Sigamos en contacto

Mu36

Una fábrica de ideas

Publicada

el

Impa lanza su Universidad de los Trabajadores. Vicente Zito Lema será el rector de este centro de estudios superiores abierto y gratuito. La primera lección es acerca de cómo obtener sillas: autogestión, arte y fiesta.

Una fábrica de ideas¿Cómo se crea una universidad sin aportes privados ni públicos? A simple vista parece un plan complicado. Sin embargo, hay un lugar donde las hazañas son habituales y los sueños se asumen como desafíos. Ese lugar es una fábrica, no sólo de aluminio sino también de proyectos y aventuras: impa (Industria Metalúrgica y Plástica Argentina), que cuenta con el orgullo de ser la primera recuperada del país.
En Querandíes y Pringles, Almagro, se encuentra este espacio laboral de grandes dimensiones y grandes aspiraciones. La última, las más nueva, es la de crear la Universidad de los Trabajadores, con educación libre, gratuita y la intención de sumar la colaboración de organizaciones sociales, sindicales y todo aquel que quiera contribuir con ideas y propuestas. Un emprendimiento abierto, que permita el acceso de los trabajadores a la educación superior: eso se proponen y a eso se disponen.
La idea germinó en medio del conflicto en agosto de 2009 por el posible desalojo de la fábrica y fue madurando hasta convertirse en una realidad. Ante la adversidad, la respuesta fue ir por más.
El desafío
El espíritu de los integrantes de esta cooperativa es duradero, reciclable y consistente como el aluminio que maniobran día a día. En mayo de 1998, con la producción casi paralizada y en convocatoria de acreedores, otro hubiera sido el futuro de este edificio si ellos no hubieran ocupado la fábrica y recuperadao su fuente laboral. Desde entonces, además del trabajo cotidiano, sumaron las actividades del espacio La Fábrica Ciudad Cultural -con talleres de danza, canto, murga y yoga-, un centro de salud abierto al barrio y un bachillerato popular para adultos, al que concurren más de 150 personas. Eduardo Vasco Murúa, trabajador metalúrgico, referente de impa y titular del Movimiento Nacional de Empresas Recuperadas, se entusiasma frente al nuevo emprendimiento: “Confío en que va a ser una gran universidad, donde todos los hijos de los trabajadores ocupados o desocupados puedan formarse. Es una necesidad histórica. Y no es una idea nuestra: siempre el movimiento obrero, desde los anarquistas, quiso construir herramientas de educación popular. Nosotros no inventamos nada, somos el reflejo de esa continuidad”.
Aclara Murúa que ellos son los fundadores de la Universidad, pero no los dueños, por lo que el primer paso ha sido convocar a distintas entidades para que aporten sus sugerencias y, entre todos, se establezca la mejor manera de llevarlo a cabo. Apelan al debate, al consenso, al anhelo de alcanzar la sabiduría entre todos.
En una visita a la fábrica para dar una charla, apareció la persona indicada para tomar el timón académico. Dramaturgo, escritor, poeta, periodista, docente y psicólogo social, Vicente Zito Lema dejó de lado su deseo de descansar un poco más a sus 70 años y decidió tomar un rol activo en la construcción de la Universidad de los Trabajadores. Co-fundador y primer rector de la Universidad Popular de las Madres de Plaza de Mayo, cuenta con esa experiencia como capital: “Ésta no es una aventura que haya buscado, es un desafío de los trabajadores, pero lo siento como propio. Ellos, después de levantar una fábrica de las ruinas, reabrieron las puertas e impulsaron actividades artísticas y culturales, generaron un bachillerato popular que forma parte de las leyendas más maravillosas de la educación argentina y ahora desean y sienten que hay que levantar una universidad, aunque falten los elementos concretos. Rodolfo Walsh dijo que los intelectuales tenemos muchos privilegios, pero también hay momentos en que tenemos que hacernos cargo de nuestro rol y eso es lo que intento hacer ahora”. La apuesta ya comenzó a andar y hay recursos humanos con los cuales afrontarla. Murúa hace hincapié en una combinación imprescindible: “Vicente tiene experiencia y voluntad; nosotros, un pico de audacia”.
El viaje
La flamante Universidad de los Trabajadores tuvo su acto fundacional el 30 de junio en las instalaciones de impa. Allí se dieron cita 500 personas, que subieron ansiosamente los tres pisos por escalera para presenciar la inauguración, que contó con la adhesión de más de 140 instituciones, organizaciones e individuos ligados a distintas disciplinas culturales. El preámbulo musical atendió los compases del Himno Nacional, la Internacional y la Marcha Peronista. “Faltó la marcha de Racing”, objeta Zito Lema, de acuerdo a su simpatía futbolística. Varios dirigentes gremiales, intelectuales y trabajadores se turnaron para dirigir unas palabras alusivas, pero fue Vicente Zito Lema quien los desafío a aportar algo más que palabras: “El tren a las estrellas no cruza todos los días por nuestro destino. El tren a las estrellas para construir la Universidad de los Trabajadores está en la puerta y hay que subirse porque no está todos los días esperándonos”.
En su casa de Flores, mientras recibe los mimos de su perra y los mates de su esposa holandesa, Regin, Zito Lema revela cuál es para él el condimento esencial que conduce al éxito: “Yo tuve un gran maestro, Enrique Pichón Riviere, fundador de la psicología social e impulsor del psicoanálisis en Latinoamérica. Él decía que los actos con los que se funda la vida tienen que estar hechos con pasión, porque todo lo que se construye con pasión sale bien”. Asume que no van a copiar el modelo de las universidades públicas y menos el de las privadas. Lo fundamental, dice, es mirar desde otro lugar: “En el Estado, el poder no lo tienen los trabajadores. Entonces puedo sospechar si el Estado, que representa también a otras clases sociales, va a mirar el mundo en función de la clase trabajadora. Por más progresista que sea, el Estado siempre mira al mundo desde un orden, desde un poder. Ése es el tema de fondo. En cambio, los trabajadores tienen otra forma de ver las cosas. Uno ve el mundo desde donde está parado”.
Entre otras carreras, se proponen formar especialistas en comunicación, tarea que ampara la misión de lograr que se hable de los trabajadores desde y en otros espacios. “El trabajo existe y también existen los trabajadores. Antes había páginas dedicadas a la cultura del trabajo, a las luchas, a los logros laborales. Ahora los trabajadores ya no son noticia y esa desaparición es una forma más de extinguirlos. Queremos que vuelvan a estar vivos desde un lugar público”.
Los estudios comunes para todas las carreras van a ser los fundamentos para la educación popular, para los derechos humanos, la teoría grupal, la historia del movimiento obrero, en compañía del postulado que afirma que no hay quien lo sepa todo, pero tampoco nadie que no sepa nada.
Hágase la luz
Impa alberga a 58 trabajadores metalúrgicos, 30 personas intervienen en el centro cultural y 43 en el bachillerato. La fábrica funciona gracias a la instalación de un generador debido a que hace 23 meses que el juez Vitale -el mismo que decidió declarar inconstitucional la ley de expropiación y pretendió el desalojo- le ordenó a Edesur que les cortara el suministro de energía eléctrica.
Murúa sintetiza la situación actual con una frase: “No es nada sencillo”. El apoyo de la gente fue vital, reconoce, para poder resistir los embates del Estado y de la justicia, por eso buscan devolver lo recibido a través de la universidad. Al compás de los sonidos monocordes de las máquinas, diseñan un futuro de aprendizaje y están dispuestos a poner el hombro para conseguirlo, pese a que no siempre fue fácil mantener la unidad y aceptar el debate crítico de la gestión obrera.
Por lo pronto, en los próximos meses van a recorrer distintos lugares del país -entre ellos Mar del Plata, en septiembre-, para recolectar ideas que enriquezcan el proyecto. Y ante la falta de algunos elementos necesarios para dar clases, Regin tuvo la idea de organizar “la fiesta de la silla”. Una celebración de música, poesía y teatro en la que la entrada será una silla y cada asistente podrá desplegar sus virtudes, interviniéndola artísticamente. Las más destacadas serán dignas de formar parte de una exposición para luego pasar a ser depositarias de la anatomía de los nuevos estudiantes.
A paso firme y sin demoras, está en marcha el derrotero del tren al que los trabajadores quieren subirse. Ese tren a las estrellas del que hablaba Vicente Zito Lema, que pasa por la puerta de impa y nos invita a ser y hacer el trayecto

Mu36

La furia y después

Publicada

el

Bariloche. Tres muertos y varios heridos dejaron al descubierto la grieta social de una ciudad de cuento construida sobre una pesadilla. Tras la represión, amenazas y miedo habitan los barrios donde malviven aquellos que ya se consideran “los otros”.
(más…)

Seguir leyendo

Mu36

Cómo cambiar la mano

Publicada

el

Gastón Chillier, director del Cels. Considera que las políticas de mano dura son una estafa y un fracaso, que agravan los negocios policiales y el terrorismo de barrio. ¿Hay opciones? El caso Bariloche.
(más…)

Seguir leyendo

Mu36

El mundo desde abajo

Publicada

el

¿Cómo viven los obreros de la era global? ¿Quiénes encabezan el ranking de la discriminación en la sociedad moderna? ¿De dónde salen los delincuentes? ¿Qué oculta el racismo cibernético? ¿Cómo se construye una casa sin dinero y quiénes erigen otro modelo de sociedad? ¿Cuál es el arte de estos tiempos? ¿Qué suena en la música y qué grita la calle? ¿Cómo escapar del aburrimiento? ¿Quiénes son los desaparecidos de hoy? Estos y otros enigmas zurcen esta recorrida por la isla que marca el fin del mundo y traza una cartografía diferente de la actualidad. Postales para sembrar preguntas, desarmar el mapa y poner las cosas en otro lugar.
(más…)

Seguir leyendo

LA NUEVA MU. El facho

La nueva Mu
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo más leido