Sigamos en contacto

Mu171

De la plaza a la casa

Publicada

el

La Cotorral, por Susy Shock.

Ser vieja, ser ese trapo, arrinconadas en el olvido, doble olvido, por vieja y por trava, que no es lo mismo, doble sentencia. Somos veinte, en esta plaza de Mayo de todas las glorias y todas las canalladas, veinte gritando “¡que acá está la resistencia trans!” y claro que está. Muchas pasaron la última dictadura, y ya en democracia siguieron atrapadas en la clandestinidad y la persecución; hoy algunas sobrevivientes gritan y se abrazan mientras preguntan de a una en el micrófono chillón: ¿dónde está el Estado para ellas? Que queremos que ese Estado nos mire, nos abrace en los últimos años. Me pasan el micrófono y leo unas palabras de Marlene que hoy no puede estar; las miro, las reconozco y no, me reconozco en muchas y no. Llegan las pibas del Gondo, se suman y ya seremos cuarenta, pasan los curiosos, algunos sacan fotos, ¿dónde están los demás? Me pregunta Pili, que hace veinte años que nos acompaña y documenta y sabe de plazas repletas y de nosotras sumadas a tantas luchas y reclamos, pero claro hoy marchan las viejas, las travas viejas, esas que no entran en los cupos de trabajo, ni en las estadísticas, ni en las entregas de premios televisadas, donde el mainstream aplaude travas vestidísimas como ellos, los mismos que hoy ignoran esta plaza desierta.

Me acuerdo de una entrevista en esa larga oficina de un Ministerio, donde contábamos este proyecto de un nido propio, La Cotorral, que no es geriátrico, no queremos que lo sea, ese invento heterosexual del descarte y el desentendimiento… “un nido” deberá ser, otra trava diferencia: La Cotorral, Nido travesti con sala de teatro, investigación en artes escénicas, memoria y DDHH. 

”¡Epa! pero piden mucho!”, en eso pensaba mientras avanzábamos hacia las rejas de la Casa Rosada para una foto grupal, gritando que ¡acá está, la resistencia trans! en esas palabras torpes de funcionarios torpes pensaba, esos funcionarios que lo primero que hacen cuando llegan a sus relucientes despachos es poner la foto de Evita, que nunca les envejeció, ya me hubiera gustado vivir en ese país de una Eva arrugada, en medio de sus mejores enojos, tan blanditos todos. Pero ahí vamos, con las viejas, con nuestra propia vejez encima y todas las que nos miran desde el cielo de las travas.

Mu171

Sierra maestra

Publicada

el

MU en Traslasierra. La primera papa agroecológica con venta en el Mercado Central. Huertas comunitarias que le pelean a la malnutrición, el desempleo y la contaminación. La producción de uvas de mesa que eliminó el glifosato y duplica su rentabilidad. Experiencias y transiciones en Traslasierra: la comunidad boliviana, el salto en el consumo de productos campesinos, el ingeniero que se “deformó” y la mujer que entendió todo a partir de un linfoma. Vida y obra de quienes están construyendo nuevas lógicas y enseñanzas para producir, comer y vivir.  Por Sergio Ciancaglini.

Madre e hijo en la huerta comunitaria de San Pedro. La posibilidad de cultivar y de compartir producción sana. Fotos: Nacho Yuchark
(más…)
Seguir leyendo

Mu171

Mujeres sin veneno: encuentro de pueblos fumigados en San Miguel del Monte

Publicada

el

Tres mujeres de distintos pueblos azotados por las fumigaciones fueron las protagonistas de un encuentro que permitió tender puentes en común entre las distintas experiencias de organización y lucha vecinal contra los agrotóxicos, el agronegocio y la complicidad estatal. Un combo que, en contraposición, suele estar liderado por hombres. La Matanza, Pergamino y Lobos, parte del modelo tóxico bonaerense resistido por ellas que estudiaron derecho, reúnen evidencia y discuten los falsos eslóganes para defender lo elemental: la vida. Por Florencia Paz Landeira.

Erika Gebel (Virrey del Pino, La Matanza), Florencia Polimeni (Lobos) y Sabrina Ortiz (Pergamino), tres de las mujeres que encarnan la denuncia contra el modelo tóxico en la provincia de Buenos Aires. Fotos: Sebastian Smok
(más…)
Seguir leyendo

Mu171

Dulce de lucha: Cooperativa de Trabajo Mielcitas

Publicada

el

Fabrica alfajores, galletitas y dos populares golosinas: los Naranjú y las Mielcitas. Había sido vaciada durante el macrismo, a lo que se agregó la pandemia. El proceso de lucha incluyó peleas no solo con el patrón sino con ministerios y sindicatos. Inspirada en otras recuperadas, levanta la producción con autogestión. De 88 integrantes, 66 son mujeres. Lo que sienten, lo que ganaron y lo que falta: una ley que fortalezca a estos procesos genuinos de generación de empleo. Por Lucas Pedulla.

Fotos: Sebastián Smok
(más…)
Seguir leyendo

LA ÚLTIMA MU. Crecer, crear, cooperar

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo más leido

Anticopyright lavaca. Todas nuestras notas pueden ser reproducidas libremente. Agradecemos la mención de la fuente.