Sigamos en contacto

Nota

La revolución de la lechuga

Publicada

el

No está claro si la escena de cientos de personas repartiendo verduras para otras miles a metros de la Casa Rosada representa el fin de algo (quizá de un modelo de hambre, ajuste y represión) o el comienzo de otro paradigma que ya está emergiendo, del que la Unión de Trabajadores de la Tierra se erige como protagonista. En la Plaza de Mayo el comentario era unánime: la ridiculez a la que quedó expuesta la Policía de la Ciudad hace semana y media, cuando secuestró mercadería y reprimió a la organización cuando intentaba hacer un verdurazo, solo hizo aumentar la convocatoria al de ayer. Y darle sentido: “¿Cuál es la forma de combatir el hambre?” preguntaba la UTT, y daba a elegir entre una cachiporra policial y una lechuga. La respuesta quedó sellada con una Plaza colmada, que gritó: “Lechuga sí, palos no”.
De pronto, el centro porteño se vio invadido por un extraño olor: el antiguo aroma a verdura fresca. Ocurrió cuando la Unión de Trabajadores de la Tierra (UTT) apenas desembarcó con cantidad de cajones de verduras repletos de lechugas, berenjenas, tomates, morrones, pepinos y otras especies desconocidas para muchos porteños, que se habían acercado a recibir la mercadería de manos de sus productores.
La caravana – que incluyó a decenas de organizaciones sociales y políticas- entró por Avenida de Mayo, comandada por un tractor que provenía de El Pato, Berazategui, donde la UTT tiene una de sus sedes productivas. Portaba  una berenjena gigante, símbolo de la represión en Constitución. De esa forma, la UTT politizó los gases y los palos que recibió el viernes 15 de febrero, y redobló la apuesta.
“Ante el hambre, nosotros elegimos la lechuga. Ante el hambre, nosotros elegimos la soberanía alimentaria, el acceso a la tierra, la igualdad de género, la solidaridad y el trabajo digno”, dijo a lavaca Nahuel Levaggi, uno de los referentes de la organización a nivel nacional. “Eso es lo que le proponemos al pueblo argentino”.
Una fila de más de dos cuadras había esperado la llegada de esa caravana de verduras,  que fue recibida con aplausos masivos.
La escena de los productores avanzando hacia la Plaza de Mayo fue conmovedora: la mayoría de familias bolivianas alzaba sus propias cosechas, junto a sus hijos pequeños y con una gran participación de mujeres. Una de ellas fue quien tomó el micrófono y puso palabras a lo que estaba pasando: “¿Quién le da de comer al pueblo argentino? ¡Levanten la mano los productores! Marchamos para poder sacar el crédito y tener una propia tierra. Lamentablemente alquilamos la tierra. Vivimos en una casilla de madera, con nuestros hijos. Hoy por nuestra zona el temporal nos arrasó con todo”, relató.
Los cajones terminaron de acomodarse, y comenzó el Verdurazo.

Foto: Ramiro Domínguez Rubio

Las clientas de la crisis

La mayoría de quienes se acercaron al Verdurazo en Plaza de Mayo fueron mujeres. Mujeres jubiladas, solas o con hijos que, bolsa al hombro, llegaron preparadas para llenarse de verduras. Soledad, con un hijo en un carrito y otros dos correteando a su lado, vino desde Mataderos: “Vinimos especialmente, nos enteramos por la televisión. Lo que pasó en Constitución nos indignó más, pero saber que trabajan por tan poco dinero y nosotros pagamos una barbaridad… Mi modo de protesta es venir con mis hijos a buscar las verduras. Estos tipos transpiran toda la camiseta: se levantan a las 5 de la mañana, cosechan, y encima los reprimen: no da”.
A su lado, una jubilada la oye y se anima a hablar. ¿Cómo están los precios en el supermercado, en el almacén? El supermercado ya no sé lo que es. No voy más. Tuve que cambiar hábitos, sí. La carne es muy poca”.
La conversación fluye en la fila:
-Es que baja la calidad de todo: la leche, la carne, la verdura, los pañales.
-Para acomodarse con este gobierno lo que hizo uno es bajar la calidad de vida. Bajar, bajar, bajar.
Mientras tanto, la cola avanza y comienzan a verse cajones vacíos flotando entre las manos por arriba de la cabeza de la gente: el verdurazo a pleno. El año electoral también:
-No se trata del voto, se trata de que el que gobierna nos cuide.
-Ahora dicen: hay que esperar que termine el mandato, porque el voto… Y eso también te indigna: ¿y mientras tanto? Hace rato que esta situación no da para más.  Me indigna que estén haciendo esto otra vez con Argentina.
Otra señora cuenta que parte de los alimentos que produce la UTT están libres de agrotóxicos. Si bien a todas les parece interesante el planteo, Soledad levanta los hombros y patea la respuesta: “Uno trata de tener los cuidados que tiene que tener, pero a veces no se puede”. Y agrega: “Pero gracias por la información”.
En este rato en la Plaza, a metros del Cabildo, ya sucedió algo inesperado: la gente se puso a hablar.
“¿Cómo es tu nombre?” le pregunta Soledad a la jubilada para poder seguir conversando con propiedad. “Soledad” responde la señora. Ambas se ríen y se dan un beso tímido y cómplice: ya no están solas.

Foto: Ramiro Domínguez Rubio

El hombre del tractor

Uno de los protagonistas de la caravana fue El hombre del Tractor. Con una remera que decía grande UTT en la espalda, fue sin duda uno de los más fotografiados de la jornada. Es que la puesta en escena lo ameritaba: manejando un tractor naranja y volvió a ser el elegido para encabezar la marcha y graficar así que son verdaderos productores de alimentos.
Según cuenta Nahuel, el Hombre del Tractor, la máquina proviene de El Pato, Berazategui, donde la UTT tiene unas 120 hectáreas de producción de verduras y flores sin uso de agrotòxicos, con producción  agroecológica. Una parte es orgánica, así es la hectárea y media que maneja Nahuel con sus cuatro hermanos. “Estamos vendiendo en los Almacenes de ramos generales de la UTT, en ferias y con otros allegados a la organización”, cuenta a un costado de la Plaza, donde dejó estacionado el tractor.
Nahuel relata también que la gran mayoría de los integrantes de la organización alquila las tierras, y que hay muy pocos con terreno propio: “Todos tratamos de llegar a eso para no estar dependiendo de que un día quien nos alquila quiera vender y nos deje en la calle”.

Rebelión verde: la UTT, de La Plata a la verdulería


Le pregunto a Nahuel cómo lo cambió la alimentación agroecológica, y producir de esa manera: “Cambia mucho. No solo en lo económico sino en lo social. En sí mismo te sentís mejor, compartís con más gente, es mucha la diferencia a lo convencional, donde estás como en un círculo cerrado, donde solamente producís para el mercado y lo que cobras de ahí, se lo das a las agroquímicas. Esto afecta a la salud tuya, de tu familia y también la del consumidor”.
¿La gente se va sensibilizando sobre este tema, compra y apoya la agricultura sin veneno? “La mayoría se está empezando a dar cuenta que la verdura agroecológica es muy beneficiosa para la salud, pero lo convencional es lo que encontrás en la mayoría de las verdulerías”.
Data exclusiva: según adelanta Nahuel, para vencer esta dificultad la UTT ya está pensando en abrir un mercado mayorista de verduras agroecológicas. Una especie de mercado central sin venenos, verdura fresca y precios justos. “Esto va a permitir que otras verdulerías, no solo de la UTT, tengan esta verdura”, se entusiasma Nahuel.
Nahuel explica entusiasmado que la verdura agroecológica implica una gran variedad, no sólo la ensalada de lechuga y tomate preferida (o impuesta) en el menú argentino. “Pero además de muchas otras verduras, en tomate tenés 14 variedades, diferentes sabores, colores. Y lo mismo pasa con  otras producciones”.
Otro mito a derribar: hay que saberlas cocinar. Nahuel: “Es mentira que te tenès que pasar el día cocinando verduras. En 15 minutos, con dos tres productos de verdura fresca, se pueden hacer montones de cosas”.

El verdurazo: la colonia agroecológica de la UTT en Jáuregui

Lo político

Fueron muchas las personalidades que acompañaron a la UTT en el verdurazo del miércoles, visiblemente más que la otra decena de movidas que ya habían hecho en Once, Constitución, Congreso y en esta propia plaza. Son pocas, en cambio, las personas que vienen acompañando a la UTT en su largo camino que hoy los tiene en la agenda pública. Uno de ellos es Marcos Filardi. Es abogado y ha recorrido 260 localidades argentinas en una ruta de la Soberanía Alimentaria para entender el problema. Fundó y coordina el Museo del Hambre, lugar donde se cruzan experiencias, sabores y saberes (https://www.lavaca.org/mu129/el-semillero-marcos-filardi-y-el-museo-del-hambre/).
De lo micro a lo macro, Filardi asegura que los productores pequeños de agricultura familiar y campesina están enfrentando una situación muy difícil en sus territorios por falta de acceso a la tierra. Enumera: “Condiciones leoninas en los contratos de alquileres y pésimas condiciones de precio y comercialización. El famoso camión les levanta la verdura por 2 pesos y a nosotros nos cobran 80”.
¿Cómo ve a la UTT como fenómeno político? “Ponen en el centro de la discusión qué modelo alimentario queremos: los agronegocios destinados a la exportación, o que se apoye a quienes con su esfuerzo cotidiano contribuyen a generar alimentos para nuestra mesa”.
¿Cree que hay una mejor relación con los consumidores? La plaza es el contexto de su análisis: “El feriazo es justamente el puente, esa apuesta al cara a cara entre unos y otros permitiéndole al comensal tener acceso a un alimento fresco, cosechado esa misma mañana, producido por pequeño productor, localmente, y a un precio justo. Le permite a uno y otro conocer quién es efectivamente quién es el que pone la comida en nuestra mesa todos los días”.
A pocos metros se encuentra Leonardo Grosso, diputado y referente del Movimiento Evita. En tiempos electorales en los que, paradójicamente, no abundan propuestas, la UTT llevó el reclamo por la propiedad de la tierra, la necesidad de que la cadena de comercialización establezca precios justos y la discusión sobre cómo lograr alimentos más saludables. La cara oscura de estos reclamos –que la UTT también expone, como dice Filardi- es una concentración tanto de la tierra como de la producción de alimentos, que los consumidores sufren apenas van al supermercado. Grosso relata: “Trabajamos en un proyecto fiduciario para trabajar en la propiedad de la tierra. Es una discusión que toma cada día más relevancia por el ajuste y el aumento de los precios permanente resultado de la concentración del mercado. Por eso en esta campaña la discusión que están dando los productores familiares es ocupar, producir y eliminar químicos para hacer producciones más sanas”.

Foto: Ramiro Domínguez Rubio


¿Cuál es la capacidad real de insertar estas discusiones dentro del ámbito partidario? Grosso: “Si la política no incorpora estas discusiones que vienen dando los movimientos sociales, en este caso los productores, o los feminismos en la calle por poner otro caso, no hay unidad posible, no hay expectativa posible de construir. Y si no hay expectativa de construir, no hay victoria sobre el macrismo. Si el espacio político opositor no incorpora esta agenda de lucha que dieron en la calle sectores que no tienen voz ni visibilidad en la agenda pública, no tiene sentido”.
¿Usted ve a Felipe Solá o Cristina Fernández (por nombrar dos candidateables de su espacio) discutiendo la propiedad de la tierra, por decir una de las reivindicaciones de la UTT? Grosso: “La única forma de construir una agenda que genera expectativa es incorporando esto. Nosotros lo venimos haciendo, lo discutimos a todos los partidos políticos. La agricultura familiar, qué hacemos con las tierras perirubaranas, si las destinamos a countries o a producir las verduras que comemos. Es algo que venimos apoyando y que se hace visible a través del verdurazo y la represión”.

Foto: Ramiro Domínguez Rubio

Cuadernos y verduras

Todo parece una gran ensalada, pero en el medio del reparto de verduras se cuelan los trabajadores de Madygraf, la imprenta recuperada que la semana pasada sufrió una represión frente al Congreso que terminó con cuatro detenidos, entre ellos un trabajador de la imprenta y dos reporteros gráficos.

Los caza imágenes: cómo fue la detención de los reporteros gráficos y por qué la Policía no quiere fotos       


Los trabajadores de Madygraf aprovecharon el flujo de gente para realizar la misma acción que aquella vez, levantando el mismo reclamo: un “cuadernazo” que denuncia que el Ministerio de Educación les quitó una licitación millonaria para fabricar cuadernos escolares. Laura cuenta: “Nosotros pedimos como empresa recuperada ser proveedores directos del Estado, que es el principal consumidor de papel impreso: imagínate que trabajar con nosotros, que somos una empresa sin fines de lucro, les saldría mucho más barato”.
Los puentes entre fábricas recuperadas y UTT empiezan a construirse: “Ambos planteamos el cese de la represión. Queremos trabajar y no nos dejan. Yo creo que hay un plan de ajuste de conjunto que no solamente está afectando a la educación y la salud sino a todos los trabajadores: ellos son pequeños productores, nosotros una empresa recuperada, el eslabón más débil de una cadena. En nuestro caso somos 150 familias y no queremos un 2001. Nosotros en 2014 recuperamos la fábrica y evitamos la desocupación: somos un ejemplo de una respuesta frente al desempleo”.
Acaso estas personas que no cortan calles, tienen propuestas, no piden trabajo sino que los dejen trabajar, y encima fabrican productos de calidad y a menor precio, estén planteando que otro modelo es posible. La respuesta de la gente parece ser el broche que faltaba. Levaggi, coordinador nacional de la UTT, no se sorprende: “La gente tiene hambre y el pueblo se movilizó ante lo que pasó cuando nos reprimieron. Frente a eso nosotros le proponemos un modelo de solidaridad y alimentos. Confiamos en la calle, en la lucha y en nuestra organización y en lo que producimos: esa es la fortaleza que tenemos”.

Foto: Ramiro Domínguez Rubio

Nota

Perú: racismo, criminalización y disciplinamiento como trasfondo de más de 60 muertes

Publicada

el

Lavaca habló con dirigentes sociales y campesinas, que analizan la represión desatada tras la crisis institucional que dejó al menos 60 muertos, miles de heridos y centenares de detenidos, con imágenes de tanques entrando a la universidad pública incluidas. El rol del Congreso, la figura de Dina Boluarte, la raíz histórica, racista y clasista de la derecha peruana. La ligazón con la agenda extractivista con la desestabilización actual que busca criminalizar y disciplinar a las voces de comunidades y organizaciones sociales que denuncian la situación como «dictadura cívico-militar».  

Dina Boluarte tiene más muertos en Perú por la violencia institucional, que días de gestión.

Según la Defensoría del Pueblo de Perú al momento son al menos 56 los muertos por la represión, miles de heridos, y centenares de detenidos. Organizaciones sociales reportan, por su parte, más de 60 muertes. Todo ocurrió en menos de cincuenta días: desde que la vice Dina Boluarte asumió el Ejecutivo el 7 de diciembre de 2022, cuando fue detenido el entonces presidente Pedro Castillo. 

Mientras tanto las calles siguen siendo un escenario de marchas y repudios contínuos: solamente el martes 24 de enero la Defensoría del Pueblo registró 85 cortes de rutas nacionales, además de movilizaciones y bloqueos en 39 vías provinciales. 

¿Cómo interpretar lo que está ocurriendo?

Melania Canales es dirigenta social de la región de Ayacucho; diez de los muertos pertenecen a esa localidad. Además, es ex presidenta de la Organización Nacional de Mujeres Indígenas Andinas y Amazónicas del Perú. Sintetiza así para lavaca los reclamos sociales de los cuales además fue protagonista: 

  • “Uno de los principales reclamos es que haya un referéndum para la Asamblea constituyente; existe hoy una Constitución de 1993, hecha por el dictador Fujimori, que ha privatizado todo en Perú: luz, agua, carreteras, pistas, empresas mineras. Esa es la Constitución que le da todo el poder al empresariado, es la peor Constitución de América Latina, el empresariado se lleva sus ganancias y no paga nada”.
  • ”Esta Constitución ha permitido que la salud y la educación sean un negocio. Prácticamente nos despoja de nuestros territorios colectivos de los pueblos y mujeres indígenas, y no nos permite la participación del pueblo organizado en espacios de poder de decisión. También nos criminaliza. Por eso exigimos referéndum y buscamos una nueva Constitución”.
  • “Pedimos también la renuncia de la traidora y asesina Dina Boluarte. Y la renuncia de la mesa directiva del Congreso”. 
  • “Y exigimos paz. Una paz con justicia. Eso exigimos en el Perú”. 

La Universidad atacada

A la cadena de violencia desde el gobierno se sumó la última semana la brutal represión en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM) que incluyó el ingreso de 400 policías junto a fuerzas especiales con tanques que derribaron las puertas, disparos y gases lacrimógenos, y donde más de 205 estudiantes fueron detenidos.

Natali Durand es docente de antropología en la Universidad. Dos estudiantes de su clase fueron detenidos, y ella describe: “Ha sido un atropello a la autonomía de la Universidad. Los estudiantes habían abierto las puertas para alojar a las personas que estaban llegando de distintas regiones para marchar”. 

Desde todo el país llegaban delegaciones a lo que se denominó la Nueva Marcha de los Cuatro Suyos, y la Universidad funcionaba como alojamiento y espacio de encuentro y logística. Pero cuando entró la policía, explica Natali “quedaban pocos manifestantes, eran más los alumnos que se encontraban dentro de la Universidad, algunos en la toma, otros en la residencia universitaria, eso es muy preocupante porque entraron a la residencia universitaria”. Desde entonces parte de los docentes y estudiantes piden la destitución de la actual rectora Jeri Ramón. 

El Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO) condenó la represión y expresó que “la entrada de la policía a la sede universitaria es una violación flagrante de la autonomía”. Además rechazó la “decisión del gobierno de recurrir a la violencia para enfrentar la crisis en el país”. Y remató: “La actitud del gobierno del Perú se coloca al margen del respeto a los Derechos Humanos”.

La traición de Dina

¿Dónde se encuentra la semilla del actual conflicto?

Responde Natalí Durand: “Para entender la semilla de esto podríamos irnos hasta 200 años atrás, pero creo que ahorita lo más grave ha sido la descomposición política que tuvimos desde 2016 cuando el partido de la señora Keiko Fujimori (hija del ex dictador) ganó la mayoría absoluta en el Congreso. Desde 2016 lo que se generó fue un desbalance de poder a favor del Ejecutivo”.

Sin embargo (o tal vez por eso mismo) el profesor y político Pedro Castillo, con el partido Perú Libre, ganó las elecciones en segunda vuelta a la misma Fujimori, y gobernó desde el 28 de julio de 2021 hasta la declaración de su “permanente incapacidad moral” por parte del Congerso, el 7 de diciembre de 2022. Castillo fue docente de escuela primaria, presidente del Comité de Lucha del Sindicato Único de Trabajadores de la Educación del Perú (SUTEP) y encabezó la huelga docente de 2017.

El 7 de diciembre de 2022 Castillo fue detenido y destituido luego de 16 meses de gobierno. Horas antes había anunciado el cierre temporal del Congreso, pero ante esto sus propios ministros comenzaron a renunciar y a calificar la situación como un autogolpe. Con las fuerzas armadas y la policía en contra, el Congreso trató, una vez más, la moción de vacancia contra el entonces presidente bajo la acusación de “incapacidad moral”. Castillo fue detenido y destituido; juró entonces quien era su vicepresidenta, Dina Boluarte quien, entre otras cosas, tenía en el propio Congreso denuncias por presunta infracción constitucional que fueron rápidamente archivadas. 

Dice Natalí Durand: “Si bien es legítima sucesora, se había dicho que iba a renunciar y pedir elecciones. A su asunción la gente la asume como una traición. A su vez, en la derecha no la ven como parte: en el momento en que no le sirva más la van a soltar. Ahora ella les sirve porque el presidente del Congreso no puede ejercer funciones de presidente, tiene que llamar a elecciones en un periodo de 3 a 9 meses como máximo. Ella no quiere renunciar porque sabe que, si renuncia, la van a dejar sola y le espera un proceso judicial fuertísimo”. 

La actual presidenta no tiene bancada propia en el Congreso ni un partido que la apoye.

La pregunta entonces es quién tiene el poder hoy en Perú.

La voz desde las calles

Melania Canale, dirigenta social de la región de Ayacucho, remarca que la situación actual puso luz sobre el “racismo y el clasismo en nuestro país”. Sigue: “Perú ha sido el centro del colonialismo: cuando se creó la república peruana hace 200 años se hizo con los descendientes de los españoles, los ‘mistis’ y los criollos, y los pueblos indígenas y afro estuvimos ausentes. Entonces lo que vino fue una dominación de una clase media alta privilegiada. Hay una desigualdad grande, que se ha agudizado, los derechos se convirtieron en negocios, como la educación, la salud, y la participación política”. 

Melania define a Pedro Castillo como el primer “marrón” (por el color de su piel) que llegó a la presidencia. Y define: “Hemos sentido que al marrón no lo aguantaban”. A la actual presidenta la llama “la usurpadora”. Dice: “En estos momentos, aunque ella ganó junto a Castillo, representa a la derecha. El Congreso ha sido un obstáculo que a Pedro Castillo no lo dejó gobernar, siempre estaba ahí promoviendo su vacancia. Dina tenía una denuncia, pero la archivaron en el Congreso. Realmente esto se veía venir. Acá, la derecha política del Perú es una derecha arrastrada, que siempre se entrega por completo a la oligarquía” 

¿Tiene relación el problema con las agendas extractivistas? 

Está muy ligado. Hace poco una funcionaria de Estados Unidos ha dicho que en Sudamérica están el agua dulce, los minerales, el litio. Aquí están paralizadas varias mineras por los reclamos de las comunidades. Hay también contaminación de los ríos, de la tierra, mucha gente con metales pesados en la sangre, y además estos empresarios no dejan nada…

¿A qué atribuís la actual represión? 

Es una caza de brujas. En Ayacucho hay 8 detenidos dirigentes y dirigentas de organizaciones, los han llevado hasta Lima, acusados de terroristas. No somos asesinos, no somos terroristas. Están buscando descabezar a las organizaciones, meter miedo, criminalizar y perseguirnos, inventando fantasmas. No hay libertad en este país: por eso decimos que estamos viviendo una dictadura cívico militar. 

Seguir leyendo

Nota

Las cosas que hay que hacer para trabajar – Capítulo 1

Publicada

el

La nueva serie documental de lavaca: El mundo de la autogestión en Argentina a través de ocho capítulos sobre experiencias recientes de diferentes cooperativas que lograron recuperar empresas vaciadas o quebradas por las patronales. Dirigida por Patricio Escobar, autor de La crisis causó 2 nuevas muertes.

Dos mil personas que integran empresas recuperadas de toda la Argentina se reúnen en un acto histórico en la Aceitera La Matanza. ¿Qué buscan? Impulsar el proyecto de Ley de Recuperación de Unidades Productivas que facilite que cooperativas de trabajo pongan en marcha empresas quebradas o vaciadas por las patronales. El movimiento lleva 20 años sin ley, pero ha recuperado no sólo trabajo sino también dignidad y vida, con 400 fábricas en el país que dan trabajo en total a más de 14 mil obreras y obreros. Su lema: Ocupar, resistir y producir.

Las cosas que hay que hacer para trabajar Dirección: Patricio Escobar.
Producción integral de Cooperativa de Trabajo Lavaca: Claudia Acuña, Sergio Ciancaglini, Anabella Arrascaeta, Lina Etchesuri, Sebastian Smok, María del Carmen Varela, Franco Ciancagini, Lucas Pedulla.
Fotografía: Lina Etchesuri y Sebastian Smok. Cámara: Patricio Escobar, Guillermo Guevara, Sebastian Smok.
Música: Guido Donato y Tomás Lobov.
Edición: Damián Finvarb.

Seguir leyendo

Nota

Cuatro años de in-justicia por el femicidio de Carla Soggiu       

Publicada

el

En la Plaza de la Memoria de Pompeya, junto a vecinos, vecinas, otras familias víctimas de femicidios y organismos de derechos humanos del barrio, se recordó este domingo a Carla Soggiu frente al mural que hizo el barrio, a cuatro años del femicidio. Estuvo presente Alfredo Soggiu (foto) el padre de Carla. Sin culpables por el crimen, y sin siquiera un fiscal que lleve adelante la causa, la familia se transformó en querellante e impulsa que se investigue la responsabilidad de Diego Santilli, por entonces Ministro de Seguridad porteño, por la falla en el sistema del botón antipánico que debía protegerla. El ex marido de Carla fue acusado por violación, pero el crimen sigue impune. La idea sobre quién cuida a lxs vecinxs.  

El acto en la Plaza de la Memoria de Pompeya (fotos: Ailín Soria)

“A pesar de que pasaron cuatro años cada día siento más injusta su partida, que le hayan quitado la vida. Tanto su pareja, como el gobierno de la Ciudad, como la justicia, todos la mataron un poco a mi hija”. 

Alfredo, papá de Carla Soggiu, está parado en la Plaza de la Memoria del barrio porteño de Pompeya, a cuadras de donde su hija murió. Desde ahí habla. Frente a él vecinos y vecinas que escuchan; a su lado, familiares de otras víctimas de femicidios; y en su espalda, el mural desde donde su hija mira al barrio junto a letras negras que dicen: verdad y justicia. 

Ni botón ni GPS

El 15 de enero de 2019, cuatro años atrás, Carla Soggiu pidió ayuda 5 veces apretando el botón antipánico que tenía después de haber denunciado a su pareja. Pese a que el sistema contaba con ubicación GPS, la empresa no pudo ubicarla. Carla estuvo desaparecida hasta que un barrendero encontró su cuerpo en el riachuelo. Según la autopsia, murió por “asfixia mecánica por sumersión”. 

Ella tenía un botón antipánico porque días antes, el 26 de diciembre de 2018, su ex pareja, Sergio Nicolás Fuentes, la secuestró, violó y golpeó brutalmente, con su hija menor como testigo. Carla tenía hidrocefalia, los golpes destrozaron la válvula. Cuando logró huir lo denunció ante la la Oficina de Violencia Doméstica, y le dieron el botón antipánico que días después no la protegió.  

Con el Poder Judicial en contra

Sergio Nicolás Fuentes fue condenado por la violación a seis años de prisión, pero la causa por el femicidio fue archivada, cuando la familia se enteró ya había pasado un año.

Pidieron entonces que la justicia porteña investigue por qué no funcionó el botón antipánico: el fiscal de primera instancia archivó el pedido.

Apelaron, el fiscal de Cámara también lo archivó.

Fue cuando alegaron que la Ley de Víctimas autoriza que se abra la investigación sin asistencia de un fiscal, y así lograron que se los acepte como querellantes.

En ese punto están ahora, sin fiscal el impulso de la causa depende de la familia. El objetivo es que se investigue la responsabilidad de Diego Santilli, por entonces Ministro de Seguridad porteño, por la falla en el sistema del botón antipánico que debía proteger a Carla.  

Dice Alfredo, papá de Carla: “Después de tanto tiempo de lucha, con el acompañamiento de un montón de gente incondicional, recién logramos meter una causa contra uno de los asesinos de mi hija. Más que nunca necesitamos el acompañamiento de todos, que nos ayuden a caminar. Por mis nietos, por mi señora, también por mí. Lo necesito, que me acompañen”. 

A su lado están Susana y Daniel, padres de Cecilia Basaldúa, víctima también de un femicidio y de un Poder Judicial que intenta garantizar impunidad en lugar de justicia. Susana explica: “Las familias sentimos mucha impotencia, esto no tiene que pasar más. Tenemos que luchar y acompañarnos porque es lo que nos hace fuertes”. Susana se detiene para nombrar a Roxana, mamá de Carla Soggiu que no está presente, se quedó cuidando a sus dos nietos, hijes de Carla, que hoy tienen 6 y 8 años. Sigue: “Nuestras hijas no pueden volver a la vida pero queremos que descansen en paz, y lo van a hacer cuando haya justicia”. 

Daniel (en el centro), y Susana, rodean a Alfredo, el padre de Carla Soggiu. (Fotos: Ailín Soria).

Vecinos cuidándose

Vecinos y vecinas del barrio forman un semicírculo para escuchar. Entre ellos están presentes los integrantes del Instituto de la Memoria de Pompeya, responsables de cuidar y crear la Plaza de la Memoria donde ocurre este ritual de abrazo hacia la familia. Además del de Carla hay murales dedicados a Ezequiel Demonty (el joven asesinado por la Policía en el Riachuelo), por la Noche de los Lápices, por Hebe de Bonafini, entre otros.

“La lucha se sostiene con amor, con alegría y con memoria”, dice Alberto, integrante del espacio, y cuenta que fue en 2006 cuando se propusieron visibilizar a les desaparecides del barrio, crearon la plaza, y empezaron a marchar juntos.

Pronto se dieron cuenta de cómo aparece la violencia institucional y estatal hoy, dice: “A veces reflota en estas formas: femicidios, travesticidios, desaparición de jóvenes en situación de calle. Los únicos que nos cuidamos somos los vecinos a los vecinos”. 

Luego, la foto de Carla se levanta alto y se grita presente, con su sonrisa y su mirada desde la pared.

Fotos: Ailín Soria.
Seguir leyendo

LA ÚLTIMA MU. Crecer, crear, cooperar

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo más leido

Anticopyright lavaca. Todas nuestras notas pueden ser reproducidas libremente. Agradecemos la mención de la fuente.