Sigamos en contacto

Mu111

Diccionario mediático argentino

Publicada

el

Por Pablo Marchetti

Educación religiosa

Escolaridad vinculada con la religión. Por ser la Argentina un país católico, esta expresión está vinculada con esa variante de la cristiandad, y no con protestantes o evangélicos, y menos aún con judíos, musulmanes, umbandas, budistas o maradonianos. Existen escuelas de distintos credos, adheridos al sistema oficial de educación de la Argentina. Pero en general la expresión se utiliza para pedir la vuelta de la enseñanza obligatoria de la religión católica en todas las escuelas, algo que sucedía en el país hace algunos años. La superstición indica que la vuelta de la educación religiosa obligatoria va a redundar en chicos y chicas con mejores modales, alejados de los vicios y poco proclives a violar la ley. En ese sentido, los partidarios de la educación religiosa se parecen bastante a quienes piden la vuelta del servicio militar obligatorio. Y como el porcentaje de la población que ve con simpatía estas medidas es bastante más grande de lo que se cree, cada tanto aparece algún diputado o algún ministro a plantear públicamente estos disparates para seducir a una porción importante del electorado.

Glamour

Elegancia al vestirse, especie de corrección absoluta de la apariencia y estado en el que la vida parece mejor, hasta generar la envidia de la mayoría de la población, dado que el glamour es cosa de poca gente. En la política es un valor que se destaca cuando no se quiere hablar de medidas políticas. Lo que, evidentemente, resulta muy político. El término se utiliza casi exclusivamente para los personajes femeninos, y de manera muy especial para los encuentros protocolares, casi siempre en el extranjero o en recepciones a mandatarios extranjeros. En el caso de mandatarios varones, son ellos quienes hablan de política y sus esposas (las primeras damas) quienes ejercen (o no) el glamour. Para estos medios, la máxima aspiración de una primera dama es el “estilo” y esto se consuma cuando se utiliza una expresión conformada por el término “estilo” seguido del nombre de pila de la primera dama en cuestión. Cuando la mandataria es una mujer, la búsqueda de glamour se transforma en el único objeto de opinión y las medidas políticas no es que quedan en un segundo plano en las coberturas periodísticas, sino que directamente desaparecen.

Relaciones carnales

Relación profundamente desigual con un país central, mucho más desarrollado y poderoso. En general, el término se utiliza para denominar a los gobiernos que se ponen a disposición de los Estados Unidos, por ser éste el más poderoso de la Tierra, y quien más influencia económica y política tiene en la Argentina. El término alude a una concepción del sexo vinculada con el poder más que con el deseo. O de ver al deseo sexual únicamente como parte del deseo de dominación, es decir, de relación carnal no consentida. Más precisamente, de una violación. Puede vincularse a expresiones como “te vamos a romper el ojete” o demás amenazas con la realización de sexo anal no consentido entre varones. Con lo cual la expresión encierra un alto contenido homofóbico. 

Represión (la negación de la)

La palabra “represión” está muy mal vista, inclusive entre quienes reprimen. Aunque la represión es una práctica muy extendida por gobiernos de todo tipo y color político, a nadie le gusta hacerse cargo de ella. Con la represión sucede algo parecido a lo que pasa con el término “derecha”: hay mucha gente que la ejerce, pero casi ninguna que lo asume. Es por eso que, al ser acusados de represores, quienes reprimen utilizan la negación de la represión para hacer como si no reprimieran. Esta negación se expresa de modos muy distintos, y cambia de acuerdo a cúal sea el dispositivo retórico sobre el que se sostiene el gobierno que reprime. Si se trata de un gobierno de derecha, la cosa es más sencilla: se aduce cumplimiento de la ley, libertad de circulación por las calles, etc. Y todo gracias a que los votantes se sienten seguros con una fuerte presencia policial en los espacios públicos, sin importar mucho la idoneidad ni la honestidad de esas fuerzas de seguridad. En el caso de gobiernos que se autoperciben como populares, la cosa es un poco más difícil de explicar. Entonces para negar la represión es necesario utilizar argumentos como la funcionalidad a la derecha de los sectores más radicalizados de la protesta o la mano negra de sectores reaccionarios detrás de dirigentes de sindicatos, movimientos sociales o partidos políticos combativos. Es de destacar que si un gobierno quiere reprimir, la represión se lleva adelante, independientemente del dispositivo negacionista que lo justifique.

#NiUnaMás

Vencer al miedo

Publicada

el

La trama que nos hizo ver el Caso Araceli. La impunidad que quedó al descubierto con el hallazgo del cuerpo de Araceli Fulles expone qué hay detrás de estos femicidios. El barrio exige ahora “que la policía deje de amparar a los delincuentes” en un territorio donde el huevo de la serpiente del narcomachismo pudo romperse por la acción de una familia y sus vecinas. Por Claudia Acuña y Anabella Arrascaeta.
(más…)

Seguir leyendo

Mu111

Info mentiras

Publicada

el

Webs, trolls y otros productos de la posverdad. La viralización de noticias falsas no es novedad, pero el caso de Araceli revela nuevas modalidades que operan en las redes con objetivos concretos. Qué hay detrás de las web truchas y los trolls que reproducen noticias podridas. Por Franco Ciancaglini.
(más…)

Seguir leyendo

Mu111

La justicia acosadora

Publicada

el

Jueces, fiscales y machismo. Un caso emblemático: Julio César Castro, fiscal y ex responsable de la Unidad especializada en delitos de integridad sexual, está acusado de acoso laboral. La voz de la víctima. El sumario al que accedió MU. Y las historias de otros funcionarios que abusan con poder judicial. Por Florencia Alcaraz.
(más…)

Seguir leyendo

LA ÚLTIMA MU. Crecer, crear, cooperar

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Lo más leido

Anticopyright lavaca. Todas nuestras notas pueden ser reproducidas libremente. Agradecemos la mención de la fuente.