Sigamos en contacto

Mu75

Con la tiza y el debate

Publicada

el

En obra, el documental sobre Carlos Fuentealba. Damián Finvarb codirigió con Ariel Borenstein el documental que reconstruye la militancia del maestro asesinado en Neuquén hace 10 años.

Carlos Fuentealba fue asesinado el 4 de abril de 2007 durante una protesta gremial del sindicato docente ATEN en la ruta 22, a la altura de Arroyito. Estaba asistiendo a una compañera dentro de un auto cuando José Poblete, policía del grupo GEOP, le disparó con un cartucho de gas en la nuca, a menos de dos metros de distancia. Damián Finvarb, en codirección con Ariel Borenstein y luego de tres años de investigación, presenta En obra, un documental que aborda la figura de Fuentealba para poner en discusión la problemática en torno al conflicto gremial.

“La idea surgió en 2009, cuando me enteré de que Fuentealba no fue sólo un maestro, sino un militante. En los ochenta participó en la UOCRA, que era de izquierda y luego fue intervenida por Gerardo Martinez durante el menemismo. Estuvo también en el 95 en la toma de la  Casa de Gobierno de Neuquén, con el Movimiento de Desocupados. Esa toma fue brutalmente reprimida y metieron presos durante un año y medio a los referentes. Luego los sometieron a juicio y se demostró que luchaban porque no tenían ni para comer. Unimos todo eso y quisimos contar por qué él, a pesar de haber votado en contra de ir ese día a Arroyito, fue igual y se quedó hasta último momento auxiliando a sus compañeros, lo que le costó la vida”, resume Damián, que realizó cuatro viajes a Neuquén y recorrió el lugar donde ocurrieron los hechos que culminaron con el asesinato a sangre fría. Allí pudo comprobar que a Fuentealba lo mataron a 4 kilometros de donde se había iniciado el corte, por lo cual más que una represión se trató de una cacería con balas de goma y gases lacrímogenos. Aclara Damián: “A mí parece central que él estaba en contra de ir ahí, porque a pesar de haber estado en luchas mucho más complicadas, él veía que los iban a reprimir mal. Era a 50 kilómetros de la ciudad, en el medio de la nada, no había dónde refugiarse. Él quería cortar en el centro de Neuquén: tenía una visión más táctica. Se estaban arriesgando mucho y no estaban preparados para una fuerte represión”.

La crisis

Damián estudió cine en la universidad de Avellaneda (IDAC), forma parte del colectivo de documentalistas DOCA (Documentalistas Argentinos) y dirigió junto a Patricio Escobar el emblemático documental La crisis causó 2 nuevas muertes, por lo cual se ganó el título de anticlarinista antes de que semejante causa se convirtiera en un ejercicio cotidiano.

¿Desde dónde abordás el asesinato de Fuentealba?

Nos interesaba el Fuentealba luchador social, porque él no era solamente un docente: lo fue durante dos años nada más. Nos basamos en contar las diferentes experiencias en las que participó a través de sus compañeros de militancia. Es una película de cine político con discusiones en torno al conflicto gremial, es una película para debatir. Su título refleja eso: cómo los motivos que lo llevaron al piquete siguen vigentes. Tanto la lucha contra la impunidad, como los reclamos gremiales.

¿Con qué se va a encontrar el espectador?

Se habían hecho 6 ó 7 películas de Fuentealba, todas ligadas al punto de vista de la dirigencia que en el momento que mataron a Carlos conducía el sindicato. Y él estaba en contra de esa dirigencia. Esta es otra postura. En La Crisis hablábamos de cómo operaban los medios a partir de la historia de Kosteki y Santillán; y en este hablamos de los sindicatos a partir de Fuentealba. La película gira en torno de la discusión sindical.

La película no se enfoca sólo en la muerte de Fuentealba, si no que hace un recorrido por la realidad neuquina de los últimos veinte años.

Nos parecía importante mostrar que esto no fue un caso aislado. En el 95, cuando el Movimiento de Desocupados tomó la casa de gobierno, Sobisch era gobernador. Encontramos un archivo en el que Sobich dice que los desocupados quisieron dar un golpe de Estado, en una conferencia en la que está codo a codo con Jorge Sapag, que en ese momento era ministro y ahora es  gobernador.

Es lo opuesto al “no resiste un archivo”: hoy tienen un discurso bastante similar.

Sí, en Neuquén es parejita la cosa, hay una línea que viene desde hace años. Fijate que en la represión que hubo por el caso Chevrón-YPF, Sapag dijo lo mismo que decía Sobisch en el 95, esa idea de golpe de Estado por parte de los manifestantes. En el 95 Sobisch tuvo que salir de la Casa de Gobierno custodiado y en el 2007, cuando fue lo de Fuentealba, también: lo sacaron disfrazado de policía.

¿Neuquén tiene algo particular?

Es una provincia de mucho conflicto. Se nutrió de grandes obras y eso hizo llegar gente de países limítrofes y de toda Argentina, que vienen con distintas experiencias de lucha, por lo tanto cuando hay un conflicto van a fondo.

El conflicto

Cuando le pregunto si la película generó algún conflicto, Damián suspira y sonríe: “Sí… siempre se generan conflictos. Hicimos un preestreno en Neuquén y eso se vió  muy claro: la mitad la recibió bien y la mitad la criticó. Todos te reconocen la película, pero no coinciden con la resolución del conflicto docente. Es decir: un grupo creía que no se podía negociar un aumento de sueldos hasta que no renuncie Sobisch, y otro creía que había que negociar y que lo de Sobisch debía ir por otro carril. Poblete, el oficial que disparó, recibió perpetua. Pero Sobisch sigue libre y, de hecho, volvió a la política en las internas del Movimiento Popular Neuquino en 2011”.

¿Cuál fue el epílogo?

Cuando asesinan a Fuentealba se declara la huelga general. Y el reclamo pasa a ser que renuncie Sobisch, y el aumento salarial queda en segundo plano, aunque sigue ahí latente. A los 15 días, ATEN llama a negociación con el gobierno y arregla un aumento y levantan el acampe que pedía la renuncia de Sobisch. Entonces la lucha se divide. Una es la sindical por el aumento de sueldo, y otra es la de justicia por Fuentealba.

En la película aclaran que Sandra, la mujer de Fuentealba, se negó a participar.

Quisimos dejarlo en claro porque nos parecía una gran ausencia dentro del relato. Nos juntamos una vez con ella y dijo que quería participar, pero luego no nos atendió más el teléfono. Ella quería que entrevistáramos al antiguo secretario de ATEN, Marcelo Guagliardo, pero le dijimos que no, porque no lo conocía a Carlos. Era una cuestión de relato para nosotros. Desde ahí no volvimos a tener contacto.

La película se proyectó en diferentes puntos del país y tuvo su estreno en el cine Gaumont. Ahora seguirá su ruta por los circuitos culturales, con la misma intención: el debate.

Mu75

Trópico de cáncer

Publicada

el

El caso de San Salvador, Entre Ríos. Vecinos preocupados por la cantidad de enfermos de cáncer comenzaron a organizarse para saber qué los mata. Censos caseros, movilizaciones, reuniones con autoridades y disparates médicos, mientras en la Capital del Arroz, la mayor producción es de soja transgénica.
(más…)

Seguir leyendo

Mu75

Cuentas pendientes

Publicada

el

La comunidad mapuche que cuestiona el acuerdo con Repsol. El werken de la comunidad expuso en el Congreso las deudas ambientales y la violación de derechos. En una charla con Darío Aranda cuenta lo que la prensa calló.
(más…)

Seguir leyendo

Mu75

El mayor pecado

Publicada

el

La obra de León Ferrari. Más de 10 mil obras que hoy nadie puede ver esperan tener un lugar y un reconocimiento a uno de los mayores artistas argentinos. Sus nietas están a cargo de cuidar ese legado que hoy, en pleno reinado del Papa Francisco, resulta incómodo.
(más…)

Seguir leyendo

LA ÚLTIMA MU: MARICI WEW

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo más leido

Anticopyright lavaca. Todas nuestras notas pueden ser reproducidas libremente. Agradecemos la mención de la fuente.