Sigamos en contacto

Nota

Crónica de un bochorno

Publicada

el

Cómo fue la sesión plenaria de las comisiones de la Cámara de Diputados que aprobó el dictamen del proyecto de ley de reforma previsional. Intervenciones críticas y gritos, mientras 39 legisladores firmaban sin chistar.

Fotos: Nacho Yuchark para lavaca


No hay calificativos decentes para describir la sesión plenaria de las comisiones de Presupuesto y Hacienda y Previsión Social que cumplió el trámite para que el proyecto de ley de reforma previsional llegue a la Cámara de Diputados para su votación, el próximo miércoles.
La sala está desbordada, en todo sentido.
Diputados y diputadas están sentados en las largas mesas, rodeados de representantes de gremios,  entidades que nuclean a jubilados y cámaras de tevé.
Los que hablan lo hacen para criticar el proyecto y rogar que no se vote.
Literalmente.
Así lo dijo el abogado especialista en temas previsionales Christian D’Alessandro: “Imploro y suplico que piensen su voto a este proyecto que puede condenar a los jubilados a la miseria”.
Sonia Alesso, de CTERA fue directa: “Están a punto de votar otra gran estafa al pueblo argentino”.
Sergio Palazzo, secretario general de La Bancaria, remató: “No avalen este saqueo”.
Carlos Ortega, del gremio del Anses, sintetizó: “Si esta ley no beneficia a los jubilados, ni a los trabajadores ni a los jóvenes, no es una ley: es una estafa”.

Fotos: Nacho Yuchark para lavaca


Las intervenciones tenían como destinatarios a los ministros de Trabajo, Jorge Triaca y de Hacienda, Nicolás Dujovne, sentados en la cabecera, quienes supuestamente tenían que brindar a los y las legisladoras información sobre el proyecto. Únicamente Dujovne intervino en cuatro oportunidades, pero sólo una para responder la pregunta concreta que le formuló la diputada Victoria Donda. “Cuando no quieren que entendamos algo, los economistas nos hablan difícil. Por eso quiero hacer una pregunta fácil, que puede responderse también fácilmente por sí o no. ¿Hicieron la cuenta de cuánto tendría que cobrar un jubilado en marzo si se aprueba esta ley y si no se aprueba?”. Dujovne respondió: “No”.
Antes de la consulta de Donda, habló la diputada Lucila Del Ponti (FPV-Santa Fe), quien también quiso saber si el equipo de gobierno “en sus masters y posgrado cursados en el exterior” no habían encontrado otra forma de solucionar la falta de recursos, que no fuera esa que representa “el saqueo de los más vulnerables”.  También, al igual que Donda luego, responsabilizó al oficialismo del clima agitado que tenía la sesión. “Aquí deberían estar escuchándose todas las voces afectadas por este proyecto. Ustedes son los responsables de pretender un Congreso que legisle a espaldas del pueblo”.
Minutos antes había tomado la palabra el jefe del bloque oficialista, Nicolás Massot. No fue fácil escucharlo. El abucheo fue constante, sostenido e incluyó insultos tales como “alcahuete de genocidas”. Fue cosechado por un discurso provocador, que comenzó diciendo “No soy amigo de la grieta, la desprecio” y continuó con la polémica frase “Si quieren la guita de los jubilados, los acompaño a buscarla a (las cárceles de) Ezeiza y Marcos Paz”.
A su turno, la diputada Donda recogió esa invitación: “No tengo miedo de ir a Ezeiza o a Marcos Paz. No me corren con eso porque ¿saben qué? La corrupción es un delito, pero también lo es la evasión fiscal, y en la cárcel también tendrían que estar algunos funcionarios y amigos de este gobierno”.

Fotos: Nacho Yuchark para lavaca


La mayor tensión se produjo cuando un jubilado empujó a un periodista del diario La Nación y todas las cámaras de tevé giraron para registrar el tole tole. El fotógrafo de lavaca fue testigo de qué originó la reacción. El periodista de La Nación quiso entrevistar al jubilado, pero cuando éste le pregunto en qué medio trabajaba, no quiso responder. “No sirve de nada hablar con vos”. La respuesta del periodista comenzó con una frase desafortunada: “Callate la boca” y siguió con una explicación: “Si ni sabés lo que escribo yo”. El jubilado no llegó a escuchar este remate. El “callate la boca” provocó el empujón.
Varios intervinieron para calmar los ánimos y varios, para agitarlos.
En tanto, el especialista en temas previsionales, Miguel Ángel Fernández Pastor, intentaba aportar datos a las críticas del proyecto. “Hoy, por decreto, 84.500 millones fueron transferidos de la caja previsional. ¿A quién se los sacan? A uno de los sectores más vulnerados: los jubilados. A nosotros ya no nos afecta este saqueo porque estamos acostumbrados a resistir la miseria. Los más afectados por esta reforma son los que vienen atrás: los trabajadores activos son los verdaderos damnificados por esta ley. Lo que estamos viendo hoy es simple: en los próximos meses el país tiene que pagar 200 mil millones de los intereses generados por los Lebac. Y para poder pagarlos se está vaciando la caja previsional”.
Intentando quizá responder este dato contundente, un diputado oficialista recurrió a un clásico: comenzó nombrando apellidos ligados a las denuncias de corrupción kirchnerista, pero el griterío hizo inaudible su intervención.
Fue entonces cuando Donda pidió la palabra, interrumpiendo el orden de la lista de oradores, para advertir que el oficialismo ya estaba haciendo firmar el dictamen sin haber concluido el debate. Le respondió el diputado Eduardo Amadeo, que presidía la sesión: “No hay impedimento reglamentario para que se firme el dictamen mientras se debate”.
Luego, le dio la palabra al diputado del FIT,  Nicolás Del Caño.
Así, mientras en la sala se escuchaba un discurso de encendido tono crítico al proyecto -como todos los que habían concentrado la lista de oradores- calladitos y por lo bajo, 39 diputados y diputados firmaban el dictamen sin chistar.
En tanto, en la puerta del Congreso, un grupo de jubilados los esperaba a las y los legisladores con un grito, también clásico: “vende patria”.

Fotos: Nacho Yuchark para lavaca


En la vereda del sol
-Tengo 69 años y estoy acá –dice Elizabeth, jubilada. Y acá significa la calle, frente a la puerta del Congreso Nacional, entre bombos, platillos y carteles, mientras adentro las comisiones de la reforma previsional impulsada por el Gobierno.
¿Reforma? –dice Elizabteh- Es sacarnos nuestra participación, como también nos sacaron los remedios, pero en realidad es una “reforma” para pagar toda la deuda que asumió este Presidente. Yo trabajé y aporté toda mi vida, y hoy tengo que estar acá. ¡7200 pesos! ¿A vos te parece que podés vivir? Nos quieren a todos muertos. Hay un Estado que no nos defiende y que podría sacar a todos estos (señala al Congreso) sus dietas de 30 mil pesos para que no les metan la mano en el bolsillo a los que menos tienen. Son insensibles.
Elizabeth es psicóloga social y para ella la calle es una tribuna a cielo abierto. “Es lo único que tenemos para torcerles la mano. Si te quedás callado, directamente te ponen la bandera norteamericana en la Casa Rosada. Y punto”.
“Comer o curarse”
Teresa, 55 años, hace trabajo doméstico y lleva un cartel que dice «No a la reforma previsional. Vende patrias traidores». “Estoy por la defensa de nuestros derechos. Es injusto que los más pobres tengamos que pagar todo lo que hace este Gobierno. Estoy de acuerdo con un ajuste, pero a los de alto poder adquisitivo, como a ellos (Señala el Congreso), y no a nosotros. Todos tendríamos que estar acá en la calle porque todos tenemos una persona mayor en casa. Afecta a todo el pueblo. Y esto no puede pasar. Algunos recién se están despertando: sabían que el neoliberalismo jamás va a estar del lado del pueblo. Desde ahí vamos a luchar. No tenemos que permitir esto”.
Graciela tiene 67 años y cuenta que pasó por casi todos los gremios: industria metalúrgica, alimentación, maestranza. Se jubiló como auxiliar docente, tras de 16 años en una escuela. “Trabajé hasta los 65 para una jubilación más decente. La logré. Me jubilé con más de 40 años de trabajo, y esta ley me tira todo abajo: me voy achicando cada vez más. No es justo. Es una barbaridad. Estamos retrocediendo totalmente. Me horroriza lo que estoy viendo. Muchos pagamos alquiler y medicamentos: tenemos que elegir entre comer o curarse. Pero lo más grave es lo que está pasando. Seamos realistas: esto no es democracia. Aquí no hay Estado de Derecho”.
Lo que se ve y no está
Olga y Gloria charlan sobre la vereda, resguardas del sol. Olga, que se jubiló como metalúrgica, se aferra a su cartel («Jubilación digna = derecho humano») y dice: “Me preocupa la quita de derechos. ¿Qué pasa con los jubilados que cobran la mínima, los veteranos de Malvinas, los que cobran planes sociales? Hay que pelear. Si a las mineras no les hubieran regalado todo lo que se les regaló no habría necesidad de este ´ahorro´ de 100 mil millones”.
Gloria, 70 años: “Esto es un desfalco a la caja de jubilaciones. Estos vienen por toda la guita. Se están endeudando para ellos y para fugarlo por todos lados. A eso vinieron: a robar y a rapiñar. Antes, a todos los jubilados con enfermedades crónicas nos daban cuatro y cinco remedios gratis. Lo tuve por dos años. Vino este Presidente y nos sacaron todo. Si además de una jubilación de mínima tenés una pensión, ya no te dan nada. A PAMI lo devastaron. Ahora, con lo poco que conseguimos para tener algo de dignidad para que nuestros hijos no nos tengan que mantener, le sacan todo al sistema jubilatorio. Y los jóvenes como ustedes no se van a poder jubilar con dignidad. Esta rapiña de derecha siempre viene por lo mismo: la plata de los jubilados”.
Gloria se jubiló hace dos años trabajando en una empresa de investigación de mercado. Preparaba los focus group. ¿Qué puede verse hoy en la puerta del Congreso?
Piensa.
Y responde: “Indignación. Y se ve una cosa: los que no están. La gente no nos escucha. Espero que, a partir de esto, tomen un poco más de conciencia”.
 

Fotos: Nacho Yuchark para lavaca


Fotos: Nacho Yuchark para lavaca


Fotos: Nacho Yuchark para lavaca


Fotos: Nacho Yuchark para lavaca


Fotos: Nacho Yuchark para lavaca

lavacaTV

Las cosas que hay que hacer para trabajar – Capítulo 3

Publicada

el

La nueva serie documental de lavaca: el mundo de la autogestión en Argentina a través de ocho capítulos sobre experiencias recientes de diferentes cooperativas que lograron recuperar empresas vaciadas o quebradas por las patronales. Con dirección de Patricio Escobar, autor de La crisis causó 2 nuevas muertes. Ya disponibles los capítulos 1, 2 y 3.

Capítulo 3

Desde su eclosión en 2001, que sigue replicándose, las fábricas recuperadas tienen un marco jurídico precario. El proyecto de ley de Recuperación de Unidades Productivas es un mecanismo que los trabajadores presentaron por segunda vez en el Congreso, luego de que perdiera estado parlamentario en 2020. Las palabras de diputados y diputadas que expresan discursivamente la importancia de la ley. Una de ellas es Victoria Tolosa Paz, actual ministra de Desarrollo Social. Sin embargo, al día de la fecha, la ley no fue sancionada. Otro diputado, Leonardo Grosso, y la teoría de la “ceguera epistémica”.

Capítulo 2

Aceitera La Matanza fue la primera fábrica recuperada visitada por un presidente argentino durante su mandato. Alberto Fernández reconoció que siempre vio a las cooperativas como parte de la “economía informal” sin comprender que involucra otros modos de producción: “Ahora soy yo uno de los que tiene que convencer al resto de la Argentina de que la economía popular existe, y que hay que darle las herramientas para que siga creciendo”, dijo ante 2.000 trabajadoras y trabajadores. Sin embargo, durante la pandemia, la asistencia del Estado no fue la misma que para las empresas privadas. ¿Qué dice sobre esto? ¿Y qué le responden quienes trabajan?

Capítulo 1

Dos mil personas que integran empresas recuperadas de toda la Argentina se reúnen en un acto histórico en la Aceitera La Matanza. ¿Qué buscan? Impulsar el proyecto de Ley de Recuperación de Unidades Productivas que facilite que cooperativas de trabajo pongan en marcha empresas quebradas o vaciadas por las patronales. El movimiento lleva 20 años sin ley, pero ha recuperado no sólo trabajo sino también dignidad y vida, con 400 fábricas en el país que dan trabajo en total a más de 14 mil obreras y obreros. Su lema: Ocupar, resistir y producir

Las cosas que hay que hacer para trabajar Dirección: Patricio Escobar.
Producción integral de Cooperativa de Trabajo Lavaca: Claudia Acuña, Sergio Ciancaglini, Anabella Arrascaeta, Lina Etchesuri, Sebastian Smok, María del Carmen Varela, Franco Ciancagini, Lucas Pedulla.
Fotografía: Lina Etchesuri y Sebastian Smok. Cámara: Patricio Escobar, Guillermo Guevara, Sebastian Smok.
Música: Guido Donato y Tomás Lobov.
Edición: Damián Finvarb.

Seguir leyendo

Nota

Histórico: el martes comenzará el nuevo juicio por el femicidio de Lucía Pérez

Publicada

el

El próximo martes 7 de febrero comienza el nuevo juicio por el femicidio de Lucía Pérez, asesinada en Mar del Plata en octubre de 2016. Tenía 16 años. Fue el caso que impulsó el primer Paro de Mujeres del país y que motivó un juicio escandaloso en 2018 cuyo fallo fue anulado por la Cámara de Casación de la provincia de Buenos Aires, que ordenó que el proceso se realice nuevamente. Uno de los argumentos de la anulación: “No olvidemos que en esta instancia no se está juzgando a la víctima (como pareciera estar ocurriendo) sino a los eventuales victimarios”.

En aquel juicio se condenó a los acusados por “tenencia de estupefacientes con fines de comercialización agravado por ser en perjuicio de menores de edad y en inmediaciones de un establecimiento educativo”, y no por el crimen. Casación ratificó esa condena, pero ordenó que ahora se realice nuevamente el juicio por femicidio. Detalles sobre la jornada preparatoria del juicio.  

Esta nueva e histórica realización de un juicio por femicidio comenzará a las 9 de la mañana del martes 7 de febrero en el Tribunal en lo Criminal N° 2 de Mar del Plata, en Almirante Brown 2046. Los jueces a cargo del nuevo Tribunal son Roberto Falcone, Gustavo Fissore y Alexis Semaz. El fiscal del caso es Leonardo Arévalo. 

Los acusados son Matías Farías (28 años) y Juan Pablo Offidani (47 años), quienes el 8 de octubre de 2016 llevaron a Lucía a la sala de salud de Playa Serena: llegó muerta. Farías será defendido por la abogada oficial María Laura Solari; Offidani, por el abogado particular César Sivo. Se estima que las audiencias se extenderán hasta el 1º de marzo.

Imagen de los tres acusados durante el juicio de 2018, que ahora se realizará nuevamente. Maciel (de anteojos) falleció luego de ser absuelto. Offidani y Farías fueron condenados a 8 años por narcotraficar droga cerca de las escuelas, pero no por el femicidio. Fotos: Romina Elvira para lavaca

¿Por qué un nuevo juicio?

Farías y Offidani fueron apresados el 9 de octubre de 2016, un día después del femicidio. El tercer detenido fue Alejandro Maciel, 61 años, acusado de encubrimiento agravado por ayudar al lavado del cuerpo muerto.

En 2018 fueron juzgados ante el Tribunal Oral en lo Criminal N°1 de Mar del Plata.  Farías y Offidani fueron condenados a ocho años de prisión y a pagar una multa de 135 mil pesos por el delito de “tenencia de estupefacientes con fines de comercialización agravado por ser en perjuicio de menores de edad y en inmediaciones de un establecimiento educativo”. Desde entonces están detenidos. El tercer acusado, Maciel, fue sobreseído, y murió tiempo después de cáncer.  

Pero ninguno de los tres fue condenado por el femicidio. Como si Lucía y su muerte no hubieran existido.

Aquel juicio que tuvo un desarrollo vergonzoso, con jueces que parecían más empeñados en cuestionar a la niña asesinada que en juzgar a los autores del crimen. A eso se agregó el tono machista, misógino, indiferente hacia la víctima y la familia, y totalmente consistente con una mirada que históricamente ha relegado a las víctimas de femicidios y de actos de violencia contra las mujeres.

Por esa sentencia la familia de Lucía exigió dos cosas, que se lograron:

  1. El fallo por el juicio de 2018 se apeló y en agosto del 2020 la Sala IV de la Cámara de Casación de la Provincia de Buenos Aires resolvió anularlo. Confirmó la condena por la venta de drogas, pero ordenó que se haga este nuevo juicio por el femicidio.  
  • Además, en marzo se concretará un juicio político (jury) a los jueces del Tribunal: Pablo Viñas y Facundo Gómez Urso por “negligencia, incumplimiento del cargo y parcialidad manifiesta”. El tercer juez,Aldo Carnevale, quedará impune porque consiguió la jubilación anticipada del gobierno de María Eugenia Vidal para evitar el enjuiciamiento. El jury será llevado adelante por el parlamento bonaerense

Al anular el fallo del juicio de 2018 la Cámara de Casación bonaerense instaló un precedente histórico para que el Poder Judicial deje de ser parte del sistema que consagra la impunidad y la estigmatización de las mujeres.

Los jueces del fallo anulado. Aldo Carnevale (que logró a tiempo su jubilación por parte del gobierno de María Eugenia Vidal), Pablo Viñas y Facundo Gómez Urso. La Cámara de Casación anuló el fallo estigmatizante y vergonzoso que firmaron sobre el caso de Lucía Pérez, y en marzo Viñas y Gómez Urso serán sometidos a juicio político. Fotos: Romina Elvira para lavaca

¿A quién se juzga?

Uno de los fundamentos de esa anulación plantea: “No olvidemos que en esta instancia no se está juzgando a la víctima (como pareciera estar ocurriendo) sino a los eventuales victimarios”.

Además el Tribunal señala que el Estado se comprometió a prevenir y erradicar la violencia machista, y que “estas normas imponen a quienes tienen la tarea a su cargo, tener en consideración el contexto en el que ocurren los hechos, realizar un análisis de los mismos, determinar el encuadre jurídico apropiado, y valorar la prueba con perspectiva de género”.

En ese sentido pareció inexplicable que el Tribunal de Mar del Plata que juzgó en primera instancia el femicidio se haya enfocado en “indagar en la personalidad, actitudes y comportamientos anteriores de la víctima, su forma de relacionarse con los hombres, su vida social, su carácter, y en distinguir la conducta de los imputados, y a partir de allí, considerar si Lucía había consentido el acceso carnal”.

Describe la Cámara de Casación a ese foco estigmatizante puesto sobre la víctima como “un despropósito”.

Marta Montero y Guillermo Pérez: los padres de Lucía. Fotos: Romina Elvira para lavaca

La audiencia preparatoria

Durante la mañana de este jueves se desarrolló la audiencia preparatoria del juicio. Los padres de Lucía (Marta Montero y Guillermo Pérez) pidieron que el proceso sea transmitido por Youtube. Además solicitaron que el Tribunal no esté vallado, dado que el pedido de justicia será acompañado desde la calle por organizaciones sociales, sindicales y otras familias de víctimas de femicidios. Desde la Ciudad de Buenos Aires y La Plata está previsto que salgan grupos para acompañar el inicio de un proceso histórico.

Las defensas de los acusados se mostraron contrarias a ambos pedidos, que los jueces deberán resolver. Por su parte, los imputados pidieron no estar presentes en la sala.  

En este nuevo proceso no hay una nueva instrucción, por lo que no hay nuevas pruebas ni nuevos testigos (que serán alrededor de 50). La primera jornada, el martes 7 de febrero, se iniciará con la declaración de la familia de Lucía. Durante la primera semana que será corta (el viernes 10 no habrá audiencia) se espera que declaren alrededor de 20 personas. Lo que está en juego es la posibilidad de ver en la práctica si finalmente habrá justicia.

Seguir leyendo

lavacaTV

Las cosas que hay que hacer para trabajar – Capítulo 2

Publicada

el

La nueva serie documental de lavaca: el mundo de la autogestión en Argentina a través de ocho capítulos sobre experiencias recientes de diferentes cooperativas que lograron recuperar empresas vaciadas o quebradas por las patronales. Con dirección de Patricio Escobar, autor de La crisis causó 2 nuevas muertes. Ya disponibles los capítulos 1 y 2

Capítulo 2

Aceitera La Matanza fue la primera fábrica recuperada visitada por un presidente argentino durante su mandato. Alberto Fernández reconoció que siempre vio a las cooperativas como parte de la “economía informal” sin comprender que involucra otros modos de producción: “Ahora soy yo uno de los que tiene que convencer al resto de la Argentina de que la economía popular existe, y que hay que darle las herramientas para que siga creciendo”, dijo ante 2.000 trabajadoras y trabajadores. Sin embargo, durante la pandemia, la asistencia del Estado no fue la misma que para las empresas privadas. ¿Qué dice sobre esto? ¿Y qué le responden quienes trabajan?

Capítulo 1

Dos mil personas que integran empresas recuperadas de toda la Argentina se reúnen en un acto histórico en la Aceitera La Matanza. ¿Qué buscan? Impulsar el proyecto de Ley de Recuperación de Unidades Productivas que facilite que cooperativas de trabajo pongan en marcha empresas quebradas o vaciadas por las patronales. El movimiento lleva 20 años sin ley, pero ha recuperado no sólo trabajo sino también dignidad y vida, con 400 fábricas en el país que dan trabajo en total a más de 14 mil obreras y obreros. Su lema: Ocupar, resistir y producir

Las cosas que hay que hacer para trabajar Dirección: Patricio Escobar.
Producción integral de Cooperativa de Trabajo Lavaca: Claudia Acuña, Sergio Ciancaglini, Anabella Arrascaeta, Lina Etchesuri, Sebastian Smok, María del Carmen Varela, Franco Ciancagini, Lucas Pedulla.
Fotografía: Lina Etchesuri y Sebastian Smok. Cámara: Patricio Escobar, Guillermo Guevara, Sebastian Smok.
Música: Guido Donato y Tomás Lobov.
Edición: Damián Finvarb.

Seguir leyendo

LA ÚLTIMA MU. Crecer, crear, cooperar

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo más leido

Anticopyright lavaca. Todas nuestras notas pueden ser reproducidas libremente. Agradecemos la mención de la fuente.