Sigamos en contacto

Mu172

Jorge Nawel: modo mapuche

Publicada

el

El racismo, Vaca Muerta, quiénes cumplen y quiénes violan la ley; la RAM, los medios, la tecnología, Dios, el rock, la propiedad de la tierra, la cosmovisión, la alimentación, la ciudadanía. Jorge Nawel, 60 años, cuatro hijos, es logko (autoridad política) de la Confederación Mapuche de Neuquén y un histórico referente de esa comunidad. Participó en el Diplomado Andrés Carrasco en Periodismo y Comunicación Ambiental. Aquí, parte de lo que compartió para comprender la mirada mapuche sobre historia, presente y futuro. Por Sergio Ciancaglini.

Estamos ante la comunidad tal vez más insultada y estigmatizada de la Argentina. 

Bueno, nos insultan por defender nuestros derechos. Entonces nos hemos ganado esos insultos, ¿no? Aclaro que quise invitar a hermanas de la comunidad para esta charla, pero están en un encuentro de mujeres mapuche acá en Vaca Muerta. Tenemos temblores no solo por el fracking sino por el patriarcado, que está instalado también en los pueblos indígenas y el mapuche en particular, producto de tanto colonialismo y aculturación. El rol de la mujer siempre ha sido activo y protagónico: tenemos muchas mujeres logko, que es la máxima autoridad política de cada comunidad. Pero el debate se ha profundizado por todo el sacudón del movimiento feminista, con cuestiones que no eran parte de la agenda mapuche: sobre todo violencia intracomunitaria, que ya está en el sistema de sanciones en nuestro pueblo. 

¿Cómo está el panorama en Neuquén con Vaca Muerta? 

Tenemos un modelo extractivista a full, que se vende como la gran solución de todos los males económicos del país. Vaca Muerta no es una explotación, es una hiperexplotación. El marco jurídico que hemos ganado con mucha lucha, en la Constitución Nacional, en los fallos de la Corte Suprema, en convenios internacionales como el 169 de la OIT (Organización Internacional del Trabajo), o los fallos de la Corte Interamericana, van quedando como letra muerta al lado de la impunidad de las petroleras para imponer su voluntad. Al decir petroleras englobo también al Estado, la justicia, y al poder mediático. Son enemigos muy poderosos, pero lo peor que podemos hacer es resignarnos a eso. Tenemos que tratar de movilizar a toda la sociedad porque muchos creen que la contaminación petrolera es un problema de los mapuches pero se va entendiendo que no, que el planeta Tierra es un cuerpo que, al afectar cualquier zona, queda afectado en conjunto. Pero estamos muy esperanzados porque se suman cada vez más gente y movimientos para decirle no a semejante nivel de irracionalidad que tiene el fracking. Si vos prendés la televisión lo único que dicen es que construyan de una vez el gran gasoducto, para que aumente la exportación y tener dólares. Es una fiebre energética donde todo depende exclusivamente de esta región, de Vaca Muerta. 

¿Quién viola la ley?

¿Y frente a eso ustedes qué reclaman? 

Que se respeten las leyes nacionales e internacionales, y las constituciones tanto nacional como provincial. Nos atacan medios que son racistas, discriminadores, que promueven el odio hacia lo mapuche, pero lo que reclamamos son derechos que nos costó mucho instalar, por ejemplo en la actual Constitución Nacional de 1994, cuando hubo una enorme movilización de todos los pueblos de la Argentina en el marco de la Constituyente. Allí se reconoció por primera vez la preexistencia étnica y cultural de los pueblos indígenas con respecto al Estado Argentino y la posesión y propiedad de las tierras que tradicionalmente ocupamos. También figura en la Constitución de Neuquén. Son derechos que no nos regaló nadie y queremos hacer valer. 

¿Por ejemplo?

No se pueden planificar acciones que afecten territorios indígenas sin aplicar el derecho a la consulta previa, libre e informada a la comunidad, que figura además en la Ley 24.071. Nos quieren expulsar pero tenemos el derecho constitucional a la posesión de nuestra tierra. No tenemos la propiedad porque el Estado se encargó de no dar esa seguridad a nuestras comunidades, pese a que siempre vivimos en estos espacios y somos preexistentes al propio Estado. No somos usurpadores, es al revés: usurpadores pueden ser los que llegaron por concesiones petrolíferas o títulos fraudulentos. Cuando una derecha perversa habla de que nos queremos apropiar de los bienes del país no dicen que esos bienes ya están apropiados, porque los grandes terratenientes son capitales extranjeros. Mientras tanto la población se va hacinando en barrios de las periferias urbanas que son una vergüenza. Decir que actuamos al margen de la ley o que no respetamos las instituciones es parte de una farsa que se crea para generar criminalización y odio racial. 

Ustedes no hablan propiedad como lugares en los que hacer hoteles o barrios privados, sino de una propiedad comunitaria de la tierra para vivir y trabajarla. 

Sí, es lo que estamos haciendo por ejemplo en Newen Mapu (energía de la tierra), el lof (territorio) de 25 hectáreas en la meseta en el que estamos construyendo viviendas, nuestra Ruka (casa comunitaria), espacios ceremoniales, y una escuela, además de estar trabajando esa tierra árida para recuperarla para la producción sana de nuestros alimentos. Tenemos que hacer un pozo de agua de más de 100 metros y la idea es empezar a enriquecer naturalmente esos suelos. Aprendemos mucho de las experiencias campesinas y agroecológicas: no inventamos la rueda. En un momento en el que la alimentación está en crisis, con grupos de poder que controlan todo y un pueblo que no accede al alimento, esos grupos que se autoabastecen y producen sano y accesible tendrían que ser la niña bonita, y sin embargo siguen haciendo marchas al Congreso y pidiendo leyes sin que la política les haga caso para potenciarlos. 

¿Qué eran antes las tierras de Newen Mapu?

Eran tierras fiscales vacías, sin uso. Ahora demostramos que pueden albergar a 25 familias. Diseñamos el lugar como un rombo con calles semicirculares, un concepto que el urbanismo occidental casi no tiene. El que era intendente de Neuquén, Horacio Quiroga (JxC, fallecido en 2019) rechazaba que tuviéramos lotes de 50 x 80 porque el concepto estatal es el de darte en el mejor de los casos pasillos, lotes mínimos, sin espacios públicos. Declaraba eso y se iba a su country Rincón del Campo donde tenía su caserón, cancha de golf, de pato y todo el espacio, pero los mapuches no podían ser tan atrevidos de pretender tener un lugar que no sea como una celda. Nos mandó a desalojar con la policía, pero esa fue otra batalla ganada, gracias también a muchas organizaciones sociales. El acceso a la tierra es un derecho humano. En la Patagonia son inconcebibles esos loteos sociales, son indignos. Pero la gente está en una dependencia tal que los acepta, y se sacan fotos para afiches de propaganda política. El lof demuestra que se puede pensar la vida de otro modo, porque en la Patagonia hay tierra a patadas.

Casino, narco y RAM   

La comunidad ha planteado que además de la ambiental, existe contaminación social. ¿Qué significa?

Sabemos que los medios deforman la realidad: te convierten en un delincuente de la noche a la mañana, desestabilizan, inventan. Instalan que el fracking es la mejor noticia para la región, y la gente repite eso de manera desinformada, con el argumento de un supuesto progreso. En realidad, el concepto de desarrollo y bienestar está siendo atacado por este modelo. El otro día hubo una enorme movilización en las tomas y barrios más marginales, más pobres, reclamando garrafas. En el lugar de extracción del gas no hay ni garrafas, o hay a precios imposibles. Entonces es un mensaje contaminante de un falso progreso que en realidad significa crisis ambiental y social, sismos provocados por la fractura hidráulica, derrames a cielo abierto, basureros que acumulan toneladas de metales pesados, contaminación del agua. Y no quieren que nadie hable sobre esa industria que en realidad es una amenaza para la gente.  

¿Cómo es la situación concreta hoy en Añelo, el centro de Vaca Muerta? 

Vos has estado varias veces y viste que la Municipalidad es una casilla prefabricada de madera. La contracara, el edificio nuevo y ostentoso, es el casino, que genera un daño enorme a la sociedad. La llegada de tanta gente a Vaca Muerta provocó además una explosión de la prostitución, con muchas mujeres caribeñas, y se ha creado además todo un círculo de negocio ligados al narcotráfico.  

El apogeo de la noción del “capitalismo de casino”. 

Sí, con el agregado de una mediocridad política de funcionarios que proyectan las cosas para dentro de dos o cuatro años a lo sumo, y no piensan en el impacto futuro de este modelo tan dañino también en lo social. Fijate que la Constitución provincial ha sido muy sabia planteando que los recursos de la renta hidrocarburífera deben reinvertirse en buscar alternativas energéticas, que es lo que no hacen los funcionarios. Hace décadas ya se veía la necesidad de no depender de esta industria tan nociva, pero los que dejan a la Constitución por el piso son los propios políticos. 

Al hablar de criminalización aparece un nombre: RAM (Resistencia Ancestral Mapuche). ¿Cuál es la mirada de la Confederación?

Siempre se reaviva el odio racial. Como (Facundo) Jones Huala está prófugo luego de ser liberado, lo hacen “aparecer” una vez por semana en algún lado para mantener ese odio encendido. Lo que puedo decir es que hay dos RAM. Una inventada, con supuesto financiamiento externo, capacitada por las FARC y la ETA, con base en Inglaterra, con un poderío militar y financiero y todo lo que inventaron Bullrich, Noceti, Pichetto, Espert y otros bestias de la derecha más violenta, que sirve para justificar el odio contra los mapuche. Y otra RAM que es una organización de un grupo mapuche muy pequeño, en Chubut, que cuestiona la naturaleza del Estado –como lo hacemos también nosotros porque el Estado se fundó en base al genocidio de nuestro pueblo–. Los planteos más radicales de esta RAM de alguna manera alimentan todo el discurso de odio racial de la derecha, pero son un grupo de hermanos que tienen su derecho a expresarse y plantear su propia estrategia, aunque no tienen nada que ver con nosotros porque la Confederación no adhiere a ese tipo de mensaje. Y cuando se embiste contra toda resistencia mapuche no se salva nadie: si uno lee los medios se imagina una Patagonia sitiada, donde ni se puede circular por el peligro latente de la RAM. Es increíble cómo ese discurso se instala y manipula la conciencia y el sentido común de la gente. 

Pero, a la vez, la justicia les ha dado la razón ustedes. 

Nos han acusado de terrorismo, asociación ilícita, violencia, usurpación, pero no hay causa que no hayamos ganado. La última fue este año. La Corte Suprema obliga al Estado a realizar la consulta previa, libre e informada para decidir sobre la ampliación de un ejido urbano. El propio gobernador (Omar Gutiérrez) nos convocó para articular de aquí en más que el Estado respete formalmente el derecho mapuche a ser consultado ante cualquier proyecto que quiera hacerse en territorios indígenas.  

Estado del fracking

¿Cómo se consideran con respecto al Estado?

Nos declaramos ciudadanos argentinos de nacionalidad mapuche. Los Estados son modernos, pero las naciones son milenarias. Lo innegociable es nuestro carácter de nación preexistente. Nos consideramos ciudadanos del Estado y lo respetamos, porque lo contrario sería ir contra la realidad. No queremos crear un Estado aparte: queremos transformarlo, porque tiene una raíz racista, segregadora y nació a partir de un genocidio y una usurpación de territorios. Para nosotros tiene una naturaleza absolutamente viciada. Por eso planteamos como en muchos lugares del continente la idea de un Estado plurinacional, donde quepan todas las nacionalidades, incluida la mapuche. Es lo que puede ocurrir en Chile a partir del plebiscito del 4 de septiembre. Es una gran evolución pasar de un Estado como el pinochetista, a uno plurinacional. Y puede tener un gran impacto porque el planteo mapuche allí y aquí son idénticos, solo que ellos han podido dar un salto de calidad a partir de las grandes movilizaciones populares de estos años. 

Volviendo al fracking. ¿Cómo funcionaría la consulta previa? ¿Podría ocurrir que una comunidad acepte el fracking? 

Lo primero es que la consulta implica que el Estado ya no planifica por sí mismo sino consensuando con la comunidad, que tiene que poder decidir qué es bueno y qué es malo para ella y su futuro. La manera violenta de imponer el fracking en estos 10 años nos impidió optar, por eso nuestra resistencia para evitar que esa actividad termine con nuestras vidas. El derecho a la consulta no es un “no” al fracking sino la posibilidad de planificar y otorgar o negar el consentimiento, que es un ejercicio de la libertad fundamental y legítimo. En estos momentos hay unas 5.000 perforaciones hechas alrededor de Añelo por la fuerza. Es una realidad por más que no la querramos. Cuando nos opusimos nos balearon y nos gasearon. La consulta nos puede permitir que la comunidad decida si un ducto puede pasar o no por un territorio, o instalar una locación, sin que sea como cuando entraron a Campo Maripe con la violencia de la Gendarmería. Fue poco antes de la represión a Cushamen (2017) y por eso Patricia Bullrich está procesada por la organización, por haber ordenado un allanamiento sin orden judicial. Pero esas cosas nunca más pueden ocurrir con la consulta y si el pueblo mapuche niega su consentimiento, nadie podrá entrar al territorio para hacer esas cosas. 

Dios o el itrofill mogen

La hija menor de Jorge estudia arquitectura, y los tres mayores, además de sus profesiones, oficios y ser voceros (werken) mapuches, crearon la banda Puel Kona, telonera de Roger Waters en 2018: “Hacen rock, rap, también ska, unos ritmos que a mí me parecen extraños pero a los que ellos, que viven su tiempo, le pusieron un contenido mapuche liberador. Estamos parados en nuestra historia porque nos da energía y nos da la razón, pero adoptando todas las herramientas y tecnologías que tiene la modernidad, porque si no estaríamos perdidos”. 

Con ese criterio están haciendo las primeras experiencias de salud intercultural, por ejemplo en Aluminé, en centros de salud y hospitalarios que permitan que la gente pueda optar o complementar la atención convencional con la medicina natural mapuche: “No renegamos del avance de la ciencia: somos parte de esa evolución. Pero una cosa es elegirla y otra la imposición. Hay una industria farmacéutica que fabrica remedios que por otro lado te enferman. Es una industria de muerte. Nosotros vamos a instalar un gran vivero medicinal en Newen Mapu, para recuperar conocimientos, recursos, y que pueda haber una medicina realmente integral. Nuestra cosmovisión exige poder mantener el equilibrio de los procesos de vida de la naturaleza. Cada 24 de junio renace ese proceso. Es el wiñoy xinpatu (el regreso del sol). Después de la noche más larga del año, se empiezan a preparar las condiciones, la lluvia, la primera nieve, para que la vida vaya regresando”. 

Sobre la alimentación: “Con nuestras tierras queremos recuperar una alimentación sana, y salir de la contaminada y enfermante que desequilibra la salud de las comunidades. Antes teníamos territorios que permitían producir el alimento. Hoy los territorios son comprimidos, el pueblo crece sin el espacio. Entonces llega la asistencia del Estado. En lugar de producir su alimento, la gente recibe la ayuda estatal con productos de la industria alimenticia que están plagados de fuentes de enfermedad y eso ha generado un daño gravísimo a la salud de nuestro pueblo”.  

¿La cosmovisión mapuche incluye el concepto de “dios”?

No. La idea de un ser superior es una imposición del cristianismo. Los mapuche no creen en eso sino en un conjunto de energías que le dieron origen a la vida en el universo. Lo llamamos itrofill mogen, como un solo concepto: es el conjunto de las vidas, sin exclusión, y el ser humano tiene la responsabilidad de mantener ese equilibrio en el universo. Eso se contradice con la falta de ejercicio de voluntad propia que impuso el cristianismo, que todo hay que hacerlo obedeciendo a una voluntad divina de ese ser superior que se opone sobre la voluntad de cada persona. En nuestras ceremonias, en cambio, se invoca al itrofill mogen, el conjunto de todas las vidas. 

Con la crisis socioambiental y planetaria parece que recién ahora se está entendiendo esa idea del respeto a todas las vidas, esa diversidad que estás planteando. ¿Cómo ven las cosas hacia adelante?

Esa cosmovisión contiene las ideas que nos permitieron luchar y avanzar con derechos que falta que se apliquen, como te decía, en el marco de un nuevo modelo de Estado que no sea como el actual: uniformante, único, autoritario y excluyente, que es una amenaza para nuestro pueblo. Creemos que se puede avanzar hacia Estados plurinacionales, y lo de Chile puede ser un paso tremendo. Para nosotros el genocidio es algo que está fresco, fue hace poco más de 100 años. Esa memoria y esa cosmovisión nos da la fuerza para la resistencia, pero además estamos en una práctica permanente de asumir todo lo que nos da el presente, y de respetar y hacer crecer la vida: como pueblo, sentimos que esa es una política de proyección. 

Mu172

La combustión del aceite

Publicada

el

Cooperativa Aceitera La Matanza fue la fábrica recuperada de tres hectáreas y media que los trabajadores lograron rescatar durante el primer año del macrismo. Soportaron la violencia del desempleo, y el costo de poner en marcha el sueño cooperativo. Hoy cosechan sus frutos: mayor producción, más fuentes de trabajo y retiros que están por sobre el convenio de los aceiteros. Por Lucas Pedulla.

(más…)
Seguir leyendo

Mu172

Originario & Original: MU en Salta, viaje al país olvidado

Publicada

el

La comunidad chorote –etnia nómade y preexistente a los Estado Nación– habita en Paraguay, Bolivia y Argentina. La Pomis Jiwet es una de ellas. Emplazada al norte de Salta, se organiza en medio de un territorio asolado por el hambre y el extractivismo. Crearon un proyecto autónomo de piscicultura, su propio pozo de agua, pelearon por educar en su idioma originario, y llevan la música como bandera. En esta tercera entrega hacemos caso a las palabras ancestrales: “No solo somos pobreza, hambre y desnutrición: cuenten también todo lo otro”. Por Francisco Pandolfi.

Alejandro, Juan Diego (charango), Juanino, y el grupo Ampey completo que incluye a Virgilio Díaz (a la derecha), cacique de la comunidad chorote Pomis Jiwet. El arte para contar la otra parte de la historia y del futuro. Fotos: Nacho Yuchark
(más…)
Seguir leyendo

Mu172

Los neogauchos

Publicada

el

Traslasierra, Córdoba: Proyecto Atahualpa. Son parte de un proceso que de a poco, pero cada vez más, revaloriza al campo frente a la ciudad como lugar no solo de producción y trabajo, sino de vida. Se consideran neocampesinos. Demuestran de qué modo la agricultura natural, agroecológica, es realizable y rentable. Están recuperando hectáreas de nogales abandonados, regenerando el suelo y abasteciendo una demanda creciente de alimentos sanos en Córdoba y San Luis. La huida del ambiente tóxico laboral y universitario. ¿Cómo viven ahora? Bocashi, bioinsumos, horizontes y la reivindicación de la gauchada. Por Sergio Ciancaglini.

Federico Denegri, uno de los integrantes del proyecto Atahualpa. Viajó y recorrió Centroamérica durante años, hasta que sus amigos y una historia de amor lo decidideron por Traslasierra. Imágenes de cómo trabajan la tierra (o de cómo se trabajan a sí mismos). Fotos: Nacho Yuchark
(más…)
Seguir leyendo

LA ÚLTIMA MU. Crecer, crear, cooperar

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo más leido

Anticopyright lavaca. Todas nuestras notas pueden ser reproducidas libremente. Agradecemos la mención de la fuente.