Sigamos en contacto

Mu150

Diálogos y culos

Publicada

el

La columna de Nancy Arruzza.

Muchos años antes de que se instalara con claridad refulgente  la frase “Lo personal es político” entendí, después de escuchar a uno de nuestros tortones patrios, que asumir delante de quien fuera mi lesbianitud era relevante. Claro que eso me trajo algunas incomodidades pero ninguna que socavara  mi convicción. Con el asuntito de la tullidez me pasó algo similar. Si bien hace un tiempo no necesito aclarar que formo parte de la legión tullida por ostentar mi afiliación vitalicia, sí debí asumir la tarea de evadir ciertas etiquetas. Digo que soy lesbiana para sacarme la de “heterosexual”; digo otras cosas para sacarme la de “pobre tipa”.

Una de las herramientas que uso a  favor de esa tarea es el sentido del humor, aliado que me acompaña desde antes de la tullidez.

Y cuando digo herramienta, digo bien: he construido relatos graciosos incluso con mis ruinas. 

Dado que hay quienes no saben qué hacer conmigo porque mi tullidez les incomoda y se activan ideas tales como  “es discapacitada, qué existencia sufrida debe tener”, el humor me sirve para enfatizar esa incomodidad y reubicarme ante mi interlocutor/a  fuera de ese lugar espantoso en el que me ha colocado. Prefiero el insulto antes que la lástima.

Asimismo cuando, por ejemplo, con forzada amabilidad, un señor cuyo servicio he contratado para trasladarme (podría decir “cuando me tomo un remis” pero estoy sofisticada hoy) me dice :“Esperá que te bajo la silla y te la armo”, mi respuesta suele ser: “Dale, te espero, sino tendría que tirarme del auto y reptar”. 

Cuando esta escena se produce es porque antes de iniciar el viaje, el señor insultó por lo bajo aunque de forma perceptible al verificar que aún sacándole las ruedas, la silla sólo cabe en el asiento de atrás y no en el baúl del auto tal como yo le había anticipado.

He comprobado tres cuestiones: el sentido del humor me aleja de la violencia; los señores que manejan suelen desoírme, y es conmovedor el apego a la moral que puede suscitar  el tapizado de un auto. Si bien la silla no tiene partes filosas que amenacen su integridad, claramente hay un tabú respecto a apoyar algo que no sea un culo sobre él.

Mu150

Mujer maravilla: Miryam Gorban y la Soberanía Alimentaria

Publicada

el

Es símbolo y maestra de cómo  pensar el país partir de la alimentación. Tiene 88 diciembres. Trabajó con Ramón Carrillo y con René Favaloro. Estuvo desaparecida. Participó en las ollas populares durante las crisis. Sus experiencias, y la apuesta por el optimismo. Vicentín, AF, la soja, los chanchos chinos, el comunismo, la agroecología, la sensibilidad para comprender la época. Y un detalle misterioso: ¿qué es la Soberanía Alimentaria? Por Sergio Ciancaglini.

(más…)
Seguir leyendo

Mu150

Vacunados: Pandemia, laboratorios y enigmas

Publicada

el

Referente de la Cámara de Biotecnología (donde confluyen las grandes empresas de transgénicos y agrotóxicos). Productor de películas taquilleras como Relatos salvajes. Dueño de publicaciones progresistas como Le Monde Diplomatique. Impulsor de la soja y el trigo genéticamente modificados, y del acuerdo porcino con China. Involucrado, además, en el desarrollo argentino de una vacuna contra el coronavirus. Quién es Hugo Sigman, el megamillonario amigo de ministros, y cuál es su plan de salud. Por Darío Aranda.

(más…)
Seguir leyendo

Mu150

La guerra del cerdo: el convenio entre Argentina y China

Publicada

el

El proyecto de megagranjas porcinas, y la reacción que produjo. Los ocultamientos informativos para negociar a espaldas de la sociedad. Una recorrida latinoamericana por las experiencias que soportan estos emprendimientos crueles con los animales, las personas y los territorios. Y una pregunta: ¿Cómo queremos vivir?

(más…)
Seguir leyendo

LA NUEVA MU. El facho

La nueva Mu
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo más leido