Sigamos en contacto

Mu20

Aires de libertad

Publicada

el

Festeja sus 20 años de transmisión de las voces del barrio Sur, en el conurbano cordobés. No sólo se trata de los programas que los vecinos hacen, ni de que es la radio más escuchada en esa zona, sino del trabajo social que la sostiene y que demuestra de qué se trata, en serio, la comunicación.

Al llegar cuesta entender si esto es una radio o una nave que está a punto de partir hacia algún viaje inesperado. Los integrantes del programa Fiesta de Cuartetos andan subiendo equipos a una camioneta para llevarlos a una exposición de jóvenes de barrios periféricos, donde cantarán grupos de cumbia y habrá teatro hecho por chicos con Sindrome de Down. Mientras suben los equipos saludan a Pituca, que conduce Amigos del Tango todas las noches y es madre de una desaparecida.
Quizás la nave ya partió, porque en la sala los operadores timonean a Tito Guzmán, que está en el aire, con su programa La Feria, donde caben desde las denuncias sobre lo que pasa en el barrio, hasta las recetas de cocina de Lucy. “Pero no es mi programa –dice Tito– yo soy el conductor: la radio la hacemos todos”. Un poco más allá, los chicos de uno de los talleres de capacitación del barrio están organizando una carpeta de fotos maravillosas que hicieron ellos mismos. Y otro poco más acá, con unos mates que rondan como micrófonos, se arma una reunión con los corresponsales populares de la radio: Susy que además hace reiki, Cristina que es farmacéutica, y Oscar, integrante de la legendaria Comisión del Inodoro Gigante que –con la radio como altavoz- movilizó al barrio para lograr que sus habitantes no vivieran sumergidos en ya-saben-qué.
Este flash es apenas un minuto de lo que vive Radio Sur, fm comunitaria ubicada en el barrio Villa El Libertador de Córdoba, que no está a punto de partir: siempre está viajando. El itinerario va por dentro de la sociedad, sus conflictos y sus alegrías. Como lo saben los vecinos –quizás no los científicos de la comunicación– esta radio se mueve de un modo que cualquiera puede imaginar: una pata en la tierra y la otra en el aire.

La gesta del inodoro
Villa El Libertador forma parte de Barrio Sur, 250.000 personas, una enorme ciudad en sí misma donde se escucha por todos lados esta radio que habrá que agasajar con torta y velitas porque el 10 de diciembre cumplirá una edad mítica: 20 años.
La fecha no es casual, cuenta Judith Gerbaldo: “El 10 de diciembre es el Día de los Derechos Humanos. El barrio es emblemático por la cantidad de desaparecidos sociales que tuvo durante la dictadura, y todo lo que hacemos está impregnado por esa idea: ni los propios organismos de derechos humanos a veces han entendido que la comunicación también es un derecho humano”. La historia nació con un grupo que integraba cecopal (Centro de Comunicación Popular y Asesoramiento Legal) organización que trabajaba con los vecinos por el problema de la tierra, los abusos inmobiliarios y la creación de huertas comunitarias. Pronto verificaron que la comunicación era algo demasiado importante como para delegarla en manos de los “medios de comunicación”. Estaban necesitando pronunciar y oír sus propias palabras. Fecundada la idea, el parto fue feliz: “Queríamos darle micrófono a quienes no lo tenían para que pudieran contar sus problemas, ver entre todos cómo resolverlos, y además escuchar música, informar de otro modo, y trabajar con los vecinos” plantea Mario Farías, director de la radio.
Lo hicieron. Han organizado campañas de vacunación, forestación de espacios públicos y talleres de capacitación en las áreas más diversas. Frente a una toma de una escuela reclamando salarios, por ejemplo, transmitieron tres días desde dentro de la toma. “No estamos afuera, formamos parte de las luchas del barrio” explica Cristina.
Un caso emblemático fue el reclamo de los Consejos Vecinales: “Vivíamos en medio de los excrementos por falta de obras” recueda Oscar Parissi, que tiene un taller mecánico en el barrio y con sus vecinos y la radio promovió un reclamo que se simbolizó en la construcción, con caños y tela de pasacalles, de un inodoro de casi nueve metros de altura en pleno 2001. “Formamos la Comisión del Inodoro Gigante, hicimos cortes de ruta, pero dejábamos pasar a los autos dándoles un volante informativo. Cuando volvían, del otro lado de la ruta, recuperábamos los volantes para poder repartirlos otra vez. Mucho recurso no había, ¿sabe?”. La gesta fue exitosa, aunque recién tras cinco años de inodoro movilizado.
Al entender su propia fuerza, todo este movimiento siguió viaje, cuenta Oscar: “Hay unos 236 centros vecinales, y los estamos recuperando porque en muchos casos no hacen nada o no nos representan, y eso casi siempre pasa porque se van para la política partidaria o la función pública. Y ahí sí que morimos. Si vamos a terminar siendo punteros políticos, todo esto no sirve para nada”.

Pituca baila el tango
Uno de los emblemas de la radio es el programa Amigos del tango, que Pituca Avendaño conduce de lunes a viernes desde hace 19 años. La diferencia de un programa así en una radio comunitaria es que la gente va a bailar a la emisora una vez por mes. Los oyentes escuchan tango en vivo y pueden imaginarse una fiesta de firuletes (o ir a sumarse). “Conocí la radio porque venía a denunciar los problemas del asfalto, la luz, el colectivo, y a pelear para que pusieran un colegio secundario, que se logró”, narra Pituca, que tiene una hija desaparecida por las huestes de Luciano Benjamín Menéndez. “Nunca me devolvieron los huesitos. Lloro, pero calladita. Y acá seguimos peleando, pero también haciendo una radio que es como una segunda casa para todo el barrio”. Cuentan que hace poco presentaron una obra teatral en la fm, y varios vecinos confesaron que jamás habían ido a un teatro.

De abajo hacia arriba
Sur emite informativos de Aler (Asociación Latinoamericana de Enseñanza Radiofónica) y Farco (Foro Argentino de Radios Comunitarias). Judith: “Nosotros recibimos los informativos y participamos. No es una cadena, como la CNN, suponete, que manda un tipo con su mirada y su ideología. Acá es una red. Cada radio hace su propuesta, decide a quién pone, qué informa, y así se va elaborando un tipo de informativo totalmente diferente, de abajo hacia arriba”.
Otro secreto: Sur no es una de esas típicas emisoras-hosteles, que alquilan espacios al que pasa por ahí, con baño compartido. “Aquí hay un concepto que reúne a toda la radio, y por eso hay programas de 19 años como el de tango, pero también otros que están desde hace 10 o 15, siempre con mucho éxito” dice Tito Guzmán. Éxito difícil de medir. “Para Ibope no existimos” cuenta Mario. “Algunas investigaciones de estudiantes con muestreos sobre 250 casos, indicaban que La Feria, a la mañana, tiene un 40 por ciento de encendido en el Barrio Sur. Baja a la tarde y sube otra vez con el programa de Pituca”.

Medios y fines
Más secretos: la otra fuente informativa de Radio Sur son sus corresponsales populares. “Para nosotros lo que hacen ellos es verdadera comunicación contrahegemónica, porque no son periodistas sino vecinas y vecinos que encontraron en la comunicación un modo de fortalecer a las comunidades” explica Judith. La red de corresponsales incluye a la enorme comunidad boliviana, con don Sócrates Condorí, albañil, puestero de ropa, y ex compañero de Evo Morales como un referente. Susy Carranza, especialista en reiki y terapias alternativas, además de corresponsal, pronuncia una definición antológica: “Para mí comunicar es que la gente se entere de las cosas que los medios no cuentan”.
Cristina Yáñez, presidenta de una junta vecinal y farmacéutica, postula: “El sentido actual de los medios de información es desinformar. Son parte del poder, quieren que naturalicemos la pobreza, la injusticia y la exclusión, que nos parezca lo más normal del mundo”.
Susy, además, produce el programa feminista Tramando, y cubrió el juicio a Luciano Benjamín Menéndez “con una mirada de género”. ¿Qué significa eso, en un juicio a militares? “Si bien hombres y mujeres sufrieron torturas, padecimientos y crímenes, se vio que el caso de las mujeres fue peor por su vulnerabilidad y porque estaban en manos de quienes las tenían secuestradas como objetos, no como sujetos, para sus necesidades. En este juicio apareció muy fuertemente como dato la violación como uno de los tormentos”. La corresponsal popular detectó así algo que suele quedar oculto o relegado en las denuncias sobre la dictadura: los militares eran literalmente violadores.
Susy detalla que Tramando se dedica también a hablar de la píldora del día después, de los centros de salud que no la entregan, de organizaciones de mujeres, “en un lenguaje llano para mujeres que a lo mejor no terminaron la primaria, pero sostienen familias enteras y saben mejor que nadie cómo es la vida”.
¿Todo eso implica una mirada local? Judith plantea que al contrario, la radio funciona abierta al mundo. “Aquí se apunta a la transformación social a partir de la recuperación de la palabra. Se habla de lo que pasa en el mundo y en el país, sin quitar lo cotidiano, la alegría, la música. Tiene que estar la denuncia, la crítica. Pero también tenemos que enamorar”.

Power on
La radio se financia con publicidad del barrio definida como “bolichera”, algunas pautas oficiales que brillan más por ausencia que por presencia, el aporte voluntario que realizan algunos programas cuando pueden, y toda una línea de fondos que buscan para realizar proyectos educativos y de comunicación (por ejemplo, una red de radios escolares del barrio). “Somos expertos armadores de proyectos, siempre que estén en línea con lo que hacemos. Preferimos morirnos secos antes que hacer cualquier cosa para conseguir recursos”, explica Mario.
¿Cómo se ve desde este lugar lo que pasa con el periodismo? Parissi aprendió que la prensa convencional se acercó movida por la curiosidad hacia el inodoro. “Pero esta radio fue fundamental para que el reclamo se convirtiese en obras”. Cristina: “Son monopolios ideológicos, quieren ser formadores de conciencias, pero no ayudan a nada positivo”. Judith: “Estamos pasando por un momento gravísimo para la democracia. Los medios trabajan al servicio del poder financiero y económico, sin importarles lo que sucede en la base de la sociedad. Lo del campo fue la mejor prueba. La manipulación a favor de los sojeros fue asquerosa salvo en nuestro caso y en el de Radio Nacional, que se bandea para el lado oficialista. Las radios han sido de la peor derecha, principalmente LV3 y la sucursal cordobesa de Mitre”.

Hacer política
Parece que unos investigadores en comunicación anduvieron por el barrio consultando sobre la influencia de Sur. “La radio nos enseñó a hacer política” contestó un grupo de vecinos. Los investigadores pensaron que allí se hacían talleres políticos, seminarios concientizadores, memorizaciones militantes. “No. Lo que pasa es que la radio nos obligó a hablar, a planear qué queremos, cómo vemos las cosas, a discutir al aire con funcionarios para que hagan lo que tienen que hacer. Y para eso tuvimos que prepararnos, conocer, argumentar y hablar mucho entre nosotros para saber qué decir”. Es posible que sea otra definición para recuadrar sobre lo político, pero habrá que pensarla después porque ahora los chicos de la Expo Joven que promueve la radio se están instalando en un centro comunal para hacer talleres sobre salud sexual, cómo detectar y defenderse de los abusos de autoridad, o de la discriminación, y después habrá recitales de cuarteto y cumbia. Vendrán casi 1.000 chicos de barrios llamados periféricos (cada vez más centrales). En un rincón encienden los equipos, y armaron algo que llaman radio abierta. Tal vez en esas dos palabras esté la clave de todo.

Mu20

Generación Cumbio

Publicada

el

Comunicarse con una foto y una frase le alcanzó para conectarse con millones de adolescentes. Apenas la detectó, el radar de Nike la transformó en un producto. Hoy tiene el espacio central en la web del Grupo Clarín, está por editar un libro y luego un disco. Por qué Cumbio cuenta la verdad de la mentira.
(más…)

Seguir leyendo

Mu20

La imaginación al mouse

Publicada

el

Fernando Sanz es Cypher y parte de la generación que creó nuevas formas de comunicación, en base a una ética y una ideología bien definidas. Las claves: compartir en lugar de competir y creer que el dinero no impulsa todo. A los 22 años ya es un veterano de Internet y asegura que hay allí un modelo que puede inspirar una nueva forma de poder.
(más…)

Seguir leyendo

Mu20

Política para cualquiera

Publicada

el

Su análisis sobre Internet, los medios comerciales y las nuevas formas de comunicación está atravesado por la experiencia que recogió participando en movilizaciones y movimientos españoles. Tiene la hipótesis de que Indymedia fue superada por los blogs y que los diarios tradicionales transmiten el desprecio por la cultura joven.
(más…)

Seguir leyendo

LA NUEVA MU. La vanguardia

La nueva Mu
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo más leido