Sigamos en contacto

Mu190

Fantastic Negrito, música & agroecología en EE.UU: El blues de la zanahoria

Publicada

el

Ganó tres premios Grammy pero su mayor orgullo es Revolution Plantation, un proyecto agroecológico que produce alimentos, trabajo y comunidad en Estados Unidos. Charla durante la visita a Buenos Aires de este referente del blues actual que comenzó su carrera a los 47 años, lucha contra el narcisismo, y sueña vivir como su abuela.

Texto: Julián Melone

Foto: Sol Tunni

Fantastic Negrito, música & agroecología en EE.UU: El blues de la zanahoria
Fantastic Negrito. Foto: Sol Tunni

Ésta nota es de acceso prioritario para lxs socixs digitales.
Si ya estás suscriptx, por favor ingresá tu usuario y contraseña.

La suscripción digital de lavaca te permite acceder de forma prioritaria a todas las notas de la Mu, a otros contenidos y a descuentos en libros, cursos y talleres que dictamos en lavaca. Todo desde 800 pesos. Si te interesa asociarte, podés hacerlo desde éste link.

Fantastic Negrito, música & agroecología en EE.UU: El blues de la zanahoria

Mu190

Quién es Alejandro Chafuen: la araña

Publicada

el

Líder de un think thank internacional que se encarga de recaudar dinero y hacer lobby para llevar adelante las recetas liberales: quitar impuestos a los ricos, achicar el Estado, privatizar empresas públicas, liberalizar el comercio y limitar el poder de los sindicatos. Argentino, se formó en Estados Unidos, es admirador de Hayek (al igual que Milei), ultra católico y revindica la dictadura. Cómo operan los grupos que pretenden incidir en las políticas públicas para hacer negocios. 

Texto: Claudia Acuña.

Quién es Alejandro Chafuen: la araña

Alto, flaco, la frente infinita por la profunda pelada, habla con dejo anglosajón, aunque nunca abandonó las elles pronunciadas como porteño. Su tono es de profesor y lo que enseña es el dogma que ha concebido y que predica desde hace años: el cruce entre el catolicismo extremista y el liberalismo terrorista. Alejandro Antonio Chafuen es, fundamentalmente, un apóstol de la ultraderecha. Una misión que –cuenta en sus charlas académicas– descubrió cuando conoció al austríaco Friedrich August von Hayek, ganador del Nobel en Economía en 1974. Los unía, además, la defensa de las dictaduras. Chafuen de Videla; Hayek, de cualquiera, tal como explicitó en una entrevista al diario El Mercurio y en el Chile de Pinochet: “Personalmente prefiero una dictadura liberal a un gobierno democrático carente de liberalismo”.

Chafuen, hay que decirlo, es argentino.

En sus charlas magistrales, ofrecidas en ámbitos académicos privados a donde asiste la elite latinoamericana, Chafuen ilustra sus charlas con fotos sociales de Hayek, a quien elogia por su elegancia, y lo introduce como el padre del que es hija su vocación:

“Una vez Antonny Fisher –el empresario inglés creador de la Red Atlas– le comentó a Hayek que no tenía más remedio que ir a la política porque si no iba a triunfar siempre su enemigo, el socialismo. Hayek le respondió: “Mirá: con el clima intelectual que existe hoy en día, primero tenés que cambiar las opiniones de las gentes, sino nunca vas a ganar. ¿Por qué no creás un instituto que forme opinión?”. 

Eso hace Chafuen.

Criado en el norte rico bonaerense –San isidro– en una familia que define con una sola palabra: antiperonista; pero que se caracterizó también por monopolizar los premios en los clubes de regatas y los asientos privilegiados en el poder, de joven soñó ser tenista, vocación que lamentablemente abandonó para anidar en el Grove City College, una universidad de Humanidades conservadora y cristiana, en Pensilvania. Allí llegó a ser el presidente del club estudiantil libertario. Cuando regresó a Buenos Aires reinaba el terror de la dictadura; de esa época data su amistad con Patricia Bullrich

Chafuen dirá al periodista Lee Fang –que lo entrevistó en Buenos Aires en 2016– que recuerda aquellos años “bajo una luz bastante positiva”. Así lo hizo explícito también cuando escribió, en 1979, un artículo para la agencia Efe titulado “Guerra sin Fin”. Allí comparaba a las fuerzas de la guerrilla con el clan Manson y justificaba: “Se precisaba que las fuerzas de la libertad individual y la propiedad privada” respondieran sus ataques.

Eso hace también Chafuen: escribe columnas de opinión en los medios.

El ascenso social

Lo que sigue en su carrera hacia el ojo del huracán neofascista lo resume el periodista Lee Fang: “En 1980, cuando tenía 26 años, Chafuen fue invitado a convertirse en el miembro más joven de la Sociedad Mont Pelerin. Viajó a Stanford, lo que le brindó la oportunidad de contactar directamente a Hayek, entre otros profetas neoliberales. En cinco años, Chafuen se casó con una estadounidense y pasó a residir en Oakland”. Allí comenzó a vincularse con miembros de la elite conservadora estadounidense para encontrar lo que necesitaba: dinero y contactos. 

Eso es la Red Atlas.

Su primera misión fue organizar una cumbre en Jamaica destinada a la formación de cuadros, o en lenguaje libertario, desarrollar think tanks de Atlas en América Latina.

Definición de la Inteligencia Artificial de “think tanks”: “El objetivo de un Think Tank es producir y transmitir información y conocimiento con el fin de incidir en el proceso de las políticas públicas”.

Según la tesis “El caso Fundación Libertad en Argentina”, realizada por Antonella Marty –rosarina, politóloga, autora de best sellers libertarios tales como Capitalismo: un antídoto contra la pobreza y ahora directora de la Red Atlas– en Argentina en 2013 se habían logrado instalar 137 think tanks.

En 1991, tres años después de la muerte de Fisher, Chafuen tomó el timón de Atlas. “Rápidamente comenzó a sumar patrocinadores empresariales para impulsar objetivos orientados a las grandes compañías a través de la red. Philip Morris contribuyó regularmente con Atlas, incluyendo una donación en 1994, que salió a la luz años más tarde durante un juicio. Los registros muestran que el gigante del tabaco vio a Atlas como un aliado para trabajar en pleitos internacionales. En Chile, sin embargo, un grupo de periodistas descubrió que los think tanks respaldados por Atlas discretamente habían hecho lobby contra la regulación del tabaco sin revelar su financiamiento por parte de compañías tabacaleras”, detalla Fang. 

Chafuen explicó en una conferencia que sus patrocinadores “no pueden aparecer como quienes pagan por las encuestas de opinión pública, porque les quitarían credibilidad. Pfizer Inc. no patrocinaría encuestas sobre temas de salud ni Exxon pagaría por encuestas sobre temas ambientales”. En cambio, think tanks libertarios, como los de la Red Atlas, no sólo podían presentar las mismas encuestas con mayor credibilidad sino hacerlo de manera que obtuvieran cobertura en los medios locales. “A los periodistas los atrae lo novedoso y fácil de transmitir. A la prensa no le interesa mucho citar a los filósofos libertarios, pero si un grupo de expertos elabora una encuesta, prestan atención. Y los donantes también lo ven”.

Eso hace también Chafuen: disfrazar intereses corporativos de información.

Dios en efectivo 

Su único libro se titula Raíces Cristianas de la Economía de Libre Mercado, una polémica y pomposa lectura de textos canónicos y teorías económicas –de Marx a Santo Tomé de Aquino– que merece sintetizarse por sus seis últimas líneas: 

“La propiedad privada es un prerrequisito esencial para el respeto de las libertades económicas. La misma seguirá siendo amenazada desde varios frentes y su defensa dependerá de una nueva generación de escolásticos, hombres de buena formación en el campo de la filosofía moral y de las ciencias sociales”. 

Definición de la Inteligencia Artificial de escolástica: “Corriente filosófica y teológica medieval que se centró en integrar la razón con la fe religiosa, pero colocando una mayor preponderancia en esta última”.

Chafuen –podría inferirse– practica su fe con mayor preponderancia en algo concreto: el dinero. “Las proezas recaudatorias de Chafuen se extendieron al creciente número de fundaciones conservadoras adineradas que comenzaban a florecer en Estados Unidos”. Fue miembro fundador de Donors Trust, un fondo hermético y orientado por donantes que ha repartido más de 400 millones de dólares entre organizaciones libertarias. También es administrador de la Fundación Chase, de Virginia, que fue fundada por un miembro de la Sociedad Mont Pelerin y que envía dinero en efectivo a los think tanks de Atlas.

Sus proezas, por supuesto, regaron también la red libertaria argentina. “Durante una conferencia conjunta con Chafuen, Gerardo Bongiovanni, presidente de la Fundación Libertad, un think tank de Atlas en Rosario, señaló que entre 1985 y 1987 el Centro para la Empresa Privada Internacional (asociado a la NED) distribuyó un millón de dólares como capital inicial para crear varios think tanks. Sin embargo, quienes recibieron estas subvenciones fracasaron rápidamente por falta de formación de gestión, alertó Bongiovanni”.

El liderazgo de Chafuen en Atlas terminó en 2019, cuando fue reemplazado por la rosarina Antonella Marty, actual directora de relaciones públicas, quien para explicar la desvinculación declaró: “Chafuen salió de la organización. Tenía ideas bastante relacionadas con la extrema derecha. No es conservadurismo, sino nacionalismo católico”. 

Para Chafuen, en cambio, su salida la produjo el ingreso a Atlas de un grupo “que cambia la línea. Antes era más leer la Biblia y la ciencia cristiana, ahora se hace más secular haciendo campo común con los valores más de izquierda”.

Fundó entonces su propio púlpito, Acton Institute, y desde allí recauda y predica como siempre.

Chafuen estuvo, por supuesto, en el acto de asunción del presidente Javier Milei, fotografiándose en los palcos del Congreso, sin sonreír, como siempre, pero ufanándose del éxito de su método. Al igual que Donald Trump, de quien fue ferviente impulsor, considera que este tipo de personajes tienen sus aristas polémicas. Sobre Milei fueron explícitas. 

“¿Cómo se construye un equipo de gobierno cuando se presenta como un outsider? Sin suficiente apoyo en el Congreso, Milei eligió un equipo económico que se ajustaba a su propia definición de casta”, escribió en una reciente columna. 

Su fe en el actual gobierno está depositada, en cambio, en la ministra de Relaciones Exteriores, Diana Mondino, y en la fallida ministra de Educación, Eleonora Urrutia, a quien presenta de una manera interesante: “está ayudando a elegir a los secretarios del Ministerio de Capital Humano”.

Argentino, al fin, Chafuen explica su método con una alegoría futbolera: “Es como un cuadro de fútbol. La defensa son los académicos. Los delanteros son los políticos. Ya hicimos varios goles (se refiere al derrocamiento de Dilma Roussef del que participó activamente; el triunfo de Guillermo Lasso en Ecuador, entre otros). El mediocampo son los muchachos de la cultura, que forman la opinión pública”. 

Así describen cómo actúan en el campo de juego: “En el Foro de la Libertad en Latinoamericana de Buenos Aires, (realizado en la  primavera de 2017 en The Brick Hotel) los jóvenes líderes zumbaban por todas partes mientras compartían ideas sobre cómo derrotar al socialismo en cada frente, desde debates en los campus universitarios hasta movilizar un país entero en favor del impeachment (juicio político y destitución presidencial). Emprendedores de think tanks peruanos, dominicanos y hondureños competían en un formato basado en el reality show Shark Tank, en el que los encargados de start-ups deben convencer a un panel de inversores despiadados. En lugar de buscar inversiones, estos líderes presentaban ideas de marketing político, en un concurso que premiaba al ganador con 5.000 dólares. En otra sesión, se debatían estrategias para conseguir que la industria apoye reformas económicas. En una tercera habitación, operadores políticos debatían sobre qué argumentos podrían emplear los ‘amantes de la libertad’ para responder al crecimiento mundial del populismo, y para ‘redirigir el sentimiento de injusticia de muchos’ hacia los fines de libre mercado”.

Para quienes investigan este fenómeno desde hace años, la síntesis del proceso invisible que emergió en estas elecciones se explica en el trabajo sostenido, financiado y diseñado para lograr un objetivo concreto: “Las propuestas –quitar impuestos a los ricos, achicar el Estado, privatizar empresas públicas, liberalizar el comercio y limitar el poder de los sindicatos–  siempre se enfrentaron con un problema de percepción. Sus defensores se dieron cuenta de que los votantes tienden a verlas como un vehículo para favorecer a la clase alta. Por eso, reetiquetar el liberalismo económico como una ideología del bien común requirió complejas estrategias de persuasión pública”.

Eso también es Chafuen: la Inteligencia Artificial lo definiría “influencer”, pero quizá sea más preciso visualizarlo como una paciente araña que teje las redes sociales de las corporaciones con la política: las fuerzas del cielo.

Ésta nota se hizo gracias al aporte de lxs socixs digitales.

La suscripción digital de lavaca te permite acceder de forma prioritaria a todas las notas de la Mu, a otros contenidos y a descuentos en libros, cursos y talleres que dictamos en lavaca. Todo desde 800 pesos. Si te interesa asociarte, podés hacerlo desde éste link.

Quién es Alejandro Chafuen: la araña

Seguir leyendo

Mu190

MU en una provincia en conflicto: El jujeñazo

Publicada

el

En 2023 la provincia se sacudió frente al gobierno de Gerardo Morales, que eligió la violencia y la criminalización de quienes defienden el trabajo, el salario, el agua y la vida. Y derechos reconocidos por toda la legislación. La aprobación de una reforma nada constitucional. Negocios políticos y familiares, nepotismo y autoritarismo. Niveles cada vez más altos de pobreza, indigencia e injusticia. Las balas que apuntan a los ojos de la sociedad. Esta es la recorrida que hicimos por la provincia: cada corte hasta los 3.500 metros de altura. Juego sucio, identidad, esperanzas, relación con la tierra, el futuro y lo que dicen las comunidades sobre la capacidad de la mente y la del corazón.

Texto: Francisco Pandolfi

Fotos: Lina Etchesuri

MU en una provincia en conflicto: El jujeñazo
Las comunidades originarias de pie, en la ruta que pasa por San Roque, Humahuaca. Fotos: Lina Etchesuri

Ésta nota es de acceso prioritario para lxs socixs digitales.
Si ya estás suscriptx, por favor ingresá tu usuario y contraseña.

La suscripción digital de lavaca te permite acceder de forma prioritaria a todas las notas de la Mu, a otros contenidos y a descuentos en libros, cursos y talleres que dictamos en lavaca. Todo desde 800 pesos. Si te interesa asociarte, podés hacerlo desde éste link.

MU en una provincia en conflicto: El jujeñazo

Seguir leyendo

Mu190

Éric Sadin, filósofo francés, y la vida dominada por la IA: La verdad artificial

Publicada

el

Sadin estuvo en Argentina presentando el libro La inteligencia artificial o el desafío del siglo. Allí analiza a través de ejemplos concretos cómo la IA coarta nuestra capacidad de actuar, reflexionar y vivir en libertad. Extractos de ese texto que invita a crear imaginarios por fuera de la tecnología, buscando pistas para no convertirnos en máquinas. 

Texto: Franco Ciancaglini

Foto: Sol Tunni

Éric Sadin, filósofo francés, y la vida dominada por la IA: La verdad artificial
Fotos: Sol Tunni

Ésta nota es de acceso prioritario para lxs socixs digitales.
Si ya estás suscriptx, por favor ingresá tu usuario y contraseña.

La suscripción digital de lavaca te permite acceder de forma prioritaria a todas las notas de la Mu, a otros contenidos y a descuentos en libros, cursos y talleres que dictamos en lavaca. Todo desde 800 pesos. Si te interesa asociarte, podés hacerlo desde éste link.

Éric Sadin, filósofo francés, y la vida dominada por la IA: La verdad artificial

Seguir leyendo

LA NUEVA MU. El facho

La nueva Mu
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo más leido