take, we ran into Lavaca members wherever the workers’ struggles led – the courts, the legislature, the streets, the factory floor. They do some of the most sophisticated engaged journalism in the world today.
And this book is classic Lavaca. That means it starts with a montage – a theoretical framework that is unabashedly poetic. Then it cuts to a fight scene of the hard facts: the names, the numbers, and the M.O. behind the armed robbery that was Argentina’s crisis. With the scene set, the book then zooms in to the stories of individual struggles, told almost entirely through the testimony of the workers themselves.
This approach is deeply respectful of the voices of the protagonists, while still leaving plenty of room for the authors’ observations, at once playful and scathing. In this interplay between the cooperatives that inhabit the book and the one that produced it, there are a number of themes that bear mention.
First of all, there is the question of ideology. This movement is frustrating to some on the left who feel it is not clearly anti-capitalist, those who chafe at how comfortably it exists within the market economy and see worker management as merely a new form of auto-exploitation. Others see the project of cooperativism, the legal form chosen by the vast majority of the recovered companies, as a capitulation in itself – insisting that only full nationalization by the state can bring worker democracy into a broader socialist project.
In the words of the workers, and in between the lines, you get a sense of these tensions and the complex relationship between various struggles and parties of the left in Argentina. Workers in the movement are generally suspicious of being coopted to anyone’s political agenda, but at the same time cannot afford to turn down any support. But more interesting by far is to see how workers in this movement are politicized by the struggle, which begins with the most basic imperative: workers want to work, to feed their families. You can see in this book how some of the most powerful new working class leaders in Argentina today discovered solidarity on a path that started from that essentially apolitical point.
But whether you think the movement’s lack of a leading ideology is a tragic weakness or a refreshing strength, this book makes clear precisely how the recovered companies challenge capitalism’s most cherished ideal: the sanctity of private property.
The legal and political case for worker control in Argentina does not only rest on the unpaid wages, evaporated benefits and emptied-out pension funds. The workers make a sophisticated case for their moral right to property – in this case, the machines and physical premises – based not just on what they’re owed personally, but what society is owed. The recovered companies propose themselves as an explicit remedy to all the corporate welfare, corruption, and other forms of public subsidy the owners enjoyed in the process of bankrupting their firms and moving their wealth to safety, abandoning whole communities to the twilight of economic exclusion.
This argument is, of course, available for immediate use in the United States.
But this story goes much deeper than corporate welfare. And that’s where the Argentine experience will really resonate with Americans. It’s become axiomatic on the left to say that Argentina’s crash was a direct result of the IMF orthodoxy imposed on the country with such enthusiasm in the neoliberal 1990s. What this book makes clear is that in Argentina, just as in the U.S. occupation of Iraq, those bromides about private sector efficiency were nothing more than a cover story for an explosion of frontier-style plunder – looting on a massive scale by a small group of elites. Privatization, deregulation, labor flexibility: these were the tools to facilitate a massive transfer of public wealth to private hands, not to mention private debts to the public purse. Like Enron traders, the businessmen who haunt the pages of this book learned the first lesson of capitalism and stopped there: greed is good, and more greed is better. As one worker says in the book, «There are guys that wake up in the morning thinking about how to screw people, and others who think, how do we rebuild this Argentina that they have torn apart?
And in the answer to that question, you can read a powerful story of transformation. This book takes as a key premise that capitalism produces and distributes not just goods and services, but identities. When the capital and its carpet baggers had flown, what was left was not only companies that had been emptied, but a whole hollowed-out country filled with people whose identities – as workers – had been stripped away too.
As one of the organizers in the movement wrote to us, «It is a huge amount of work to recover a company. But the real work is to recover a worker – and that is the task that we have just begun.»
On April 17, 2003, we were on Avenida Jujuy in Buenos Aires – standing with the Brukman workers and a huge crowd of their supporters in front of a fence, behind which was a small army of police guarding the Brukman factory. After a brutal eviction, the workers were determined to get back to work at their sewing machines.
In Washington DC that day, USAID announced that it had chosen Bechtel corporation as the prime contractor for the reconstruction of Iraq’s architecture. The heist was about to begin in earnest, both in the US and in Iraq. Deliberately-induced crisis was providing the cover for the transfer of billions of tax dollars to a handful of politically-connected corporations.
In Argentina, they’d already seen this movie – the wholesale plunder of public wealth, the explosion of unemployment, the shredding of the social fabric, the staggering human consequences. And 52 seamstresses were in the street, backed by thousands of others, trying to take back what was already theirs. It was definitely the place to be.
Avi Lewis and Naomi Klein

Nota

Bloqueo a Vaca Muerta de comunidades mapuche y pobladores de Añelo que buscan dos cosas: derechos y agua

Publicada

el

Esta semana hubo cinco cortes a los principales yacimientos de fracking, organizados por el pueblo mapuche de Vaca Muerta en reclamo de relevamientos territoriales ya acordados que permitirían además el reconocimiento de 14 comunidades. El bloqueo se agregó a los cortes de ruta de pobladores de Añelo (localidad central en el área de explotación) que reclamaban por la ausencia de agua. Jorge Nawel, de la Confederación Mapuche de Neuquén dice a lavaca: “Estamos contra la fractura hidráulica porque sabemos lo que genera, como lo saben los países la prohibieron como Francia, Inglaterra, varios estados de los Estados Unidos, que sin embargo mandan sus empresas para que hagan el fracking aquí”. Los efectos reales de la “inversión extranjera” y el negocio de las empresas que solo son rentables si tienen subsidios estatales.

Esta semana las comunidades mapuche de la zona de Vaca Muerta bloquearon los cinco principales yacimientos de fractura hidráulica. A ese conflicto se sumaron los cortes de rutas protagonizados por vecinas y vecinos de la ciudad de Añelo, desesperados por la ausencia de agua, entre otras cosas.

Jorge Nawel, logko (autoridad política) de la Confederación Mapuche de Neuquén planteó a lavaca el panorma y derribó los mitos publicitarios sobre los supuestos beneficios del fracking.

“La situación empieza por tres grandes temas pendientes. Por un lado la obligación de Consulta Libre e Informada a los pueblos originarios, tema refrendado por Argentina en los tratados internacionales. Estamos todavía discutiendo un articulado que es el que le dará forma al proceso de consulta sobre cualquier actividad que se haga en territorio indígena”.  

“Por otra parte la necesidad de las personerías jurídicas de las comunidades, que no tienen ese reconocimiento por parte del Estado. Es una deuda que el Estado no termina de resolver”.

“Y el tercer tema es el relevamiento de las tierras, porque si no tenemos delimitados los territorios, ¿a quién van a reconocer?”.

¿Un pueblo originario es un club?

Sostiene Nawel que el tema de la consulta está cerca de poder resolverse tras cuatro meses de negociaciones para el establecimiento de un protocolo de 15 puntos ante cada proyecto que pretenda realizarse en territorio indígena. “Posiblemente la semana próxima podamos dar buenas noticias”.

Le da especial importancia, también, a la cuestión del registro “porque saca a las comunidades de la órbita de una simple asociación y les da el estatus que corresponde, con una personería que es carácter público, no privado. Eso significa que una comunidad no tiene control del Estado ni es tratada como como si fuese un club o una asociación, sino que se trata de un pueblo. No es parte de la órbita privada sino de la pública”.

¿Y por qué el bloqueo? “Principalmente por el tercer tema, el del relevamiento territorial. Se formó un equipo técnico, jurídico y catastral hace más de un año para concretarlo, pero notamos animosidad oficial contra las comunidades de Vaca Muerta porque somos las que protestamos y nos movilizamos. Ese mismo equipo existe como respuesta a una de las acciones directas que hicimos en 2021. El equipo lo forman Nación y Provincia, pero nunca funcionó como corresponde y en más de un año no hubo relevamiento de una sola de nuestras 14 comunidades en esa zona. Por eso decidimos bloquear Vaca Muerta”.

Llamar la atención vs embarrar la cancha   

El bloqueo se concretó el lunes pasado, 28 de noviembre. “Cerramos el acceso a los cinco yacimientos más importantes en los que trabajan empresas como Techint, YPF, Shell, Tecpetrol y Pluspetrol, entre otras. Eso significa ingresar a las 5 de la mañana antes del turno que empieza a las 6. Se arman colas de 200 camiones y máquinas de la industria, o más, que no dejamos que circulen”.

El fondo del tema, según Nawel: “Es la única manera de llamar la atención de un gobierno al que la protesta social no le va ni le viene, y te lo digo porque hay protestas y reclamos todos los días, y una total indiferencia oficial frene a eso”.

“Lo único que hace que te presten atención es cuando le tocas la matriz económica que es la explotación de Vaca Muerta. Somos conscientes de eso y cada vez que queremos ponernos en una posición firme tenemos que bloquear la producción”.

La acción mapuche logró llamar la atención: “Convocaron a un diálogo y se planteó crear un equipo especial que resuelva la cuestión del relevamiento territorial. Hay que ver si el gobierno cumple su palabra. Lo que estamos reclamando es que se cumplan las leyes”.

Funcionarios y medios, sin embargo, plantean que el trasfondo del reclamo mapuche es la búsqueda de un beneficio económico. Responde Jorge Nawel: “Es el argumento cuando el Estado quiere confundir las cosas. Plantea un trasfondo económico, peero vos ves las demandas que hacemos, ninguna tiene carácter económico sino de derechos. Carácter político y de respeto a los derechos”.

“La Consulta es algo que está normado desde 2001. Que se reconozca a las comunidades es algo que está escrito en las constituciones de Nación y Provincia. El relevamiento de tierras está ordenado por la Ley 21.160. O sea que estamos reiterando viejas demandas que jamás se responden. Una forma de ensuciar y embarrar la cancha es darle a lo que reclamamos un carácter económico, cuando en realidad les estamos diciendo que cumplan las leyes: cumplan con lo que ustedes mismos aprobaron”.

Progresismo y felicidad extractiva

El debate sobre el modelo extractivo del cual el fracking es apenas una muestra, incluye de modo cada vez más entusiasta a sectores que se autoperciben progresistas que pregonan avanzar con un tipo de modelo que lleva más de 500 años no excesivamente exitosos en el continente.

Reconoce Jorge: “Vaca Muerta es sin duda una salvación económica, pero ¿de quién? Para nosotros, para la sociedad, es una fuente de saqueo de recursos naturales, de empobrecimiento social y de contaminación de todo tipo”.

“Sin embargo es cierto que es una salvación económica para las corporaciones, que pueden derivar a sus casas centrales millonadas de dólares de manera permanente. Argentina lo único que hace es darles prebendas, subsidios, beneficios impositivos, para que el señor inversor no se vaya y siga explotando la meseta y la tierra mapuche”.

Nawel advierte: “Todo ese contagio de felicidad y bienaventuranza para nosotros es una absoluta farsa. El fracking solo les da ganancias a las empresas. La propia industria del fracking ha planteado en distintos informes que la actividad no es rentable sin la cantidad de subsidios y prebendas que le da el Estado. Lo más grave para nosotros –y debería serlo para la sociedad– todo se hace a costa del ambiente, la salud y la seguridad de la población”.

La descripción: “El fracking genera un enorme impacto ambiental por las toneladas de basura que genera, por el tema de los sismos (debidos a las excavaciones), por los millones de litros de agua que consume en una zona árida como la nuestra. La industria no se ocupa no responde porque si tuviera que hacerse cargo de los costos ambientales y sociales, ya no sería rentable. Por eso es una farsa”.

Lo prohibido y la deuda

El rechazo mapuche, según Nawel: “Rechazamos el fracking desde el primer día porque sabemos las consecuencias que genera. Es el mismo conocimiento que tienen los países del primer mundo que por eso lo prohíben, como Francia, Gran Bretaña, varios estados de los Estados Unidos, y Colombia también se sumó a una moratoria”. La moratoria es el modo de dejar en suspenso cualquier aprobación a la actividad, un modo elegante de prohibición. De todos modos en Europa se sumaron Alemania, Bulgaria, Italia, Suiza y República Checa.  

“El fracking solo es rentable si los Estados subordinados, empobrecidos, entregados, renunciando a su soberanía permiten que esas multinacionales ingresen”.

¿Y cómo ven a los funcionarios? “Lo que pasa es que esto es un cúmulo de errores de políticos cortoplacistas que al subir solo pensaron en terminar su mandato y ganar reelecciones en lo posible, y para eso capturaron el recurso era el petróleo y lo dilapidaron. Neuquén es una provincia petrodependiente desde hace décadas”.  

“Los políticos piensan siempre en el corto plazo, nunca pensar en la sociedad, en el futuro, en las nuevas generaciones. Pero es increíbe: ya en 1956 la constitución de Neuquén decía que toda la renta petrolera que se obtuviera no debía ser utilizada en gastos comunes, que es lo que hoy se hace para sostener el aparato del Estado y el empleo púbico. La renta debía reinvertirse en la búsqueda de energías alternativas para romper la dependencia del petróleo, que ya en ese momento se veía que era una industria con impacto ambiental y no sustentable. Esa inversión de renta en la búsqueda de energías alternativas nunca se hizo. Nunca”.

Jorge relaciona el tema con el de la deuda externa: “El país, por sus políticos, queda preso de una deuda escandalosa que exige acumular dólares para pagarla. Pero la última beneficiada de todo esto va a ser la población Y los primeros benericiados van a ser los dueños de la deuda externa y las empresas que obtienen ganancias vergonzosas que giran al exterior, a sus casas centrales. Las migajas quedan para la población y sobre todo queda un impacto que va a convertir a a estas tierras en un cementerio si todo sigue así”.

¿Agua o petróleo?

La tremenda propaganda alrededor de Vaca Muerta, sus inversiones, sus ganancias, podría inducir a pensar que la provincia, o al menos las localidades cercanas a la explotación, están pasando épocas de bonanza (sea lo que sea que tal cosa signifique).

Nawel informa: “Cuando hicimos el bloqueo se sumó el propio pueblo de Añelo que hace días no tiene una gota de agua en la canilla. Es más. Nosotros levanamos el bloqueo cuando empezamos a obtener respuesta, pero ellos siguieron hasta el miércoles. Y solo reclamaban agua, ¿te das cuenta? Están planteando obras que permiten llevar agua desde el río Neuquén para las empresas, y el pueblo supuestamente beneficiado no tiene ni agua. Esa es la realidad. Neuquén es una provincia endeudada con la banca internacional y el Estado nacional, y nos venden todos los días titulares hablando de un ritmo acelerado de Vaca Muerta o de aumento de la producción”.

La contracara: “Lo que se ve en la práctica es que lo que aumentó es la pobreza, el endeudamiento de la provincia, y Añelo, que era la Dubai argentina, no tiene ni agua”.

La situación: “Hacen tanta propaganda y hay una crisis tan grande, que todos los los días llegan familias a Neuquén con la expectativa de conseguir un trabajo digno en esta supuesta gran gallina de los huevos de oro. Como no lo logran, porque la industria es muy selectiva, se van incrementando las periferias urbanas con familias empobrecidas. Si esa es la salvación del país, estamos en problemas”.

Seguir leyendo

Nota

16va Marcha de la Gorra: “Ocupar las calles: Libres o nada”

Publicada

el

Ayer, martes 29 de noviembre se llevó a cabo la 16va edición de la Marcha de la Gorra en la ciudad de Córdoba. La reconocida marcha contra el gatillo fácil y la violencia institucional sucede a dos semanas de conocerse públicamente -en el marco del juicio por la muerte del adolescente Blas Correa- los mensajes intercambiados por Whatsapp entre el ex Ministro de Seguridad Alfonso Mosquera y el ex comisario Gonzalo Cumplido en el que manifestaban su preocupación por las repercusiones que provocaría la muerte de “un rubito” “de clase media”. Conversación mantenida a primera mañana de los 6 disparos de la noche de agosto del 2020.

Por Bernardina Rosini

desde Córdoba

Tal vez resuene fuerte fuera de la provincia, pero en la calle no causó ningún escozor.

Soledad Aciar, la madre de Blas, ausente en la marcha, hace unos días refirió sobre los policías locales «disparan sus armas como si estuvieran jugando en la Play”.

No se mencionó el indignante intercambio entre los ex funcionarios en la tarde de ayer, pero sí se mencionaron las 9 horas que estuvo encadenada la mamá de Rodrigo Sánchez en las rejas de Tribunales. Ella, Gabriela Sanso, tomó el micrófono y fue dura contra la justicia y los uniformados azules. “7 años sin que avance la causa, sin respuestas, sin que me digan nada», dijo. «No puede ser que nos tengamos que encadenar para ser escuchados. Mataron a mi hijo por la espalda, 17 años. Ellos sueltos mientras que a mi hijo no le dieron oportunidad. No dan oportunidad de vivir, fusilan”. Sólo tras haberse encadenado, la Fiscalía General la recibió y se comprometió con la resolución de la causa.

Se suceden madres en el micrófono que relatan y enumeran, una vez más, todas las atrocidades del mecanismo de impunidad: disparos por la espalda, fiscalías inertes, investigaciones nunca iniciadas, encubrimientos, argumentos y declaraciones tan burdas, tan contradictorias, tan absurdas. Dolor y nudos de bronca.

Unxs pibes con la cabeza cubierta escalan por el frente de un edificio y hacen la primera intervención de la marcha: pincel en mano y pegamento, dejan el rostro y nombres de algunos los muertos Franco Amaya, Sergio Cuello, Juan Alarcón, Pichón Escobay. Podrían cubrir todo el frente. Sólo en los últimos dos años se contabilizan 10 casos fatales en manos de la Policía de Córdoba. Con esta preocupación la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos de Córdoba (APDH Córdoba) solicitó al Gobernador Juan Schiaretti una audiencia con “carácter de urgente” en el mes de agosto. Entrando en diciembre, con el expediente dormido, el gobernador no se da por notificado.

Difícil eludir la sucesión de los casos, y la crisis de la institución policial. En los primeros seis meses de 2022 un total de 218 uniformados fueron apartados de sus trabajos debido a que quedaron bajo la lupa del Tribunal de Control Disciplinario de las Fuerzas de Seguridad de Córdoba. El 88,2% corresponden específicamente a efectivos de la Policía de la Provincia, y según el Tribunal en la gran mayoría de los casos, los desplazamientos de personal fueron por sumarios motivados por denuncias de violencia de género, seguidos de mal desempeño y violencia institucional.

Casos que han logrado relevancia y aparecer en las agendas de los medios nacionales: Blas Correa es uno, el femicidio de Cecilia Basaldúa es otro. Este último  tiene policías señalados por la familia, confesiones logradas mediante aprietes, encubrimiento y un juicio forzado contra un joven inocente. Pero aún sin dar con el autor material.

Difícil desentenderse también de la fuerza y el sentido que moviliza la Marcha de la Gorra en Córdoba. No atender a los fuegos, la danza y la ceremonia a metros de la Legislatura, rodeada de vallas y un puñado de policías. Las familias prenden velas dispuestas en la calle formando una figura hecha de bidones de agua, flores de santa rita, naranjas y manzanas. 

 “Libertad para ocupar las calles y habitar y circular por nuestros montes”. Se escucha en los parlantes, ampliando los límites del transitar urbano pero también señalando que las políticas violentas, extractivistas, excluyentes son comunes. Acá y un poco más allá. Que son múltiples los derechos arrebatados. “Que no nos quiten crecer en las calles, ni las noches en la plaza ni las tardes de río”. El final de la marcha es un abrazo, la canción que la cantante Sara Hebe escribió inspirada en la marcha, sintetiza el deseo:

“No encuentro mejor manera de aguantar este embretao

Que imaginarme suelto, vivo y enamorao”.

Seguir leyendo

#NiUnaMás

Hoy es el día para luchar contra las violencias, y mañana también

Publicada

el

Este informe del Observatorio Lucía Pérez dimensiona la cartografía de la violencia patriarcal, con la esperanza de encontrar una forma de prevenirla y erradicarla. Los pies en la calle contra las violencias. Y lo que hay que cuidar: la vida. 

300 femicidios y travesticidios: uno cada 26 horas
339 marchas para exigir justicia: una por día
211 infancias huérfanas: no hay forma de dimensionar lo que esto significa.
En los padrones públicos y de libre acceso de nuestro Observatorio podés encontrar toda la información que hay detrás de estos números. Está actualizada diariamente e incluye hasta la fuente de donde surgen los datos, que permanentemente chequeamos y renovamos caso por caso. En total, el padrón de femicidios y travesticidios ya suma 4.177.
También llevamos padrones públicos de tentativas de femicidios, desaparecidas, violaciones, denuncias registradas por provincia y funcionarios denunciados por violencia de género.
Día a día y desde hace más de una década bordamos así esta cartografía de la violencia patriarcal con la esperanza de encontrar una forma de prevenirla y erradicarla.
Periódicamente junto a las familias víctimas de estas violencia analizamos lo que esta información representa hasta descubrir algunas claves. Por ejemplo, aprendimos a diferenciar los femicidios y travesticidios generados por las violencias parentales de aquellos generados por la impunidad territorial, donde el dominio narco genera las condiciones necesarias para arrasar con la vida de mujeres y trans. El ejemplo más cruel es Rosario, que este año ya suma 50 mujeres asesinadas por una violencia territorial que cuenta con la necesaria complicidad de policías y servicios penitenciarios, es decir el Estado. Obtener justicia en estas condiciones es algo negado de por sí y precisamente por ello, lo que alienta la continuidad de estos crímenes.
La forma de construir justicia, entonces, sigue siendo la que nos legaron Madres y Abuelas: con los pies en la calle. Los datos son claros: este año hubo una marcha por día gritando “Ni una más”.
Lo que representan estas movilizaciones que sacuden las periferias en todo el país no es fácil percibirlo desde la centralidad porteña, capturada por la parálisis y el vaciamiento que los kioscos de género ejercen sobre el movimiento para contenerlo y disciplinarlo. Advertimos entonces: cuidado con “los cuidados”. Con esa etiqueta se vienen ahora los recursos, los discursos y los programas que pretenden catalizar las energías sociales hacia tareas de reparación de lo que precisamente el sistema enferma y rompe.
Nosotras no vamos a cuidar este sistema.
Nosotras no vamos a sanarlo, ni a alimentarlo ni a criarlo.
Nosotras vamos a sacudirlo hasta que caiga.
Y lo vamos a hacer bailando, gritando y conspirando el 25 de noviembre, día internacional de lucha contra la violencia patriarcal, y también al día siguiente, y al siguiente, y más.
Nosotras nos organizamos y reunimos para cuidar lo que hoy está en riesgo: la vida.

Los padrones públicos y de libre acceso se pueden ver en www.observatorioluciaperez.org

Seguir leyendo

LA ÚLTIMA MU: MARICI WEW

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo más leido

Anticopyright lavaca. Todas nuestras notas pueden ser reproducidas libremente. Agradecemos la mención de la fuente.