Sigamos en contacto

Mu74

Chica de Fierro: Julieta Laso

Publicada

el

La nueva voz de la Orquesta Típica Fernández Fierro le suma pasión a una fórmula que ya probó su éxito y va por más: tango autogestivo para todas y todos.

julieta lasoUn terremoto musical tiene lugar en Almagro. Fuertes sacudidas de bandoneones, violines, cello, contrabajo y piano inundan el Club Atlético Fernández Fierro al ritmo del dos por cuatro. Todas las mesas están ocupadas (como ya es una agradable costumbre) por personas deseosas de vivir esa convulsión. Entre temblores de sonidos y relampagueos de luces aparece Julieta. Una boina gris le cubre todo el pelo, pero se ve lo evidente: la vos de la orquesta es mujer. Lleva puestos pantalones de cuero negro y cinturón de tachas, una vestimenta algo irreverente para la milonga tradicional. La Orquesta Típica volvió a apostar fuerte y esta vez le dio el micrófono a una voz femenina en un terreno típicamente macho: el tango.

Cantar y cambiar

Cada vez que finaliza un tema, Julieta baja del escenario y vuelve a subir con algún cambio de apariencia. Lo hace con pelo suelto; con saco; en musculosa o con rodete. Cada vez que entra su actitud se transforma y provoca diferentes sensaciones. Muta de cuerpo según la canción. “En el escenario puedo ser muy femenina, pero muy masculina a la vez”, dice Julieta y se anima a jugar con eso. Saca afuera el personaje que mejor cuadre con lo que quiere transmitir en cada tema. Su cara se ve proyectada en una pantalla, al fondo, donde se puede apreciar la fogosidad de los gestos en su interpretación. En el escenario es una mujer de pocas palabras. Sube y canta. Pienso: la fuerza emocional que pone en cada tema no necesita ningún tipo de traducción.

Caer en el tango

Julieta era actriz. Tenía formación de canto para el teatro, pero no estudios de cantante profesional. Hasta hace seis años nunca pensó que iba a ser cantante de tango. Participaba de una cooperativa teatral en la que -cuenta- aprendió mucho, pero que terminó con una muy mala experiencia de la que prefiere no dar detalles. Me dice que eso la alejó del teatro y  que vivió una gran tristeza hasta que apareció lo que describe como una salvación: el tango. Julieta: “Me convocó un amigo músico que tocaba conmigo en una obra. A partir de ahí todo el tiempo fui empujada y ayudada para ser cantante de tango. Yo no tenía ni la seguridad ni la decisión, pero se dio de tal manera que tuve que subirme a eso. Trabajé mucho para estar a la altura de las circunstancias, pero también fui muy ayudada”.

Tita y la otra Violeta

«A parte de estudiar canto hice terapia”, dice Julieta mientras se ríe de otra faceta poco convencional de su preparación y explica lo mucho que le costó, por su personalidad, transformarse en una frontwoman. “Fue muy difícil salir y hablar con la gente como Julieta y no como un personaje. Igual me apoyo mucho en lo actoral, que me resulta una herramienta fundamental para poder dedicarme a esto”. Así, con esfuerzo, comenzó en zapadas milongueras; siguió en festivales de tango y terminó siendo la cantante solista de tres guitarristas con los que grabó su primer disco Tango Errante. En ese proyecto cantó tangos clásicos y reos de los años 30 y 40.

Hoy en la Orquesta Típica le da vida a composiciones más modernas aunque con la misma carga tanguera. Temas de El Yuri (director de la Fernández Fierro); El Ministro (bandoneonista); Jaime Ross o Chabuca Granda son, entre otros, los que les permiten sacudir su personalidad. “Estoy feliz porque me encantan las letras de los temas y eso para mí es muy importante. Me baso mucho en los mensajes de las letras para buscar la interpretación”. 

Las fuerzas inspiradoras de su esencia tanguera y luchadora fueron justamente otras mujeres extraordinarias: Tita Merello y Violeta Parra. Julieta: “De chica tenía una fascinación por ellas. Era loco porque no era común, no era lo que le gustaba a mis amigas. Yo me sabía todas las canciones. Me parecían únicas”. Otras grandes musas femeninas que fue sumando: Nelly Omar, Mercedes Simone, Rosita Quiroga y Lidia Borda. “Todas me inspiraron y me marcaron. Gracias a ellas me encanta la imagen de la mujer cantando”.

Otra marca personal: sólo canta tango. ¿Por qué? “Cada vez que escuchaba tango me latía algo en el cuerpo. Después entendí que soy absolutamente tanguera. A mí todo lo que sea melodramático me encanta. No hubiese podido cantar otra cosa porque el tango me nace de adentro. El tango es melancólico, profundo, intenso, desbordado y todo eso tiene que ver conmigo”. Julieta asegura que tiene marcada a fuego aquello que su ídola Tita Merello proclamaba con gran pasión: “Con la milonga la voy de igual a igual porque también soy milonga”.

Del baño al escenario

La llegada de Julieta a la Orquesta también fue bastante inusual. La novia del director -Yuri Venturrín- es su vecina. Julieta cantaba y vocalizaba en el baño; la escucharon a través de la medianera gracias a las paredes angostas y la llamaron para probar. “Fue como un casting en el baño”, dice Julieta entre risas. Esto fue en noviembre de 2013 y la primer propuesta para acompañar al grupo fue, nada más y nada menos, que un viaje a Australia. Así, de manera vertiginosa, se sumó al equipo. “Fue todo muy rápido y todavía estoy cayendo. Es una parada muy difícil reemplazar a un cantante como el Chino Laborde (ex cantante de la Fernández Fierro) porque lo admiro y me parece un grande. Trabajamos mucho todos para lograr que salga bien”.

Una pregunta que me inquieta: ¿Cómo es la convivencia con más de una decena de hombres? “Desde que empecé con el tango siempre trabajé con hombres, así que estoy acostumbrada. Además me recibieron muy bien. Ellos se están acomodando también a tener una mujer en el grupo, a verme llorar y esas cosas.”, contesta Julieta desde el humor. Y agrega: “Me daba más miedo qué pensaría el público argentino. Había un silencio expectante en el Konex cuando debuté acá, pero por suerte pasamos la prueba”.

Hoy a Julieta la invade un hermoso sentimiento: felicidad. En poco tiempo pasó a ser parte no sólo de un tremendo grupo musical sino de una sólida cooperativa.  “Ya soy parte de la cooperativa porque así trabajan ellos y está buenísimo. Si entra un iluminador enseguida forma parte, no se contrata gente de afuera para casi nada. Laburar en equipo, así como lo hacen ellos, es increíble. Es como una familia. Gente que viene trabajando junta desde hace más de diez años” y agrega: “Los admiro mucho. Este  proyecto, además de sostener una banda, sostiene una radio, un teatro y un bar: no es para nada fácil. Yo sé lo complicado que es porque trabajé en cooperativas en teatro y nunca vi algo funcionar así de bien. Para mí representan un modelo ideal y me parece que sienta un precedente increíble”. El motor más potente para el trabajo que ella hace en el escenario es la admiración profunda que siente por sus propios compañeros.

Termina el show. Está radiante y húmeda. Me mira y lo primero que me dice es: “No queda otra: hay que transpirar la camiseta”. Y esa expresión tan argentina y pasional como el tango, la define.

Mu74

¿Qué escuela?

Publicada

el

La inscripción online porteña atrasó un siglo el debate sobre la educación pública. La falta de vacantes o las aulas containers nos enseñaron algo importante. ¿Cuánto aprendimos los adultos de una ciudad sin escuelas?
(más…)

Seguir leyendo

Mu74

La flor de la época

Publicada

el

El fenómeno Violetta: parece el de siempre, pero no lo es. Detrás del ícono hay una estrategia de comunicación que deja muchas lecciones. Quiénes son los verdaderos creadores de contenidos en estos tiempos globales.
(más…)

Seguir leyendo

Mu74

Injusticia perpetua: MU con los trabajadores condenados en Las Heras

Publicada

el

Ramón Cortés y José Rosales son dos de los sentenciados a prisión perpetua por el crimen del policía Jorge Sayago. Las pruebas: una confesión arrancada bajo tortura. Qué pasó aquel día de furia, cómo se armó la causa, quiénes se beneficiaron y qué se puede esperar ahora de la justicia. La pregunta sigue siendo, ¿quién mató a Sayago?
(más…)

Seguir leyendo

LA ÚLTIMA MU: MARICI WEW

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo más leido

Anticopyright lavaca. Todas nuestras notas pueden ser reproducidas libremente. Agradecemos la mención de la fuente.