Sigamos en contacto

Mu174

La Zancada: viva el teatro

Publicada

el

Hacen teatro y comprendieron que para eso lo mejor es trabajar en grupo y combinar dos materiales energéticos: autogestión y creatividad. La Zancada es a la vez un grupo, una escuela y una editorial de teatro. No se basan en obras hechas sino que trabajan a partir de novelas, cuentos, experiencias y hasta noticias con las que crean sus propios universos. Inteligencia, arte y humor puestos en juego para que la vida y el arte den zancadas de calidad. Por María del Carmen Varela.

Foto: Martina Perosa

Cinco actrices y un actor imaginaron cómo sería trabajar en grupo.

¿Haciendo qué? Lo que les gusta: actuar. 

¿Cómo hicieron? No se quedaron quietxs. 

¿Lo hacen por amor al arte? Claro. 

¿De qué viven? De lo que aman. 

¿De la actuación y la autogestión? Sí: rotundo. 

Para Carolina Ayub, Aldana Pellicani, Julieta Costa, Nabila Hosain, Alejandra Escalada y Nicolás Gentile, el camino de los sueños se recorre con entusiasmo, esa energía que impregna los cuerpos y se transforma en pura acción. 

Casi todxs se conocieron en la UNA (Universidad Nacional de las Artes) y empezaron a reunirse tres veces por semana para ensayar una obra basada en el libro Amor y anarquía de Martín Caparrós. Investigaron sobre la vida de los anarquistas y construyenron La vida urgente, que se estrenó  en 2016. 

Hasta entonces, la grupalidad se había constituido por afinidad y ganas de concretar un proyecto. Después se dieron cuenta de que podían seguir edificando a partir de esos cimientos. “El grupo se funda en los ensayos y en el entrenamiento. Y ese interés sigue estando”, asegura Aldana. El desafío: “No trabajar materiales pensados para el teatro sino los que podamos adaptar al teatro: las novelas, los cuentos, las noticias. Cualquier material que no haya sido pensado para el teatro puede ser llevado a la escena”. 

Cuando te cae la ficha

Indagaron en obras sobre el amor trágico: Romeo y Julieta, además de Amor y anarquía. La pulsión de la juventud por ir más allá de los límites les resultó el gran disparador. Con el material masticado se instalaron a ensayar durante una semana en una casa prestada en Junín y al regreso acordaron: “Ya somos un grupo”. Y como todo grupo, querían tener un nombre. Aldana: “La Zancada es un concepto que usábamos mucho en esa época, que tiene que ver con el aprendizaje en lo teatral que a veces se da a los saltos. Venís trabajando y de repente parece que das un salto y estás en otro lado y en realidad no es que diste un salto sino que todo el tiempo viniste acumulando. La sensacion es: hoy entendí todo. Te cae la ficha”. 

Esa ficha que cae también es la zancada. 

Con grupo armado y nombre a estrenar, se propusieron dejar atrás algunas cuestiones: “Armar una obra, estrenarla, hacer doce funciones y que se caiga”, “actuar en una obra que no te gusta, porque alguien te llamó”, “hacer funciones de algo que no te convence, porque hay que actuar”. 

¿Cómo salir de esos lugares comunes? Coinciden: “Si encontramos formas de trabajo que nos identifiquen, nuestras obras van a permanecer porque somos quienes las hacemos. Tiene que ver con esas otras formas de pensar: no cómo hay que ‘hacer teatro’, sino qué queremos hacer nosotres”. La búsqueda de la propia identidad es un ejercicio necesario que La Zancada se tomó muy en serio y en esa reflexión aparecieron los cuestionamientos: qué somos, qué queremos ser, para qué, qué no somos ni queremos ser. 

Estrategia de las 3 E  

Escena, Escuela y Editorial son los tres ejes que estructuran al grupo. ¿Cómo se hace un espectáculo en La Zancada? “Haciéndolo” es la respuesta, tan simple como vital cuando se habla de Escena. Hay una condición: todo está permitido, menos hacer una obra que esté a favor del patriarcado o del capitalismo. Durante la pandemia terminaron de pulir los unipersonales en los que cada quien venía trabajando: “Está bueno que cada une tenga su unipersonal de manera tal que si te vas de vacaciones, podés hacer una función en algún lugar del mundo y La Zancada viaja con vos. Por eso tenemos espectáculos colectivos y también unipersonales”.

En la pandemia se reunieron de manera virtual durante quince días para pensar en grupo cómo encarar la actividad grupal. “Salió una obra que fue un juicio por jurados –cuenta Carolina– que se hizo con el grupo Teatro del Bardo de Entre Ríos. En tres meses teníamos una obra por zoom en la que el público entraba, participaba y sentenciaba. Eso fue un hallazgo, fue hermoso, no hubiese pasado de otra manera”. 

Surgieron también las ganas de hacer una revista. Julieta se formó en Periodismo Digital Autogestivo, Nabila aportó sus conocimientos de diseño y La Zancada se estrenó también como publicación. La E de Editorial, lista. 

La Escuela es el otro hallazgo. Dicta clases de actuación, de humor, de objetos, de montaje, para distintas edades: hay para niñes, adolescentes, jóvenes y adultes. Durante la cuarentena estricta funcionó por zoom y surgieron trabajos de dramaturgia que más tarde pudieron ser montados y presentados en encuentros y festivales. “Queremos producir el teatro que elegimos –enfatiza Aldana–con la gente que queremos y que les estudiantes sean parte, formen comunidad con nosotres. Hay muches que ahora formaron elencos, tienen una obra y van a festivales, eso les empodera a ser actores, actrices que tienen trabajo y si quieren salir y decir ‘esta es mi herramienta, yo actúo y sé hacer esto’. No es que le vamos a decir ‘ahora estás listo’, sino que le vamos a dar herramientas”. 

La Escuela tiene dos territorios: uno es la Asociación Cultural Arte y Vida, en Martín Coronado, partido de Tres de Febrero y el otro en Capital. Desde septiembre, MU Trinchera Boutique es el espacio cultural donde también funciona la Escuela.

¿Cómo se organiza un grupo? 

En agosto organizaron la 5ª edición del Zancadazo, Festival Internacional de Teatro, con espectáculos de Perú, España y Uruguay. Y armaron la segunda Residencia Internacional de Entrenamiento Actoral. Nico: “Es un grupo de gente que se juntó a investigar  formas de entrenamiento y las compartimos. Parece una obviedad pero muy pocos grupos o muy pocas obras de teatro están creadas a partir de haber entrenado juntes, de haber compartido formas de trabajar el cuerpo, la voz. En general es: hagamos esto, parate ahí. Lo que les entregamos a les estudiantes es una forma de producción, es sociabilizar un conocimiento”. 

Durante la Residencia cada artista proponía un modo de entrenamiento, se compartía, se opinaba y luego quedaba el registro en cámara. Con este material se realizó el Breviario de Entrenamiento Actoral, que incluye doce ejercicios consensuados en los ocho días del encuentro.  Carolina: “Algo que pensamos y que se resaltó cuando terminamos el Breviario de manera presencial fueron las políticas de cuidado, que las tomamos del Encuentro Federal de Mujeres que Hacen Teatro, en febrero, en el que se habló mucho de generar rutas de cuidado en el trato, vinculares, éticas, y empezar a desnaturalizar esto que tiene a veces el teatro naturalizado y tiene que ver con el maltrato,  con el rango de poder muy establecido donde somos personas que tienen que ser iluminadas por alguien. Muches de nosotres fuimos a facultades públicas, nos golpearon con un colchón en una clase para hacernos sentir algo, entonces respondiendo un poco tambien a esas metodologías precarias y que no son pedagogía sino violencia, dijimos: generemos otra cosa, juntémonos con otras mujeres para ver cómo son esos mecanismos, de dónde vienen, tengamos una escuela donde eso no pase”.

Para que el funcionamiento grupal sea eficaz, se sentaron a discutir la organización, crear estrategias y establecer acuerdos. Alejandra: “Todas las semanas nos reunimos, tenemos un día y un horario y también hay otro día en el que entrenamos. Cada une propone un ejercicio o un tipo de entrenamiento, nacen otros nuevos. Estamos comunicades en todo momento, decimos lo que pensamos y nos ponemos de acuerdo”.  Agrega Nabila: “Hay responsables en cada área, cada proyecto tiene su director o directora”. Las áreas son: Redes, Económica, Prensa, Calendario, Comunicación interna. Suma Carolina: “Eran cinco cosas fundamentales para que funcionemos bien. Y por otro lado están las cuentas a pagar. ¿Queremos un grupo con estas característias? ¿Qué costo tiene? Uno es el costo económico y otro es el costo de poner fuerza de trabajo, que también es un costo. Todes tenemos que estar más o menos con el mismo costo y pasa que cuando hay un desbalance los demás decimos: yo estoy asumiendo más costo que vos, sentémonos a charlarlo. Se compensa con horas de trabajo o ajustando el dinero”. 

Magia, amor y otras energías 

La producción de obras colectivas es constante. Además, cada integrante de La Zancada elaboró la propia –y lo seguirán haciendo–  y tomaron los roles de dramaturgia y dirección. Se ocupan de la escenografía, del vestuario, la iluminación y todo lo necesario para que la obra quede lista. Hay espectáculos para infancias, adolescentes, adultes, con diversas temáticas. Los shows de magia están a cargo de Nico Gentile, mago que deslumbra con su arte y que los segundos jueves de cada mes es el anfitrión de Magia & Sushi en MU Trinchera Boutique, el espacio cultural de lavaca. Nico y Aldana llevan adelante la obra Soy Tina, basada en el libro La niña, el corazón y la casa, de María Teresa Andruetto. “Es una niña –refiere Aldana– a la que separan de su mamá porque tiene una situacion familiar problemática que divide la familia y Tina cuestiona eso, plantea diferentes formas de construir la familia. Lo hemos llevado a escuelas y nos llevamos la sorpresa de les niñes subiéndose al escenario para decir: ‘a mí también me preguntan por qué no tengo papá’. Cuando no es la familia tipo, organizada y esperable, la sociedad empieza con las preguntas: ¿por qué no tenés papá?, ¿estás solo?, ¿y tu mamá?”. 

El unipersonal de Nabila se llama Proyecto Blanca. Son textos que escribió durante la cuarentena. El tema es el encierro. “Utiliza técnicas del teatro de objetos, se desarrolla en un espacio bifrontal, en el centro del público está el espacio escénico y les invitamos a un encierro. Es como entrar a una habitación, se genera esa intimidad”. 

El de Julieta, Decadencia,  es sobre una mujer que se prostituye: “Muestra todo aquello que la clase alta no quiere mostrar, lo que está escondido, todo eso que las apariencias no muestran, ella lo dice a viva voz. Interpela al espectador, intenta seducirlo y contiene una contradicción entre este estilo de vida que ella lleva y lo rota que está”. 

Alejandra protagoniza Qrandera . Episodio III – Poder: “Habla de una mujer que descubre su propio poder y a su vez denuncia lo que ella llama el poder maléfico, que tiene que ver con el sistema  en el que vivimos”. 

El de Nico, El dictador del amor, cuestiona a las instituciones: “Es un supuesto economista y viene a hablar de cómo funciona la economía verdaderamente. Dice que todo es una truchada, que la aparente complejidad de la economia es todo mentira, para que vos no entiendas, y que en realidad es muy simple”.  

Esto es una silla es el unipersonal de Carolina quien encarna a María Inés, una mujer conservadora que intenta sostener los valores sociales establecidos: “Es un material en el que esta mujer descubre una conspiración de objetos. Se dio cuenta en la pandemia de que está rodeada de objetos y que ella en realidad no tiene deseo propio, que son los objetos los que la hacen desear cosas”. 

Y el de Aldana se llama Lo que sé del amor. Lo fue componiendo luego de lecturas de textos de Paul Preciado y Judith Butler: “Me empecé a preguntar dónde yo tenía más socialmente instalado el ser mujer. O qué es ser mujer, cómo se comporta una mujer, y me di cuenta de cómo yo veia al amor, qué pensaba que era el amor. Entonces desarrollé un personaje que explica lo que sabe del amor, e intenta ser un personaje de televisión,  de esos programas que te dicen cómo enamorarte en cinco pasos”.  

Cada uno de estos unipersonales son una combinación de calidad, humor e inteligencia que podrán verse en la sala teatral de MU a partir de septiembre.

Las obras de La Zancada comparten sello: dialogan con el público. “No hacemos teatro con cuarta pared”, afirman.  Aldana: “Son ficciones que construimos para hablar de algo”.  Entienden al teatro como un ritual, una búsqueda de generar algo en el espectador. Resume Nico: “Creemos en un teatro donde la relación entre el espectador y el actor es físicamente, energéticamente posible”.

Carolina: “Elegimos hacer un tipo de teatro, trabajar y producir mundos estéticos que hablen de temas que nos interesen y que consideramos que son políticos, que tienen una mirada del mundo. Actuar es opinar, cuando opinás resignificás o recreás mundos y los visibilizás o los callás, o los corrés, es un acto político. Se dice que el arte es lo que se siente. Y sentimos que somos seres sociales. Estamos en comunidad”. 

Entenderlo también es una zancada. 

Presentaciones de La Zancada en Mu Trinchera Boutique (Riobamba 143), e info de la Escuela de Humor y la de Actuación, crónicas, ficciones y relatos para escena, consultar en @lazancada.teatro.

Mu174

Creciendo Juntos cumple 40: la gestión social en la educación y en la vida

Publicada

el

Representan otra posibilidad de lo educativo: ni estatal ni privado, sino de gestión social. Familias, estudiantes y docentes de Paso del Rey, Moreno, provincia de Buenos Aires, que sobrevivieron a todas las crisis de los últimos 40 años y recrean el sentido de la enseñanza. El estilo de una escuela que es maestra, en la que pensar y trabajar para y con las generaciones futuras no es un cliché mediático. Este 2 de diciembre a las 19 celebra su 40° cumpleaños en su sede, Belgrano 2901 de Paso del Rey. Reproducimos La comunidad organizada, publicada en MU 174, como un recorrido y un homenaje a la creatividad y la autogestión. Por Francisco Pandolfi.

La educación y la vida, adentro y afuera del aula. Fotos: Lina Etchesuri
(más…)
Seguir leyendo

Mu174

La cárcel como ecología: el fiscal Gustavo Gómez y los delitos ambientales

Publicada

el

Dice que la justicia es demasiado importante como para dejársela a los abogados. Recorre el país explicando con tutoriales cómo iniciar una querella penal contra los delitos ambientales. Hace público su teléfono (incluso en esta nota) “para socializar el conocimiento”. El ecocidio como crimen perfecto. Los delitos ambientales de lesa humanidad. El círculo de la corrupción. Minería, incendios, fumigaciones y contaminación social: el fiscal Gómez propone menos buenas intenciones, menos diagnósticos, y más condenas.  Por Sergio Ciancaglini.

Gustavo Gómez y una sugerencia frente a delitos ambientales: “No presentar una querella penal con 30 firmas, sino 30 querellas, para que los juzgados se tengan que hacer cargo por el volumen de causas iniciadas”. Fotos: Sebastián Smok
(más…)
Seguir leyendo

Mu174

Viaje en llamas: Rosario y los humedales incendiados

Publicada

el

MU recorrió los focos de incendios que hoy golpean a Rosario. Por aire, tierra y agua, las consecuencias del ecocidio impactan directamente en las personas y las comunidades, mientras continúa el debate por la Ley de Humedales. Lo que se habla y se percibe en cada lugar sitiado por el fuego y por el humo. Crónica de un delito ambiental. Por Facundo Lo Duca.

El concepto Somos Humedal: una síntesis de la comunidad movilizada para encarar los problemas socioambientales del presente. Fotos: Juliana Faggi
(más…)
Seguir leyendo

LA ÚLTIMA MU: MARICI WEW

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo más leido

Anticopyright lavaca. Todas nuestras notas pueden ser reproducidas libremente. Agradecemos la mención de la fuente.