Sigamos en contacto

Mu82

Muchas es mejor

Publicada

el

Mujeriegas. Compartir la escena, tejer redes, cruzar públicos y sumar experiencias es la base de este ciclo en Mu.

mujeriegas

Vestidos coloridos, abrazos, risas y aplausos en cantidades es el clima cálido y cotidiano de las noches de Mujeriegas: un ciclo artístico de mujeres que se amasa desde hace casi un año todos los primeros viernes del mes en Mu.Punto de Encuentro. En cada cita mensual se mezclan mujeres poetas, cantantes, bailarinas, performers, clowns, actrices y artistas plásticas. Desde lo creativo se atraviesa un amplio mundo femenino y sensible, capaz de abarcar desde un tema pop sobre una ruptura amorosa o un manifiesto antiespejos, pasando por un tango a lo Tita Merello o una canción sobre la leyenda de La Llorona. El resultado de la unión del talento de todas esas mujeres es el placer.

“La idea es que Mujeriegas sea como el segundo cajón de la cocina, donde hay de todo un poco y está  muy revuelto, pero todo es útil. Sabés que lo que está en ese cajón siempre te va a servir”, dice Carolina Fernández, bailarina, gestora y organizadora de los encuentros, mientras el resto de las integrantes presentes sonríe por la comparación. “La propuesta surgió de pensar cuántas cosas artísticas, creativas y lindas pasan todo el tiempo en todos los rincones. Así nos dimos a la tarea de poder mostrar aunque sea una parte”, explica Carolina, y agrega que cuando lo planeaba se dio cuenta de que algo similar hacía la cantante y actriz Malena Vieytes en Bombachas Poderosas. La llamó, le contó de este proyecto, primo-hermano del suyo, y Malena con la buena predisposición que caracteriza a las participantes del ciclo se sumó: enriqueció el primer viernes.

Cómo organizar la red

¿Cómo se tejieron las redes entre las participantes? Carolina cuenta que el primer nudo fue entre amigas y conocidas con las que trabajaba en diferentes colectivos artísticos, pero luego la gente que asistía fue recomendando otras artistas que ella muchas veces no conocía. ¿Cómo fue la organización entre tantas mujeres? Fácil, armónico y fluido. “Nunca ni un sí, ni un no, como dicen las abuelas”, bromea y cuenta que todas son muy simples, colaboradoras y no hay ningún obstáculo a la hora de charlar y organizar una puesta en común. “Todas tienen ganas de hacer cosas, mostrarlas y compartir. En MU se generó el espacio acorde para eso y sólo hubo que habitarlo.”

¿Cómo lo vivencian las Mujeriegas?  Una de ellas es Mariana Debenedetti, alias Maruska, cantante y compositora. Tiene un amplio repertorio que incluye una gran influencia de la música brasileña, entre otros estilos. Mariana cuenta: “Una de las cosas que más me gustó del ciclo fue no conocer a nadie cuando vine. Soy de zona norte, estoy en muchos circuitos por allá y nos conocemos todos. En cambio en estos encuentros confluyen chicas de un radio muy grande y te da la oportunidad de hacer redes con lugares que, por ahí, una no frecuenta tanto. Eso es muy rico.”

Otra voz cantante fue la de Carolina Wajnerman. Ella participa también del colectivo Mujer Trova que nuclea mujeres trovadoras de todo el país. Carolina W. menciona que a sus composiciones las denomina trova porque le resulta central poder definir qué canción cantar según el lugar. “El contexto al que llega la canción es lo que para mí hace que valga la pena cantar”, explica y suma sobre el ciclo: “Fui público un día de Mujeriegas anterior al mío y me surgió escribirles algo a las mujeres que participaron porque fue muy fuerte verlas: así me reencontré con la poesía. Por eso creo que en estos encuentros nos abrimos, potenciamos y fortalecemos de una manera que siempre es inesperada”. Sobre el nombre de la propuesta, Carolina W. comenta: “Mujeriegas me parece muy lindo porque el mujeriego vendría a ser el hombre fanático de la mujer, pero en ofensa y detrimento de nosotras. Creo que esa palabra es tomada y reapropiada para decirnos: hagámonos fanáticas de nosotras mismas”.

Compinches

Otra Mujeriega que activó su cuerpo fue Vicky Larrimbó. Ella es bailarina y conoció a Carolina en un taller de danza en Barracas. Nunca había hecho nada en vivo, pero se animó igual y salieron cosas muy potentes. Vicky dice de su experiencia: “Yo no venía de compartir cosas con mujeres, me llevaba mejor con los hombres. Pienso que quizás tenga que ver con que siempre estuve en ámbitos en los que no podía reconocerme con las mujeres que tenía a mí alrededor porque se asumían como tales desde un espacio muy machista. No había encontrado compinches. Llegué a este lugar y fue lo que buscaba: conciencia en la acción.”

Suma Amalia Etchesuri, quien aportó su bella voz en uno de los encuentros: “Me tocó cantar después de la performance de Vicky y fue super fuerte. Me pareció muy bueno el hecho de que sean disciplinas variadas las que se convocan. Estoy más acostumbrada a que las fechas sean sólo de música y me encantó eso”. Amalia señala así una de las claves del ser Mujeriega: compartir: Se comparte escenario, público y micrófono. “La idea es que no sea la danza y su público, por un lado, y la música y su público, por el otro. Se busca compartir para seguirnos multiplicando”, señala Carolina, y  comenta que otro punto en común entre todas es la generosidad: cada mujer que estuvo en Mujeriegas recomendó nuevas participantes.

Poética autogestiva

El encuentro de octubre fue intenso y conmovedor. Una de las Mujeriegas fue Keila Tonillo que realizó unas increíbles interpretaciones de clásicos del tango de forma muy lúdica y con una preciosa voz. Ella es entrerriana, vivió en muchos sitios y en Buenos Aires no se estaba dedicando de lleno a eso. Keila:“A partir de la propuesta de participar me encontré con una parte de mi creación que cuando llegué a Buenos Aires se me había escapado. Ahora tengo la sensación de que es una buena rama para agarrarme y empezar a construir algo nuevo desde ahí”.

Messe Merari, poderosa cantante mexicana, llegó por una recomendación amiga y cerró la noche repleta de aplausos. Primero leyó unas palabras que escribió para responder a la pregunta que más le interesa que le hagan durante su estadía argentina: qué pasa en su tierra.

Lo que pasa en mi nación
al mundo vino a impactar
Quieren al pueblo callar
y decir que es invención
y que son la solución
y que todo va normal.
Es el pueblo que está mal
y aquí nunca pasa nada.
Estoy descorazonada,
ya tienen armado el tamal.
Y de aquí quisiera irme
con el corazón cantando,
las batallas ir ganando
sonriendo y con paso firme.
Y no quisiera morirme
lanzando penas al viento
y es por eso que hoy aviento
por la borda mi tristeza
contemplando la belleza
y dando el amor que siento.

Después de semejantes palabras cantó con una potencia realmente única. Se hizo  un silencio profundo durante todas sus canciones y el público le pidió tres veces que nos conmoviera una vez más. “Agradezco infinitamente venir de otro país y que me abran las puertas de esta manera. Es muy emocionante”, dice Messe sobre su paso por el espacio.

Todas estas mujeres transitan no sólo el camino del arte, sino el de la autogestión. Ellas comentan como positivo de ese andar que todos los días se aprende un poco. Maruska: “Lo que tiene para mí de rico es el aprendizaje. Así des el paso cierto o el equivocado, lo que viene de aprendizaje siempre es mucho. Nunca estás desperdiciando nada y te ayuda a conocerte”. El resto asiente.

Ellas sostienen que no encontraron un camino con mayor libertad de acción por el momento. “No sé si estamos formadas para tomar decisiones: ahí entra la dificultad de lo autodidacta. La autogestión es un lugar deshabitado. Tiene de positivo que uno toma sus propias decisiones y de negativo lo mismo”, resume Carolina con una mirada mujeriega que intenta responder colectivamenteese desafío.

Mu82

El desaparecido que nadie vio

Publicada

el

Por primera vez habla el juez que tenía la responsabilidad de encontrarlo y no lo buscó. También, el decano de la morgue donde no vieron que tenía una tatuaje con el nombre de su hermana. Gastón Chillier, director ejecutivo del CELS, explica qué nos revela Luciano sobre la policía, la justicia y el Estado ¿Por qué nadie busca a los desaparecidos?
(más…)

Seguir leyendo

Mu82

No arruga

Publicada

el

Vanesa Orieta, la hermana de Luciano. ¿Qué aprendió en el largo y doloroso camino de buscar a su hermano desaparecido? Cómo construir voz propia, cuál es la nueva generación de derechos humanos y más.
(más…)

Seguir leyendo

Mu82

El cuerpo de delito

Publicada

el

Cómo es la herramienta que le pone límite a la impunidad del poder. Usada por Madres y Abuelas durante la dictadura, perdió su eficacia por la inacción de la justicia que la rechaza sistemáticamente. El caso Arruga le devolvió su protagonismo. Cómo usarla. Nota con la abogada Verónica Heredia.
(más…)

Seguir leyendo

LA ÚLTIMA MU: MARICI WEW

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo más leido

Anticopyright lavaca. Todas nuestras notas pueden ser reproducidas libremente. Agradecemos la mención de la fuente.