Sigamos en contacto

Mu102

Hack hacker

Publicada

el

Personaje clave y desconocido, libró importantes batallas virtuales. Fue el primero en denunciar las irregularidades del voto electrónico y en plantear la relación entre software y política. ▶ CLAUDIA ACUÑA

diego-saraviaPara mí es el hacker más importante de Argentina, el primero que conocí y el primero al que le vi hacer esas cosas que convierten a la tecnología en una herramienta de cambio social. Es también quien marca la cancha local, señalando temas y aportando teorías que luego llegan a la Capital y sus promos mediáticas con otras autorías. Fiel exponente del conocimiento libre, lejos de disputar copyright, Diego Saravia disfruta de las ventajas de ser salteño. El último ejemplo: su provincia fue pionera del voto electrónico y él, el primero en denunciar que bajo esa modalidad se escondía una trampa. Digámoslo rápido para evitar malos entendidos: Saravia es un militante político. Dato que en lugar de parcializar su mirada, la transparenta. No es poco en un tema en el cual el poder corporativo se disfraza con traje de esterilizados “expertos”.
La primera vez que lo vi fue en el Foro Social Mundial, Porto Alegre, enero de 2003, cuando integró el equipo que enchufó toda la comunicación de ese foro al software libre. “Era un momento muy optimista. Todos los que fuimos a ese foro buscábamos cambios, cada uno en su especificidad. Y en nuestro campo era mucho más factible porque teníamos las herramientas para hacerlo, era algo concreto, una alternativa real que se podía instrumentar. Lo logramos porque en Brasil se creó un movimiento nacionalista con una tecnología propia muy fuerte. Había gremios, que es algo que no existe en informática. Entonces tenían experiencia sindical y una visión política. Con el tiempo, los que participaron de esa experiencia terminaron siendo funcionarios importantes, secretarios de Estado”.
Por entonces, Saravia ya había creado Ututo, un sistema operativo diseñado para conectar computadoras pobres, por así decirlo. “Fue una de las primeras distribuciones del mundo que corría directamente desde el CD, no hacía falta instalarla. Yo estaba vinculado con la computación en la universidad, tenía a disposición 100 máquinas y lo probé en todas para asegurarme de que funcionaba. Por entonces sirvió para que muchas personas tuvieran por primera vez un Linux que les funcionara bien y fácil. Eso ayudó a difundirlo”.
El tercer y más cinematográfico round de su currículum lo libró para Venezuela. “Fue, creo yo, la primera guerra informática en el mundo. Habían tercerizado la informática de la empresa estatal petrolera. Y esa tercerizada estaba controlada por otra vinculada a la CIA. Así la inteligencia norteamericana pasó a controlar el petróleo venezolano, las válvulas, los pozos, todo. Luego de aquel primer golpe fracasado, llegó el segundo: se lo simuló como un paro de gerentes informáticos, pero por atrás venía el control de todo el sistema operativo. Lo voltearon desde Miami a través de módems. La última amenaza fue que si no renunciaba Chávez tiraban todo el  petróleo al lago Maracaibo. Faltaban minutos para que se cumpliera el plazo cuando pudimos desconectar el último módem. Fue un trabajo enorme, que sirvió para que Venezuela tome el software libre como política de Estado por razones de seguridad nacional”. Hay que aclararlo: Saravia hizo todo ese trabajo desde Salta.

Mundo software

 
En noviembre de 2001 Saravia fundó Hipatia en el Café Tortoni, junto al brasileño Mario Tesa y los uruguayos Juan Carlos Gentile y Luis González. Desde entonces ese foro se convirtió en una referencia del pensamiento que batalla contra la apropiación corporativa de la producción social de conocimiento, difundiendo textos teóricos, señalando ejes, compartiendo argumentos para debates legislativos, entre otras cosas que ayudaron a formar a toda una generación en temas que parecían complejos, pero que así se democratizaban. “Surgió de un manifiesto donde expresamos la idea de vincular el software libre al derecho a la comunicación y al conocimiento, porque todo está relacionado: el software, la comunicación, el conocimiento, las patentes de las semillas, Monsanto, los remedios, las multinacionales”. Algunos conceptos para comprender esta relación:
 
“Internet fue diseñado para sobrevivir, por eso es un esquema descentralizado. Cuando hablan del ‘gobierno de Internet’ me río porque es algo ingobernable. Y es un campo de lucha: nos permite hacer cosas tanto a nosotros como a nuestro enemigo. Y eso genera el espionaje y el control que están intentado imponer en la red en estos momentos”.
“En Cuba, en una conferencia, conocí a un especialista inglés que mostró una investigación que comprobaba que todo el sistema de patentes y licencias tiene un solo país con saldo positivo: Estados Unidos. Y otro, con saldo neutro: Inglaterra. Es decir que cuando hablamos de patentes o copyright estamos hablando de un sistema de expoliación de dinero hacia esos dos países. En ese marco se dio un debate interesante: los cantautores cubanos alegaban que querían cobrar por sus creaciones, pero el inglés les demostró que con un sistema privativo ellos cobrarían unos pesos, pero tendrían que pagar miles”.
“De lo que se trata ahora, políticamente, es de explicarle a la gente cómo funciona el sistema sobre el que se sustentan el capitalismo actual y la expoliación del medio ambiente. Es simple: imaginate algo como el sistema operativo Windows: vale 100 dólares. Todo el mundo lo tiene instalado, pero no todos saben que tiene ese valor porque Bill Gates lo decidió arbitrariamente. Entonces cada actualización le contribuye con 100 dólares a un personaje cuyo patrimonio multimillonario está sustentado en un sistema de represión legal”.
“Esos programas informáticos son objetos sin un costo real, infinitos, y los recursos de la Tierra son finitos. Entonces estás poniendo un pool económico enorme, inmaterial, sostenido solamente por la represión, en las mismas condiciones de intercambio -el dinero- de cosas reales. Un sistema infinito coopta el finito. Obviamente así se apropian de todo, por eso imponen esos tratados de propiedad intelectual”.
“Hay una frase famosa que se la atribuyen a Bill Gates: ‘No nos importa que nos paguen, nos importa que lo usen’. Es política de doble filo. Supuestamente, si no les pagás cometés un delito. Podrían bloquear a todos los que usen Microsoft sin licencia, pero no lo hacen porque quieren que circule. Por otro lado, van a los gobiernos y les sacan millones, lo que además implica un sistema de corrupción, porque no hay precio de referencia: no hay licitación. Se pone la plata y ya”.
“En una época Microsoft controlaba todos los sistemas operativos que usaba la gente en el mundo. Por lo menos hemos logrado romper eso, generar alternativas, pero sigue siendo un tema central y cada vez se nota más: Assange, Snowden son ejemplos de hasta dónde están dispuestos a llegar para ganar esta batalla”.
“Por otro lado, en nuestro campo de batalla pasó algo: la web se transformó en un sistema de entretenimiento masivo, se tinelizó. Hoy en día tenés todo tipo de relación humana que subsiste allí sin crear ningún significado sensible, sin plantearse nada. Y sobre eso, se montó un sistema de control: te están mirando”.
“Internet hoy es un sistema libre, pero transparente solo para algunos ojos que pueden mirar, acumular datos, cruzar información. No solo desde el espionaje tipo CIA, sino desde las empresas: gustos, preferencias, etc. Mandás un mail hablando del horóscopo y al otro día te llega una oferta con ese tema. Eso es espionaje comercial”.
“Con el voto electrónico no tengo una oposición cerrada. Pero tiene que tener ciertas características para que sea posible, y eso nunca termina de aparecer y no queda claro por qué. Tiene que haber un registro impreso y que el código sea público, porque con el código cerrado la gente no sabe lo que hace la compu”.
“Acá en Salta dijeron que había que hacer una auditoría y se la dieron a la Universidad. Conseguimos expertos de una multinacional de Bélgica, todo muy serio. Y a esa empresa internacional de renombre, capitalista, el gobierno se negó a darle los elementos que le permitieran auditar el sistema. Es gravísimo. Pueden alegar que el sistema es seguro en relación al ataque de un tercero, pero no es seguro desde el punto de vista de que el Gobierno o la empresa cambien el resultado, porque tienen el privilegio de conocer el código y pueden modificarlo o burlar cualquier sistema de control”.
“Estamos yendo hacia un planeta donde el software va a mediatizar todo. Hoy no podés extraer dinero de un banco si el software no te deja. Todo está mediado por un software. Todo, incluso la democracia, con el voto electrónico. Y va a pasar cada vez más. Eso va a definir hacia dónde vamos. Entonces hay que garantizar que haya un esquema mínimamente libre, pero muy democrático en todo lo relacionado con la tecnología de la información. Todas estas cosas son las que discutimos en Hipatia”.

Mu102

Guerra sucia

Publicada

el

Desde que asumió este gobierno hasta hoy se fue imponiendo en la agenda política el tema militar. Anunció su participación en la guerra contra el narcotráfico y trató de diluir lo que significó el terrorismo de Estado. Quiénes son los promotores de esta grieta que pretende debilitar el mayor consenso logrado por la sociedad argentina: el Nunca Más. ▶ SERGIO CIANCAGLINI
(más…)

Seguir leyendo

Mu102

Parte de guerra

Publicada

el

Lo que llamamos militarización es el efecto de un sistema que está en crisis y mutando. La sociedad extractiva y sus consecuencias humanas. Del Estado-nación al Estado de excepción. Para pensar y debatir la que se viene. ▶ RAÚL ZIBECHI
(más…)

Seguir leyendo

Mu102

El efecto México

Publicada

el

Una nota imprescindible para comprender qué representa política, social y humanamente esta batalla que convirtió a un país en un cementerio. ▶ ELIANA GILET, DESDE MÉXICO
(más…)

Seguir leyendo

La última Mu: La lista que falta

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo más leido

Anticopyright lavaca. Todas nuestras notas pueden ser reproducidas libremente. Agradecemos la mención de la fuente.

0:00
0:00