Sigamos en contacto

Mu168

El mar y la plata. La asamblea contra la explotación de petróleo en el mar

Publicada

el

Pese al rechazo social, el gobierno insiste en promover la explotación de petróleo cerca de la costa de Mar del Plata. En esta nota la Asamblea detalla los posibles impactos negativos: especies en peligro, contaminación, reducción de la pesca. La organización que tejen para visibilizar el tema, compartir información y plantarse con argumentos frente al Estado y las corporaciones. De las concesiones brindadas por Macri justo antes de irse al aval del actual del Ministerio de Ambiente como continuidad de un modelo extractivo sin estudios de impacto, sin control y sin licencia social. La pregunta de un asambleísta: “¿Cómo avanzamos de este modo?”. Por Facundo Lo Duca.

Una multitud marchó por la rambla en oposición al proyecto; semana después, la justicia aceptó el amparo de la asamblea. El gobierno insiste en aprobarlo: “No descartamos una pueblada”. Fotos: Pablo González.

Cuando la surfista marplatense Stella Maris Robustelli se enteró de que el Gobierno había autorizado la exploración sísmica para buscar petróleo en las profundidades del mar, se acordó de su padre. De cuando cerca del Puerto donde vivían rescataban juntos a pájaros cubiertos de petróleo y veían, sobre las orillas, a los peces tiesos, renegridos. 

A sus 33 años, el surf no solo le había inculcado una relación especial con el océano, sino también con su ecosistema. “¡La ballena!”, se dijo a sí misma entonces, como si hubiera dado en el clavo. La Ballena Franca Austral -sabía Stella Maris por su fascinación por esos mamíferos- estaba protegida como un monumento natural nacional, lo que el megaproyecto extractivista ponía justamente  peligro. No perdió tiempo.

Contactó a abogados cercanos, pero ninguno la supo guiar. Hasta que encontró -buscando en Internet- el teléfono de un letrado ambientalista que no solo tendría oídos: Fernando Cabaleiro. “Ese mismo día me atendió en persona”, recuerda Stella Maris. Cabaleiro -integrante de la Asamblea por Un Mar libre de Petroleras-, se encontraba en Capital Federal elaborando un habeas corpus para presentar ante la justicia marplatense. Allí se detallaban las irregularidades jurídicas que la instalación de las plataformas presentaba. “Investigando, encontramos que ya había antecedentes de otros animales que fueron reconocidos por los jueces como sujetos con derechos en litigios donde corría riesgo su vida”, dirá Cabaleiro. La protección de las Ballenas Franco Australes, sumado a otros reparos en la causa, permitió que el 11 febrero el juez Santiago Martín ordenara la suspensión de la medida oficial. Sin embargo, días después, el Gobierno confirmó que apelará la decisión del magistrado. La lucha por la defensa del mar bonaerense todavía persiste, pero había comenzado mucho antes.

Banderas rojas

El 30 de diciembre de 2020, Mar del Plata amaneció bajo un sol rajante. La víspera del comienzo de una nueva temporada ponía en expectativa a hoteleros, paradores y restaurantes. Pero la ansiedad por recibir al primer aluvión turístico, aunque así lo reflejó la mayoría de los medios, no fue la noticia del día. 

Esa jornada, el Ministerio de Ambiente de la Nación, presidido por Juan Cabandie, había autorizado a la empresa sueca Equinor a realizar la exploración sísmica sobre tres plataformas -a 300 kilómetros de las playas de La Feliz- con el fin de buscar “oro negro” en lo profundo. El Gobierno no solo impulsó el dictamen del proyecto, sino que lo sostuvo de la gestión anterior. Tras las elecciones primarias de agosto de 2019, cuando la Alianza Cambiemos de Mauricio Macri avizoraba una derrota segura en las urnas en octubre, se firmaron una serie de concesiones a compañías multinacionales para la búsqueda y explotación de hidrocarburos en territorio marítimo. Entre ellos, la costa de la Provincia de Buenos Aires.

“Hubo un antes y un después de ese día en la historia de Mar del Plata”. Jazmín Safi, 36 años, integrante de la Asamblea por Un Mar Libre de Petroleras -una multisectorial de diferentes organizaciones ambientales creada en junio del 2021-, está sentada en una plaza de La Feliz. Es un sábado a fines de enero y la Asamblea se reúne para ultimar detalles de lo que será el #Oceanazo, una protesta global contra las petroleras marítimas que se llevará a cabo en simultáneo con otros países. 

Cuenta: “Desde fines de 2020 que sabíamos que esto podría pasar. De hecho, hubo exploraciones sísmicas en otras áreas del país en los primeros meses de la pandemia. Por eso creamos la Asamblea. Había que visibilizar el tema y que el marplatense, y cualquiera, sepa qué va a pasar con el mar si el proyecto sigue”.

En julio de 2021, un mes después de la conformación de la Asamblea, el Ministerio de Ambiente de la Nación realizó una audiencia pública virtual por el tema. Cada participante podría exponer durante cinco minutos. Hubo más de 500 oradores que, durante tres días, dieron su parecer. El 95% de los asistentes rechazó la instalación de las plataformas.

Fue en ese invierno que los integrantes de la Asamblea empezaron a trabajar. Crearon diferentes comisiones -legales, artivismo, prensa, investigación, entre otras- y salieron a la tempestad del frío marplatense para hablar con la gente, pintar murales, denunciar lo que podría ocurrir. La calle, sabían, era su foco de lucha. “Tejer redes nos empoderó”, dice Safi. “No solo con otras ciudades de la costa bonaerense, sino también con tejidos plurinacionales, con otras luchas extractivistas en la región. Gracias a todo ello, pudimos armar también un frente global”. 

El 4 de enero, días después de la resolución del Gobierno, la ciudad se movilizó. La rambla de los lobos, la avenida Peralta Ramos, el Casino. Los puntos turísticos fueron copados por miles de personas con una sola consigna: defender el mar. “No hay arista por donde se mire el proyecto en donde sea beneficioso -retoma la asambleísta-. Las empresas petroleras traen sus empleados de afuera, el empleo generado va a ser poco y temporal, las regalías que quedan argentinas son menos del 10% y la estructura del Puerto de nuestra ciudad se va a ver afectada. Una vez que se termine de extraer el petróleo, la plataforma queda en desuso impactando en la actividad pesquera”.

La lucha contra los proyectos extractivistas ha demostrado la importancia de la acción colectiva en las calles de las principales ciudades. En 2019, Mendoza marchó contra el uso de cianuro, el ácido sulfúrico y otras sustancias que contaminarían las aguas, dándole un portazo a la megaminería. En 2021, Chubut realizó una histórica manifestación contra el gobierno provincial y consiguió la derogación de una ley prominera, aprobada a espaldas de los ciudadanos. “Lo de Chubut fue clave”, vuelve Safi. “Nos dio mucho impulso”. Y agrega: “Ellos cerraron con una pueblada. Nosotros no lo descartamos”.

¿Qué es gobernar?

Carbaril. Metaldehído. Clorpirifos. Kanki Alonso, de 42 años, no olvida los nombres de los pesticidas que usaban para fumigar campos a cien metros de su casa en Chapadmalal. En 2010, su hija de seis años y su hijo de diez sufrieron lesiones leves a causa de los agroquímicos. Fue cuando se acercó a la Asamblea Ciudadana Paren de Fumigarnos de su ciudad. “Íbamos casa por casa, seis kilómetros a la redonda, para hablar con cada vecino y explicarle que esto podía matarnos”, recuerda Alonso. Su participación en distintas organizaciones ambientales lo acercaron a la Asamblea Un Mar Libre de Petroleras. “Enseguida se me vino la contaminación de Vaca Muerta y el documental de ‘La guerra del fracking’ de Pino Solanas. No podía creer que eso se nos viniera encima”.

Alonso pasó a integrar la comisión de legales de la Asamblea en noviembre, aunque su profesión sea de orfebre. Su experiencia judicial en distintas luchas socioambientales era más que suficiente. “Hicimos presentaciones en la Municipalidad de General Pueyrredón para el Consejo Deliberante y nunca lo receptaron. También en la intendencia, pero tampoco hubo una respuesta formal. Nadie se expresaba respecto al tema. Había un silencio muy grande de todas las esféras publicas locales”, detalla el asambleísta. 

Fue en los primeros meses de enero cuando la comisión presentó ante la justicia marplatense una habeas corpus, que luego se convirtió en diversos amparos. Allí detallaban una serie de irregularidades en los procedimientos de aprobación del dictamen por parte del Estado. Entre los elementos considerados, los magistrados dieron lugar a la falta de participación ciudadana e información ambiental a la población marplatense; la omisión de la Evaluación Ambiental Estratégica, establecida por la exsecretaría de ambiente de la Nación, dedicada a realizar un estudio abarcativo y general de las potenciales consecuencias del proyecto; la falta de consulta al Municipio de General Pueyrredón como sujeto político relevante y el peligro que supone para la Ballena Franca Austral -protegida como monumento natural nacional- el bombardeo sísmico.

Fernando Cabeleiro también integra la Asamblea y fue uno de los abogados que junto a Kanki Alonso presentaron en enero los amparos en la justicia marplatense. “Nuestros argumentos están basados en el acuerdo Escazú, que habla de que en los procesos de participación ciudadana se debe identificar a los actores principales y convocarlos”. En cuanto a la evaluación de impacto ambiental, el letrado explicó que debería haberse hecho de forma estratégica y acumulativa y no individual y ordinaria como la aplicó el Ministerio de Medio Ambiente. “Estamos hablando de tres áreas de concesión que se suman a otras 17 que fueron otorgadas dos años atrás más decenas que están prevista otorgar en adelante. Incluso hay territorios que se superponen”, precisa Cabaleiro. “La justicia, a diferencia del Estado, sí tomo nota en este fallo. No se puede gobernar sin tomar en cuenta la licencia social”, agrega el abogado ambientalista. Y sigue: “La resolución de diciembre fue lo que nos hizo movernos rápido. En muy profusa la cantidad de litigios ambientales que tiene la ciudad. Eso nos llevó a entender que el sistema judicial está tan desmantelado como la educación o la salud: no tienen la cantidad de gente o personal para tratar todos los temas. Un mismo fiscal tiene miles de causas. ¿Cómo avanzamos de este modo?”.

Voces de puerto

La proa oxidada, carcomida por el salitre del mar que lo acuna ondulante. Al costado, en letras negras, grabado a fuego, el nombre: Francisco A. La postal de los barcos, en el Puerto de Mar del Plata, es idéntica: una fila de pequeños buques con más pasado que futuro. Acá mismo también, desde hace 46 años, suena un mismo instrumento: el acordeón de Giuseppe Salerno. “Estoy empapado en mar”, dice Giuseppe, los ojos azules, la piel curtida. Llegó a la Argentina en 1957, desde Salerno, Italia, también ciudad costera. “Si estoy una semana sin venir acá, ya me deprimo”, cuenta. Salerno es uno de los artistas más conocidos del Puerto. Vive exclusivamente de lo que recolecta con su música. “Me preocupa mucho la contaminación que se pueda generar en el mar. El Gobierno debería tener más consideración por nuestro océano. El mar es un poema que todavía no saben leer”.

Para Cecilia Bonadero, bióloga y becaria doctoral en el CONICET de Mar del Plata, “hay estudios previos que demuestran lo dañina que es la exploración sísmica para la fauna marina”. “La contaminación sonora que producen estos megaproyectos es mucha e impacta en las diferentes especies del océano. Se desorientan o pierden la capacidad de comunicarse, provocando varamientos y desplazamientos hacia otras zonas, sin contar una contaminación por derrame”. Estas acciones, detalla la investigadora, bajarían el rendimiento de captura de los peces, afectando directamente a la industria pesquera, la cual genera el 70% de las exportaciones de la ciudad. Sin embargo, estos aspectos no fueron señalados en el informe de impacto ambiental realizado por la consultora Serman, contratada por Equinor. “El Estado debería financiar un estudio ambiental que sea independiente de las partes interesadas”, resalta Bonadero. Y agrega: “El Gobierno está más interesado en financiar las exploraciones de hidrocarburos, que en el Ministerio de Ambiente. Solo le interesa la producción”.

Esteban Penissi tiene 72 años y también es inmigrante italiano. Trabaja en uno de los pocos barcos pesqueros que quedan en el Puerto desde hace cuarenta años. “Hace veinte años había por lo menos cien barcos como el mío. Ahora gracias si quedamos treinta”, dice. El oficio de pescador en altamar, cuenta, está en extinción. “Los hijos ya no siguen la tradición y los barcos más grandes se comen a los chicos”. Respecto de la exploración sísmica, Penissi muestra rechazo. “Yo también puedo tirar dinamita y sacar los peces muertos, pero hecho a perder todo lo demás. Lo vi en la Patagonia y nos van a arruinar. Ya a nadie le importa cuidar el agua, preservarla. Todo es un negocio. No hay sentimiento. Por eso para mí, morir en el mar, sería un honor”.

Mu168

La Barby trans

Publicada

el

Barby Guamán, actriz, dramaturga y directora de teatro. Es la primera directora trans contratada por el Teatro Nacional Cervantes, pero a ella no le gusta alardear de eso: “Debieran ser muchas más”. Allí dirigió una obra de la serie Teoría King Kong, travistiendo el mítico texto de Virgine Despentes, interpretado por Susy Shock. El resultado, a sala llena todas las funciones. Secretos tucumanos de una india negra, pobre y sudaka que encarna otro anti-modelo sobre cómo cumplir los sueños más inesperados. Por María del Carmen Varela.

(más…)
Seguir leyendo

Mu168

La tecnochamana: Feminismo bastardo, el nuevo libro de María Galindo editado por lavaca

Publicada

el

Compartimos parte del exquisito prólogo de Paul Preciado al nuevo libro de la activista y teórica boliviana. En esta primera intervención Preciado repasa la increíble biografía de Galindo, las condiciones, formas y sitios en los cuales parió su nueva tesis: la violación a la india como génesis de la poscolonización, y no el mestizaje, para hablar del bastardismo como herencia, saber y desobediencia. Por Paul Preciado.

(más…)
Seguir leyendo

Mu168

FMI: La doctrina del shock

Publicada

el

El Senado votó favorablemente el acuerdo con el FMI, hipoteca perpetua sobre el presente y el futuro argentino. El escenario político sigue mostrando internas en un gobierno en el que grupos propios son más opositores que una oposición oficialista que, a la vez, todo lo hace pensando en limar al gobierno frente a las elecciones del año que viene; gobierno que quiere hacer lo mismo con la oposición. Una nube de pesos, mientras la sociedad es cada vez más desigual. Compartimos libremente este trabajo sobre las deudas para el último número de MU: la deuda como shock para empobrecer y controlar vidas y territorios, y todo lo pendiente que nunca se renegocia. Miradas desde lo comunitario, lo barrial, la investigación económica, lo socioambiental, lo cooperativo y lo agroecológico, para conocer los enigmas y paradigmas que están en juego.

Por Lucas Pedulla.

(más…)
Seguir leyendo

La última Mu: ¿Dónde hay un mango?

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo más leido

Anticopyright lavaca. Todas nuestras notas pueden ser reproducidas libremente. Agradecemos la mención de la fuente.

0:00
0:00