Sigamos en contacto

Mu75

De película

Publicada

el

Los del suelo. La épica historia de resistencia de Irmina y Remo Vénica llega al cine de la mano del director Juan Baldana.

«Más que un escritor, soy un homenajeador de Irmina y Remo, los verdaderos autores de esta obra. Y en estos dos valientes celebro a los miles de valientes, rebeldes inclaudicables que se opusieron a la injusticia, buscando un mundo mejor, aun a costa de sus vidas”, expresa Jorge Miceli en su libro Monte Madre, en el que relata la historia de Irmina Kleiner y Remo Vénica, dos jóvenes militantes de las Ligas Agrarias en Sáenz Peña, Chaco. Perseguidos por la dictadura, huyen al monte y viven allí durante cuatro años. El libro describe duros momentos de lucha por la supervivencia, la adaptación a la naturaleza, que se convirtió en su mayor aliada e incluso el nacimiento de su primera bebé con el monte como sala de parto.

Monte Madre llegó a manos del joven cineasta Juan Baldana gracias al préstamo de un amigo. Se lo devoró y, sin vueltas, decidió llevarlo a la pantalla grande. Durante la lectura, imaginaba cómo sería la película y por primera vez se aventuró en la adaptación cinematográfica de un libro. Le urgía conocer a Irmina y a Remo y viajó a Guadalupe Norte, Santa Fe,  para compartir tiempo con ellos. Les explicó que quería filmar su  historia, firmaron un  contrato y así se puso en marcha Los del suelo, el segundo largometraje de ficción de Baldana. “Una historia se construye desde los sentimientos, y yo sentía que tenía la enorme suerte de poder contar con ellos. Me imaginaba esas mismas personas unos años atrás, pero a partir de verlos hoy. El rodaje terminó de cerrar un círculo afectivo. Cuando fuimos a filmar, Remo nos estaba esperando en la ruta a las 5 de la mañana, estuvieron todo el tiempo detrás de cámara, interiorizándose acerca de este mundo nuevo para ellos,  emocionándose, haciendo un costillar gigante para todo el equipo acompañado de vino orgánico. El viaje de vuelta en el coche cama fue espectacular, pensaba que no sólo no me había equivocado en elegir a los protagonistas, sino que mi sensación es que los entendí. Estoy muy contento de haber elegido esta historia. Era difícil de filmar,  todo un desafío”.

El parto

Dos años le llevó escribir el guión. Después de presentarlo en el INCAA y obtener el financiamiento, eligió personalmente a cada uno de los actores. Lautaro Delgado y María Canale encarnan a Remo e Irmina; fueron a conocerlos y leyeron mucho para poder interpretar sus roles. El rodaje duró cinco semanas y se realizó casi todo en exteriores. Filmaron en el Parque Pereyra Iraola, que tiene una vegetación muy parecida a la del norte del país; también en el Tigre, donde Juan tiene una casita en la que se recluye a escribir; en Carlos Keen, un pintoresco pueblito cercano a Luján, y en Naturaleza Viva, la granja de Irmina y Remo. En este momento arranca la post producción, en la que se lleva a cabo el montaje del film: estiman unos siete meses hasta que quede listo para ser proyectado en el cine.

Juan destaca que lo  seducía “mostrar esta historia desde un punto de vista rural, alejado de Buenos Aires, con el monte como refugio”. Por lo general,  se cuentan historias que suceden en la ciudad. “Me gustaba la cercanía con la naturaleza, no es casual que ellos hoy tengan una granja biodinámica y que hoy la lucha sea desde ese lugar, pero con la misma vitalidad y entusiasmo. Arranqué con un guión de muchas páginas, después  fue transformándose. Hasta el último día de rodaje, agregué escenas y saqué otras. El proceso del guión es hermoso, es lo único  puro: estás solo,  no hay nadie que interfiera. Después viene una etapa también muy linda, que es la de la filmación. La película te va metiendo lentamente en un universo del pasado que se va armando a cuentagotas. Influyó mucho el amor de pareja en esa lucha política, la perseverancia por escapar del peligro y seguir con sus ideales”.

Relatada en un libro, llevada al teatro y al cine, transmitida de boca en boca, la historia de Irmina y Remo sorprende y emociona. La búsqueda de refugio en casas de amigos, la posterior huida al monte chaqueño, la caza del tatú convertido en un manjar para la cena, el dificultoso aprovisionamiento de agua, dormir a la luz de la luna, los gritos de Irmina a su marido para que la ayudara a parir, las bolsitas de semillas de algodón transformadas en pañales para la bebé, Irmina  herida de bala, el segundo parto en el cañaveral, van hilvanando una cronología que se supera en asombro y admiración por esta pareja que pudo con todo.  Así expresa Juan su motivación para encarar la película: “No sólo sobrevivieron sino que tuvieron dos hijos en el monte. La naturaleza que los cobijó es la que hoy los empuja a tener un cambio de paradigma en nuestro sistema de vida. En la época de la dictadura, donde parecía imposible transformar el sistema capitalista a través de los ideales, para ellos no fue una utopía y muchos dieron la vida por  eso.  Las ideas transformadoras, en el contexto en el que estén, parecen delirios, pero no lo son. La película profundiza en la historia de ellos dos y deja una ventana abierta para que el que quiera, pueda seguir investigando”.

Sin excusas

Los anteriores trabajos de Juan –Soy huao y Arrieros– fueron búsquedas para escribir ficciones y terminaron siendo documentales. El primero muestra las costumbres de los huaroni, una tribu ecuatoriana que respeta sus propias reglas y se mantiene lejos del consumo urbano. El segundo retrata la vida de arrieros que viven a dos horas de auto de Santiago de Chile, trasladan a sus animales por la montaña, de la que no piensan alejarse. También filmó un largometraje de ficción, Los ángeles: cuenta la historia de un pueblito donde el ferrocarril deja de pasar y quedan sólo cuatro habitantes.

Como cineasta, se declara autodidacta. Estudió fotografía en la Escuela de Cine de Avellaneda, guión y ciencias de la comunicación, pero no llegó a completarlos. 

Fue productor de televisión, luego director creativo en Torneos & Competencias.  Se hizo amigo de los integrantes de la banda de rock Catupecu Machu y filmó muchos videoclips. Asegura que es la mejor manera de equivocarse e ir aprendiendo sobre la marcha. Ahora, trabaja en DeporTV, (un canal de Educ.ar, junto con Paka Paka y Encuentro), en la parte audiovisual. También hace publicidades.

Se declara admirador de la obra de Leonardo Favio: “Cuando me enteré de que tenía la escuela de la calle, me dio esa valentía para empezar a hacer. Yo no tengo el título, pero a veces es lo de menos: hay que salir y probar”. Sus próximos planes tienen un  destino geográfico concreto: “Quiero ir al desierto de Marruecos: hay una comunidad de nómades que viven de una manera muy particular. No es tan difícil filmar, si tenés una buena cámara, un sonido que zafe y un concepto de fotografía: ya no hay excusas para no hacer una película”.

Mu75

Trópico de cáncer

Publicada

el

El caso de San Salvador, Entre Ríos. Vecinos preocupados por la cantidad de enfermos de cáncer comenzaron a organizarse para saber qué los mata. Censos caseros, movilizaciones, reuniones con autoridades y disparates médicos, mientras en la Capital del Arroz, la mayor producción es de soja transgénica.
(más…)

Seguir leyendo

Mu75

Cuentas pendientes

Publicada

el

La comunidad mapuche que cuestiona el acuerdo con Repsol. El werken de la comunidad expuso en el Congreso las deudas ambientales y la violación de derechos. En una charla con Darío Aranda cuenta lo que la prensa calló.
(más…)

Seguir leyendo

Mu75

El mayor pecado

Publicada

el

La obra de León Ferrari. Más de 10 mil obras que hoy nadie puede ver esperan tener un lugar y un reconocimiento a uno de los mayores artistas argentinos. Sus nietas están a cargo de cuidar ese legado que hoy, en pleno reinado del Papa Francisco, resulta incómodo.
(más…)

Seguir leyendo

LA ÚLTIMA MU: MARICI WEW

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo más leido

Anticopyright lavaca. Todas nuestras notas pueden ser reproducidas libremente. Agradecemos la mención de la fuente.